viernes, 30 de octubre de 2015

¿Afecta el tabaco igual a hombres y mujeres?

El tabaco ha sido durante muchos años una droga socialmente aceptada. Se le atribuían propiedades como el control de la ansiedad, pérdida de peso y sobre todo daba un cierto prestigio social y facilitaba las relaciones. Estaba considerado como un símbolo de rebeldía y de madurez. Afortunadamente estas costumbres han empezado a cambiar pues hoy en día se toma en cuenta a los fumadores pasivos y se prohibió en muchos países fumar en locales públicos y cerrados. Por suerte, aquello de fumar ya ha dejado de verse como una cuestión de rebeldía y, en parte, esto ha reducido considerablemente el consumo de tabaco.

La mayoría de los fumadores lo hacen porque son adictos a la nicotina. La adicción se manifiesta por una búsqueda compulsiva de la droga, a pesar de que es consciente que tiene efectos nocivos para su salud. Cada día, más de 35 millones de fumadores tratan de dejar el hábito, pero desgraciadamente más del 85% de los que lo intentan recaen en menos de un mes. Aunque el tabaco es legal, es una de las drogas más adictivas, y las terapias para dejar el tabaco son muy complejas y difíciles de superar para la mayoría de los que ya fuman.

Cuando se intenta dejar de fumar tras haber adquirido el hábito, lo primero que ocurre es que aparece el conocido como “síndrome de abstinencia”. Los síntomas del síndrome de abstinencia se encuentran: la irritabilidad, deseo de la droga, déficit de atención, alteraciones del sueño y aumento del apetito. Además de esa fase en la que todo fumador lo pasa mal, hay toda una serie de elementos nocivos que se incluyen en el tabaco y que van más allá de la nicotina. En el humo del tabaco encontramos más de 7000 sustancias químicas, pero la más adictiva es la nicotina. Un fumador promedio consume entre 1 y 2 mg de nicotina por cigarrillo. Una persona que fuma una cajetilla y media diaria recibe 300 inhalaciones de nicotina diarias.

Los daños del tabaco


El hábito de fumar perjudica a casi todos los órganos del cuerpo. Está muy vinculado con la neumonía y las cataratas. Ocasiona la tercera parte de las muertes causadas por el cáncer en el mundo. La lista de los provocados por el tabaco la encabeza el de pulmón. Pero también se asocia con el cáncer de boca, laringe, faringe, estómago, riñones, etc…

La inhalación pasiva también incrementa el riesgo de contraer enfermedades. Se estima que el humo pasivo causa aproximadamente 3.000 muertes por cáncer pulmonar y más de 35.000 relacionadas con enfermedades cardiovasculares. El humo del tabaco en el hogar es el causante de muchos casos de asma infantil. Además los cigarrillos son una de las causas de incendio en los hogares.

El tabaco en hombres y mujeres

Hombres y mujeres se comportan de forma diferente frente al consumo de tabaco. Las mujeres fuman menos cigarrillos al día, e inhalan el humo menos profundamente que los hombres. Por otro lado, el consumo de tabaco en adolescentes no solo es consecuencia de la influencia de compañeros y amigos, sino que existen razones biológicas que lo explican durante este periodo, especialmente vulnerable. Existen numerosos estudios que prueban que fumar ocasionalmente puede ocasionar adición al tabaco en adolescentes.

Aunque el tabaco no es positivo en ningún sentido -por mucho que las tabacaleras hayan querido demostrarlo- ni para hombres ni para mujeres, algunos estudios no concluyentes han avanzado que podría tener mayores efectos en las mujeres. Sin embargo, algunos médicos sostienen que esto se ve así porque hasta hace pocos años fumar no era un hábito demasiado común en nosotras, sino que quedaba casi restringido al mundo masculino. De todos modos, ninguna investigación ha podido llegar a probar que el tabaco tenga efectos positivos que puedan contrarrestarse de todo el daño que causa a la salud.

Fumar durante el embarazo, duplica el riesgo de que el niño se vuelva adicto al tabaco cuando comience a fumar. También puede producir abortos espontáneos y síndrome de muerte súbita en los bebes. El peso del bebé al nacer está relacionado con la cantidad de tabaco que fuma la madre, cuanto más tabaco fume la madre, menos peso tendrá el bebé. Una mujer fumadora aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares hasta el punto que puede multiplicar por diez las posibilidades de un infarto de miocardio. El tabaco también afecta al metabolismo hormonal sexual y origina menstruaciones dolorosas, reduce las posibilidades de embarazo, e incluso puede provocar infertilidad.

,¿Por qué muchos fumadores y fumadoras pese a saber lo dañino que resulta el tabaco quieren dejar de fumar y no consiguen hacerlo? Los científicos lo atribuyen a la genética, que juega un papel fundamental en la adicción. En el futuro, un análisis genético ayudará a los médicos a adaptar las terapias anti-tabaco al ADN de cada persona.



Las mujeres se ven especialmente afectadas por el tabaquismo

jueves, 29 de octubre de 2015

El tabaco es un placer que provoca cáncer

El tabaco es empleado desde hace milenios en diversas tribus amerindias en rituales religiosos, sociales y chamánicos para comunicarse con los espíritus.

  • ¿Cómo llegó el tabaco a Europa?

En 1492 cuando Cristobal Colón desembarcó en las Bahamas y en Cuba una de sus primeras experiencias fue fumar los tobagos con los taínos, unos tubos de hojas de tabaco. Se aficionaron al hábito de aspirar humo por la boca y por la nariz y lo introdujeron en Europa, modificando el sentido espiritual y religioso de los amerindios por uno más recreativo.

  • ¿Cómo se popularizó el consumo?

En Don Juan de Molière encontramos cómo se difundió el consumo de tabaco entre la aristocracia “No hay nada igual al tabaco; es la pasión de la gente honesta, y quien vive sin tabaco no es digno de vivir.

De esta forma pasó de ser una sustancia reservada para ocasiones especiales con cariz espiritual a ser exportada y cultivada mundialmente para consumo diario. Y fue a finales del Siglo XIX cuando con la invención de las máquinas automatizadas que permitía fabricar grandes cantidades de tabaco cuando su consumo se popularizó entre el resto de clases sociales.

  • La nicotina y la dopamina

El cigarrillo actual se aleja bastante del tobago de Cristobal Colón. Es un producto industrial que genera dependencia porque contiene una de las sustancias más adictivas del mundo vegetal, la nicotina.

Si bien cantidades elevadas de nicotina sobreexcitan los circuitos nerviosos y pueden producir la muerte, la nicotina inhalada activa ciertas neuronas del núcleo accumbens, liberándose dopamina, un neurotransmisor que envía una señal de experiencia placentera y, de esa forma, placer y fumar se juntan en un binomio muy peligroso porque genera dependencia.

Esta dependencia no es tanto por la sensación de placer y si por el de carencia. Es decir, la acción de la nicotina es instantánea (llega al cerebro en menos de 10 segundos después de su inhalación) y su efecto desaparece rápidamente. Así, si los consumidores no quieren vivir la sensación de carencia, necesitan fumar de nuevo rápidamente. Por tanto, se necesitan entre 10 y 20 cigarrillos al día.

En definitiva, lo que motiva a las personas a fumar no es lograr un estado de éxtasis, sino evitar el malestar que produce la carencia de nicotina. De ahí la dificultad para lograr la deshabituación tabáquica.

  • El tabaco: un placer que provoca cáncer

La dependencia del tabaco provoca que el consumidor se exponga repetidamente a diversas moléculas cancerígenas: los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) y ciertas nitrosaminas, moléculas estas que se metabolizan a compuestos altamente reactivos que se unen directamente al ADN de las células y pueden causar mutaciones.

Cada paquete de cigarrillos contiene suficientes compuestos cancerígenos para provocar mutaciones en el ADN de las células de los pulmones, acumulándose varios miles de mutaciones, aumentando el riesgo de cáncer.

Esencial recordar que la exposición continúa al tabaco no es exclusivo del consumidor activo, también al consumidor pasivo. Así que si en tu entorno próximo se encuentra una persona consumidora de tabaco, tu aunque no fumes, también estás expuesto/a al cáncer.
  • Cánceres asociados al tabaquismo

Principalmente es el cáncer de pulmón. En menor medida se ve afectado el aparato digestivo superior (boca, laringe, faringe y esófago) y, por último órganos internos como la vejiga.

El tabaquismo, afecta también al sistema respiratorio y cardiovascular. Si consideramos que la primera causa de muerte es por enfermedades cardiovasculares y la segunda por cáncer, nos damos cuenta que las personas que fuman durante su vida adulta mueren una media de diez años antes que los no fumadores.




Su peligrosidad reside en que genera dependencia

miércoles, 28 de octubre de 2015

"Un alimento por sí solo no genera cáncer, sino la dieta en su conjunto"

La industria cárnica rechaza enérgicamente la clasificación de embutidos como cancerígenos y considera inapropiado atribuir a un único factor un mayor riesgo de cáncer. “Éste es un tema muy complejo que puede depender de una combinación de otros factores, como la edad, genética, dieta, medio ambiente y estilo de vida”, afirma la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España

La industria cárnica rechaza enérgicamente la nueva clasificación realizada por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), un organismo especializado de la Organización Mundial de Salud (OMS), donde se evaluó el riesgo carcinogénico de las carnes rojas y los productos cárnicos. Como resultado, los productores quieren ser proactivos y adelantarse con el fin de proporcionar tantos detalles como sea posible, servir de base para una completa fuente de información para el consumidor, para tener una mayor comprensión de la identificación de los peligros y la evaluación de los riesgos asociados.

“Existe amplia evidencia científica que demuestra los beneficios del consumo de carne dentro de una dieta saludable. La carne y los productos cárnicos son una fuente esencial de nutrientes. Son una extraordinaria fuente de proteínas de alto valor biológico, así como una gran fuente de aminoácidos esenciales; de vitaminas del grupo B, como la vitamina B12 que contribuye al funcionamiento normal del sistema inmune y de minerales como el hierro, que ayuda a reducir el cansancio. Por lo tanto, la carne y los productos cárnicos tienen un valor nutritivo muy importante, difícilmente sustituible por otros productos en nuestra ingesta diaria”, comienza recordando la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (Anice), entre la que se incluyen numerosas empresas de la provincia de Salamanca, una de las principales productoras de carne y embutido de España.

Además, la industria cárnica considera que es inadecuado atribuir a un factor individual un mayor riesgo de cáncer. “Éste es un tema muy complejo y depende de una combinación de factores como la edad, genética, dieta, medio ambiente y estilo de vida. De hecho, el riesgo relativo de cáncer derivado del consumo de productos cárnicos es menor que el producido por otros factores de riesgo: enfermedades de colon, IMC (índice de masa corporal), falta de actividad física y tabaco. Factores ambientales (aire exterior e interior, contaminantes, así como contaminantes de suelo y del agua de bebida) han mostrado valores de riesgo mucho mayores en diferentes tipos de cáncer”, argumenta Anice.

Recuerda además que el consumo real de carne y productos cárnicos en la Unión Europea es considerablemente inferior a lo que podría considerarse como ingesta diaria alta (más de 50 gramos por día). Por lo tanto, la industria de la carne aconseja mantener el actual consumo promedio, ya que como cualquier otro alimento, un consumo excesivo nunca es apropiado.

“Durante muchos años, la industria europea de la carne ha estado trabajando, tanto en reformulación como en procesos de elaboración, para mejorar la composición nutricional y optimizar el valor nutritivo de los productos cárnicos con el fin de ofrecer, entre otros, productos con bajo contenido en sal y en grasa”, afirma Anice. Y concluye: “Además, la industria cárnica cumple estrictamente los estándares legislativos y respeta los límites aplicables a los aditivos dentro del marco legal, y al mismo tiempo está destinando constantemente recursos a innovación para reducir el uso de aditivos y optimizar los procesos de fabricación y los ingredientes utilizados”.



El verdadero problema es el consumo excesivo de carne

martes, 27 de octubre de 2015

Conoce los síntomas asociados al cáncer de laringe


Ronquera persistente, seguida de una tos seca, dificultad o dolor al pasar los alimentos, dolor de oído, una masa en el cuello, sensación de cuerpo extraño en la garganta y/o pérdida de peso, pueden ser síntomas asociados al cáncer de laringe, señaló Mauricio León Rivera, director médico del Centro Detector del Cáncer y cirujano oncólogo de la Clínica Ricardo Palma.

Este tipo de cáncer se presenta principalmente en varones mayores de 50 años, aunque la tendencia en los últimos años es el incremento de mujeres con este padecimiento, debido al cambio de hábitos sobre todo el aumento del tabaquismo y la ingesta de alcohol entre la población femenina.

Otros factores asociados al cáncer de laringe son un sistema inmunológico o de defensa debilitado, infecciones por virus de papiloma humano, exposición a productos químicos de las industrias metalúrgica o petrolera y enfermedad por reflujo gastroesofágico asociado.

“La existencia de tumores en la laringe puede detectarse mediante un examen endoscópico llamado laringoscopia, seguido por la toma de una biopsia que determina si estos tumores son malignos o benignos”, indicó el galeno.

El tratamiento dependerá de la extensión y de su localización en la laringe, si se trata de un cáncer superficial o el llamado in situ localizado solo en las cuerdas vocales sin diseminación a otros sitios este puede ser tratado con una extirpación local o llamada cordectomía parcial.

En cambio sí existe invasión a otros tejidos adyacentes se puede llegar incluso a una laringectomía total que significa la amputación de la laringe en forma completa.

Para recuperar la capacidad del habla ya que si se extirpa la laringe se eliminan las cuerdas vocales que son las que hacen que se emita nuestra voz, el paciente operado deberá aprender a utilizar el esófago como sustituto de la laringe, en un proceso guiado por un terapeuta durante varios meses.

También tendrá que aprender a respirar a través de una traqueotomía permanente u orificio que se ubica en la parte anterior del cuello u requiere también de cuidados especiales.


Hay que prestar atención a los síntomas

lunes, 26 de octubre de 2015

5 hábitos poco conocidos que causan cáncer de garganta y boca


El cáncer de garganta, incluyendo los tipos de cáncer oral, orofaríngeo, labios, esófago y laringe, son dos veces más comunes en los hombres que en las mujeres, debido en gran medida a que ellos han sido históricamente más propensos al consumo de tabaco y de bebidas alcohólicas, así como de otros hábitos que se suman como factores de riesgo para desarrollarlo. 

De acuerdo con la American Cancer Society, el cáncer de garganta suele tener un periodo mínimo de 6 años para su desarrollo, por lo que no suele ser tan común entre jóvenes, no obstante, debido al deterioro de los hábitos de alimentación, al consumo de tabaco, alcohol y prácticas sexuales de riesgo, cada vez más se presenta en edades más tempranas. 

Hábitos y cáncer de garganta 

Por lo anterior, es importante conocer cuáles son los factores que ayudan a elevar el riesgo de cáncer de garganta, de manera especial aquellos de los que se habla o conoce poco: 
  • 1. Sexo oral. Debido al riesgo de contagio por vía sexual, particularmente oral, de algunas formas delvirus del papiloma humano (VPH), son causa importante de algunos cánceres de garganta, incluyendo los cánceres de hipofaringe, según investigaciones de la American Cancer Society (ACS). 
  • 2. Trabajar al aire libre. La luz del sol es la principal fuente de luz ultravioleta (UV) para la mayoría de las personas. El cáncer de labios es más común en las personas que trabajan al aire libre, donde tienen una exposición prolongada a la luz solar. 
  • 3. Dentadura postiza. Se ha sugerido que la irritación a largo plazo del revestimiento de la boca causada por las dentaduras postizas mal adaptadas, constituye un factor de riesgo para el cáncer oral. No obstante, muchos estudios no han descubierto en general un mayor riesgo en las personas que usan dentaduras postizas, según especialistas del ACS. 
  • 4. Enjuague bucal. Algunos estudios sugieren que aquellos con alto contenido de alcohol podrían estar relacionados con un mayor riesgo del cáncer oral y orofaríngeo, y aunque aún no existen suficientes resultados contundentes, se piensa que el riesgo es más latente en quienes consumen alcohol y tabaco. 
  • 5. Usar cinturón apretado. De manera particular en quienes tienen sobrepeso, usar esta prenda apretada ejerce presión sobre la válvula entre el estómago y el esófago, lo hace que el ácido del estómago se escape hacia arriba en el esófago. El reflujo ácido está relacionado con el cáncer, ya que puede dañar las células en el esófago causando que cambien a cancerígenas, según investigadores de las Universidades de Glasgow y Strathclyde.  

El tener un factor de riesgo, o incluso varios, no significa que una persona desarrollará el cáncer de garganta, sin embargo, siempre será mayor el riesgo para éste y algunos otros tipos, por ello se recomienda mejorar los hábitos de vida.



Algunos hábitos comunes tienen riesgos

viernes, 23 de octubre de 2015

Dolores de cabeza y cáncer

    Los dolores de cabeza son frecuentes en las personas que padecen cáncer, pero no todos producen la misma sensación ni tienen la misma causa.
    Determinar el tipo y la causa del dolor de cabeza en función de los síntomas, los antecedentes médicos y un examen físico ayudará a su médico a encontrar la mejor manera de brindarle tratamiento para el dolor de cabeza.
    Algunos dolores de cabeza se pueden controlar al tratar la afección que los causa. Los medicamentos aprobados por el médico pueden ser útiles para prevenir y tratar dolores de cabeza.

Prácticamente todos tenemos dolor de cabeza ocasional. Los dolores de cabeza se dividen en dos categorías principales: primarios y secundarios. Los dolores de cabeza primarios incluyen migrañas, cefaleas en racimo y cefaleas tensionales. Las cefaleas tensionales también se conocen como dolores de cabeza por contracción muscular. Los dolores de cabeza secundarios están causados por otra afección o factor subyacente, como un tumor cerebral, una lesión en la cabeza, una infección o un medicamento. Tanto el dolor de cabeza primario como el secundario son frecuentes en las personas con cáncer.

Un aspecto importante del tratamiento y la atención del cáncer es aliviar los efectos secundarios, lo que también se denomina control de los síntomas, cuidados paliativos o atención médica de apoyo. Si le preocupan los dolores de cabeza, hable con su médico o con otro integrante de su equipo de atención médica.

Síntomas

No todos los dolores de cabeza son iguales. Los síntomas del dolor de cabeza se describen según diversas características:
  •     El momento: a qué hora del día se produce el dolor de cabeza. A veces, el momento de los dolores de cabeza brinda una pista de su causa. Por ejemplo, los dolores de cabeza que se producen más tarde en el día a menudo son tensionales.
  •     La frecuencia: cada cuánto se produce el dolor de cabeza, como ocasionalmente, todas las semanas o todos los días.
  •     Desencadenantes: los factores que causan un dolor de cabeza, como la exposición al frío, luces parpadeantes, ruidos fuertes o alimentos específicos.
  •     La duración: cuánto dura el dolor de cabeza; puede variar de unos minutos a horas o días. Algunos dolores de cabeza comienzan y terminan repentinamente. Otros se producen y duran varias horas o días.
  •     La ubicación: dónde se produce el dolor, por ejemplo, arriba de los ojos, en la frente o las sienes, en la nuca o en un lado de la cabeza.
  •     La intensidad: el grado de dolor, de leve a intenso e incapacitante, lo cual significa que genera dificultad para moverse o hablar mientras está presente el dolor de cabeza. Algunos dolores de cabeza comienzan siendo leves y se van intensificando gradualmente. En otros casos, el grado de dolor es constante.
  •     La calidad: el tipo de dolor que se padece, como dolor pulsátil, dolor punzante, dolor agudo, presión o dolor sordo.

Además del dolor de cabeza, es posible que experimente síntomas adicionales relacionados con el dolor de cabeza. Ellos pueden incluir náuseas, vómitos, mareos, visión borrosa, sensibilidad a la luz o el sonido, fiebre, dificultad para moverse o hablar y dolor que empeora con la actividad.

Causas

Los dolores de cabeza pueden producirse por los siguientes factores:
  •     Cánceres, incluidos el cáncer primario del cerebro y de la médula espinal, tumores de hipófisis, cáncer nasofaríngeo (cáncer de faringe), algunas formas de linfomas y cáncer que se ha diseminado al cerebro.
  •     Infecciones, tales como sinusitis y meningitis. La sinusitis es una infección de los conductos huecos de los huesos de la cabeza, denominados senos. La meningitis es la hinchazón de las membranas protectores que cubren el cerebro y la médula espinal.
  •     Algunos tipos de quimioterapia, como fluorouracilo (5-FU, Adrucil) y procarbazina (Matulane).
  •     Otros medicamentos, como algunos antibióticos, fármacos denominados antieméticos que ayudan a evitar o tratar los vómitos y medicamentos para el corazón.
  •     Radioterapia en el cerebro.
  •     Inmunoterapia. También denominada terapia biológica, este tipo de tratamiento está diseñado para ayudar a estimular las defensas naturales del cuerpo para combatir el cáncer. Utiliza materiales producidos por el cuerpo o fabricados en un laboratorio para reforzar, identificar o restaurar la función del sistema inmunitario.
    Otras afecciones o síntomas relacionados con el cáncer o los tratamientos para el cáncer, por ejemplo:
  •         Anemia (recuento bajo de glóbulos rojos)
  •         Hipercalciemia (nivel alto de calcio)
  •         Trombocitopenia (recuento bajo de plaquetas)
  •         Deshidratación (pérdida de demasiada agua del cuerpo) causada por vómitos o diarrea intensos
    El estrés, la fatiga, la ansiedad y el insomnio (dificultad para dormir) también pueden generar un aumento en los dolores de cabeza.

Diagnóstico

Informe a su médico o a cualquier otro integrante de su equipo de atención médica si está experimentando dolores de cabeza frecuentes o intensos, si el dolor de cabeza lo despierta en la noche, si observa un cambio en el patrón o la frecuencia de dolores de cabeza existentes o si los dolores de cabeza son nuevos y están asociados a otros síntomas.

Su médico determinará el tipo y la causa del dolor de cabeza en función de los síntomas, los antecedentes médicos y un examen físico. Una descripción completa de sus síntomas puede servirle al médico para hacer un diagnóstico preciso. Puede resultarle útil llevar un diario donde anotar los síntomas. El médico también puede solicitarle pruebas como análisis de sangre, una tomografía computarizada (TC; en inglés) o una imagen por resonancia magnética nuclear (RMN; en inglés) del cerebro u otras pruebas según el patrón y los síntomas asociados. Una TC crea una imagen tridimensional del interior del cuerpo y en la RMN se usan campos magnéticos para crear imágenes detalladas del cuerpo.

Tratamiento y control

En lo posible, para controlar los dolores de cabeza causados por una afección subyacente, como una infección, se controla la afección que produce el dolor de cabeza. Se pueden utilizar medicamentos para tratar los dolores de cabeza o reducir el dolor, pero es importante obtener la aprobación de su médico antes de tomar algunos analgésicos de venta libre. Los medicamentos frecuentemente utilizados para el tratamiento y la prevención de los dolores de cabeza incluyen los siguientes:
  •     Analgésicos de venta libre, como paracetamol (Tylenol) e ibuprofeno (Advil, Motrin)
  •     Analgésicos narcóticos de venta con receta, como la codeína
  •     Antidepresivos tricíclicos
  •     Triptanes, como el sumatriptán (Alsuma, Imitrex, Zecuity)
  •     Esteroides, especialmente para tratar los dolores de cabeza generados por la diseminación del cáncer al cerebro
  •     Antibióticos, si la causa del dolor de cabeza es una infección

Dormir lo suficiente, alimentarse bien y disminuir el estrés también pueden ayudar a reducir la cantidad y la intensidad de los dolores de cabeza.

Además de los tratamientos indicados por el médico, algunos pacientes han descubierto que la medicina complementaria ayuda a aliviar y prevenir los dolores de cabeza. Las técnicas de medicina complementaria incluyen acupuntura, que es el uso de agujas finas en puntos específicos del cuerpo para aliviar el dolor, masajes, imágenes visuales y relajación. Hable con su médico o con cualquier otro integrante de su equipo de atención médica sobre cómo controlar los dolores de cabeza con medicina complementaria.


Hay que determinar bien el origen

jueves, 22 de octubre de 2015

¿Qué causa el dolor en las personas con cáncer?

El dolor es causado con más frecuencia por la misma enfermedad. Sin embargo, el dolor también puede ser causado por el tratamiento relacionado con el cáncer o por los estudios realizados para diagnosticar el cáncer. Es posible también que tenga un dolor que no está relacionado con el cáncer o su tratamiento. Como cualquier persona, usted puede tener dolores de cabeza, tensión muscular y otros dolores y padecimientos.

El dolor causado por cáncer

El que usted tenga dolor y la cantidad de dolor podrían depender del tipo de cáncer, su etapa (extensión) y de su umbral de dolor (tolerancia al dolor). Las personas con cáncer avanzado tienen más probabilidad de sentir dolor.

La presión que un tumor ejerce sobre los huesos, nervios u órganos del cuerpo puede causar el dolor del cáncer.

  • Compresión de la médula espinal

Cuando un tumor se propaga a la espina dorsal, puede ejercer presión en la médula espinal. A esto se le llama compresión de la médula espinal. La primera señal de compresión por lo general es dolor en la espalda o cuello, en ocasiones con dolor, entumecimiento o debilidad en uno de los brazos o piernas. A menudo, se intensifica al toser, estornudar u otros movimientos. Si presenta este dolor, obtenga ayuda inmediatamente. Esta presión deberá ser tratada rápidamente para evitar la pérdida de control de la vejiga o el intestino o que ocurra una parálisis. Su equipo de atención médica contra el cáncer puede tratar la causa del dolor, y darle medicina para ayudarle a aliviarlo. Si usted recibe tratamiento contra la compresión tan pronto comienza el dolor, usualmente podrán prevenirse complicaciones graves. Los tratamientos por lo general incluyen radioterapia y esteroides para encoger el tumor. O puede que se someta a cirugía para extirpar un tumor que está ejerciendo presión en la columna vertebral, seguido entonces por radioterapia.

  • Dolor en los huesos

Este tipo de dolor puede ocurrir cuando el cáncer se ha propagado a los huesos. El tratamiento puede tener el propósito de controlar el dolor por cáncer, o se puede enfocar a los huesos afectados. Puede que la radiación externa se use para tratar el debilitamiento de los huesos. Algunas veces se administra una medicina radiactiva que se asienta en las áreas afectadas del hueso para ayudar a fortalecerlas. Los bifosfonatos son otro medicamento que puede ayudar a fortalecer los huesos enfermos y a prevenir las fracturas. Éstos son ejemplos de tratamientos que son dirigidos a detener la causa del dolor en los huesos. Puede que usted aún necesite medicamentos contra el dolor, pero algunas veces estos tratamientos pueden reducir significativamente su dolor.
Dolor debido a procedimientos médicos y cirugías

  • Procedimientos y pruebas

Algunas pruebas usadas para diagnosticar el cáncer y ver cuán bien está funcionando el tratamiento son dolorosas. Si cierto procedimiento es necesario, la preocupación por el dolor no debe impedir que se someta al procedimiento. Cualquier dolor que tenga durante y después del procedimiento generalmente se puede aliviar. Sus necesidades y el tipo de procedimiento a efectuarse deben determinar las clases de medicamentos que se administran contra el dolor. Puede que le indiquen que el dolor del procedimiento es inevitable o que no durará mucho. Aun así, usted debe pedir medicamento contra el dolor si lo necesita.

  • Dolor resultante de una cirugía

A menudo, la cirugía es parte del tratamiento contra los cánceres que crecen como tumores sólidos. Dependiendo del tipo de cirugía, por lo general se espera cierta cantidad de dolor. A usted se le administrarán medicamentos contra el dolor de manera que no sea necesario tener que estar soportando dolor tras la cirugía. El dolor debido a la cirugía puede durar desde algunos días hasta varias semanas, dependiendo del tipo de la operación realizada.

  • Dolor fantasma

El dolor fantasma es un efecto prolongado de la cirugía, aparte del dolor habitual producto de una cirugía. Si una de sus extremidades ha sido amputada, como una pierna, un brazo, o incluso un seno, podría aún sentir dolor u otras sensaciones inusuales o desagradables que parecieran provenir de la extremidad ausente (fantasma). Los médicos no están seguros de por qué esto ocurre, pero el dolor fantasma es real, no está “solamente en su mente”.

No hay un solo medicamento que controle el dolor fantasma en todos los pacientes todo el tiempo. Se han usado muchos métodos para tratar este tipo de dolor, incluyendo medicina contra el dolor, fisioterapia, medicinas antidepresivas y estimulación eléctrica transcutánea en los nervios. Si usted está experimentando el dolor fantasma, consulte con su equipo de atención médica contra el cáncer qué se puede hacer.

  • Dolor causado por otros tratamientos contra el cáncer

Algunos de los efectos secundarios que ocurren con los tratamientos de quimioterapia y radiación pueden causar dolor en algunas personas. Si el dolor no se mantiene bajo control, puede incluso causar que algunas personas suspendan el tratamiento. Hable con el equipo de atención médica contra el cáncer sobre cualquier cambio que note o cualquier dolor que tenga.

A continuación le presentamos algunos ejemplos de dolor causado por tratamiento contra el cáncer:

  • Neuropatía periférica

Esta afección se refiere a dolor, ardor, hormigueo, entumecimiento, debilidad, torpeza, dificultad para caminar o sensaciones inusuales en las manos y los brazos y/o las piernas y los pies. La neuropatía periférica se debe a daño a los nervios causado por ciertos tipos de quimioterapia, deficiencias vitamínicas, el cáncer y otros problemas. Asegúrese de informar inmediatamente a su médico si usted nota esta clase de problemas.
  • Llagas en la boca (estomatitis o mucositis)

La quimioterapia puede causar llagas y dolor en la boca y la garganta. El dolor puede ocasionar que las personas tengan dificultad para comer y beber, o incluso para hablar.

  • Mucositis y otras lesiones causadas por radiación

El dolor causado por la radiación externa depende de la parte del cuerpo que recibe el tratamiento. Puede ocasionar quemaduras a la piel, mucositis (llagas en la boca) y cicatrización, las cuales pueden todas causar dolor. La garganta, el intestino y la vejiga también son propensos a sufrir lesiones causadas por radiación, y es posible que usted presente dolor si estas áreas son tratadas. 


Los tratamientos pueden provocar dolor como efecto secundario

miércoles, 21 de octubre de 2015

Tráfico, contaminación ambiental y cáncer

"En España se producen cada año más de 26.000 casos nuevos de cáncer de pulmón. Un 80 % son atribuibles al consumo del tabaco, pero del 20 % restante es posible que una parte considerable puedan estar originados por la contaminación del aire que respiramos y mayormente por el tráfico rodado"

El escandaloso fraude de Volkswagen para alterar la medición de emisiones de gases de los motores diésel ha sido calificado como un atentado a la salud pública. En un artículo anterior me he referido a la evidencia que ha permitido clasificar al diésel como seguro cancerígeno para el hombre por la Agencia Internacional de Investigación del Cancer (IARC). En éste artículo mostraremos la evidencia sobre los efectos de la contaminación ambiental sobre el riesgo de cáncer.

En España se producen cada año más de 26.000 casos nuevos de cáncer de pulmón. Un 80 % son atribuibles al consumo del tabaco, pero del 20 % restante (unos 5.200 casos) es posible que una parte considerable puedan estar originados por la contaminación del aire que respiramos y mayormente por el tráfico rodado. Este es un efecto tremendo, que se une al impacto de la polución en las enfermedades respiratorias, cardiovasculares y muertes prematuras. El gobierno español, el gobierno Alemán y la Unión Europea permanecen en un silencio cómplice frente a la poderosa industria automotriz y el escandaloso fraude de Volkswagen que ha tratado de ocultar la contaminación que producen sus motores. Las mediciones de contaminantes del aire en Barcelona y Madrid han mostrado reiteradamente que en múltiples ocasiones se superan los límites de tolerancia. 

Es reconocido que los motores diésel emiten mayor cantidad de dióxidos (NO2) y óxidos de nitrógenos (NOx) y partículas (PM) que los motores de gasolina, mientras que los motores de gasolina emiten mayor cantidad de monóxido (CO) y dióxido de carbono (CO2) que tienen un mayor efecto invernadero. En realidad la contaminación ambiental es una mezcla de múltiples compuestos entre las que se encuentran partículas respirables (PM), NOx, dióxido de sulfuro (SO2), ozono (O3), CO y CO2, así como compuestos orgánicos volátiles, entre los que se encuentran cientos de compuestos químicos, muchos de los cuales son reconocidos cancerígenos, como el benceno y los hidrocarburos policíclicos aromáticos (HPA). Las partículas de menos de 10 µm, especialmente las más finas (menos de 2.5 µm) tienen la capacidad de entrar en el pulmón y por ello comportan un mayor riesgo. Estas partículas contienen compuestos químicos y metales (como el plomo, cadmio y arsénico) que son cancerígenos. El tráfico, mayormente en áreas urbanas es una de las principales fuentes de contaminación, pero se originan también en plantas de energía, industrias e incendios forestales.

Estudios experimentales en ratas han mostrado que cuando son expuestas a la respiración de aire contaminado obtenido de la polución del tráfico se producen múltiples adenomas de pulmón, más numerosos cuanto mayor es la dosis de exposición. Igualmente cuando se inyecta subcutáneamente a ratas con partículas obtenidas de la polución ambiental se generan adenomas, carcinomas pulmonares y fibrosarcomas. Estudios en individuos expuestos a la contaminación ambiental han mostrado diversos efectos genotóxicos (como incremento de aberraciones cromosómicas), cambios en la expresión de diferentes genes, daño en el ADN y alteraciones epigenéticas.

Existe una abundante evidencia proveniente de estudios epidemiológicos mostrando el aumento de riesgo de cáncer de pulmón asociado a la contaminación ambiental. Uno de los más importantes es el estudio ESCAPE, que comprende 17 estudios de cohorte en 9 países de Europa, y evaluó la exposición a la contaminación en más de 300 mil individuos, teniendo en cuenta el lugar de residencia de cada participante y la exposición a contaminantes ambientales medidos en esa área. Se encontró en este estudio un aumento del 50 % del riesgo de cáncer de pulmón por la exposición a las pequeñas partículas respiradas. Se ha estimado que por cada aumento del tráfico rodado de más de 4.000 vehículos diarios, dentro de un radio de 100 ms de residencia, se produce un aumento del 9 % en el riesgo de incidencia de cáncer de pulmón. En otro análisis de 20 estudios realizados en diversas regiones del mundo, que evaluó el efecto de la exposición a dióxido de nitrógeno, se encontró un aumento del riesgo del cáncer de pulmón del 9 % por cada incremento de 10 µg por metro cúbico de aire. El riesgo aumentaba con el volumen del tráfico y con la menor distancia de residencia a rutas de tráfico denso.  En octubre de 2013, 24 expertos de 11 países reunidos en la IARC evaluaron todas las evidencias acumuladas sobre la contaminación ambiental en el riesgo de cáncer. Por unanimidad concluyeron que hay suficientes evidencias de que la contaminación del aire exterior aumenta el riesgo de cáncer de pulmón. Además del diésel, la contaminación del aire se considera causalmente asociado al cáncer de pulmón. Hay otros tumores como son el cáncer de vejiga urinaria, el cáncer de mama y la leucemia mieloide que podrían estar asociados también a la polución, pero aún las evidencias no son definitivas.

¿Pueden las autoridades de Salud Publica permanecer indiferentes ante este grave problema de salud para la población ? Indudablemente que no, el Ayuntamiento de Madrid acaba de anunciar   severas restricciones al tráfico para los episodios de más alta contaminación. Esperemos que otros sigan su camino y se adopten urgentemente medidas de protección y prevención.


Barcelona y Madrid superan los límites de tolerancia

martes, 20 de octubre de 2015

Tratamiento del Cáncer de garganta o laringe

Para el tratamiento del cáncer de garganta existen diferentes tácticas quirúrgicas, así como la radioterapia, que por lo general se combina con la quimioterapia. El tratamiento a emplear dependerá del tipo de cáncer, del tamaño, extensión y localización del tumor. En los últimos años las técnicas quirúrgicas han ido mejorando continuamente y se han complementado con el uso del láser de dióxido de carbono. En cánceres avanzados, los médicos tratan el cáncer de garganta con un tratamiento combinado de ambos métodos.

Procedimiento quirúrgico

Dependiendo del tamaño del tumor, los especialistas deciden como extirpar el tumor. Existen varias posibilidades:

Si existe un cáncer de garganta relativamente pequeño, por ejemplo, a los pliegues vocales, el médico separa el tejido maligno por microcirugía o con un tratamiento láser. El cirujano accede al tumor a través del espacio de la boca y la garganta, al igual que en una endoscopia. También son posibles extirpaciones parciales, es decir, la extirpación de determinadas porciones de la laringe. De este modo, se podría mantener tanto la voz como una respiración normal.

Los cánceres de garganta desarrollados requieren por lo general una laringectomía, es decir, una extirpación de toda la laringe. Esta operación provoca notables limitaciones. Debido a la pérdida de la laringe, es necesaria una separación artificial de las vías aéreas y vías respiratorias, para evitar que los alimentos ingresen en las vías respiratorias. Para mantener la función respiratoria, el médico realizará una traqueotomía, es decir, una abertura permanente en la zona de la tráquea del cuello.

Además de la extirpación del tumor, también es necesario eliminar los ganglios linfáticos a partir de un estado determinado del cáncer de garganta, puesto que ahí se asientan las células tumorales. A este método se le llama disección ganglionar cervical, una extirpación radical de los ganglios linfáticos en uno o en ambos lados del cuello.

Dependiendo del alcance de la intervención quirúrgica podría llegar a eliminarse el órgano fonador, así, por ejemplo, si se ha extirpado toda la laringe durante la cirugía, el enfermo pierde la capacidad de hablar.

Hay distintas probabilidades de restablecer la capacidad del habla. Los pacientes necesitan un sustituto del órgano de fonación. Una probabilidad es aprender la voz esofágica. Aquí los pacientes deberán emplear el esófago para hablar. Los pacientes deben tener mucha paciencia para aprender esta técnica. Una alternativa muy conocida es hacer uso de los dispositivos electrónicos de habla denominados laringófonos. En este caso se ubica en la base de la boca un dispositivo cuya vibración se transmite a las partes blandas. El aire traspuesto en oscilaciones en el espacio de la garganta genera una voz mecánica.


Existen diversas tácticas para eliminar el cáncer de laringe

lunes, 19 de octubre de 2015

Dieta y cáncer: estudios no concluyentes


Muchos estudios se han fijado en la posibilidad de que componentes o nutrientes específicos de la dieta estén asociados con aumentos o disminuciones del riesgo de cáncer. Estudios de células cancerosas en el laboratorio y de modelos animales algunas veces proveen evidencia de que compuestos químicos aislados pueden ser carcinógenos (o tienen actividad contra el cáncer).

Pero, con pocas excepciones, los estudios de poblaciones humanas no han mostrado aún definitivamente que algún componente de la dieta cause o proteja contra el cáncer. Algunas veces los resultados de estudios epidemiológicos que comparan las dietas con gente que tiene o no cáncer han indicado que la gente que tiene o no cáncer difiere en su consumo de un componente particular en la dieta.

Sin embargo, estos resultados indican solo que el componente de la dieta está asociado con un cambio en el riesgo de cáncer, no que el componente de la dieta es responsable del cambio en el riesgo o que lo cause. Por ejemplo, los participantes con o sin cáncer podrían diferir en otras formas además de sus dietas, y es posible que alguna otra diferencia sea responsable de la diferencia en cáncer.

Cuando surge la evidencia de un estudio epidemiológico que un componente de la dieta está asociado con un riesgo menor de cáncer, un estudio aleatorizado se puede hacer para probar esta posibilidad. La asignación aleatoria asegura que cualquier diferencia entre la gente que tiene un consumo alto o bajo de un nutriente se debe al nutriente mismo más que a las otras diferencias que no se detectaron. (Por razones éticas, los estudios aleatorizados no se hacen generalmente cuando surge la evidencia de que un componente de la dieta puede estar asociado con un mayor riesgo de cáncer.

Los científicos han estudiado muchos aditivos, nutrientes y otros componentes de la dieta para buscar posibles asociaciones con el riesgo de cáncer. Estos son:
  •     Alcohol
    Aunque se ha sospechado que el vino tinto reduce el riesgo de cáncer, no hay evidencia científica de tal asociación. También, se sabe que el alcohol causa cáncer. El consumo excesivo o regular de alcohol aumenta el riesgo de presentar cánceres de la cavidad bucal (sin incluir los labios), faringe (garganta), laringe, esófago, hígado, seno, colon y recto. El riesgo de padecer cáncer aumenta con la cantidad de alcohol que bebe la persona.
  •     Antioxidantes
    Los antioxidantes son compuestos químicos que bloquean la actividad de otros compuestos químicos conocidos como radicales libres que pueden dañar células. La investigación de laboratorio y con animales ha mostrado que los antioxidantes exógenos pueden ayudar a prevenir el daño de los radicales libres asociados con la formación de cáncer, pero la investigación en humanos no ha demostrado en forma que convenza que al tomar complementos de antioxidantes puede ayudar a reducir el riesgo de presentar cáncer o de morir por cáncer. Algunos estudios hasta han mostrado un mayor riesgo de algunos cánceres.
  •     Edulcorantes artificiales
    Se han llevado a cabo estudios sobre la seguridad de varios edulcorantes artificiales, como sacarina, aspartamo, acesulfamo de potasio, sucralosa, neotame y ciclamato. No existe evidencia clara que indique que los edulcorantes artificiales disponibles en el mercado de Estados Unidos estén asociados con el riesgo de cáncer en seres humanos.
  •     Calcio
    El calcio es un mineral dietético esencial que se puede obtener de la comida y de los complementos alimenticios. Los resultados de las investigaciones apoyan, en general, la relación entre un alto consumo de calcio y la reducción del riesgo de padecer cáncer colorrectal, pero los resultados de los estudios no siempre han sido congruentes. No está claro si existe una relación entre el alto consumo de calcio y una reducción del riesgo de padecer otros tipos de cáncer como el cáncer de seno y de ovario. Alguna investigación sugiere que un consumo alto de calcio puede aumentar el riesgo de cáncer de próstata.
  •     Carne chamuscada
    Ciertos compuestos químicos, llamados aminas heterocíclicas (AHC) e hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), se forman en la carne de músculo, incluso de res, de puerco, pescado y de aves de corral, cuando se cocinan usando métodos de alta temperatura.  La exposición a altas concentraciones de aminas heterocíclicas y de hidrocarburos aromáticos policíclicos puede causar cáncer en animales; sin embargo, no está claro si tal exposición causa cáncer en el ser humano.
  •     Verduras crucíferas
    Las verduras crucíferas contienen compuestos químicos conocidos como glucosinolatos, los cuales se descomponen en varios compuestos químicos que están siendo estudiados por sus posibles efectos anticancerosos. Algunos de estos compuestos han mostrado efectos anticancerosos en células y en animales, pero los resultados de estudios en seres humanos no han sido tan claros.
  •     Fluoruro
    El fluoruro en el agua ayuda a prevenir las caries dentales e incluso revertir el proceso de deterioro de los dientes. Muchos estudios, tanto en seres humanos como en animales, han mostrado que no existe una relación entre el agua fluorada y el riesgo de cáncer.
  •     Ajo
    Algunos estudios han indicado que el consumo de ajo puede reducir el riesgo de que se presenten varios tipos de cáncer, especialmente cánceres del aparato gastrointestinal. Sin embargo, la evidencia no es definitiva.
  •    
    El té contiene compuestos químicos de polifenol, en especial catequinas, las cuales son antioxidantes. Los resultados de estudios epidemiológicos que analizaron la relación entre el consumo de té y el riesgo de cáncer no han sido concluyentes. Se han realizado pocos estudios clínicos sobre el consumo de té y la prevención del cáncer y los resultados no han sido concluyentes.
  •     Vitamina D
    La vitamina D ayuda al cuerpo a usar el calcio y el fósforo para hacer huesos y dientes fuertes. Se obtiene principalmente de la exposición de la piel a la luz del sol, pero puede también obtenerse de algunos alimentos y de complementos dietéticos. Estudios epidemiológicos en seres humanos han indicado que los consumos más elevados de vitamina D o las concentraciones más altas de vitamina D en la sangre pueden estar asociados con menores riesgos de cáncer colorrectal, pero los resultados de estudios aleatorizados no han sido concluyentes. 


Consumir carne chamuscada no está probado que produzca cáncer

viernes, 16 de octubre de 2015

La saliva como detector del cáncer

Últimas innovaciones en la detección del cáncer y tratamiento del melanoma a través de la sangre y saliva

Las últimas investigaciones a nivel mundial para detectar distintos tipos de cánceres y tratamiento de melanoma apuntan a medir en el ADN la presencia de mutaciones que permitan su identificación. De esta forma, el material genético responsable de guardar y transmitir de generación en generación toda la información necesaria para el desarrollo de las funciones biológicas de un organismo, es el primer indicador de la evidencia de algún tipo de cáncer.

Un ejemplo de aquello, es que la sangre y la saliva, han sido identificadas por investigadores estadounidenses, como los fluidos que permiten detectar y medir el ADN de cánceres de cabeza y cuello, dando resultados prometedores en un pequeño número de pacientes, según el diario El Mercurio (28/06/2015).  Así lo explica el doctor Nishant Agrawal, oncólogo y profesor de cirugía de cabeza y cuello de la escuela de medicina Johns Hopkins Medical (Maryland, EE.UU.), autor principal del trabajo publicado en la revista Science Translational Medicine.

El médico señala que las pruebas realizadas indican que el análisis genético de la saliva es la mejor manera de detectar los tipos de cáncer de la cavidad oral (lengua, encías, labios), mientras que el ADN del tumor en la sangre parece ser más eficaz para la detección de tumores localizados en la garganta como la laringe, hipofaringe y orofaringe. "Por lo tanto, la combinación del análisis genético de la sangre y de la saliva podría ser, el mejor método para detectar todos los cánceres de cabeza y cuello", concluye Agrawal.

El medio señala que para el estudio, 93 pacientes recién diagnosticados con estos tipos de cánceres dieron muestras de saliva y 47 de sangre. En el caso de los cánceres resultantes de la infección por el virus del papiloma humano (HPV), Agrawal y su equipo buscaron en la sangre y la saliva de estos pacientes el ADN de estos agentes patógenos transmitidos a menudo a través del contacto sexual.

Para los tumores que no resultaron de esos virus –que representan la mayoría de los casos en todo el mundo–, los científicos buscaron formas de mutaciones genéticas. Todos los 46 tumores en la cavidad oral fueron correctamente identificados por el análisis genético de saliva. Y, 16 de los 34 tumores en la orofaringe fueron identificados, siete de laringe (70% de ellos) y dos de tres cánceres de la hipofaringe, según informó el diario El Mercurio.

En cuanto a las pruebas ADN cancerígenas en la sangre, permitieron detectar 91% de los tumores de la orofaringe, el 86% de la laringe y 100% de la hipofaringe.

Pese a los excelentes resultados en la aplicación de estas pruebas, los autores estiman que aún es necesario profundizar con otros estudios la eficacia de esta técnica de detección.

Más estudios

Los científicos norteamericanos no son los únicos que están indagando en nuevos exámenes para detectar cánceres a través de la sangre. Investigadores de la Universidad de Bradford (Reino Unido) crearon una innovadora técnica que consiste en someter muestras de sangre a la presencia de luz ultravioleta (UVA) y así identificar el grado del daño que ésta provoca en el ADN celular (que se sabe lo afectan negativamente), revelando la presencia de cáncer en el organismo.

Pese a que los investigadores ingleses también reconocen que es necesario seguir investigando más a fondo, realzan su valor como prueba diagnóstica rápida y poco invasiva, como sí lo son la colonoscopías y biopsias, evitando además procedimientos altamente costosos. Destacan asimismo que podría servir tanto para pacientes con cánceres difíciles de diagnosticar como para personas en condiciones precancerosas con melanoma, cáncer de colon y cáncer de pulmón.

Los resultados del estudio que llevaron a estas conclusiones fueron publicadas en la revista The FASEB Journal, la edición de la Federación de Sociedades Americanas para la Biología Experimental. Aquí se explica la forma en que operó el test, llamado Lymphocyte Genome Sensitivity (LGS), aplicado a muestras de sangre de 208 personas, 94 de ellas sanas reclutadas del personal y los estudiantes de la Universidad de Bradford y 114 recolectadas de pacientes derivados a clínicas especializadas en Bradford Royal Infirmary antes del diagnóstico y el tratamiento. Luego de las mediciones del daño al ADN fueran correlacionadas con 58 pacientes ya diagnosticados con cáncer y 56 con condiciones pre-cancerosas.

"Hemos descubierto que las personas con cáncer tienen un ADN que resulta más fácilmente dañado por la luz ultravioleta que otras personas. Hemos identificado diferencias significativas entre los voluntarios sanos, los pacientes sospechosos de tener cáncer y los pacientes con cáncer confirmado. Creemos que esto confirma el potencial de la prueba como una herramienta de diagnóstico", comenta Diana Anderson, jefa del estudio.

"Estos son los primeros resultados completados en tres tipos diferentes de cáncer y aunque sabemos que necesitamos investigar más, estos resultados hasta el momento son extraordinarios. Mientras que el número de personas que probamos son, en términos epidemiológicos bastantes pequeños, en términos moleculares los resultados son de gran alcance. Hemos identificado diferencias significativas entre los voluntarios sanos, los pacientes con sospecha y confirmados con cáncer de diversas edades en un nivel estadísticamente significativo. Creemos que esto confirma el potencial de la prueba como una herramienta de diagnóstico ", agrega la científica.



Una nueva técnica de diagnóstico del cáncer

jueves, 15 de octubre de 2015

Hay días mejores que otros para dejar de fumar y hay que elegir bien la fecha

El tabaco tiene el mismo nivel adictivo que la cocaína y el alcohol y la dificultad de deshabituación es alta

«Si el tabaco no existiera, los cánceres de pulmón y laringe serían casos muy raros», afirma el doctor Pedro Plaza, neumólogo y responsable de la Unidad de Tabaquismo del hospital Doctor Peset que asegura que el hábito de fumar es la «principal causa de mortalidad prematura» en la población.

«El tabaco es un asesino silencioso», asevera el especialista que indica que la prevalencia del consumo de tabaco es del 24 % en la población valenciana.

¿Por qué la nicotina engancha tanto?

La razón se llama acetilcolina, que es un mediador neuroquímico que hay en el cerebro. Por sus propiedades bioquímicas, la nicotina encuentra asiento en este receptor neuronal, lo estimula y provoca la liberación de dopamina —un efecto común en la mayor parte de las drogas—, que es un neurotrasmisor relacionado con el placer.

A la pregunta de si la nicotina es más adictiva que la heroína, el doctor Plaza asegura que no, que tiene el mismo nivel adictivo que la cocaína, la heroína y el alcohol.

No obstante, el experto asegura que si se pudiera medir la dificultad de deshabituación tabáquica del uno al diez (de mínima a máxima), el tabaco estaría entre un 7 y un 8.

Para dejar de fumar hay un hecho muy importante que es el de elegir bien el día. «Hay días mejores que otros para dejar de fumar y hay que elegir bien la fecha, es fundamental», resalta el doctor Plaza.

El neumólogo indica que si se elige mal, la persona puede desanimarse al recaer y dejar el intento.

El especialista define como malas fechas los periodos de tiempo en lo que se sufre estrés, cuando uno está depresivo o angustiado por algo, cuando se tiene a un familiar enfermo y hay una gran preocupación, si hay mucha tensión laboral y esa persona se tiene que enfrentar a una entrevista o a una situación personal difícil,«en esos casos —agrega el doctor Plaza— es mejor posponer la fecha y buscar una en la que la persona esté más tranquila de espíritu y menos estresada por el entorno que le rodea».



Hay que saber elegir bien la fecha para tener éxito

miércoles, 14 de octubre de 2015

La contaminación del aire causa 3,3 millones de muertes cada año

Cerca de un tercio de todos los casos de muerte en todo el mundo son consecuencia directa de la mala calidad del aire
Cerca de 3,3 millones de personas mueren anualmente en todo el mundo de forma prematura a consecuencia de la contaminación del aire, la mayoría de ellas en Asia, según un estudio publicado en la revista Nature.

La mayor parte de las muertes se deben a emisiones producidas, sobre todo en China y la India, por la combustión del carbón o la biomasa para calentar y cocinar o a través de generadores de diésel, informaron investigadores de Alemania, Chipre, Estados Unidos y Arabia Saudí bajo la dirección de Johannes Lelieveld del Instituto Max-Planck de química en Maguncia.

En la Unión Europea (UE), donde la contaminación del aire se debe sobre todo a la agricultura, las partículas en suspensión y el ozono causan la muerte de 180.000 personas anualmente.

Según los investigadores, hasta 2050 la cifra de casos mortales podría duplicarse si no se introducen medidas suficientes para mejorar la calidad del aire.

Las partículas de un diámetro de menos de 2,5 micrómetros (2,5 millonésima parte de un metro) pueden penetrar en profundidad en los pulmones y desencadenar diferentes problemas de salud como enfermedades cardíacas, de las vías respiratoria o cáncer de pulmón.

"Generalmente se supone que la industria y el tráfico son los peores contaminantes del aire, pero a escala mundial no es aparentemente el caso", afirma Lelieveld. En India y China los pequeños fuegos domésticos causan la mayor parte de la niebla contaminante (smog). "Si bien son actividades de pequeño calibre, cuando lo hace la mayoría de la población la suma total es grande", agrega.

De acuerdo con los datos de los investigadores, cinco de cada 10.000 personas que murieron prematuramente en 2010 lo hicieron como consecuencia de la contaminación atmosférica. Solo en China fueron 1,36 millones de personas, una cifra notablemente superior a los accidentes de tráfico o al sida. Mientras, India ocupó el segundo lugar de la lista con 0,65 millones de fallecidos anualmente debido a la mala calidad del aire.

Cerca de un tercio de todos los casos mortales en todo el mundo son consecuencia de la mala calidad del aire -en Nepal cerca de un 70 por ciento- producto de pequeños hornos de combustión para calentar o cocinar así como a generadores de diésel.

Los gobiernos de los países afectados deberían incrementar sus esfuerzos para lograr el acceso de las personas a mejores tecnologías de calefacción y de cocina y convencerlos de sus ventajas, indica el director del estudio Lelieveld.

En Europa, Rusia, el este de Estados Unidos y Asia Oriental la mayoría de las partículas en suspensión proceden de la agricultura y la ganadería, sobre todo de la cría de ganado y del empleo de fertilizantes que desprenden sustancias químicas en el aire, que generan las partículas en suspensión.

En Reino Unido y Estados Unidos cerca de un 20% de las muertes por contaminación del aire se remiten a los vehículos. A nivel internacional esta cifra supone sólo un cinco por ciento.

Por otro lado, en un segundo estudio publicado en la revista "Nature Geoscience" se indica la posibilidad de reducir en gran medida el número de muertos limitando las emisiones.

La reducción de la deforestación por incendio de la selva tropical brasileña desde 2004 ha provocado una notable disminución de las partículas en suspensión, evitando así anualmente entre 400 y 1.700 fallecimientos en Sudamérica, indicaron en el estudio.

La mala calidad del aire es un grave problema de salud

martes, 13 de octubre de 2015

Los problemas sexuales derivados del cáncer

Tanto hombres como mujeres pueden tener problemas sexuales debido al cáncer o a su tratamiento. Los efectos secundarios son diferentes entre hombres y mujeres. Sin embargo, aunque puede ser incómodo, es importante comunicarle al médico o a otro integrante del equipo de atención médica los síntomas que experimenta. Si el médico no parece estar cómodo o no tener experiencia con estos problemas, pregúntele si lo puede derivar a un trabajador social o a otra persona en el equipo que pueda ayudarlo. Existen diversas opciones que ayudan a controlar los problemas sexuales que pueden presentarse.

Los problemas sexuales, que pueden ser provocados directamente por los tratamientos o indirectamente por reacciones psicológicas y cambios del estado de ánimo, que experimentan las personas con cáncer por lo general se dividen en cuatro categorías:
  •     Libido (impulso sexual) o trastornos del deseo, es decir, la disminución o la pérdida de las fantasías sexuales y el deseo
  •     Trastornos de la excitación sexual, entre los que se incluyen la incapacidad para alcanzar o mantener la excitación sexual, como la lubricación o la dilatación en las mujeres y la erección en los hombres
  •     Trastornos orgásmicos, es decir, el retraso o la ausencia de orgasmo después de una excitación normal, como es el caso de la eyaculación precoz en los hombres
  •     Trastornos del dolor, es decir, dolor genital durante las relaciones sexuales

El alivio de los efectos secundarios es un aspecto importante de la atención y el tratamiento para el cáncer. Hable con su equipo de atención médica sobre cualquier síntoma de problemas sexuales que experimente, incluido cualquier síntoma nuevo o un cambio en los síntomas. Es importante recibir ayuda para estos problemas ya que la salud sexual es parte de una buena calidad de vida.

Recuerde que la intimidad está estrechamente relacionada con la relación en un aspecto más amplio y con los sentimientos que uno tiene sobre uno mismo. Si hay tensiones en algún otra área, probablemente se reflejarán en la relación sexual. Por lo general, las personas tienen menos interés que el habitual en el sexo cuando se someten a un tratamiento activo y en tiempos de crisis. Durante la recuperación y la supervivencia, el interés en el sexo generalmente mejora.

Causas

La disfunción sexual puede producirse por uno o más de los siguientes factores:
  •     Cambios físicos debidos a la cirugía de un cáncer, la quimioterapia, la terapia hormonal o la radioterapia
  •     Cambios hormonales
  •     Fatiga
  •     Dolor
  •     Náuseas y vómitos
  •     Medicamentos que pueden reducir la libido
  •     Temor a la recidiva (regreso del cáncer)
  •     Estrés
  •     Depresión
  •     Ansiedad
  •     Cambios en la imagen que se tiene de sí mismo
  •     Descontento o vergüenza por los cambios físicos

Si cree que uno de los motivos anteriores está contribuyendo a sus dificultades sexuales, solicite al médico que trate este problema. Por ejemplo, muchas personas que se someten a un tratamiento para el cáncer experimentan fatiga, lo que puede quitarles fuerza y energía. A menudo, aprender a controlar la fatiga mejora otros efectos secundarios. Más aun, a menudo la persona puede sentirse mejor al controlar el dolor y otros efectos secundarios del tratamiento para el cáncer.

Diagnóstico

Es importante hablar honestamente con su médico, personal de enfermería u otro integrante del equipo de atención médica sobre los problemas sexuales. Recuerde que es completamente normal experimentar problemas relacionados con la intimidad y la sexualidad durante y después del tratamiento para el cáncer. Cualquiera de estos profesionales puede explicarle las reacciones típicas ante un tratamiento para el cáncer determinado y puede derivarlo a un profesional de la atención médica especialista en el tratamiento de la disfunción sexual, si fuera necesario. A menudo existen soluciones para estos problemas frecuentes. Antes de reunirse con el profesional de atención médica, quizá desee pensar sobre lo siguiente:
  •     Su actividad sexual antes del cáncer
  •     La manera en que el cáncer ha modificado su actividad sexual
  •     Cualquier problema existente o posible en su relación

La comunicación honesta y abierta con su cónyuge o pareja a menudo mejora algunos problemas sexuales y puede ayudar con toda tensión que sienta con respecto a un cambio en su relación sexual. A usted y su pareja puede serles útil encontrar un buen consejero que tenga experiencia trabajando con pacientes con cáncer y hablar sobre algunos de estos problemas.

Control de los efectos secundarios sexuales físicos en las mujeres

Para mujeres que experimentan dolor o sequedad vaginal, los siguientes tratamientos pueden ayudar:
  •     Terapia de reemplazo hormonal (sólo para cánceres que no se verán afectados por los tratamientos hormonales)
  •     Bajas dosis de estrógeno vaginal para cánceres que no serán afectados por hormonas. Consulte esta opción con su médico, ya que este tratamiento a menudo afecta la calidad de vida de una mujer y debe considerarse en esta decisión.
  •     Humectantes o lubricantes vaginales. Hay muchos productos disponibles, y la mayoría puede comprarse en Internet. Dos excelentes sugerencias, económicas y no embarazosas, son aceite de canola y Albolene (se vende como desmaquillante).
  •     Dilatadores vaginales, que ayudan a que la vagina se expanda gradualmente. Se necesita receta para ellos y son de mayor utilidad para las mujeres que han tenido una cirugía del área pélvica. Si los usa, puede ser más cómodo en un baño caliente.
  •     Geles anestésicos (que ayudan con el dolor). Tenga en cuenta que esta solución puede tener una consecuencia indeseada para los hombres: el gel también puede producir que pierdan la erección ya que ellos también pierden sensación.

Control de los efectos secundarios sexuales físicos en los hombres

Para aquellos hombres con problemas de erección, las siguientes sugerencias pueden ayudar a aumentar el deseo y la potencia sexual:
  •     Medicamentos que ayudan a los varones a alcanzar y mantener una erección, como el sildenafil (Viagra), el tadalafil (Cialis) o el vardenafil (Levitra)
  •     Implantes de pene
  •     Medicamentos para aumentar el flujo sanguíneo hacia el pene, como el alprostadil intrauretral (Caverject, Edex o Muse) y la papaverina intracavernosa (a la venta bajo diversas marcas)

Antes de usar cualquiera de estos medicamentos, analice con su médico los riesgos y efectos secundarios posibles.



Es importante hablar honestamente con su médico

viernes, 9 de octubre de 2015

Beneficios de dejar de fumar

En esta sección puedes ver los principales beneficios de dejar de fumar:

  • Beneficios a los veinte minutos después del último cigarrillo

   - La presión arterial baja a cifras normales
   - La frecuencia cardíaca recupera los niveles normales.
   - La temperatura de las manos y de los pies aumenta hasta valores normales.


  • Beneficios a las dos horas después de dejar de fumar

    -Los bronquios se relajan, lo que lleva a respirar mejor
    -Incremento de la capacidad pulmonar



  • Beneficios ocho horas después de dejar de fumar

    -El monóxido de carbono de la sangre se normaliza.
    -El oxígeno en la sangre se normaliza.


  • Beneficios a las veinticuatro horas después de dejar de fumar

    -Disminuye el riesgo de ataque al corazón.


  • Beneficios a las cuarenta y ocho horas después de dejar de fumar

    -Las terminaciones nerviosas se acostumbran a la ausencia de nicotina.
    -Mejora el gusto y el olfato.


  • Beneficios al medio mes a tres meses después de dejar de fumar

   - Mejora la circulación.
   - Es más fácil caminar.
   - La función pulmonar mejora un 30%.


  • Beneficios de los 1 a los 9 meses después de dejar de fumar

    -Disminuye la tos, la congestión nasal, la fatiga y la sensación de ahogo.
    Aumenta la sensación de bienestar.
   - Dejar de fumar beneficia a la capacidad para limpiar el pulmón y disminuyen las infecciones.


  • Beneficios a los cinco años después de dejar de fumar

   - El riesgo de morir de enfermedad cardiaca es igual al de los no fumadores.
    -El riesgo de morir por enfermedad pulmonar disminuye a la mitad.


  • Beneficios diez años después de dejar de fumar

    -El riesgo de morir de cáncer de pulmón es similar al de los no fumadores.
   - Reducción a niveles equiparables a los que nunca han fumado de padecer cáncer de boca, laringe, esófago, vejiga, riñón y páncreas.



Si quieres obtener todos estos beneficios de dejar de fumar, ¡empieza  hoy! Aquí tienes 10 pasos para dejarlo.



¡Empieza hoy!

jueves, 8 de octubre de 2015

Reunión anual de especialistas en cáncer de laringe en Ciudad Real

Otorrinolaringólogos de toda la región analizan en Ciudad Real los avances en diagnóstico y tratamiento del cáncer de laringe

Un diagnóstico precoz que permita aplicar técnicas para preservar la voz y el tratamiento multidisciplinar son las mejores herramientas para mejorar la calidad de vida del paciente con cáncer de laringe, así como el pronóstico de la enfermedad.

El 90% de los casos de cáncer de laringe están relacionados con el tabaquismo.


Ciudad Real, 2 de octubre de 2015.- El Hospital General Universitario de Ciudad Real (HGUCR), dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, acoge durante este fin de semana la XX Reunión de la Sociedad castellano-manchega de Otorrinolaringología para analizar los últimos avances en el diagnóstico y tratamiento del cáncer de laringe y la poliposis nasosinusal.

El cáncer de laringe en España tiene una incidencia media alta con respecto a otros países del mundo, con una tasa de 7.8 por 100.000 habitantes. En el último año se diagnosticaron en nuestro país 3.737 nuevos casos  de los que corresponden 3.441 a hombres y 295 a mujeres. De ahí la importancia de “actualizar conocimientos sobre esta patología, así como incidir en medidas para un diagnóstico temprano y el tratamiento multidisciplinar de la enfermedad, explica Miguel Ángel Alañón, jefe de Otorrinolaringología (ORL) del Hospital de Ciudad Real y responsable del equipo organizador del evento.

En el caso de Ciudad Real, la incidencia del cáncer de laringe se ha mantenido en los últimos cinco años en una posición media-baja con respecto a la media nacional, siendo de 3,3 casos ala año por 100.000 habitantes para varones y 0,2 por 100.000 en mujeres, añade Alañón.

La laringe tiene funciones muy importantes en la vida como permitir hablar, comer y respirar. Cuando la laringe es afectada por un cáncer se verán alteradas en mayor o menor medida cualquiera de estas funciones. Dependiendo de la localización o sitio de implantación del tumor y sus dimensiones el pronóstico y el tratamiento es diferente.

Por ello, es importante trabajar en la prevención, ya que “aproximadamente el 90% de los casos de cáncer de laringe están directamente relacionados con el tabaquismo”, según explica el jefe de ORL. No obstante, existen otros factores de riesgo que se asocian con esta patología como son el alcohol, la papilomatosis laríngea crónica, la inhalación de diversas sustancias químicas y la irritación crónica por reflujo de ácido gástrico, entre otras.

En la actualidad, con los avances en el campo de la Otorrinolaringología se buscan nuevas fórmulas de diagnóstico precoz, que permite aplicar técnicas para preservar la voz, mejorando la calidad de vida del paciente, así como mejorar el pronóstico de esta enfermedad, concluye Alañón.

A día de hoy, el mejor tratamiento sigue siendo la detección temprana del cáncer y el tratamiento multidisciplinar. Con este objetivo desde el Hospital de Ciudad Real “se están promoviendo activamente la integración y la comunicación del otorrinolaringólogo con diferentes especialidades, especialmente Medicina de Familia y Comunitaria, Oncología, Radiología, Medicina Nuclear, tratando de conseguir una mejora en la calidad y supervivencia de nuestros pacientes”, explica el responsable del servicio de Otorrinolaringología.

Tumores benignos

Otro de los temas analizados en esta reunión anual de la especialidad, organizada por el servicio de ORL del Hospital de Ciudad Real y que ha congregado a más de un centenar de expertos, es la poliposis nasosinusal, unos tumores benignos que afectan al interior de la nariz y senos paranasales.

La Otorrinolaringología ha avanzado de forma vertiginosa en el diagnostico y tratamiento de esta enfermedad, beneficiándose de los últimos avances tecnológicos como fibras ópticas,  microcámaras o reconstrucción de modelos en 3D del propio paciente antes de la cirugía y/o tratamiento, que “nos permiten localizar exactamente donde se encuentran las lesiones, con el beneficio que reporta a los pacientes todos estos avances”, explica Alañón.

Esta patología altera de manera importante la calidad de vida del paciente, ya que provoca dificultad para respirar por la nariz, alteraciones o pérdida del olfato (anosmia), alteración en el sabor de alimentos (disgeusia), congestión nasal permanente y mucosidad nasal exagerada.  



Hospital General Universitario de Ciudad Real (HGUCR)

miércoles, 7 de octubre de 2015

Los síntomas del cáncer de garganta

De acuerdo con estadísticas recientes, el cáncer de laringe afecta a más de 12.290 adultos en los EE.UU.. Esta es la forma más común de cáncer de cabeza y cuello. Las previsiones basadas en extrapolaciones indican que cada vez más los adultos morirán de este cáncer cada año en el futuro. El cáncer de garganta afecta la faringe y la laringe. La faringe es la garganta y la laringe es la laringe situada por debajo de la garganta. Muy a menudo, parte de la laringe es visible en los machos y se conoce como la’manzana de Adán’. La laringe está hecho de cartílago. Las cuerdas vocales se encuentran en la laringe, y cuando el aire pasa a través de ellos, esto permite el habla. El cáncer de garganta afecta a la laringe, la epiglotis y las amígdalas.

Entendiendo el Cáncer

El cáncer es una enfermedad que invade y se multiplica células anormales sin control por todo el cuerpo. Es una enfermedad que afecta a varias partes del cuerpo y la mayoría de los cánceres se nombra después el órgano que se originan a partir. Por ejemplo, si el cáncer se origina en los pulmones es el cáncer de pulmón y el cáncer que se origina en el hígado es el cáncer de hígado, etc. Hay más de 100 tipos de cáncer. También hay varias categorías de cáncer. Estos se dividen en carcinoma (cáncer de la piel), el sarcoma (cáncer del cartílago, hueso, grasa, etc.), y leucemia (cáncer de la sangre), linfoma (cáncer del sistema inmunológico) y el cáncer del sistema nervioso central. En nuestro sistema biológico natural, las células crecen, se dividen y mueren y son reemplazadas por células nuevas. Sin embargo, esto no ocurre en el cáncer. A veces, las células dañan o cambian y mutan. Esto afecta el crecimiento normal de las células. Cuando esto ocurre, las células no mueren como normal, y las nuevas células se forman sin necesidad, formando tumores malignos. Estas células adicionales, no deseadas forman juntos y se convierten en un tumor. No causa exacta para tal mutación de células ha sido identificado pero muchos factores como la exposición prolongada a la y la ingestión de sustancias tóxicas, los ataques virales y cicatrización celular se considera responsable.

Entendiendo el cáncer de laringe

La laringe juega un papel vital en la respiración, la deglución y el habla. El cáncer de garganta comienza en cualquier parte de la garganta. Sin embargo, muy a menudo comienza en la laringe. El cáncer de laringe es muy común en las personas mayores de 60. Sin embargo, no se limita a este límite de edad. Cáncer faríngeo se divide en muchos tipos dependiendo de su estado de progresión, la ubicación y los síntomas. Estos son el cáncer nasofaríngeo, cáncer de la orofaringe, hipofaringe, glotis cáncer, cáncer supraglótico y cáncer subglótica.

Aunque se desconoce la causa exacta de la faringe o el cáncer de laringe, ciertos factores que contribuyen a su desarrollo. Estos incluyen la edad, el tabaquismo, la exposición prolongada a ciertos productos químicos, el consumo excesivo de alcohol y el virus del papiloma humano (VPH).

Los síntomas de cáncer de garganta

Los síntomas del cáncer de garganta dependen del tamaño y la localización del cáncer. Sin embargo, hay síntomas comunes de cáncer de garganta que indican la enfermedad. Una voz ronca que no cambia por más de 3 semanas suele ser el primer síntoma asociado con el cáncer de laringe. Esto se debe al cáncer de laringe a menudo comienza en las cuerdas vocales. Un tumor por encima de las cuerdas vocales hace un nudo en la garganta y dolor de oído, que es otro síntoma de cáncer de laringe. En casos raros, los tumores empiezan debajo de las cuerdas vocales. Esto provoca dificultades respiratorias y el ruido al respirar. Otro síntoma de cáncer de laringe es una tos persistente y una sensación de un nudo en la garganta. Si estos síntomas de cáncer de garganta no se veían en el tumor crece causando más síntomas como el dolor, la pérdida de peso y el mal aliento. Sin embargo, estos síntomas pueden ocurrir como resultado de otras condiciones médicas menos graves. Por lo tanto, es necesaria la atención médica para descartar la faringe o el cáncer de laringe.

El diagnóstico y tratamiento del cáncer de laringe

El diagnóstico de cáncer de laringe requiere una endoscopia o laringoscopia. Una biopsia se puede llevar a cabo para su posterior confirmación junto con, rayos X resonancias magnéticas, tomografías computarizadas y tomografías PET. Las opciones de tratamiento dependen de la etapa del cáncer. La radioterapia, la quimioterapia, la cirugía y la terapia dirigida de fármacos son las opciones de tratamiento considerado con un diagnóstico de cáncer de garganta positivo.

El cáncer de laringe es tratable si se detecta en las primeras etapas. Por lo tanto, los síntomas de cáncer de garganta con experiencia deben ser llevados a la atención médica inmediata. El diagnóstico precoz evita la propagación de la enfermedad y aumenta la tasa de recuperación de forma espectacular.


Una detección precoz aumenta la tasa de recuperación