Publicitat

jueves, 30 de julio de 2015

¡Felices vacaciones! Bones vacances!

Al final ha llegado el verano y con él en ABL nos tomamos unos merecidos días de descanso. 

Este año cerramos desde el 31 de julio hasta el 31 de agosto, ambos inclusive, por lo que seguiremos con nuestra tarea de informar sobre el cáncer y de dar apoyo a tod@s l@s laringectomizad@s a partir del 1 de septiembre.

Esperamos que paséis unas buenas vacaciones.

¡Hasta septiembre! ¡Fins el setembre!


Associació Barcelonesa de Laringectomitzats



¡A descansar, que ya toca!

martes, 28 de julio de 2015

El ejercicio físico

Hace unos días, la semana pasada, estuve en una conferencia encuadrada dentro de unos encuentros relacionados con el cáncer celebrados en Bilbao y que me han dado ocasión para reflexionar sobre algunos temas interesantes. Entre otros este relacionado con el ejercicio o actividad física. Concretamente la charla corrió a cargo Natacha Bolaños, antigua bailarina clásica que se ha ‘reciclado’ para hacer de asesora y preparadora de personas que han padecido o padecen cáncer. Dicen que es única en España y lo hace encuadrado en GEPAC (Grupo Español de Pacientes de Cáncer).

Si a esto añadimos que ya llevaba tiempo con ganas de escribir sobre el tema no he dejado escapar la ocasión ni el tiempo para hacerlo, aprovechando el tema aún fresco en mi memora.

Como fácilmente se puede colegir no es mi intención tratar la cuestión pensando en profesionales o con suficiente experiencia en la práctica del deporte como para saber lo que hacen mejor incluso que yo. Más bien trataré en animar y, si puedo, convencer para que lo empiecen a hacer los que poco o nada lo desarrollan ni han desarrollado hasta ahora.

Para empezar explicaré dos conceptos que pueden confundirse:
  • Actividad física
Por actividad física se puede entender la que cualquier persona realiza por el simple hecho de estar vivo. Todo ser vivo se mueve, a no ser por carencias extremas. Por tanto este punto se puede dar por hecho que todos lo realizamos.
  • Ejercicio físico
En cambio ejercicio físico requiere una fuerza de voluntad, una disciplina, una constancia, una progresión, en definitiva hacer algo con otros fines que no sea simplemente una necesidad más de nuestras vidas.

En el ejercicio relacionado con el cáncer hay tres situaciones en que se hace o se puede hacer, muy lógicas como veremos:
  1. Antes del cáncer, es decir, después de saber que lo tenemos pero antes de la extirpación o tratamiento específico.
En este periodo nada determinado hay que hacer, seguir con nuestra vida lo mejor posible con el único aliciente de que la ejecución del ejercicio nos puede servir como solaz y entretenimiento para superar los malos ratos.
  1. Durante el tratamiento, radio o quimio sobre todo.
En este periodo hemos de ser muy cuidadosos con lo que hagamos ya que los procedimientos a los que seamos sometidos pueden llegar a perjudicarnos. Eso no quiere decir que nos quedemos quietos, solo que teniendo cuidado en no hacer algo nuevo o demasiado brusco. La radio y sobre todo la quimio suele dejarlos los cuerpos poco aptos para ejercicios, pero por otra parte hemos de procurar no caer en el sedentarismo y la siesta desproporcionada
  1. Después de superado, en el periodo de recuperación y acceso a la vida normal.
Es en este punto donde podemos empezar a hacer verdadero ejercicio físico en toda su extensión. Bien porque ya lo habíamos hecho y no sería más que una continuidad bien porque consideremos que nos vendrá muy bien.

Tanto en un punto como en el otro nos será muy útil y hasta necesario informarnos sobre lo que podemos hacer y lo que más se acomode a nuestro nuevo estado. Quien tenga experiencia no necesita consejos, por lo menos no míos. Seguro que sabe que hacer.

En el caso de los antes sedentaris sí creo que lo puedo dar unos consejos, muy someros, pero espero que prácticos.
  • Consultar con un profesional que no solo nos asesore sino que nos guie sobre todo en los primeros momentos, no sea que lo hagamos mal y terminemos con lesiones.
  • Medir nuestros ejercicios de modo que no hagamos más de lo conveniente. No solo podemos caer con lesiones sino cansarnos demasiado y que eso nos haga desistir antes de tiempo.
  • Progresar poco a poco pero teniendo siempre pendiente que hemos de ir a más.
  • Disfrutar lo más posible con lo que hagamos, bien solos bien con buena compañía pero procurando que el ejercicio que hagamos nos resulte ameno.
Esto es básicamente lo que nos puede ayudar a que nuestra vida física se haga más saludable. Cada cual que se informe y escoja el ejercicio que mejor le vaya. Pueden ser unas simples caminatas, 60-90 minutos al día, como correr suave o ir a un gimnasio un día a la semana, nadar cada cual como sepa, yoga, pilates, gimnasia en grupo, etc. etc.

Lo que si recomendó encarecidamente la conferenciante fue en la necesidad de que nos atengamos a unos tiempos. Se refería a los que empiezan. Esos tiempos deben ser de modo progresivo.

Voy a poner un ejemplo. Pongamos que no nos conformamos con andar y queremos correr, empezaremos con correr 5 minutos y descansar otros tantos. Y así hasta que esos minutos no nos cansen nada, que los hagamos muy fácilmente. A partir de ahí sería 10 y los mismo, correr, andar, descansar y pasaría a 15, etc. etc.

Y así con cualquier ejercicio que elijamos. Si tenemos monitor mucho mejor. Él nos pondrá las normas y tiempo.

Hay dos razones fundamentales para cumplir estar normas, primera para evitar lesiones y segunda para que no nos hartemos demasiado pronto de ejercicio.

Es un resumen muy somero de lo que escuché pero creo que suficiente.

Solo tres cosas para terminar:
  1. Hacer mover nuestro cuerpo para que nuestra mente esté en forma
  2. Ponernos en manos de un profesional que nos ayude y aconseje
  3. Hacer lo que sea pero con alegría.


Moverse para tener la mente en forma y con alegría

lunes, 27 de julio de 2015

Somnifobia, miedo a ir a dormir


Esta fobia tiene su origen en el insomnio y está relacionada con experiencias negativas asociadas al sueño

En el contexto de las fobias, el miedo a irse a la cama a dormir se puede presentar a cualquier edad, aunque las causas son muy variadas y dependen del contexto de cada individuo. Las consultas de los especialistas en sueño y de la salud mental comparten entonces más de un paciente en el que la característica más acusada es una ansiedad anticipatoria ante el hecho de tener que ir a dormir.

Miedo al dormir

Según explica Francisco Segarra, coordinador del grupo pediátrico de la Sociedad Española del Sueño (SES) y especialista de la Clínica del Sueño Estivill, quienes han desarrollado un miedo a ir a dormir son por regla general personas que no pueden dormir, insomnes que generan ansiedad anticipatoria, angustia por no poder dormir y que generan una fobia sobre ello.

"El desencadenante es el insomnio, derivado del estrés o de otro problema adaptativo, y el insomnio se refuerza a sí mismo dando lugar a un círculo vicioso, es lo que se denomina insomnio psicofisiológico, en el que no existe causa aparente pero que se va auto-manteniendo", explica Segarra.

En el contexto de las fobias, este miedo a dormir podría también presentarse entre quienes padecen de pesadillas o terrores nocturnos o aquellas personas con apneas y que se despiertan con sensación de ahogo. Son personas que tienen miedo a dormir porque han sufrido experiencias negativas asociadas al sueño.

En niños esta fobia a dormir, un miedo irracional que ocasiona un insomnio de tipo conductual, también es muy frecuente y más común entre los 6 y los 11 años con características similares a las de los adultos pero asociadas a la etapa infantil.

Los procesos que se desarrollan durante el sueño llevan a quienes los sufren a acudir a las consultas de medicina del sueño y en los casos en los que el tratamiento se debe enfocar desde la psicología o psiquiatría estos pacientes se derivan a estos otros especialistas.

Los factores de riesgo más frecuentes para sufrir insomnio incluyen ser mujer, vivir sola o tener un nivel socio-cultural bajo, entre otros. "Son perfiles hiper-responsables que tienden a acumular tensión y a medida que se cumplen años, los problemas de insomnio también aumentan", aclara Segarra.

Superar la ansiedad del insomnio

La calidad de vida de quienes sufren este u otros tipos de insomnio o problemas del sueño se ve muy deteriorada ya que el sueño constituye un proceso de reparación que permite tener un rendimiento óptimo durante el día posterior.

"Por ello, se observa afectación anímica, mayor irritabilidad y si el problema se mantiene a lo largo de los meses se presentan síntomas de depresión como dificultades en la concentración, atención y la memoria", apunta el especialista.

Además, el insomnio aumenta el absentismo laboral y la siniestralidad en el trabajo ya que el sistema inmune empeora y el insomne es más vulnerable ante las enfermedades. Los últimos estudios apuntan a que la falta de sueño está muy relacionada con algunos tipos de cáncer.

Para tratar la fobia a dormir se emplea una combinación de estrategias de tipo cognitivo-conductual para el insomnio con o sin medicación agrupadas bajo las siglas de CBTI ('Cognitive Behavioral Therapy for Insomnia').

"Cada caso es diferente, hay que encontrar las causas para buscar el mejor tratamiento", señala Segarra. El tiempo de recuperación es por ello también variable pero en el caso de los programas cognitivo-conductuales los resultados comienzan a verse tras 6 a 8 semanas.

Las técnicas empleadas se basan en la psicología conductual pero al tratarse de un problema del sueño se combinan con otras técnicas de la medicina del sueño y de la cronobiología.



Una experiencia negativa puede provocar miedo a dormir

viernes, 24 de julio de 2015

La musicoterapia en personas laringectomizadas


En cualquier persona, la voz cantada o hablada se produce en la laringe gracias a las cuerdas vocales que conforman el órgano de fonación. Son pequeños pliegues que vibran con el paso del aire. Cuando por alguna enfermedad, como el cáncer, la persona debe someterse a la mutilación de la faringe, pierde la capacidad de comunicarse verbalmente, con la consecuente secuela psicológica y emocional que esto ocasiona.

Los otorrinolaringólogos, foniatras y logopedas son los encargados de realizar los procedimientos terapéuticos para recuperar el habla. En la actualidad existen varias opciones. Una de ellas es utilizando el esófago para emitir el flujo de aire y vocalizar los sonidos. La voz esofágica, aunque posee varias limitaciones expresivas, se obtiene a partir de un arduo entrenamiento con técnicas específicas. La también llamada voz erigmofónica es un sistema de locución diferente a la voz laríngea, y tiene unas características muy particulares, ya que carece de buen volumen y fluidez, es ronca, como si de un eructo se tratara y para que se pueda entender el mensaje, el emisor debe hacer un gran esfuerzo para articular y gesticular las palabras.

La segunda es mediante una laringe electrónica o artificial que tiene la forma de un micrófono; los sonidos son metálicos y monocordes, parecidos al habla de un robot, pero a través de su empleo la comunicación se puede establecer. El resto de opciones son quirúrgicas, y lo que se busca actualmente con este tipo de intervenciones es mejorar la claridad, la fluidez y la potencia sonora, entre otros objetivos.

Desde la musicoterapia realizamos un tratamiento complementario al de otras disciplinas, y buscamos recuperar "la identidad sonora" de la persona que ahora tiene una voz diferente, un timbre que no se asemeja a la voz que utilizó para comunicarse antes de la laringectomía.

Trabajamos todos los aspectos emocionales para la aceptación de su nueva voz, aquella que lo representará de ahora en adelante. El duelo por la pérdida de la voz laríngea y la bienvenida a la esofágica. La voz y la palabra son instrumentos fundamentales que regulan la relación con el entorno familiar y social y permiten la expresión de pensamientos, ideas y emociones. Ahora la persona se enfrenta al aprendizaje de nuevos hábitos comunicativos y al replanteo de sus expectativas de vida. Dependerá también de la personalidad de cada laringectomizado superar dicha pérdida para adaptarse a las nuevas circunstancias; un buen entorno socio-afectivo facilitará el proceso.

La musicoterapia tiene herramientas para trabajar la ansiedad, los sentimientos de vergüenza y las actitudes depresivas que aparecen. Recuperar el "sentirse útil" y neutralizar la tendencia al aislamiento pueden ser importantes aspectos a considerar. La respiración y la relajación serán ahora dos aliadas en el proceso de comunicación oral, con lo cual conviene que el musicoterapeuta enseñe técnicas que colaboren, no sólo con el aprendizaje de la nueva forma de hablar, sino también a mantener un buen estado de salud emocional.


La música puede ayudar a los laringectomizados


jueves, 23 de julio de 2015

Sol, cáncer y piscinas

  • La exposición excesiva y despreocupada al sol, aumenta un 10% la incidencia de cáncer.
  • Dentro de la Campaña de Protección Solar Verano 2015 del Ayuntamiento de Madrid, que cuenta con la colaboración de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), MD Anderson Cancer Center Madrid ha repartido 3.000 sombreros en las piscinas municipales.
 Con la llegada del buen tiempo, las piscinas municipales de nuestro país comienzan a llenarse de personas tomando el sol al aire libre. Aunque los españoles empezamos a concienciarnos con el uso de protección solar, cada año se diagnostican cerca de 3.200 nuevos casos de cáncer de piel y la incidencia continúa aumentando un 10% anualmente.

Por este motivo, los expertos recuerdan la importancia de adoptar una serie de medidas que permitan prevenir los efectos nocivos de la radiación solar, así como minimizar su impacto sobre la piel. “Además de evitar la exposición al sol durante las horas centrales del día y emplear un protector solar a partir del factor 30 en población general y factor 50 en el caso de los niños y pacientes crónicos, también debemos utilizar elementos de protección físicos, como gafas de sol, gorras o sombreros” explica la doctora Pilar López Criado, oncóloga médico de MD Anderson Cancer Center Madrid.

Con este objetivo, y dentro de la Campaña de Protección Solar Verano 2015 del Ayuntamiento de Madrid, MD Anderson Madrid ha repartido 3.000 sombreros en las piscinas municipales de la ciudad. La campaña, que también cuenta con la colaboración de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), trata de poner freno a la excesiva exposición solar de la población sin el empleo de una adecuada protección.

Por segundo año consecutivo, el centro oncológico participa en esta iniciativa para concienciar a la población sobre la necesidad de extremar las precauciones con el sol no solo en la playa o la montaña, sino también en la ciudad. “La radiación solar no entiende de lugares y sus efectos nocivos son siempre peligrosos, pudiendo provocar problemas de salud muy serios. Por ello, aunque nos quedemos en la ciudad, no podemos bajar la guardia durante a la hora de exponernos al sol” concluye la doctora López Criado.



La protección frente a la radiación solar, fundamental también en las piscinas

miércoles, 22 de julio de 2015

¿Qué puede hacer la dieta para prevenir el cáncer?


Los alimentos que comemos, sus proporciones y la forma en que los cocinamos son las bases de una dieta equilibrada, que puede prevenir ciertos tipos de cáncer y mejorar la calidad de vida de los pacientes oncológicos, al combatir los efectos negativos de la obesidad sobre esta patología; 4 de febrero, Día Mundial contra el Cáncer

Dentro de los talleres en psicooncología organizados por MD Anderson Cáncer Center Madrid, junto a pacientes y familiares, EFEsalud ha asistido al encuentro sobre la “Prevención de la obesidad en el paciente oncológico”, donde el doctor de la Unidad de Dietética y Nutrición, Pedro José Robledo, ha analizado las pautas para adelantarse y afrontar el cáncer desde la dieta.

Lo que comemos no sólo incide sobre la salud del presente, sino también sobre nuestro estado sanitario en el futuro, debido al valor preventivo de los alimentos, que se encuentra en su capacidad para intervenir en los ciclos de estructuración del ADN, de tal manera que “elementos como los antioxidantes o las vitaminas permiten reparar daños a nivel celular y evitar modificaciones que deriven en una célula mala”, explica el doctor Robledo.

    El 35% de las muertes por cáncer en Estados Unidos podría evitarse con una modificación de la dieta.

Si bien este vínculo entre obesidad y cáncer no es de causa-efecto, ya que pueden intervenir múltiples factores, una alimentación variada reduce las posibilidades de enfermar.

Cuando el diagnóstico oncológico no se puede evitar, la importancia de unos hábitos de vida saludables reside en su capacidad para combatir la desnutrición y el deterioro inmunitario provocados por el tratamiento o la propia enfermedad.

Dos características, prevención y calidad de vida, que sugieren un tratamiento multidisciplinar del cáncer, en el que la actividad física y el estado nutricional se conviertan en parte del tratamiento.
Alimentos y prevención

Llegar a encontrar una dieta variada, en función de la edad y el consumo calórico de cada persona, permite reducir el riesgo oncológico y afrontar mejor la enfermedad.

    “Para saber nuestro exceso de grasa corporal medimos el perímetro abdominal, ya que el peso total también incluye el agua, huesos y masa muscular”, señala el doctor.

En función de la grasa sobrante y el consumo individual de calorías, es posible ajustar alimentos y proporciones para desarrollar una dieta equilibrada que reduzca el peligro de cáncer, debido a que:
  •     El consumo habitual de carne roja aumenta el riesgo de cáncer de colón.
  •     La grasa de los alimentos está relacionada con el cáncer de mama, colón y próstata.
  •     El consumo de alcohol excesivo supone mayores probabilidades de padecer tumores de laringe, páncreas y vías biliares.

Junto a la reducción de alimentos perjudiciales, una dieta adecuada puede incluir nutrientes protectores como la fibra, que previene al organismo contra el cáncer de estómago o mama, y la vitamina D, por su papel protector frente al cáncer de colón.

    “En cuanto a la forma de cocinar, cuanto más sencilla es la elaboración culinaria, más sana es la comida”, indica.

Para conseguir una dieta variada, el doctor Robledo insiste en la necesidad de añadir opciones que nos permitan cumplir los consejos generales de alimentación, por lo que “si no puedo comer un plato de lentejas, pues que la guarnición de una proteína, sea judías verdes”.

Los hábitos de vida después del diagnóstico

Fruto de la patología y el tratamiento, los pacientes oncológicos padecen alteraciones metabólicas, desnutrición y problemas alimentarios, que obligan a tener en cuenta la alimentación para mejorar su calidad de vida.

    “En la actualidad se considera necesario aumentar los nutrientes más deficitarios y compensar las carencias vitamínicas que genera la quimioterapia”, remarca el doctor Robledo.

Junto a estas medidas, en ocasiones, para alcanzar una dieta adecuada a cada persona es necesario evitar ideas arraigadas en los pacientes y sus familias, que relacionan la salud con una alimentación abundante o que abusan de un componente por sus comprobado efectos positivos.

Además de la salud, la manera de cocinar puede tener en cuenta la saborización, es decir, las alteraciones sufridas por los pacientes en cuanto al sabor y olor de los alimentos, lo que permite elaborar un plato que sepa bien, sin la necesidad de añadir un extra de grasa.

“Incorporar orégano y apio a unas lentejas genera un estimulo de sabor que les permite comerlas y evita utilizar chorizo, que les puede parecer demasiado salado”, afirma.

Bajo la idea de que “los alimentos no curan”, Pedro José Robledo insiste en que ello no quiere decir que no aporten los nutrientes necesarios para reducir el riesgo de padecer la enfermedad o mejorar la respuesta al tratamiento.



Una buena alimentación no cura, pero reduce riesgos

martes, 21 de julio de 2015

Cómo cuidarte luego de sobrevivir al cáncer

Si sobreviviste al cáncer, sabrás que de ahora en adelante debes cuidar tu cuerpo para mantenerlo fuerte después del tratamiento y evitar que el cáncer vuelva o aparezca uno nuevo. No debes tomar esto a la ligera, debes estar consciente y darle “una mano” a tu organismo para que se recupere y vuelva a estar totalmente sano. Aquí te contamos cómo hacer para cuidarte luego del cáncer.

Dependiendo del tipo y la gravedad del cáncer que hayas tenido, tu tratamiento pudo ser quimioterapia, radioterapia, cirugía o una combinación de estos. Durante el tratamiento tuviste que tomar ciertas medidas para estar fuerte, como alimentarte bien y tratar de mantener tus emociones dentro de un espectro positivo. Digamos que ahora ya el cáncer desapareció y estás feliz de que así sea. ¡Ganaste la batalla! Pero no por eso debes bajar la guardia. Tu cuerpo ha pasado por un gran impacto para vencer al cáncer, y es ahora cuando debes tomar las medidas necesarias para cuidarlo y evitar que suceda lo que más miedo le produce a muchos pacientes sobrevivientes de un cáncer: que la enfermedad aparezca de nuevo.

La buena noticia es que a pesar de los miedos, lo que puedes hacer para cuidarte está en tus manos. Te darás cuenta que las recomendaciones para mantener tu cuerpo sano, no son distintas a las que se le hacen a todo el mundo, incluso a las personas que nunca han tenido cáncer.  Veamos de qué se tratan:

1. Haz ejercicio

El ejercitarte regularmente te hará sentir mucho mejor en todos sentidos y puede contribuir a que te recuperes más rápido. No tienes que anotarte para correr una maratón, pero sí puedes agregar actividades a tu vida progresivamente. Cosas simples como caminar media hora diaria o subir las escaleras.

Eso sí, no olvides consultar con tu médico si quieres iniciar un programa de ejercicios más intensos. Con su aprobación, puedes tener la luz verde para darle a tu cuerpo una buena dosis de movimiento. La Sociedad Americana del Cáncer les recomienda a todos los sobrevivientes de cáncer que hagan ejercicio por un mínimo de treinta minutos diarios, 5 o más días a la semana. Vas a ver que cuando empieces a ejercitarte lograrás:
  •     Incrementar tu fuerza y resistencia
  •     Fortalecer tu sistema inmunológico
  •     Reducir los síntomas de ansiedad, depresión y miedo
  •     Dormir mejor
  •     Reducir la fatiga
  •     Estar más alegre
  •     Tener una autoestima más elevada

Está comprobado que el ejercicio reduce las probabilidades de que el cáncer vuelva a aparecer.

2. Lleva una dieta balanceada

Los nutrientes y las vitaminas que consumas juegan un papel importantísimo en la recuperación de tu organismo. La Sociedad Americana del Cáncer recomienda que incluyas varias porciones de frutas y verduras, entre otros alimentos de tu alimentación diariamente.
  •     Come cinco o más porciones de frutas y verduras
  •     Selecciona proteínas bajas en grasas saturadas como huevos, pescado, carne magra, nueces, semillas y legumbres
  •     En cuanto a las grasas, evita los alimentos fritos o cocinados con aceite hidrogenado, grasas trans y grasas saturadas (como la  carne de res o cerdo grasosa, el pellejo del pollo, etc.). Elige los alimentos que contienen ácidos grasos Omega 3 como el pescado, aceite de oliva, nueces, aguacate.
  •     En cuanto a los carbohidratos, opta por obtenerlos de las fuentes sanas de estos alimentos como los granos integrales, las legumbres, las frutas y los vegetales.

Antes de elegir un suplemento vitamínico, consulta con tu médico. Si bien el sentido común hace pensar que puede ser bueno, muchos estudios indican que dosis elevadas de ciertas vitaminas o suplementos pueden ser tóxicas o hacerte daño. Por eso, siempre es mejor consultar con tu médico para ver qué es lo mejor en tu caso.

3. Mantén un peso saludable

Puede ser que durante tu tratamiento contra el cáncer hayas ganado o perdido peso. Lo importante es que hables con tu médico para que logres y mantengas un peso saludable. Si perdiste peso, es probable que tu médico te recomiende nuevas maneras de relacionarte con la comida para abrir tu apetito. Además, pueden trabajar juntos para prevenir las náuseas y el vómito que pueden estar impidiendo que te nutras correctamente.

Si por el contrario, ganaste peso durante tu tratamiento contra el cáncer, debes empezar una dieta balanceada con ejercicio. No debes privarte de los nutrientes que necesitas. Por eso, una dieta nutritiva y la actividad física son ideales para perder peso poco a poco.

4. Dile no al tabaquismo

Fumar y masticar tabaco, son un factor de riesgo altísimo para los pacientes sobrevivientes del cáncer y para cualquier persona saludable. Así que no fumes. Corta de una vez por todas con el tabaquismo y reducirás tu riesgo de volver a desarrollar cáncer o de desarrollar un nuevo tipo de cáncer.

Si has tenido dificultades para dejar de fumar o eliminar el tabaco, consulta con tu médico para que te ayude.

5. Limita tu consumo de alcohol o elimínalo

Si decides tomar bebidas alcohólicas, toma lo mínimo posible. Las mujeres y las personas mayores de 65 años no deben tomar más de una copa diaria; y los hombres no deben tomar más de dos copas al día.

Aunque el alcohol podría tener algunos beneficios para algunas personas disminuyendo su riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas, es una realidad que el alcohol también incrementa el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer como el de la boca y la garganta. Por eso, lo mejor es que hables con tu médico acerca de cuánto alcohol es permitido en tu caso o si debes eliminarlo por completo.

Como te dije al principio, estos consejos te ayudarán a seguir dándole la batalla al cáncer y a evitar que reaparezca en tu vida.

Desde luego, no tomes decisiones acerca de tu recuperación sin discutirlas con tu médico. ¡Aprovecha y disfruta sanamente de los años que te regala la vida!




Ejercicio moderado y dieta saludable, los mejores aliados

lunes, 20 de julio de 2015

Los efectos del tabaco en la garganta


Fumar puede conducir a la enfermedad en muchas partes de su cuerpo, pero su garganta es especialmente vulnerable. Cada vez que el humo del tabaco se inhala, la garganta está expuesto a más de 7.000 sustancias químicas, señala un informe de 2010 de los EE.UU. Cirujano General. De esos productos químicos, aproximadamente 70 se sabe que causan cáncer y otros cientos de personas son tóxicos. 


  • Irritación de la garganta

Cualquier tipo de humo puede irritar los tejidos de la garganta, y la exposición al humo de tabaco es a menudo el culpable. Un artículo publicado en 1982 en el "American Journal of Public Health" identifica formaldehído y acroleína como irritantes primarios en el humo del tabaco. Incluso pequeñas cantidades de estos productos derivados de tabaco en combustión pueden causar irritación. El humo del tabaco contiene mucho más allá del umbral de seguridad aceptable para ambos de estos productos químicos. Los autores señalan que fumar "bajo contenido de alquitrán" no disminuye el nivel de irritación de la garganta que sufren las personas que fuman.


  • Cambios vocales

Fumar causa comúnmente cambios vocales, especialmente ronquera y una calidad áspera a la voz. Estos síntomas suelen ir acompañados de dolor de garganta y carraspeo frecuente. La Academia Americana de Otorrinolaringología enumera la exposición frecuente a fumar como una causa conocida de la laringitis crónica, o irritación de la zona de la garganta que se encuentran las cuerdas vocales. La irritación crónica de la laringe o "caja de la voz", puede profundizar y debilitar su voz.


  • Cáncer

Los fumadores tienen un mayor riesgo de cáncer en gran medida de los labios, lengua, boca, garganta y laringe. Según un informe de 2013 de la American Cancer Society, aproximadamente 26,000 estadounidenses son diagnosticados con cáncer de la garganta o laringe cada año. Todas las formas de consumo de tabaco aumenta el riesgo de desarrollar estos tipos de cáncer. Aunque las tasas de supervivencia a 5 años para el cáncer de la boca y la garganta han mejorado desde 1975, la tasa de cáncer de laringe se ha mantenido prácticamente sin cambios. La detección temprana sigue siendo un factor crítico en la supervivencia a largo plazo con los cánceres de la boca, garganta y laringe.
  • En cuanto a los síntomas

Los posibles síntomas de cáncer que afectan a la garganta o laringe incluyen ronquera crónica o cambios vocales; crecimientos o bultos en la garganta o el cuello; sangrado de la garganta o tos con sangre; y dificultad para tragar. Si usted experimenta cualquiera de estos síntomas u otros síntomas relacionados con la garganta, que le preocupan, consulte a su médico tan pronto como sea posible. 



Los fumadores tienen un mayor riesgo de cáncer

viernes, 17 de julio de 2015

Una aplicación permite mandar las coordenadas al teléfono de emergencias 112

La app My122, gratuita, funcionará tanto si hay cobertura 3G como si no


Una nueva aplicación, My112, permite enviar la posición de una persona que llame al teléfono de emergencias 112 y facilita así la respuesta, según la iniciativa que ha presentado este jueves el conseller de Interior Jordi Jané.

La aplicación, desarrollada por Telefónica, es gratuita y proporciona las coordenadas a los servicios de emergencias con pocos metros de error.

El CAT112 ha renovado sus ordenadores y los sistemas de los centros de atención de llamadas de Barcelona (Zona Franca) y Reus (edificio CAT112), así como de sus sistemas informáticos, para que esa información la reciban inmediatamente los cuerpos de emergencias.

Con esta nueva aplicación se puede llamar al CAT112 a través de un icono que aparece en la pantalla y si hay cobertura de datos 4G, 3G o GPRS las coordenadas se enviarán automáticamente, mientras que, si solo hay cobertura por voz, las coordenadas aparecen en pantalla y solo hay que decirlas.

Con el sistema operativo Android, la aplicación se ejecuta automáticamente al llamar al 112, pero con el sistema IOS hay que abrir la aplicación para hacer la llamada.

DISPONIBLE EN TRES IDIOMAS

My112 está disponible en catalán, castellano e inglés y permite el envío de fotografías que ayuden a los equipos de emergencias si lo requieren los operadores del CAT112.

Esta herramienta se suma a las ya desarrolladas por el CAT112 para facilitar el acceso al teléfono de emergencias de colectivos vulnerables como sordos o laringectomizados.

También sigue operativa la aplicación para turistas y para residentes temporales extranjeros en Catalunya (estudiantes e investigadores), que ya enviaban las coordenadas de la persona que avisaba al 112. Jané ha hecho un llamamiento a las operadoras de telefonía para ampliar la cobertura y "ayudar a salvar vidas". 

 


Una aplicación de utilidad para los laringectomizados

jueves, 16 de julio de 2015

Costumbres sexuales, VPH y cáncer oral

En 2013 el actor Michael Douglas manifestó en una entrevista que el cáncer de lengua que había sufrido tres años antes tenía su origen en la práctica de sexo oral. Esta declaración situó en el debate público el papel del virus del papiloma humano (VPH) como agente causal del cáncer oral. Hasta entonces, los cánceres de garganta y boca se habían asociado tradicionalmente al consumo de tabaco y de alcohol. Pero lo cierto es que la literatura científica ya hacía más de una década que analizaba la creciente importancia del VPH como agente causante de estos tipos de cáncer.

Se sabía que el VPH causaba el cáncer de cérvix pero no fue hasta hace unos años cuando también se vio que provocaba un subtipo de cánceres de cabeza y cuello, que es el nombre que reciben aquellos que afectan a la cavidad oral, la faringe y la laringe. El año pasado, la revista Nature publicaba una noticia, «VPH: Sexo, cáncer y un virus», en la que repasaba los trabajos de Maura Gillison, una de las investigadoras que ha aportado mayor evidencia de que el VPH es la causa de unos tipos de tumores, principalmente ubicados en la orofaringe (parte posterior de la cavidad oral).

Más cánceres producidos por el VPH

Alfonso Berrocal, jefe de sección del servicio de oncología del Hospital General de Valencia y miembro de la Junta del Grupo Español de Tratamiento de Tumores de Cabeza y Cuello, explica que efectivamente «se está produciendo un cambio en la epidemiología del cáncer de cabeza y cuello. Está aumentando en una población distinta, que son los pacientes que tienen infección por el virus del papiloma humano. De hecho, clínica y molecularmente posiblemente sea un cáncer diferente al que veíamos hasta ahora en el sentido de que acostumbra a aparecer en gente más joven, de entre 35 y 40 años, y en unas localizaciones más específicas como son las de la orofaringe».

La infección por el VPH no tiene una distribución igual en todos los territorios geográficos. «En los Estados Unidos y el norte de Europa hay un aumento de tumores de orofaringe asociados al VPH. Se estima que cerca de un 60% de los casos, un 80% en el caso de un registro sueco», afirma Alfonso Berrocal. Y continua explicando que en España y, en general en Europa del sur, la incidencia de infección por el VPH es más baja: «la tasa que nosotros tenemos descrita de incidencia del VPH en este tipo de neoplasias es de un 15-20%. Esto posiblemente se pueda atribuir a que el cambio de las conductas sexuales se produjo un poco más tarde».

No tanto el sexo, como el número de parejas

Pero ¿tanto han cambiado nuestras conductas sexuales o es que ahora el análisis del tumor permite conocer mejor las causas? «Posiblemente han pasado varias cosas. Antes no hacíamos serologías para el VPH y ahora sí. Por otra parte, el consumo del tabaco está disminuyendo por lo que encontramos cada vez más proporción de otros casos no relacionados con el tabaco. Y, obviamente, cambio en las conductas sexuales sí que ha habido. Los estudios que hay, hablan de un número importante de parejas. El último que he revisado, el de los suecos, establecen cambios de incidencia entre 1 i 6 parejas, de 6 a 25 y más de 25. El riesgo más elevado estaba por encima de 25 parejas y eso no era tan habitual antes y ahora sí que lo es más. Realmente con lo que tiene que ver es con el aumento de parejas, de saliva compartida. Y en eso, los cambios de conducta han sido importantes» aclara el doctor Berrocal.

Hay que tener en cuenta que no todas las infecciones de VPH causan cáncer. De hecho, la mayor parte de las personas sexualmente activas acaban estando expuestas al virus en algún momento de su vida aunque solo algunos serotipos del VPH son oncogénicos: «En el cáncer de cérvix son el 16 i el 18. En el cáncer de cabeza y cuello, prácticamente el 95% de los casos están asociados al 16. Pero incluso tener una infección por el serotipo 16 tampoco significa que vayas a desarrollar un cáncer. La neoplasia solo la desarrollan algunas personas y puede haber factores adicionales: algún tipo de inmunosupresión o de comorbilidad asociada que favorezca la progresión de la enfermedad», confirma Alfonso Berrocal.

Mayor incidencia en hombres

También se atribuye a las costumbres el hecho de que los cánceres de cabeza y cuello tengan más incidencia entre hombres que mujeres: una mujer por cada cinco hombres en el caso de los producidos por agentes etiológicos como el tabaco y el alcohol, y una por cada tres hombres en los causados por el VPH.

Igualmente, los mecanismos por los que se activa la carcinogénesis son diferentes cuando la etiología es vírica que cuando es un agente cancerígeno como el tabaco. Las mutaciones en la célula tumoral son diferentes y eso hace que los tumores tengan un comportamiento diferente. Se ha visto que los provocados por el VPH presentan mayores índices de curación y por eso ahora se estudia si con tratamientos menos agresivos en estos pacientes se podrían conseguir las mismas tasas de curación.

«Se sabía que el VPH causaba el cáncer de cérvix, pero hace unos años se vio que también provocaba un subtipo de cánceres de cabeza y cuello»

Un cáncer desconocido

El cáncer de cabeza y cuello es el sexto tipo de cáncer más común en Europa. Según la Sociedad Europea de Cáncer de Cabeza y Cuello (EHNS, por sus siglas en inglés) más de 150.000 personas fueron diagnosticadas con estos tipos de cáncer en 2012. Un 60% de estos, más de la mitad, presentaban enfermedad avanzada, cosa que complica el pronóstico y que hace necesario un tratamiento más agresivo. Cuando el paciente se encuentra en fases iniciales, las tasas de curación llegan al 90%. Por eso, hace dos años que esta Sociedad ha iniciado una campaña, «Make Sense Campaign», con el fin de concienciar del problema que suponen estos tipos de cáncer.

A pesar de que algunos famosos como Michael Douglas no han escondido su enfermedad, el cáncer de cabeza y cuello continúa teniendo poca visibilidad pública. «Es un cáncer asociado a actividades como el exceso de consumo de tabaco, al alcohol y ahora, además, al sexo, con lo que son tumores que creo que la gente tiende a esconder. El padre del anterior rey tenía un cáncer de cabeza y cuello [laringe] y eso no contribuyó a una mayor difusión de la enfermedad. De hecho, la impresión de los especialistas es que es una enfermedad aun relativamente desconocida y eso hace que la gente acuda a la consulta muy tarde», confirma Alfonso Berrocal.

De la misma manera opina Marta Camps, odontóloga y que se doctoró bajo la dirección de José Vicente Bagán, jefe de servicio de estomatología del Hospital General de Valencia: «vi mucha odontología hospitalaria y por eso me formé tanto en enfermedades… Ahora ya hace casi veinte años que veo a pacientes en la clínica y aún hay quien me dice: 'ah, pero ¿hay cáncer en la boca?' No se conoce nada».

Síntomas

Las diversas campañas intentan hacer difusión de los síntomas de este tipo de cáncer con el fin de poder hacer un diagnóstico precoz de la enfermedad. Una ronquera, dolor de garganta, molestias al tragar, una llaga en la boca, placas blancas o rojas en la lengua, una disminución de la salivación o un cambio en las mucosas, son algunos de los síntomas ante los que se recomienda visitar al especialista si no han curado en tres semanas. También «una lesión que es dura a la palpación. Un bulto duro en una mucosa que es blanda, es sospechoso» comenta Marta Camps quien insiste en que el diagnóstico precoz es fundamental: «no se puede entretener al paciente tres meses con enjuagues bucales a ver qué tal». Reconoce que ha visto más casos de los que se imaginaba en su vida profesional: «Pensaba que iba a ver uno o dos y últimamente he visto muchos más. En julio, dos en la misma mañana. Estuve todo el verano dándole vueltas y en septiembre, tras las vacaciones, vi otros dos». A pesar de ello, Marta Camps destaca el aspecto positivo: «El cáncer de boca se cura si se diagnostica».

Importancia de la prevención

De momento, los cánceres de cabeza y cuello no disponen de ningún sistema de cribado. Actualmente se investiga con algunas proteínas asociadas a la infección con el fin de poderlas detectar en saliva o en la cavidad oral pero eso aún es a nivel experimental. La mejor prevención continúa siendo la de eliminar los principales factores de riesgo: tabaco y alcohol. Es más «el consumo de tabaco puede potenciar los efectos del VPH, por lo que reducir alcohol y tabaco siempre es positivo» apunta Alfonso Berrocal. Una buena higiene de la cavidad oral también es importante así como adquirir la costumbre de visitar al odontólogo una vez al año y autoexplorarse la boca ante el espejo.



El consumo de tabaco puede potenciar los efectos del VPH
 

miércoles, 15 de julio de 2015

3 copas al día pueden provocar cáncer

El Fondo Mundial de Investigación del Cáncer (WCRF, por sus siglas en inglés) ha establecido cuál es el nivel de alcohol que puede causar cáncer de hígado después de realizar la revisión más amplia emprendida hasta ahora de las evidencias sobre la relación entre la dieta, el peso, la actividad física y la enfermedad.

Su evaluación de 34 estudios anteriores que abarcaban a 8,2 millones de personas, de las cuales más de 24.500 tuvieron cáncer hepático, reveló "sólidas pruebas" que vinculan la ingesta de tres copas por día con la enfermedad.

"Unos tres o más tragos por día pueden bastar para causar cáncer de hígado", dijo Amanda Mclean, directora de la rama británica de la organización solidaria. "Hasta ahora no estábamos seguros de la cantidad de alcohol que podía llevar a un cáncer de hígado. Pero las investigaciones analizadas en este informe son lo suficientemente sólidas como para que por primera vez podamos ser más específicos respecto de esto".

Las conclusiones del WCRF llevaron a la Alcohol Health Alliance, coalición de organizaciones de salud, a afirmar que el alcohol es tan tóxico que las latas y las botellas deberían llevar advertencias de su riesgo para la salud.

"El alcohol, al igual que el tabaco, es un carcinógeno de clase 1 y es absolutamente inaceptable que el público no reciba una información tan elemental", dijo el profesor Sir Ian Gilmore, presidente de la alianza.

"Este informe muestra que no hay un nivel seguro de alcohol en lo que hace a la prevención del cáncer. Es hora de que el gobierno tome medidas para minimizar el riesgo de sufrir daños, como, por ejemplo, asegurarse de que las etiquetas lleven advertencias obligatorias y listas de ingredientes conforme a normas que sean elaboradas en forma independiente de los grupos con intereses creados".

Alrededor de uno de cada cien hombres y una de cada 200 mujeres de Gran Bretaña sufren cáncer de hígado en algún momento de su vida, y 4.703 personas recibieron ese diagnóstico en 2012. El cáncer de hígado tiene uno de los índices de supervivencia más bajos entre los 200 tipos de esa enfermedad.
Las mujeres deberían tratar de limitarse a no más de una copa por día y los hombres a dos para minimizar el riesgo de sufrir la enfermedad, dijo el WCRF.

La Dra. Sarah Jarvis, asesora médica de la agrupación educativa financiada por la industria de las bebidas alcohólicas Drinkaware, señaló: "Para contribuir a reducir el riesgo de sufrir cáncer de hígado relacionado con el alcohol, es mejor beber conforme a las pautas de menor riesgo de 2-3 unidades diarias para las mujeres –es decir, un vaso de 175ml de vino de 13 grados- o 3-4 unidades diarias en el caso de los hombres -850ml de cerveza de 4 grados".

El informe también destaca que la obesidad es un factor de riesgo de cáncer de hígado. Casi uno de cada cuatro casos (24%) de la enfermedad en el Reino Unido podrían prevenirse si las personas mantuvieran un peso normal y no bebieran, se calcula. El cáncer hepático es actualmente el décimo tipo de cáncer que se ha relacionado con el exceso de peso.

El análisis del WCRF también reveló firmes evidencias de que el café podría contribuir a proteger del cáncer de hígado, aunque no se especifica qué cantidad es necesario beber. Anteriormente había relacionado el café con un menor riesgo de cáncer de útero.

Paul Pharoah, profesor de epidemiología de la Universidad de Cambridge, planteó dudas sobre los hallazgos del WCRF. "No creo que los datos publicados sean suficientemente sólidos para llegar a la conclusión de que tres copas por día se asocien específicamente con un riesgo aumentado de cáncer de hígado primario", declaró.

Dos estudios europeos que pertenecían al grupo de los 34 que analizó el WRCF mostraban que las personas que ingerían entre una y tres unidades por día no corrían más riesgo de sufrir cáncer de hígado, pero ambos encontraron pruebas de que cuatro o más copas por día sí aumentan las probabilidades de tener la enfermedad, añadió Pharoah.


El cáncer de hígado, más cerca de lo que parece

martes, 14 de julio de 2015

La contaminación humana produce cáncer en animales salvajes

Lo reveló un estudio que investigó el cáncer que sufren las ballenas Beluga en Canadá


El hecho de que los animales estén afectados por enfermedades tumorales causadas por sustancias tóxicas de nuestra civilización se extiende a gran variedad de animales sobre todo animales marinos como la beluga, los leones marinos, los bagres de agua dulce y otros tipos de peces. Sin embargo la verdadera úlcera de esta Tierra parece ser el hombre y su falta de compresión.

¿Pero de verdad es para los animales tan nefasta la convivencia humana en nuestro planeta?, ¿Cómo es posible que tantísimas especies animales estén desapareciendo? Un estudio que ha realizado la Universidad japonesa de Tokai sobre la capacidad de comunicarse de las Belugas nos revela la respuesta. La Beluga, habita en aguas de zonas árticas y subárticas y es especialmente sociable.

Desgraciadamente estos maravillosos animales están gravemente amenazados de extinción. Especialmente en la costa este de Canadá; En el enorme río de San Lorenzo los científicos han detectado un alto nivel de mortandad de la ballena beluga. Mueren a causa de los llamados adenocarcinomas del intestino delgado, infiltraciones malignas del tejido glandular. Pero ¿cómo es posible que una ballena enferme de este modo? Se sabe que estos blancos mamíferos marinos al buscar su alimento revuelven intensamente el lodo del fondo del mar y éste, justamente en el río de San Lorenzo, esta contaminado entre otras con la sustancia cancerígena llamada Benzopyrene.

Un estudio puso al descubierto que un 27% de las Belugas muertas encalladas en la playa estaban enfermas de cáncer. Además del frecuente cáncer de intestino los investigadores encontraron también con mucha frecuencia en las hembras, tumores de útero.

La ballena Beluga no es la única víctima de la contaminación causada por el hombre, también un 40% de las tortugas marinas que viven en zonas costeras contaminadas están afectadas frecuentemente por fibropapilomas, úlceras que incluso siendo benignas pueden alcanzar un tamaño tan grande que el animal muera por su causa.



¡El bulto de la izquierda es la cabeza de la tortuga!

lunes, 13 de julio de 2015

El tabaco provoca la mitad de las muertes de 12 tipos de cáncer

Investigadores de la Sociedad Americana del Cáncer en Atlanta (Estados Unidos) aseguran que aproximadamente la mitad de las muertes de 12 tipos de cáncer están directamente relacionados con el consumo de tabaco, según los resultados publicados en la revista 'JAMA Internal Medicine'. Aunque la mayor proporción de fallecimientos asociados con el tabaquismo se encuentra en tumores con una elevada prevalencia, como los de pulmón, bronquios, traquea y laringe, el tabaco también está detrás de cerca de la mitad de las muertes por tumores de la cavidad oral, esófago y vejiga.

"Aunque hemos hecho muchos progresos en la lucha contra la epidemia de tabaquismo en Estados Unidos, todavía hay mucho trabajo por hacer", ha defendido Rebecca Siegel, autora principal del estudio. Según sus estimaciones, de las 345.962 muertes por cáncer que se registraron en Estados Unidos en 2011 en población adulta de más de 35 años, un total de 167.805 estaban directamente relacionadas con el tabaco.

Para llegar a estos datos, Siegel y su equipo utilizaron datos de las últimas encuestas nacionales, en las que se preguntaba por hábitos de consumo tabáquico e historial clínico, y se aplicó una fórmula estándar para calcular la proporción de casos que no se habrían producido en caso de no haber fumado.

De este modo, vieron que los tumores en los que el tabaco es más responsable es en los de pulmón, bronquios y tráquea, con 125.799 fallecimientos que representarían el 80 por ciento de estos tumores. En otros casos, como en el de esófago, el tabaco estaría detrás del 50 por ciento de las muertes, mientras que en el cáncer de vejiga es responsable del 45 por ciento de casos.

Además, y aunque su importancia es menor, también atribuyeron al tabaquismo el 17 por ciento de las muertes por cáncer de riñón, el 20 por ciento de las muertes por cáncer de estómago, el 22 por ciento de las muertes por cáncer de cuello de útero y el 24 por ciento de las muertes por cáncer de conductos biliares del hígado.

Los autores del estudio reconocen que el estudio tiene algunas limitaciones, ya que la muestra empleada ofrecía poca diversidad racial y el nivel educativo era más bajo que la media nacional de Estados Unidos.

Tabaquismo pasivo

Asimismo, añaden, pueden haberse subestimado las muertes por cáncer relacionadas con el tabaquismo pasivo, que según diferentes estudios pueden causar un 5 por ciento adicional de las muertes por cáncer de pulmón, o el uso de cigarros, pipas, o sin humo tabaco. De hecho, reconoce Siegel, aunque en los últimos años la prevalencia del tabaquismo está disminuyendo lentamente, el uso de productos alternativos va en aumento. Así, se sabe que el consumo de puros o pipas de agua se ha duplicado desde el año 2000. "Aunque no podemos saber con exactitud cuántas personas no se están iniciando en el consumo de tabaco en favor de estos otros productos, los cigarrillos electrónicos son ahora la variante del tabaco más común entre los estudiantes de secundaria", ha añadido.

Apoyo para dejar de fumar

Además, otro trabajo también publicado en 'JAMA Internal Medicine' muestra como la recomendación de los médicos o la advertencia de los peligros del cáncer de pulmón no es suficiente motivación para que estos pacientes abandonen el tabaco. En el trabajo, realizado por un equipo del Hospital General de Massachusetts en Boston (EE.UU), participaron más de 3.000 fumadores un año después de haber sido diagnosticados con este tumor, para ver si el apoyo y la información recibida era suficiente para que dejaran el tabaco.

Los fumadores que recibieron consejos o se le prescribía un tratamiento de deshabituación tabáquica tenían un 40 por ciento más de probabilidades de dejar de fumar, mientras que los que además contaban con un apoyo y un seguimiento para comprobar sus progresos, el éxito se conseguía en el 46 por ciento de los casos.

"Los fumadores se enfrentan a barreras físicas, ambientales y sociales para dejar de fumar", ha defendido Elyse Park, autor del estudio, que anima a dotar de más recursos a los médicos de Atención Primaria para que el abandono del tabaco tenga más éxito.



 
La mejor forma de evitar riesgos

viernes, 10 de julio de 2015

La importancia de controlar la acidez

Expertos alertaron que la acidez estomacal no debe tomarse a la ligera cuando se presenta más de dos veces al mes, pues puede producir inflamación del esófago y presentar reflujo gastroesofágico (ERGE), esófago de Barrett y cáncer de ese órgano
.
De acuerdo con un estudio del especialista de Gastroenterología de Mayo Clinic, Jeffrey Alexander, el reflujo ácido y la ERGE pueden provocar la enfermedad llamada esófago de Barrett, la cual cambia el color y la composición del tejido que reviste la parte inferior del esófago, cambios que se vinculan con más riesgo de cáncer.

Resaltó que en la mayoría de casos, el reflujo ácido y la ERGE pueden tratarse bien antes de que causen daños en el esófago, de ahí la importancia de acudir al médico cuando aumentan los episodios de acidez estomacal.

El especialista explicó que el reflujo ácido se produce cuando el ácido estomacal refluye al esófago o conducto que conecta la garganta con el estómago, lo que provoca un sabor de comida o líquido agrio en la parte posterior de la boca, dolor o presión en el tórax, o una sensación de ardor en el pecho, conocida como acidez estomacal.

Aclaró que “es muy común presentar reflujo ácido de vez en cuando y de hecho, casi todo el mundo lo ha sentido; pero el reflujo ácido se convierte en un problema cuando ocurre a menudo e implica gran cantidad de ácido o afecta la parte del esófago más cercana a la garganta”.

Además, refirió que la ERGE es el tipo más fuerte de reflujo ácido y su síntoma más común es la acidez estomacal frecuente, regurgitación de comida o líquido agrio, dificultad para tragar, tos, silbido del pecho y dolor del tórax, sobre todo al acostarse por la noche.

Comentó que cuando el reflujo es sólo una molestia ocasional o es leve, es posible que sólo se necesite un medicamento de venta libre para controlar los síntomas, como los antiácidos que neutralizan el ácido estomacal o inhibidores de la bomba de protones, y los fármacos que disminuyen la producción de ácido en el estómago.

Sin embargo, agregó, también es importante hacer cambios en el estilo de vida para ayudar a controlar los síntomas de reflujo, tales como ingerir comidas más pequeñas; evitar los alimentos que uno sabe producen acidez estomacal u otros síntomas.

Además, se debe permanecer en posición vertical después de comer, porque recostarse suele desencadenar esos síntomas. Asimismo, es importante no fumar y, si una persona tiene peso elevado, se debe esforzar por mantener un peso sano porque los kilogramos adicionales pueden ejercer presión sobre el abdomen y ocasionar que el ácido refluya al esófago.

Subrayó que si los medicamentos de venta libre y los cambios en el estilo de vida no son suficientes para aliviar los síntomas, o si se vuelven más graves, entonces es momento de acudir al médico, para recibir un tratamiento para controlar el reflujo.

Agregó que la mayoría de las veces, los medicamentos logran controlar el reflujo ácido y sólo en los casos más graves de ERGE, en los que los medicamentos no son suficientes, la alternativa puede ser una cirugía, para lo cual existen procedimientos diferentes para impedir que el ácido estomacal ingrese al esófago.

¿Qué es?

La acidez de estómago que consiste en una especie de quemazón o ardor sube hasta la laringe. Lo normal es que el cardias permanezca cerrado mientras se hace la digestión. Sin embargo, en ocasiones, esta válvula se relaja y deja pasar los ácidos gástricos al esófago. Este proceso se denomina reflujo gastroesofágico. Hay que tener en cuenta que los tejidos del esófago se resienten con la acción del ácido y esto puede dar lugar a una enfermedad llamada esófago de Barrett, el paso previo al cáncer de esófago.

Causas

Aproximadamente un tercio de la población sana experimenta reflujo gastroesofágico al menos una vez al mes. El reflujo suele ir acompañado de pirosis, la sensación de ardor y acidez en el esófago que no constituye en sí mismo una enfermedad pero, si se repite frecuentemente, puede ocasionar importantes trastornos.

Síntomas de acidez de estómago

El síntoma más común del reflujo es la pirosis o el ardor de estómago y del esófago, pero también se puede experimentar regurgitaciones, o un sabor ácido y amargo que invade la boca. Se diferencia de las náuseas en que no se acompaña por contracciones de la pared abdominal. Otros síntomas que acompañan al reflujo son la disfagia o dificultad para tragar, que puede producir cierto dolor. Esta alteración puede producirse en los casos más graves o incluso podría ser una señal de cáncer esofágico. Junto con la disfagia puede producirse un dolor en el pecho, a la altura del esternón; es importante no confundirlo con una angina de pecho o un infarto.

Prevención

Además de evitar ciertos alimentos, el café, el tabaco y el alcohol, cuando se produzca un episodio de acidez se debe evitar tumbarse, puesto que esta posición favorece la subida de los ácidos al esófago. Es preferible reposar con la cabeza por encima del tronco para facilitar la bajada de los jugos. Si el reflujo gastroesofágico se repite con mucha frecuencia, es recomendable acudir a un especialista para determinar la causa, puesto que los síntomas del reflujo pueden estar ocultando una úlcera.

Tratamientos

En caso de aparición ocasional del ardor de estómago, los antiácidos pueden aliviar el dolor, pero siempre que se consuman de vez en cuando y bajo un asesoramiento médico.


Es importante no despreciar sus efectos

jueves, 9 de julio de 2015

Ampollas y cáncer de piel: cuándo empezar a preocuparse


Es común quemarse debido al exceso de exposición al sol, pero, ¿cuándo se puede considerar grave una quemadura? La Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), contesta que si una ampolla causada por el sol dura más de dos días ya se le puede otorgar la cualidad de peligrosa.

    Si una ampolla causada por el sol dura más de dos días ya se le puede otorgar la cualidad de peligrosa

Para prevenir este tipo de problemas, la asociación recomienda evitar la exposición al sol en las horas en las que más incide (sobre todo entre las 12 y las 16 horas); cuidar piel y ojos, para lo que hay que llevar gorra, camiseta y gafas de sol; poner protección solar con un factor superior a 30 y aplicando de nuevo cada 2 horas; prescindir del el uso de cabinas de bronceado.

Los niños necesitan cuidados especiales aunque, al final, lo mejor es protegerlos empleando un protector solar con factor superior a 30 y camiseta y gorra en todo momento para tapar la máxima superficie corporal posible.

EVITAR EL MELANOMA

Si no se siguen estas pautas, la piel sufre el riesgo de desarrollar, no solo quemaduras, sino un cáncer de piel. Aunque el melanoma no es el cáncer cutáneo más frecuente, sí que es uno de los más mortales. Controlar el aspecto de los lunares y las manchas de la piel es esencial para detectar a tiempo un posible riesgo.

Es por ello que los expertos idearon la llamada regla ABCDE. Esta consiste en analizar la asimetría de la mancha, los bordes, el color, el diámetro y la evolución. Si bien estos cinco puntos no son determinantes, son un punto de partida para acudir al dermatólogo en caso de ver algo raro.

DIFERENCIAR UN MELANOMA DE UNA MANCHA BENIGNA

Para descartar un posible cáncer de piel, han de conocerse las características de un lunar común. Normalmente, tiene un tamaño inferior a 5 o 6 mm de ancho y la forma suele ser redonda u ovalada, con un área lisa y borde regular.

Además, el color puede variar entre rosado, tostado o castaño, pero siempre con tonos homogéneos. No obstante, la gente con piel más oscura suele presentar lunares más oscuros, lo que no quiere decir que necesariamente sea un lunar perjudicial.

Entonces, ¿cuándo se puede sospechar de un melanoma? La regla del ABCDE es un viejo truco que permite determinar si hay riesgo o no. El primer punto a tener en cuenta es la asimetría. La forma de un melanoma maligno no es simétrica como lo puede ser una mancha de la piel no peligrosa. Esto quiere decir que si se traza una línea que divide el lunar, las mitades no coinciden.

En segundo lugar, los bordes irregulares y el color desigual. Si la tonalidad cambia dentro del mismo lunar es motivo de alarma. El color puede mostrarse con tonos bronce, marrón o negro. Incluso, a veces es posible que sea blanco, rojo, azul u otro matiz.

Las manchas de la piel peligrosas suelen tener un diámetro superior a 5 o 6 mm, aunque no siempre es así (no se puede excluir un melanoma por ser más pequeño). Como referencia para averiguar si la mancha supera estas dimensiones, se puede pensar en la goma de borrar de un lapicero.

Finalmente, hay que evaluar la evolución. Un buen indicador de posible melanoma es que el lunar haya cambiado de aspecto o revele síntomas de picor, dolor o sangrado.

Teniendo en cuenta esta regla, la AEDV advierte de que no necesariamente todos los melanomas malignos cumplen todos y cada uno de los puntos anteriores. Puede que sólo adquiera alguna de las características mencionadas.





Hay que tener cuidado con el exceso de exposición al sol

miércoles, 8 de julio de 2015

El tabaco negro y el rubio provocan diferente cáncer de laringe

La Asociación Española Contra el Cáncer acaba de cerrar su programa de actividades en Mieres hasta que arranque el nuevo curso en septiembre. El otorrinolaringólogo Miguel Álvarez-Buylla ofreció en la Casa de Cultura una charla sobre el cáncer de laringe, una enfermedad que en el 90 por ciento de los casos está relacionada directamente con el tabaquismo: "En esta patología en concreto, cuento más se fume más aumenta el riesgo de contraer la enfermedad", explicó el ponente. En el aspecto positivo, apuntó que estos tumores tiene un alto porcentaje de curación, son fácilmente detectable y se pueden prevenir con pautas de vida saludables.

Miguel Álvarez-Buylla explicó que el riesgo de contraer cáncer de laringe aumenta a partir de los 59 años. Se trata de los tumores malignos más frecuentes en cabeza y cuello, con 17 casos pronosticados en España cada año por cada 10.000 habitantes. En Asturias son habituales las dolencias que se originan por encima de las cuerdas vocales. "Es difícil analizar los motivos, pero puede estar relacionado con el tipo de tabaco que se consume", apuntó Álvarez-Buylla. En este sentido, los expertos sostienen que el tabaco negro podría potenciar este tipo de tumores, mientras que los componentes del tabaco rubio desencadenarían problemas por debajo de las cuerdas vocales.

La sintomatología
 
La sintomatología de esta enfermedad es amplia. Puede producir dolor de garganta o tos que no desaparece, dificultad para tragar, molestias en el oído, bultos en el cuello o en la garganta, o incluso cambio de la voz o ronquera. Por ello, es necesario, según remarcó Álvarez-Buylla, realizar una política de prevención basada en disminuir el consumo de tabaco y de alcohol para evitar su aparición, e insistir en el diagnóstico precoz, dado que en los estadios iniciales el pronóstico es "excelente", acompañado además de una buena funcionalidad laríngea, mientras que en los estadios avanzados el pronóstico es "mediocre", siendo a menudo necesario tener que sacrificar toda la laringe.




El tabaco rubio y negro no provocan los mismos tipos de cáncer de laringe

martes, 7 de julio de 2015

La hipertermia en el tratamiento del cáncer

¿Qué es la hipertermia?

La hipertermia (también llamada terapia térmica o termoterapia) es un tipo de tratamiento contra el cáncer mediante el cual se expone el tejido del cuerpo a altas temperaturas (de hasta 113°F o 45°C). Las investigaciones han mostrado que las altas temperaturas pueden dañar y destruir células cancerosas, generalmente causando lesiones mínimas a los tejidos normales. Al destruir las células cancerosas y dañar las proteínas y estructuras dentro de las células, la hipertermia puede reducir los tumores.

El método de la hipertermia se está evaluando en estudios clínicos (estudios de investigación que se hacen con personas) y todavía no está disponible en forma generalizada.

¿Cómo se usa la hipertermia para el tratamiento del cáncer?

La hipertermia se usa casi siempre junto con otros métodos de terapia para el cáncer, como la radioterapia y la quimioterapia. La hipertermia puede aumentar la sensibilidad de algunas células cancerosas a la radiación o dañar otras células cancerosas que la radiación no puede destruir. Cuando se combina la hipertermia con la radioterapia a menudo se administran con una hora de diferencia. La hipertermia también puede mejorar los efectos de ciertos medicamentos contra el cáncer.

Se han realizado numerosos estudios clínicos para estudiar a la hipertermia en combinación con radioterapia o quimioterapia. Estos estudios se han centrado en el tratamiento de varios tipos de cáncer, entre ellos el sarcoma, el melanoma y los cánceres de cabeza y cuello, cerebro, pulmón, esófago, seno (mama), vejiga, recto, hígado, apéndice, cuello uterino y del revestimiento peritoneal (mesotelioma). Muchos de estos estudios, aunque no todos, han indicado una reducción significativa del tamaño del tumor cuando se combina la hipertermia con otros tratamientos. Sin embargo, no todos estos estudios han demostrado un aumento de la supervivencia en pacientes que recibieron los tratamientos combinados .

¿Cuáles son los diferentes métodos de hipertermia?
 
En la actualidad se están investigando varios métodos de hipertermia, entre ellos, la hipertermia local, regional y de cuerpo entero .
 
Cuando se usa hipertermia local, el calor se aplica en un área pequeña, como un tumor, y se usan varias técnicas para suministrar energía a fin de aumentar la temperatura en esa área. Se pueden usar diferentes fuentes de energía para aplicar calor, por ejemplo microondas, radiofrecuencia y ultrasonido. Según dónde esté localizado el tumor, existen varios métodos para el uso de la hipertermia local:
 
Los enfoques externos se usan para tratar tumores que están en la piel o justo por debajo de la misma. Se colocan aplicadores externos alrededor o cerca de la región a tratar, y se concentra la energía en el tumor para elevar su temperatura.

Los métodos intraluminal o endocavitario se pueden usar para tratar los tumores que están dentro o cerca de las cavidades del cuerpo, como el esófago o el recto. Se coloca una sonda dentro de la cavidad que luego se inserta en el tumor para aplicar energía y calentar el área de manera directa.

Las técnicas intersticiales se usan para tratar tumores en lugares profundos del cuerpo, como los tumores cerebrales. Esta técnica permite tratar al tumor con temperaturas aún más elevadas que las técnicas externas. Con el paciente bajo anestesia, se insertan sondas o agujas en el tumor. Se pueden utilizar técnicas de imaginología, como la ecografía, para asegurarse de que la sonda esté en la posición correcta dentro del tumor. A continuación se inserta la fuente de calor dentro de la sonda. La ablación por radiofrecuencia es un tipo de hipertermia intersticial que usa ondas de radio para calentar y destruir células cancerosas.
 
Cuando se usa hipertermia regional, se pueden aplicar varios métodos para calentar o elevar la temperatura de grandes áreas de tejido, como una cavidad del cuerpo, un órgano o una extremidad.
 
Los enfoques de tejido profundo pueden usarse para tratar cánceres dentro del cuerpo, como el cáncer de cuello uterino o de vejiga. Los aplicadores externos se colocan alrededor de la cavidad del cuerpo u órgano a tratar, y se concentra la energía por microondas o radiofrecuencia en el área a fin de elevar su temperatura.
 
Las técnicas de perfusión regional se pueden usar para tratar cánceres en los brazos y las piernas, como el melanoma, o cánceres en algunos órganos, como en el hígado o el pulmón. En este procedimiento, se extrae parte de la sangre del paciente, se calienta y luego se bombea (por perfusión) de regreso a la extremidad u órgano. Durante este tratamiento, el paciente recibe por lo general medicamentos contra el cáncer.
 
La perfusión peritoneal hipertérmica continua (CHPP) es una técnica que se usa para tratar cánceres en la cavidad peritoneal (el espacio dentro del abdomen que contiene a los intestinos, el estómago y el hígado), incluidos el mesotelioma peritoneal primario y el cáncer de estómago. Durante la cirugía, los medicamentos contra el cáncer que se han calentado fluyen desde un dispositivo que eleva la temperatura a través de la cavidad peritoneal. La cavidad peritoneal alcanza temperaturas de 106-108°F (41,1-42,2°C).

La hipertermia de cuerpo entero se usa para tratar cánceres metastásicos que se han diseminado por el cuerpo. Esto se puede lograr mediante varias técnicas que elevan la temperatura del cuerpo a 107–108°F (41,6–42,2°C) como, por ejemplo, el uso de cámaras térmicas (similares a grandes incubadoras) o mantas de agua caliente.

La eficacia del tratamiento por hipertermia está relacionada con la temperatura que se logra alcanzar durante el tratamiento, así como la duración del tratamiento y las características de las células y el tejido. Para garantizar que se alcance la temperatura deseada, pero que no se exceda de ahí, se mantiene bajo vigilancia la temperatura del tumor y del tejido circundante durante el tratamiento de hipertermia. Con anestesia local, el médico inserta pequeñas agujas o tubos con termómetros minúsculos en el área de tratamiento para monitorear la temperatura. Se pueden usar técnicas de imaginología, como por ejemplo la TC (tomografía computarizada), para asegurarse de que las sondas estén en la posición adecuada.

¿La hipertermia tiene alguna complicación o causa efectos secundarios?

La mayoría de los tejidos normales no se dañan durante la hipertermia si la temperatura permanece por debajo de 111°F (43,8 °C). Sin embargo, debido a las diferencias regionales en las características de los tejidos, es posible que se registren temperaturas más elevadas en ciertos puntos. Esto puede tener como consecuencia quemaduras, ampollas, molestias o dolor. Las técnicas de perfusión pueden causar inflamación de tejidos, coágulos de sangre, sangrado y otras lesiones a los tejidos normales en el área que se trató con perfusión; no obstante, la mayoría de estos efectos secundarios son temporales. La hipertermia de cuerpo entero puede causar efectos secundarios más graves, como enfermedades cardíacas y vasculares, pero este tipo de efectos son poco frecuentes. Luego de la hipertermia de cuerpo entero, es frecuente observar en los pacientes diarrea, náuseas y vómitos.

¿Qué futuro tiene el tratamiento con hipertermia?

Antes de que se pueda considerar a la hipertermia como un tratamiento estándar para el cáncer, se deberán superar numerosos obstáculos. Se están llevando a cabo varios estudios clínicos con el fin de evaluar la eficacia de este método. Algunos estudios continúan la investigación de la hipertermia en combinación con otros tipos de tratamiento para diferentes tipos de cáncer. Otros estudios se centran en mejorar las técnicas de hipertermia.

Una nueva técnica que ha mostrado buenos resultados