Publicitat

viernes, 18 de diciembre de 2015

Ejercicio y dieta previenen el 30% de los cánceres

    «Tenemos que dejar de ver la educación física como una competición y basarla en el desarrollo de hábitos saludables en los niños»

En España se detectan anualmente un 26.000 cánceres de mama. Contra los hereditarios, un 10% de ellos, solo se puede estar vigilante y acudir de forma regular a las revisiones pero al resto cabe plantarles cara con hábitos de vida saludable. De ello habló ayer Soraya Casla, doctora en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte e investigadora del grupo Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM), en el Centro Niemeyer, en el marco de las actividades paralelas a la entrega de los Premios Luis Noé Fernández 2015, convocados por la Fundación Alimerka.

-¿Ejercicio y dieta, un tándem de éxito?

-Sí. Hay que moverse para gastar las calorías que ingresamos, porque nuestro cuerpo lo necesita, y también para mantenerlo en sus niveles de capacidad vascular. Pero, sobre todo, hay que comer bien.

-¿Incorporar esos hábitos qué porcentaje de cánceres evitaría?
-Se podrían evitar el 30% de todos los cáncer del mundo. Está demostrado que la obesidad causa el 4% de todos los tumores mundiales.

-La información es abundante y accesible. ¿Qué otras herramientas se pueden emplear para concienciar?

-El punto lo tenemos que poner en la educación. Tenemos que dejar de contemplar la asignatura de educación física como una competición deportiva y basarla en el desarrollo de competencias y de hábitos saludables que acerquen a los niños al bienestar de su propio cuerpo y con la nutrición como contenido fundamental. Que el propio ejercicio físico no se limite a solo dos días a la semana. Es muy importante también la divulgación en colegios sobre hábitos tóxicos como la ingesta de alcohol y el tabaco. Se ha visto que mujeres que de jóvenes tomaron más alcohol y fumaron tienen más probabilidad de sufrir un cáncer de mama.

-¿Cuánto y qué tipo de ejercicio se debe hacer?

-El Colegio Americano de Medicina Deportiva y la Organización Mundial de la Salud proponen un mínimo de ejercicio físico que no es diferente al que debería hacer el resto de la población. Son 150 minutos a la semana (30 minutos, cinco días a la semana) combinando dos días de tonificación y otros tres de resistencia o, como se llama vulgarmente, trabajo cardiovascular como caminar, correr, nadar, bicicleta o bailar. Y siempre es mejor hacer todos los días un poco que mucho unas pocas veces.

-¿Y no ha de ser más específico en mujeres operadas?

-En estos casos siempre hay que hacer especial incidencia en algunas partes y tipos de ejercicio concretos, por eso siempre recomiendo especialistas en ejercicio oncológico, que actualmente no hay muchos pero que, quizás por eso, sería el momento ideal para su formación. Asociaciones de pacientes y hospitales podrían contar con ellos como apoyo a un trabajo multidisciplinar junto fisioterapuetas y oncólogos.

-¿Cómo incorporar el ejercicio a pacientes que acusan un gran cansancio o fatiga?

-Es cierto que la fatiga crónica es un efecto secundario habitual. El 70% de los pacientes lo presenta hasta un año después del tratamiento y no tiene cura. El ejercicio ha demostrado ser el mejor remedio para combatir el problema. Es necesario reducir intensidad y adaptarla. No forzar en esos días en los que la quimioterapia más altera el cuerpo pero incorporar los 30 minutos de ejercicio diario en dos tandas de 15 por la mañana y por la tarde. Yo hago mucho hincapié en hacer ejercicio en grupo porque así es más fácil motivarse.

-Actualmente su grupo de trabajo intenta demostrar que el ejercicio influye en la recurrencia y progresión de un tumor.

-Sí. Esto supondría una ventana de oportunidades en el tratamiento, con terapias no tóxicas y que además prevengan los efectos secundarios de otras. Nos puede abrir la puerta a nuevas rutas metabólicas que puedan servir a otros fármacos para atacar la agresividad tumoral. Pero estamos buscando financiación porque nosotros no dependemos de ninguna farmacéutica.


Ejercicio y dieta, un tándem de éxito

jueves, 17 de diciembre de 2015

El cáncer no es cuestión de ‘mala suerte’

Hace unos meses, la revista Science publicó un controvertido artículo que sostenía que dos tercios de los cánceres existentes se producen debido a factores aleatorios. Hoy, un nuevo trabajo publicado por Nature desmiente esa teoría y demuestra que el peso de los factores externos en el riesgo de que se desarrolle la enfermedad es de entre el 70% y el 90%. El descubrimiento tiene implicaciones positivas en la investigación y prevención del cáncer.

A principios de año, un estudio desató la polémica al achacar al azar una gran parte del riesgo de desarrollar tumores. Ahora, un equipo de investigadores de EE UU confirma en la revista Nature que el riesgo de padecer un cáncer está más influenciado por factores extrínsecos o del entorno –como la exposición a la radiación ultravioleta– que intrínsecos –como los problemas que puedan surgir en la replicación del ADN–.

Estas ideas entran en contraposición con el polémico trabajo, realizado por Cristian Tomasetti y Bert Vogelstein y publicado en la revista Science, el cual sostenía que dos tercios de los tumores se producen debido a la ‘mala suerte’.

“La mayoría de los cánceres se deben a factores de riesgo externos”, explica Yusuf Hannun

“Sus autores exponían que el cáncer es causado únicamente por factores intrínsecos, como las mutaciones de las células, y no extrínsecos. Nuestro estudio manifiesta justo lo contrario: que la mayoría de los cánceres se deben a factores de riesgo externos”, explica a Sinc Yusuf Hannun, autor principal del nuevo artículo e investigador en la Universidad de Stony Brook (EE UU).

Tomasetti y Vogelstein asumieron la idea no demostrada de que la aparición de un cáncer depende del número de veces que las células humanas se dividen: es decir, cuantas más divisiones haya, mayor será la probabilidad de que puedan dar lugar a un tumor.

Ambos autores concluyeron entonces que los fallos acumulados en este proceso se debían simplemente a una cuestión de azar, o en sus propias palabras, a la “mala suerte” (con una posibilidad del 65% de que esto ocurriese).

No obstante, Hannun y su equipo han utilizado datos epidemiológicos y realizado análisis de mutaciones celulares, y los resultados obtenidos demuestran que los factores intrínsecos, como los señalados por Tomasetti y Vogelstein, contribuyen en menos de un 10–30% al desarrollo de un cáncer. Sin embargo, los factores externos constituyen entre el 70 y el 90% del riesgo de padecer esta enfermedad.

Según Hannun, lo importante es comprender cuáles son esos factores externos que influyen en la formación de tumores

“Nuestro estudio prueba definitivamente que la ‘mala suerte’, es decir, las mutaciones aleatorias que ocurren de forma natural al dividirse las células, no es una explicación suficiente para la aparición de un tumor. Por el contrario, los factores extrínsecos tienen una influencia predominante”, apunta Hannun.

 Identificar los factores externos

 Yusuf Hannun considera que la prevención es la pieza clave en la lucha contra el cáncer e insta a que la población, los gobiernos y los donantes privados hagan de ello una prioridad.

También apunta la importancia de que la investigación en este campo se centre en comprender cuáles son esos factores externos que influyen en la patogénesis de los tumores. Ello debe sumarse a un incremento en las medidas de prevención, según el autor.

“En el futuro queremos ampliar el modelo teórico de nuestro estudio para incorporar los efectos de los factores extrínsecos y entender el desarrollo del cáncer y sus riesgos, así como crear un modelo general que sirva para predecir cómo determinados sucesos en un periodo temprano pueden influir en el desarrollo del cáncer”, concluye el experto.


La prevención es la pieza clave en la lucha contra el cáncer

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Bon Nadal i un Feliç Any Nou 2016!

Des de
l'Associació Barcelonesa de Laringectomitzats,
 us volem desitjar un 
Bon Nadal i un Feliç Any Nou 2016



Desde la
Asociación Barcelonesa de Laringectomizados
 os deseamos una
Feliz Navidad y un Próspero Año Nuevo 2016



martes, 15 de diciembre de 2015

El alcohol aumenta el riesgo de desarrollar cáncer

Ya los estudios han demostrado que el consumo de alcohol está relacionado con varios tipos de cáncer, pero no se sabía cómo. Pues bien, una investigación detectó precisamente la forma en que el alcohol podría aumentar el riesgo de desarrollar esta enfermedad. Para estar bien informada(o), y para recibir consejos saludables para evitar el cáncer, sigue leyendo.
Con seguridad que ya has leído o escuchado, a través de www.vidaysalud.com y otros medios de información, que el consumo del alcohol aumenta el riesgo de desarrollar distintas enfermedades, entre ellas muchos tipos de cáncer. El alcohol es uno de los factores de riesgo para el desarrollo de algunos tipos de cáncer como el de mama, boca, laringe y faringe, y esófago, así como el cáncer del hígado, de los ovarios, del estómago y el cáncer colorrectal. Ahora, un grupo de investigadores de la Universidad de Minnesota en Minneapolis, Estados Unidos, ha encontrado el dato que podría explicar por qué sucede.

Según el hallazgo, presentado en una reunión anual de la Sociedad Química Americana, cuando el cuerpo metaboliza (o descompone) el alcohol, se forma una sustancia llamada acetaldehído, que tiene una composición química similar a la del formaldehído, que es un conocido carcinógeno que puede dañar el ADN.

¿Cómo llegaron a esas conclusiones? Pues los investigadores les dieron dosis crecientes de vodka una vez a la semana a diez voluntarios, durante tres semanas. Y encontraron que los niveles de aductos de ADN (que son formas de ADN que resultan de una exposición a sustancias carcinogénicas), aumentaron hasta cien veces en las células orales (de la boca) de los participantes, horas después de cada dosis, aunque los niveles bajaron luego de 24 horas.

Los investigadores explicaron que la mayoría de las personas que beben socialmente no desarrollan cáncer porque tienen una enzima llamada alcohol deshidrogenasa, que convierte al acetaldehído en una sustancia llamada acetato, que no hace daño.

El problema es que algunas personas no pueden convertir el acetaldehído en acetato porque tienen una variante del gen del alcohol deshidrogenasa y, por eso, tienen más probabilidades de desarrollar cáncer del esófago por beber alcohol.

Por ejemplo, detallaron que alrededor del 30 por ciento de las personas de ascendencia asiática tienen esta variante y que los americanos nativos y los nativos de Alaska también tienen una deficiencia en la producción de esta enzima.

Como estas conclusiones fueron presentadas en un congreso, deben ser consideradas como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales. Mientras tanto, recuerda que hay distintos hábitos saludables que pueden ayudarte a disminuir el riesgo de desarrollar cáncer. Toma nota:
  •     Haz ejercicio regularmente.
  •     Mantén un peso saludable.
  •     Lleva una dieta sana, a base de frutas y verduras.
  •     Reduce el consumo de carnes rojas y evita quemarlas al cocinarlas.
  •     Evita el tabaco en todas sus formas (cigarrillos, habanos o puros, tabaco de mascar).

Por último, si te gusta beber ocasionalmente, en reuniones sociales o cuando sales con amigos, recuerda que la clave es tomar con moderación, es decir: máximo, dos copas o tragos al día si eres un hombre de 65 años o menor y una copa o trago al día si eres una mujer o si eres un hombre de 66 años o más. Ten en cuenta que una copa o un trago equivale a 12 onzas o 35 mililitros de cerveza, 5 onzas o 148 mililitros de vino o 1,5 onzas o 44 mililitros de bebida destilada.

Aunque hay estudios que apoyan el consumo moderado de alcohol (y específicamente las ventajas del vino tinto sobre la salud, sobre todo la del corazón), el exceso del alcohol puede convertirse en una enfermedad y puede causar varios problemas de salud, algunos graves como pancreatitis, cáncer del hígado y cirrosis, que hasta pueden poner en riesgo la vida. Si tomas bebidas alcohólicas, hazlo con moderación poniendo en primer lugar tu salud para que puedas brindar durante muchos años con tu familia y tus amigos.



Hay que beber con moderación

lunes, 14 de diciembre de 2015

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de faringe?

El cáncer de faringe o faríngeo es un tumor maligno que puede afectar y aparecer en cualquier zona de la garganta, incluidas las amígdalas y la laringe. Aunque se desconoce la causa exacta, se ha señalado que una gran parte de cánceres de este tipo están muy vinculados al tabaquismo, y a otros factores como el alcoholismo o determinadas infecciones virales. Es fundamental un diagnóstico prematuro para una evolución favorable de la enfermedad y evitar complicaciones, como pueden ser trastornos graves en la deglución y el sistema respiratorio. 

    La faringe es un pequeño tubo muscular que se ubica en la parte posterior de la cavidad oral y nasal, y que conecta la boca con el esófago. Tiene una doble función, pues por un lado permite el paso del aire hacia la tráquea y, por otro, que los alimentos lleguen al esófago.

    La faringe se divide en tres partes diferenciadas: nasofaringe (zona superior de la garganta detrás de la nariz), orofaringe (parte media de la faringe, cavidad oral) e hipofaringe (zona inferior de la garganta a la altura de la laringe), por lo que en función de donde se encuentre localizado el tumor y de las estructuras adyacentes que haya sido afectadas, se puede distinguir una sintomatología u otra.

    De este modo, en función de la localización del tumor podemos decir que los síntomas del cáncer de faringe que pueden experimentar los pacientes son los siguientes:

  •         Carcinoma en la nasofaringe: obstrucción nasal, hemorragia nasal, inflamación en la parte media del oído, taponamiento de un oído, sangrado en el oído, dolores de cabeza.

  •         Carcinoma en la orofaringe: dolores y molestias al tragar, dolor de garganta, saliva con presencia de sangre, alteración en el sonido de la voz, y en el caso de que el carcinoma se extienda hacia los músculos de la mandíbula, se puede presentar rigidez y dolor en la articulación temporomandibular.

  •         Carcinoma en la hipofaringe: dolor de garganta y al tragar, el cual puede extenderse hasta el oído, ronquera, alteración en el sonido de la voz y dificultad para respirar con normalidad.

    En todos los tipos anteriores, es probable que perciba un bulto o nódulo en el cuello y en consecuencia a los dolores al tragar, los pacientes pueden presentar una importante pérdida de peso involuntaria.

    A pesar de que se desconoce la causa exacta de la mutación celular que da lugar al desarrollo de los tumores, los especialista han señalado que existen determinados factores que pueden incrementar el riesgo de padecer de cáncer de faringe. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  •         Tabaquismo: las personas fumadoras son mucho más propensas a desarrollar este tipo de cáncer que las que no tiene el hábito del cigarrillo. En el siguiente artículo damos algunos consejos útiles para dejar de fumar.
  •         Consumo excesivo de bebidas alcohólicas.
  •         Factores ambientales: la exposición continua y frecuente a determinadas sustancias perjudiciales como el amianto, el cromo o el níquel que se encuentran en algunas pinturas es también un importante factor de riesgo del cáncer de faringe.
  •         Infecciones virales: se ha comprobado que hay una relación entre el cáncer de faringe y algunas infecciones virales como el virus del papiloma humano (VPH) o el denominado virus de Epstein Barr (EBV). Además de estos, también se considera un factor de riesgo adicional los defectos del sistema inmunitario.

    Un diagnóstico médico precoz de la enfermedad es clave para la recuperación del paciente y evitar que el tumor llegue a extenderse hacia otras áreas. Por lo general, se lleva a cabo una prueba llamada faringoscopia, que consiste en introducir una especie de tubo con una cámara por la nariz o la boca del paciente para ver la faringe y comprobar si existe un carcinoma. A modo de confirmación, el especialista extraerá un fragmento del tejido anómalo (biopsia) para analizarlo, posteriormente, con un microscopio. También se pueden llevar a cabo pruebas como una tomografía computarizada o una resonancia magnética para comprobar hasta qué punto exacto se ha extendido el cáncer de faringe.

    En base a la situación y el estadio en el que se encuentre el carcinoma, se establecerá un tratamiento u otro, por lo que este será completamente personalizado. Los tratamientos del cáncer de faringe pueden incluir la cirugía, la radioterapia, la quimioterapia o una alternancia de estos según cada caso. La intervención quirúrgica puede incluir la escisión solo del tumor o también de aquellos tejidos adyacentes que hayan resultado afectados, y la administración de radioterapia o quimioterapia puede ocasionar la aparición de efectos secundarios, tales como cansancio, pérdida de peso o náuseas.

    Cuando el tratamiento del cáncer de faringe haya finalizado, es clave un seguimiento médico regular para detectar a tiempo las posibles recidivas de la enfermedad y evitar complicaciones que puedan poner en riesgo la salud del paciente.

    Este artículo es meramente informativo, en unComo.com no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.



 
Un diagnóstico precoz es clave

viernes, 11 de diciembre de 2015

Los bebés: los grandes damnificados por la contaminación

ECOticias.com / Red / Agencias, 09/12/2015

Anualmente, los contaminantes presentes en el aire, como el material particulado, el ozono, el dióxido de nitrógeno o el dióxido de azufre causan 3,7 millones de muertes prematuras en todo el mundo. Estas cifras convierten la contaminación del aire en la primera causa ambiental de muerte y enfermedad, y en la novena causa absoluta por delante del colesterol o la falta de ejercicio físico.

El peso del bebé al nacer puede disminuir a causa de la exposición a la contaminación por tráfico en la etapa prenatal, "con las consiguientes implicaciones sobre el desarrollo pulmonar", advierte Mireia Gascón investigadora del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) de Barcelona y del CIBER de Epidemiología y Salud Pública.

"La contaminación del aire tiene un impacto muy preocupante en niños. La exposición durante el embarazo a dichos contaminantes aumenta el riesgo de padecer infecciones de las vías respiratorias inferiores y otitis a la edad de un año", afirma la doctora, quien ha publicado un editorial en este sentido - junto con su compañero del CREAL, el doctor Jordi Sunyer - en la revista 'Archivos de Bronconeumología' de Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

Anualmente, los contaminantes presentes en el aire, como el material particulado, el ozono, el dióxido de nitrógeno o el dióxido de azufre causan 3,7 millones de muertes prematuras en todo el mundo. Estas cifras convierten la contaminación del aire en la primera causa ambiental de muerte y enfermedad, y en la novena causa absoluta por delante del colesterol o la falta de ejercicio físico.

A pesar de estos datos, la Comisión Europea ha decidido que los vehículos diésel puedan doblar sus emisiones contaminantes hasta 2019 y más allá de ese plazo, la flexibilidad se limite al 50 por ciento. Una posición liderada por Reino Unido y Alemania, y apoyada por otros países con industrias del automóvil como Italia, Francia, España y Suecia.

Por este motivo, neumólogos y profesionales de la salud respiratoria, en general, instan a las autoridades competentes a que reconsideren la decisión de aumentar los niveles permitidos de contaminación del aire. Asimismo, "exigimos a las respectivas autoridades locales que implementen las medidas adecuadas para que se cumplan criterios de calidad del aire que ayuden a proteger la salud", añade la doctora Carmen Diego, coordinadora del Área de Medio Ambiente de SEPAR.

En su opinión, "la mejora de la calidad del aire debería estar en las agendas políticas de todos los países". Como profesionales de la salud y como Sociedad científica debemos asegurar una mejor calidad de vida a todos nuestros conciudadanos, especialmente a los niños y niñas, ya que son la población más sensible a la exposición a estos contaminantes ambientales", añade.

LOS NIÑOS, GRANDES AFECTADOS

La contaminación ambiental tiene un gran impacto en la salud respiratoria de los niños y en el correcto desarrollo de sus pulmones. A nivel mundial las infecciones respiratorias agudas representan el 20 por ciento de las muertes anuales en niños menores de 5 años, siendo el porcentaje mayor en los países en desarrollo donde los niveles de contaminación del aire son mucho mayores que en Europa.

En los últimos años varios estudios han confirmado que una exposición alta a los contaminantes presentes en el aire aumenta el riesgo de padecer accidentes cerebrovasculares, cardiopatías, cáncer de pulmón y enfermedades respiratorias crónicas y agudas, como el asma.

"Todos los resultados recogidos hasta el momento demuestran el alto impacto de la contaminación del aire sobre la salud respiratoria. Un impacto que no debería pasar desapercibido ya que puede tener importantes consecuencias en nuestra sociedad a corto y largo plazo", explica la doctora Diego.

Es por ello, reitera, "que necesitamos el apoyo de las autoridades competentes para iniciar las acciones necesarias con el fin de proteger la salud respiratoria de las generaciones futuras".



La contaminación ambiental tiene efectos graves en los niños

jueves, 10 de diciembre de 2015

La banalización de síntomas del cáncer de cuello y cabeza retrasa diagnóstico

Los casos de cáncer de cabeza y cuello han aumentado en los últimos años hasta alcanzar los 12.000 diagnósticos anuales, pero la banalización de los síntomas que presenta -afonía, tos persistente o heridas- provoca un retraso en el diagnóstico que hace disminuir la posibilidad de supervivencia del 90 al 50 %.

Para dar visibilidad a este tipo de tumores, el sexto en incidencia a nivel mundial, el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (Gepac) ha presentado hoy su nueva división "Cáncer de Cabeza y Cuello en España" y ha apoyado la celebración, hoy 10 de diciembre, del I Día Nacional de esta patología.

El cáncer de cabeza y cuello (CCC) representa cerca del 5 % de todos los tumores malignos del adulto y España supera la media europea en incidencia con 12.000 nuevos diagnósticos cada año, una cifra que, según Natacha Bolaños, responsable de atención al paciente y relaciones institucionales de la Gepac, ha aumentado en los últimos tiempos.

Se trata, no obstante, de tumores con un índice de curación muy alto (entre el 80 y el 90 % si se diagnostica a tiempo), pero cuya tasa de supervivencia se reduce a la mitad si la enfermedad se encuentra en una fase avanzada.

Esta es, precisamente, una de las principales preocupaciones de los médicos, ya que en 2 de cada 3 casos el diagnóstico se produce en estadios avanzados.

"Por desconocimiento de los médicos de Atención Primaria y por la banalización de los síntomas por parte de los pacientes se diagnostica tarde", ha lamentado la oncóloga del hospital Gregorio Marañón de Madrid, Yolanda Escobar, quien ha detallado que muchos de estos síntomas -bulto en el cuello, dolor al tragar, ronquera o úlceras en la boca- se pueden confundir con enfermedades comunes.

Por eso, Escobar ve necesario concienciar a los médicos de Atención Primaria de remitir al especialista a aquellos pacientes que presenten este tipo de síntomas que no mejoran en un plazo razonable.

Escobar se ha referido también a las causas que desencadenan estos tumores localizados en los senos paranasales, nasofaringe, orofaringe (amígdala, paladar blando, base de lengua), hipofaringe, laringe, cavidad oral (mucosa oral, encía, paladar duro, lengua y suelo de boca), y glándulas salivares.

La principal causa que los desencadena es el consumo de tabaco y de alcohol y, en un 10-20 %, están provocados por el virus del papiloma humano (VPH).

Por su parte, el presidente de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), Pedro Lara, ha hecho hincapié en la incidencia que esta enfermedad tiene en la calidad de vida de los pacientes, ya que los tumores afectan a órganos muy visibles e importantes, responsables de la deglución o el habla.

Por eso, los tratamientos están guiados por la "obsesión" de tratar de mantener la funcionalidad del órgano. "Hemos minimizado el número de pacientes sometidos a cirugías" que afectan más a los órganos y se opta mayoritariamente por la combinación de radioterapia y quimioterapia.

En este sentido, ha apuntado que "los pocos pacientes que tienen VPH se curan más fácilmente" y el tratamiento es menos agresivo.

La última innovación ha sido la aparición de un fármaco biológico y el próximo paso será la inmunoterapia, que se encuentra aún en proceso de investigación.

En este sentido, la doctora Escobar ha pedido un mayor esfuerzo en investigación. "En oncología médica vamos por detrás de otras patologías menos prevalentes", ha denunciado.

Además, ha destacado que es fundamental que exista un profesional que centralice el soporte vital del paciente porque se ha dado la circunstancia de complicaciones mortales derivadas del propio tratamiento, que provoca mucho dolor y dificultades a la hora de alimentarse.

Lara ha insistido en la prevención de esta enfermedad, evitando el tabaco y limitando el consumo de alcohol porque "cada persona es responsable de su salud".


Quitar importancia a los síntomas puede ser mortal

miércoles, 9 de diciembre de 2015

El estreñimiento y sus claves en la supervivencia de pacientes con cáncer

Se trata de la metilnaltrexona, un fármaco que fue aprobado por la agencia estadounidense del medicamento en 2008 para tratar el estreñimiento inducido por opioides.

Los pacientes con cánceres avanzados que tomaron un medicamento diseñado para aliviar el estreñimiento causado por los analgésicos vivieron más tiempo y tuvieron menos progresión del tumor que los pacientes de cáncer que no recibieron el fármaco, según los resultados del estudio presentados en la reunión de 2015 de la Sociedad Americana de Anestesiólogos, que se celebra en San Diego, Estados Unidos.

El hallazgo sugiere que el medicamento (metilnaltrexona, aprobado para su uso por la agencia estadounidense del medicamento en 2008 para tratar el estreñimiento inducido por opioides) podría desempeñar un papel en la terapia del cáncer.

"Al principio, comenzamos a sospechar que la metilnaltrexona podría inhibir el crecimiento del cáncer", apunta Jonathan Moss, autor principal del estudio. "Después de más de una década en el laboratorio tratando de evaluar cómo afecta la metilnaltrexona al cáncer, tenemos la primera evidencia de que puede reducir el crecimiento del tumor y prolongar la supervivencia en los pacientes que responden al fármaco", añadió.

El estudio, un análisis de supervivencia retrospectivo, incluyó a 229 pacientes que participaron en dos ensayos clínicos aleatorizados y controlados que se centraron en el alivio del estreñimiento en los pacientes que reciben cuidados paliativos de varios tipos de cáncer en última etapa y otras enfermedades terminales.

En los dos ensayos 117 pacientes con cáncer recibieron metilnaltrexona (comercializado como Relistor) para el estreñimiento inducido por opioides, mientras que a 112 se les dio un placebo. El 57% de los pacientes que recibió metilnaltrexona experimentó alivio del estreñimiento y el 43%, no.

Los que recibieron y respondieron a la metilnaltrexona vivieron, en promedio, el doble de tiempo (118 días frente a 58) que los que no obtuvieron ningún efecto o recibieron el placebo. Los pacientes que respondieron a la metilnaltrexona también presentaron significativamente menos informes de progresión tumoral (7,6%) en comparación con los que no se beneficiaron del fármaco (22%) o que tomaron placebo (25,4%), según los informes médicos de los eventos adversos.

"Esto hace que sea mucho menos probable que una mejora de la función intestinal sea la única explicación de nuestro hallazgo de mejora de la supervivencia en pacientes con cáncer. No estamos seguros de por qué precisamente la metilnaltrexona se asocia con un menor número de informes de progresión tumoral y supervivencia más larga en nuestros pacientes”, recalcó el experto.

La metilnaltrexona fue inventada en 1979 por el fallecido farmacólogo de la Universidad de Chicago Leon Goldberg. Afectado por el sufrimiento de un amigo con cáncer que se quejó más de su estreñimiento inducido por la morfina que de su dolor relacionado con el cáncer, Goldberg probó derivados de naltrexona, un fármaco conocido por bloquear la morfina




Efectos colaterales positivos

jueves, 3 de diciembre de 2015

Creció el consumo de tabaco en mujeres

Adquieren el hábito con más frecuencia que los hombres. De las personas que mueren anualmente por esta epidemia, las dos terceras partes son del género femenino. Así lo establece un reciente informe de la Fundación Interamericana del Corazón.

El estudio revela que las argentinas fuman más que los varones. El consumo está vinculado con los cambios de roles, las nuevas condiciones sociales, económicas y culturales que adquirieron en las últimas décadas y las estrategias comerciales de la industria tabacalera.

La investigación demostró que el 29 por ciento de las mujeres de entre 18 y 64 años fuman en el país y el 11 por ciento de las futuras mamás continúan fumando durante el embarazo. También se inician en el consumo a edades cada vez más tempranas.

“Estamos viendo que la epidemia se traslada de los países y poblaciones de altos ingresos a los de menos recursos, y de los hombres hacia las mujeres”, especificó ante www.deBrown.com.ar la Dr. Mariela Alderete, Vicedirectora de la Fundación Interamericana del Corazón Argentina.

Alderete es especialista en medicina familiar y preventiva. Desde el 2010 coordina una iniciativa regional de monitoreo y respuesta a las estrategias Interferencia de la Industria Tabacalera en las políticas para el control del tabaco en Latinoamérica y el Caribe.

“Actualmente, vemos que las niñas empiezan a consumir tabaco antes que los varones y con mayor frecuencia. Esto simboliza un problema de salud pública y fue evidenciado por las últimas estadísticas del Ministerio de Salud en las que se plantea que el cáncer de pulmón supera al de mama, a diferencia de otras épocas”, detalló.

Al respecto, mencionó que las tabacaleras ven en la población femenina una oportunidad de crecimiento de sus negocios y es por eso que han enfocado su estrategia comercial en productos para ellas, recurriendo a conceptos como la independencia, emancipación, atractivo sexual, delgadez, glamour y belleza.

De la misma manera, las jóvenes son más vulnerables a la exposición al humo de tabaco ajeno en lugares públicos y en los hogares. Adquirir “humo de segunda mano”, también impacta negativamente en su calidad de vida.

En comparación con otros países de la Región, Argentina se ubica tercera entre las naciones de más consumo, con un 25 por ciento en las chicas y un 23 por ciento en los varones adolescentes. Este lamentable panorama provocó que desde 1980 las enfermedades y las muertes por problemas cardiovasculares sean más frecuentes en la mujer que en el hombre.


Medidas concretas


La adicción al tabaco causa una amplia variedad de tipos de cáncer: de pulmón, boca, esófago, laringe, faringe, estómago y páncreas. En el caso de las consumidoras, puede provocarles a su vez osteoporosis, abortos espontáneos, infertilidad, menstruaciones dolorosas y menopausia prematura.

Las fumadoras tienen un riesgo elevado de sufrir accidentes cerebrovasculares, hemorragias en las membranas que rodean al cerebro, endurecimiento de las arterias y muerte por aneurisma aórtico.

Frente a este escenario, desde FIC plantean que esta tendencia podría revertirse si los gobiernos, especialmente los de los países en desarrollo, definen acciones para impedir que estas empresas apunten a las mujeres y niñas.

Específicamente, deberían exigir ambientes libres de humo, requerir etiquetas gráficas de advertencia en las cajetillas, diseñar impuestos elevados al tabaco y prohibir la publicidad de estos productos.

Por último, desde la Fundación incentivan a la población a firmar el petitorio “Alto a las tabacaleras”, con el cual se denuncia que las compañías invierten millones de dólares en tácticas publicitarias para atraer a niños, niñas y jóvenes al consumo de tabaco. Para sumarte a la causa, hacer click aquí.

Fuente:  deBrown.com.ar

¿Glamour? No, cáncer de garganta.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Crónica de la salida a Vallbona de les Monges

El pasado sábado 28 de noviembre, la Asociación Barcelonesa de Laringectomizados organizó una salida para todos sus socios. En ella, el destino era visitar el monasterio cisterciense femenino de Santa Maria de Vallbona, en la comarca de l'Urgell, en la provincia de Lleida.

El buen tiempo acompañó a la cincuentena larga de expedicionarios, desde su salida hasta la llegada a Vallbona de les Monges, donde tuvieron el placer de recorrer sus callejuelas históricas y poder ver el recinto gótico del afamado monasterio catalán.


 

Tras la visita, nuestros socios tuvieron la oportunidad de reponer fuerzas con una buena "cargolada" en el restaurante Cal Marina de Anglesola (a unos 25 km de la visita) y desde donde emprendieron la vuelta a casa una vez finalizada la comida.


Una salida simpática que, como siempre, dio la oportunidad de pasar un buen rato en compañía de los socios y socias de la ABL.

La mejor excusa para pasar un buen rato

lunes, 30 de noviembre de 2015

Crean cuerdas sintéticas de voz para hacer trasplantes

Investigadores han cultivado cuerdas vocales en un laboratorio las cuales pueden ayudar a realizar trasplantes de voz
       
Por primera vez un grupo de científicos de la Universidad de Wisconsin-Madison, ha cultivado cuerdas vocales en un laboratorio las cuales pueden ayudar a realizar trasplantes de voz a personas con daños permanentes en la laringe.

Los científicos explicaron que las cuerdas vocales se cultivaron por bioingeniería a partir de células individuales que producían sonidos similares a los de la caja vocal humana por lo que es posible generar una variedad de cuerdas sintéticas para cubrir las necesidades individuales de los pacientes.

Indicaron que para recrear el tejido mucosal de las cuerdas vocales, utilizaron células sanas tomadas de pacientes a quienes se les extirpó la laringe por causas no relacionadas con enfermedades.

Dichas células se cultivaron en el laborarlo durante 14 días en los que crecieron en torno a un “andamio” creado mediante bioingeniería para imitar la estructura tridimensional del recubrimiento mucoso de las cuerdas vocales humanas.

Posteriormente, probaron las cuerdas sintéticas en perros muertos a quienes les hicieron pasar aire caliente y húmedo para comparar los sonidos que hacían en relación a los hechos por las cuerdas naturales.

Los resultados demostraron que los sonidos eran similares a los producidos en forma natural por lo que el siguiente paso fue probarlo en especies vivas, para lo que se seleccionó a los ratones.

Durante el experimento, observaron que las cuerdas no fueron rechazadas por el sistema inmune, dando esperanza de que puedan usarse en personas en un futuro.

“Si logramos almacenarlas o tenerlas listas para terapia, entonces tal vez serían mucho más fácilmente accesibles que tratar de igualar donante y recipiente y programar los tiempos como se hace con el trasplante de órganos sólidos”, indicó Nathan Welham, uno de los autores de la investigación.

Actualmente  existen pocas opciones para las personas con la laringe dañada a causa de cáncer u otros padecimientos, por lo que los investigadores consideran que este método ayudaría mucho en trasplantes, sin embargo, enfatizaron que aún es necesario investigar más antes de hacer pruebas en humanos.


Un esperanzador avance médico

viernes, 27 de noviembre de 2015

Cuidados tras una laringectomía

En determinados casos, tras un tumor de laringe, es preciso realizar una extirpación total de la misma  (laringectomía total) de tal forma que se independiza la función deglutoria de la respiratoria.

A partir de ese momento, la respiración pasa a efectuarse por el orificio que se abre en el cuello denominado traqueostoma o estoma, que carece de capacidad de filtrado y acondicionamiento del aire inhalado, por lo que es aconsejable que esté cubierto para evitar la entrada de cuerpos extraños directamente al pulmón.

La cánula es un tubo que sirve para que la comunicación creada entre la tráquea y la piel no se cierre o se deforme. Pueden ser de distintos materiales como plata, poliuretano o silicona. Las cánulas de plata tienen dos partes: una externa que se introduce directamente en el estoma y se sujeta al cuello para evitar que se salga y una parte interna que entra en la anterior y se fija con una pestaña.

El otorrinolaringólogo será el que te indique el tipo de cánula que precisas en cada momento tras la intervención.

Cura e higiene del estoma

Material necesario:
  •     2 juegos de cánulas
  •     1 bol o taza grande
  •     Cintas de algodón para sujetar la cánula
  •     Jabón neutro
  •     Escobillones o cepillos del grosor de la cánula
  •     Gasas grandes y pequeñas
  •     Tijeras
  •     Lubricante

 Es muy importante que la zona periestomal (alrededor del estoma) se mantenga limpia y seca.

Mientras la piel que rodea el estoma no esté cicatrizada totalmente, se debe realizar limpieza de la zona 4 veces al día y la cánula interna tantas veces como sea necesario para mantenerla libre de secreciones. Una vez que la zona está completamente cicatrizada es suficiente dos veces al día y aprovechar una de ellas para cambiar la cánula completa.


Cómo hacer la limpieza diaria de la piel:

    Tras retirar la cánula, se debe limpiar la zona con una gasa humedecida con solución jabonosa, empezando en la parte más cercana al orificio hacia el exterior.
    Es importante insistir en los puntos de sutura, si los hubiera, ya que es muy frecuente que se de el alta médica con los puntos, con una gasa mojada en suero fisiológico, para evitar que se acumule secreciones en ellos.
    A continuación se debe secar muy bien la zona dando suaves toques sin frotar para evitar que la piel de la zona se irrite.
    Es habitual que la piel del escote, barba, hombros e incluso espalda necesite un aporte de hidratación extra, pregunta a tu médico o tu enfermera qué crema es la más adecuada.

 Cambio de cánula

El lugar más adecuado para limpiar y cambiar la cánula es el baño, ante un espejo y con buena iluminación.  El material con que esté hecha la cánula no afecta a la forma de limpiarla.

    Reúne el material necesario
    El cambio de cánula ha de realizarse con unas condiciones mínimas de higiene, por lo que es importante que antes te laves las manos con agua y jabón.
    Comprueba que la cánula interna del juego de recambio se desliza sin problemas y prepara la cinta de algodón para sujetarla al cuello.
    Reitra la cánula externa y la cánula interna usadas y limpia la piel alrededor del estoma, tal como explicamos en el apartado anterior.
    Inserta la cinta de algodón e introduce la cánula externa con el extremo lubricado en el estoma. Ata la cinta alrededor dle cuello.
    Es conveniente que entre la pletina de la cánula y el estroma, se coloque un apósito para proteger la piel de las secreciones.
    Por último, coloca la cánula interna (esta puede limpiarse tantas veces como sea necesario sin necesidad de repetir toda la operación).


Limpieza de la cánula usada

    Una vez separadas las piezas de la cánula (parte interna y externa) colócalas en un recipiente con agua y jabón.
    Limpia la cánula por dentro y por fuera con un cepillo, hasta que quede limpia de secreciones (si la cánula es de plata y se ennegrece, recuperará el brillo propio frotando con bicarbonato sódico).
    Si la secreciones están muy pegadas a la cánula, déjala en remojo en agua y jabón hasta que se ablanden.
    A continuación aclárala abundantemente con agua.

Humidificación de las secreciones

El aire que respiramos a través de las fosas nasales se humidifica y calienta en la boca y la nariz. Al respirar por el estoma el aire entra directamente a los pulmones, por lo que es necesario humidificarlo y templarlo siempre que sea posible.



Recomendaciones:
  •     Bebe abundante líquido (agua, zumos, infusiones,…)
  •   Utiliza un humidificador ambiental siempre que estés en casa, especialmente en el dormitorio (mantenlo muy limpio para evitar la propagación de bacterias)
  •     Realiza instilaciones de solución salina (suero fisiológico) directamente a la tráquea, con el fin de mantener húmeda la vía aérea. Si no sabes cómo hacerlo, pregunta a tu enfermera.
  •     En invierno coloca recipientes de agua junto a los radiadores para mantener un nivel de humedad óptimo en el ambiente.

Consejos generales

    Duerme con el tórax y la cabeza elevados por varias almohadas, ya que facilita la respiración.
    Los accesos de tos repentinos, se alivian tragando saliva y realizando una respiración profunda.
    La mucosidad se expulsa mejor si expectoras con el torso inclinado hacia delante.
    La mucosidad se expulsa más eficazmente con un soplido brusco, en vez de toser. Se incremente la cantidad de aire para el soplido al realizar una inspiración profunda con expansión del diafragma.
    Es recomendable que utilices un nebulizador para sustituir las instilaciones y mantener húmedas y limpias las vías respiratorias. Este sistema tiene varias ventajas: su uso es más sencillo y además permite, si es necesarios, la inhalación de medicamentos fluidificadores.
    Es importante que evites en la medida de lo posible inhalar polvo, humo, perfumes o cualquier otra sustancia irritante.
    El babero de tejido de punto es una buena opción para proteger el estoma ya que calienta y filtra el aire inspirado.

La musculatura y nervios tanto del cuello como de los hombros necesitan recuperarse tras la cirugía y la radioterapia, para ello es recomendable que realices giros, inclinaciones laterales y flexiones hacia delante y atrás de la cabeza de forma suave, para flexibilizar y relajar el cuello.

Para movilizar los hombros, sitúate de cara a una pared y desde la cintura sube las manos trepando con los dedos. Cada movimiento se debe repetir entre cinco y diez veces en cada serie y las series se repetirán con frecuencia durante el día.

Puedes ducharte tranquilamente utilizando la ducha fija, aunque es recomendable que inclines el cuello hacia delante y abajo para evitar la entrada de agua en el estoma; no obstante será más seguro y controlable que utilices la ducha de mano.

Es importante que tengas en cuenta que tu cuerpo ha experimentado un cambio tras la cirugía tanto en la manera de respirar como de hablar y de comer. Es conveniente que aprendas a cuidarte y a desenvolverte por ti mismo en la vida diaria. 

Es importante cuidarse correctamente


jueves, 26 de noviembre de 2015

El cáncer también es de los pobres

Malaria, chagas, dengue, VIH, tuberculosis, meningitis, sarampión o ébola. Son algunas de las enfermedades, la mayoría olvidadas, que tradicionalmente se asocian con los países pobres. Sin embargo, las cifras demuestran que el cáncer también debería estar presente en este recuento, ya que, de los ocho millones de muertes que en 2012 se produjeron por esta enfermedad, 5,5 se concentraron en los países en desarrollo.

Los números desmontan ese mito erróneamente extendido de que el cáncer es una enfermedad occidental exclusiva de los países ricos -de hecho, sabemos que está creciendo en los países en desarrollo- y muestran que miles de personas mueren cada año día sin haber recibido ningún tipo de tratamiento, sin haber tenido acceso a un opiáceo como la morfina que calmase su dolor o sin haber podido siquiera detectar precozmente su tumor.

Es por esto que The Lancet ha publicado una serie de acciones que los países de bajos y medios ingresos deberían incluir en su agenda de salud para luchar contra las muertes prematuras [las que se producen antes de los 70 años] asociadas al cáncer. Para ello, la revista propone varias medidas que, sobre todo a nivel preventivo, pueden marcar la diferencia a la hora de reducir las muertes asociadas a esta grave dolencia.

Reducir las muertes asociadas al tabaco

La primera es mitigar la incidencia de todos los cánceres relacionados con el tabaco [pulmón, tráquea, estómago, laringe, esófago, boca, garganta etc] mediante la subida de impuestos, una de las medidas que se ha mostrado más eficaz para reducir el número de fumadores. Así se conseguirían ganancias rápidas en salud, ya que las personas que dejan de fumar antes de los 40 años pueden evitar más del 90% del riesgo al que se enfrentarían si continuasen fumando.

Vacunar contra la hepatitis B

Igualmente, otra intervención asumible sería atajar los cánceres de hígado y de cuello de útero potenciando la vacunación contra la hepatitis B y el virus del papiloma humano. Actualmente, la mayoría de los países (el 81%) vacunan a los niños contra la hepatitis B, pero en sólo el 26% esta inmunización llega a los recién nacidos, a pesar de ser ésta una inyección esencial para evitar la transmisión entre madre e hijo.

Respecto a la vacuna del papilomavirus, su precio sigue siendo una gran barrera para su acceso: inmunizar a una niña con las tres dosis recomendadas cuesta, dependiendo del lugar, entre cuatro y 13 dólares, un precio muy alto para demasiados países. La Alianza Global para la Vacunas, GAVI, financia esta inmunización, pero sólo en algunos países. Una de las propuestas de The Lancet es intentar que ésta y otras organizaciones continúen renegociando sus precios en más países, y que la cifra que ellos han conseguido [entre 0,55 y 1,10 euros por niña ] pueda seguir extendiéndose.

Intervenciones como éstas, simples y relativamente baratas, podrían dar la vuelta a unas cifras que reflejan impresionantes diferencias en la supervivencia del cáncer en el mundo (en los países en desarrollo menos de un tercio de los enfermos logran superarlo) y que ponen de manifiesto que la pobreza es un factor de riesgo cíclico. Así lo evidencian los datos de la India, uno de los países más desiguales del mundo, que reflejan que las muertes por cáncer en los pacientes de entre 30 y 69 años eran el doble entre los analfabetos respecto a quienes sí habían recibido educación.

No recomiendan el cribado

Los investigadores no han recomendado, sin embargo, medidas de cribado, ya que estas acciones son bastantes caras y requieren de una gran infraestructura. La detección rutinaria del cáncer de mama a través de mamografías o del de próstata mediante el PSA, dice el artículo, "ha generado controversia en los países desarrollados por distintos motivos", como son las dudas respecto a su coste-efectividad en ciertas franjas de edad y los falsos positivos y negativos que generan.

Sí se recomiendan, por las pocas complicaciones que conlleva, el screening frente al cáncer de cuello de útero, que puede realizarse fácilmente en la propia visita al ginecólogo. "En un futuro, el cribado frente a otros tipos de cáncer debería extenderse, pero la prioridad actual en los países de bajos y medios ingresos tiene que ser la de tratar los cánceres ya detectados", señalan los autores.

18.600 millones al año

A pesar de que las intervenciones propuestas no son las más caras, si las sumamos todas, el montante económico no es despreciable: todas juntas supondrían un total de 18.600 millones de euros al año para todos los países. Sin embargo, si la cifra se analiza país por país, no es descabellada: la cantidad necesaria para ofrecer un paquete esencial contra el cáncer supondría un 3% del actual gasto en salud para los países de renta media-alta, y un 5% para los de renta media-baja. En los países de bajos ingresos, este porcentaje, sin embargo, alcanzaría el 13%. Queda todavía margen de mejora, ya que la mayoría de los países en desarrollo invierten menos del 1% de su gasto en salud (a nivel público y privado) en prestaciones frente al cáncer.

De la misma forma que se han sumado esfuerzos internacionales para controlar la tuberculosis, la malaria o el VIH, "se puede hacer lo mismo con el cáncer, subvencionando medicinas de calidad para que éstas puedan llegar a los pacientes, consiguiendo el compromiso de la industria y comprando al por mayor máquinas de radioterapia", concluye el estudio.


El cáncer no es exclusivo de los países desarrollados

miércoles, 25 de noviembre de 2015

9 grandes cambios en el cuerpo cuando se deja de fumar

El efecto nocivo del cigarrillo en la salud es un tema fuera de discusión. La ciencia no dejó lugar a la duda sobre la manera en que afecta desde la respiración hasta la genética. Una de las últimas demostraciones fue la entrega del premio Nobel a Tomas Robert Lindahl.

"El humo del cigarrillo contiene pequeñas sustancias químicas reactivas, que se unen al ADN y le impiden ser replicado correctamente, por lo que son mutágenos. Una vez que hay daños en el ADN, esto puede causar enfermedades como el cáncer", explicó Lindahl, director emérito del Centro de Investigaciones sobre cáncer del Reino Unido.

Sin embargo, esto no significa que los fumadores deban perder las esperanzas, ya que también está comprobado que los que abandonan el cigarrillo tienen menos riesgo de morir por enfermedades asociadas con el tabaco.

"El humo industrial es una fuente de polución importante. El smog de las ciudades igual. Pero en el Día del Aire Puro, nada mejor que dejar de fumar. Decenas de sustancias tóxicas, venenosas y cancerígenas dejan de ingresar reiteradamente a su organismo, por una vía (inhalatoria) de enorme capacidad de absorción plena", explicó Alejandro Turek (MN 65.164), jefe de Oncología del Sanatorio San José.

No hay una edad ideal para dejar el cigarrillo, siempre es una buena oportunidad, aunque mientras a más temprana edad, mejor.

"Nicotina, monóxido de carbono, alquitrán, gas cianídrico, nitroasamina, amonio, piridina, arsénico, acetona, benceno, plomo, cromo, cadmio, entre otras sustancias es lo que la gente fuma y hace fumar a propios y extraños. Adultos y niños. ¿Aire puro? Sí, sin humo de cigarrillos por favor", agregó Turek.

Desde el Ministerio de Salud de la Nación informaron que aquellos que dejan "alrededor de los 30 años reducen su probabilidad de morir prematuramente por enfermedades relacionadas con fumar en más del 90%, mientras que los que lo hacen a los 50 años bajan el riesgo de muerte prematura en más del 50% en comparación con quienes siguen fumando".


¿Cuáles son los beneficios?

  •     En 20 minutos el ritmo cardíaco y la presión arterial bajan.
  •     En 12 horas el monóxido de carbono en sangre baja también a valor normal.
  •     Al otro día mejora el aliento; dejan de perder color blanco los dientes (por cese del efecto nicotínico), el olor de la ropa y cabello ya no es el del cigarrillo. Dejan de acumular color amarillo en uñas y dedos, recuperan el sabor y olor pleno de los alimentos
  •     En 2 a 3 meses la circulación sanguínea y función pulmonar mejoran, con disminución del cansancio.
  •     En pocos meses es menor la tos, congestión nasal, el cansancio y la dificultad respiratoria; se recupera parcialmente la función de limpieza del árbol bronquial, con reducción de las infecciones de la vía aérea.
  •     Al año: el riesgo de enfermedad coronaria disminuye a la mitad, mejora la energía.
  •     A los 5 años: el riesgo de cáncer de boca, garganta, esófago y vejiga disminuye a la mitad y el riesgo de cáncer de cuello y de ACV se iguala al de un no fumador.
  •     A los 10 años: el riesgo de cáncer de pulmón disminuye a la mitad y también disminuye el riesgo de cáncer de laringe y de páncreas.
  •     A los 15 años: el riesgo de enfermedad coronaria es similar al de un no fumador.


"Para mí lo más importante es dejar de acumular riesgo de enfermarse de una veintena de tumores malignos relacionados al hábito de fumar", explicó el especialista.


Los problemas para los no fumadores

El fumador pasivo es aquel que “respira” o comparte una habitación con un fumador. Según el Ministerio de salud, tiene un 30% de riesgo de infarto y de cáncer de pulmón. Mientras que en los niños la exposición provoca problemas respiratorios, infecciones del oído y el síndrome de muerte súbita del lactante. Las embarazadas expuestas también pueden sufrir complicaciones.

Además, la cartera de salud nacional agregó hace unos años el concepto de humo de tercera mano. Este describe la mezcla de gases y partículas invisibles, que permanecen adheridas al pelo y la ropa de los fumadores, a los muebles y a las alfombras o tapizados luego de que el fumador ya apagó su cigarrillo.

Estas sustancias incluyen metales pesados, sustancias cancerígenas e incluso materiales radioactivos que pueden permanecer hasta dos semanas después de que se ha ventilado la habitación donde se estuvo fumando



Cualquier momento es bueno para dejar el tabaco

martes, 24 de noviembre de 2015

¿Qué vínculo hay entre los tóxicos ambientales y el cáncer?

Plomo, arsénico, mercurio, DDT, glifosato, hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH)… Éstos son solo algunos de los tóxicos ambientales con los que estamos en contacto habitualmente.

“Los contaminantes en los organismos vivos actúan como disruptores, es decir, interfieren en el funcionamiento correcto de la química corporal. Algunos se pueden acumular tanto tiempo que pueden pasar de generación en generación”, explica la oncóloga Natàlia Eres. “No solo los agentes químicos pueden tener efectos adversos a la hora de potenciar el cáncer; también la radiación que se aplica a algunos alimentos para esterilizarlos y algunos campos electromagnéticos, como los derivados de la telefonía móvil, pueden ser peligrosos”, añade el doctor Joan Vidal-Jové.

¿Cómo podemos minimizar el contacto con los agentes tóxicos?

Los agentes tóxicos no solo son sustancias químicas fabricadas por el hombre: algunos proceden de la naturaleza, como el plomo, el arsénico, el mercurio, entre otros. “El cuerpo acumula estos tóxicos si tiene poco poder desintoxicador o si hay una sobrecarga en el ambiente donde vive”, cuenta Vidal-Jové. “Desde la Revolución Industrial cada vez estamos expuestos a más tóxicos y contaminantes sintéticos, provenientes de los derivados del petróleo. Hablamos de los policarburos, como el teflón –utilizado para hacer utensilios de cocina– o los conservantes en cremas y jabones, o en plásticos que sirven para envasar alimentos o bebidas”, indica Eres.

“También en el aire hay hidrocarburos aromáticos policíclicos (policycle aromatic hidrocarbure, PAH), que son partículas procedentes del carbón derivadas de algunos procesos industriales. En las casas y espacios cerrados en los que se fuma, el ambiente contiene benceno, formaldehído y 1-3 butadieno. Respirar todos estos PAH se ha relacionado con la aparición de cáncer de pulmón, si estamos expuestos de forma prolongada”, escribe la doctora Odile Fernández Martínez en su libro Alimentación y vida anticáncer. Mis recetas anticáncer (Ed. Urano, 2013), que añade que “la contaminación por PAH de una ciudad a otra es muy diferente; por cada 1% de aumento de la contaminación, el cáncer de pulmón aumenta en una proporción del 14%. El humo que sale de los tubos de escape de coches y motos se ha relacionado con la leucemia infantil, ya que los bebés que pasean en carrito van la misma altura”.

El impacto de los agentes tóxicos en los más pequeños

Soledad Román, directora de la Fundación Roger Torné –que trabaja para la protección de la salud de los niños– recuerda que “los contaminantes forman parte de nuestra vida. Desde que nacemos estamos en contacto con ellos, y en el caso de los niños el impacto es mayor porque son más vulnerables que los adultos, ya que tienen todos los sistemas en pleno desarrollo”. Esta fundación medioambiental editó la guía para padres y madres Salud Infantil y Medio Ambiente: una relación de por vida. “La guía trata diferentes situaciones de exposición ambiental y muestra, por ejemplo, que la contaminación atmosférica no afecta igual a los niños que a los adultos, y que la edad también influye. No es lo mismo la exposición a la contaminación atmosférica o del humo del tabaco en un bebé de tres meses que en un niño de ocho años, por ejemplo; o la contaminación por mercurio en el caso de las embarazadas. De forma que lo que la investigación epidemiológica ha puesto de manifiesto es que la contaminación ambiental afecta al desarrollo neuroconductual, inmunitario y sexual de los niños, pero no hay una única causa atribuible”, expone Román.

La Organización Mundial de la Salud reconoce que, a pesar de que el origen del cáncer infantil aún es desconocido en gran medida, los factores ambientales como la radiación, el tabaquismo pasivo, las aflatoxinas, la luz ultravioleta A y B, la contaminación atmosférica y algunos plaguicidas están involucrados en él.

“Todo eso pone de manifiesto hasta qué punto las conductos del entorno familiar y social del niño son decisivas por lo que respecta al cáncer –y también otras enfermedades–, y no solo para garantizar su salud actual, sino también para la futura”, remarca Román.

“En población infantil, algunos estudios basados en el grado de exposición a contaminantes atmosféricos procedentes de carreteras de alta densidad de tránsito y gasolineras ubicadas cerca del lugar de residencia sugieren un incremento del riesgo de leucemias, linfoma de Hodgkin y otros tumores, pero hay un grado importante de incertidumbre. Se sospecha, incluso, que la información disponible actualmente se publica sesgada”, advierte la directora de la fundación. “Por lo que respecta al tabaquismo, que es fuente de exposición ambiental de interior, algunos estudios relacionan el hecho de que los padres fumen con mayor riesgo leucemias agudas infantiles, mientras que otros estudios señalan que no hay resultados concluyentes, seguramente por las susceptibilidades genéticas. El principio de precaución nunca debería faltar para no exponer los niños al tabaquismo pasivo”.

¿Cómo eliminamos los tóxicos?

El hígado y los riñones son los órganos que debemos proteger más, si queremos eliminar bien los tóxicos. “Hay que saber que hay organismos más eficientes que otros a la hora de eliminar tóxicos ambientales, lo que tiene relación sobre todo con la capacidad del hígado para neutralizarlos. Gracias a la sulfatación y la glucuronidación, el hígado puede expulsar estos tóxicos”, avanza Vidal-Jové. Pero no a todos nos funcionan de la misma forma ni al mismo ritmo. “Hay quien elimina más despacio”, indica Eres.

“La salud del intestino puede ayudar al hígado en estas funciones excretoras y, también, el hecho de tener un cuerpo sano con un buen equilibrio corporal músculo-grasa. Si una persona tiende a la obesidad y acumula demasiado tejido adiposo, tendrá más números para acumular tóxicos, porque se almacenan en la parte grasa del cuerpo”, dice Vidal-Jové. Sería clave concienciarnos de las fuentes de tóxicos y minimizarlas activamente (cambiando hábitos de vida e intentando hacer una vida más sana) y también reducir el exceso de grasa.

También es importante cuidar la microbiota intestinal. “Desdichadamente, la esterilización masiva y el tratamiento antibiótico que recibe lo que comemos y nosotros mismos (abuso de tratamientos antibióticos, uso de jabones y cosmética industrial) ha acabado con la carga probiótica promotora de salud que aparece de forma natural en los alimentos y en el cuerpo. Algunas bacterias –como las del intestino– tienen un papel esencial a la hora de neutralizar los tóxicos”, añade Eres. “Un estudio científico publicado hace poco en la revista científica Oncotarget ha demostrado que hay bacterias en todo el cuerpo que neutralizan la producción de tumores, y que, si las matamos con antibióticos, nos hacemos más vulnerable al cáncer”, remarca.

“Los estándares de política ambiental en algunos casos se resisten asumir el peligro que suponen algunos tóxicos por lo que respecta al cáncer y no regulan su exposición. Eso pasa con el mercurio, por ejemplo, que encontramos en las amalgamas dentales y en pescados azules grandes de mares contaminados. A lo largo del tiempo –como demostró un estudio realizado en mineros, promocionado curiosamente por el Ministerio de Sanidad y Consumo español– la exposición al mercurio aumenta el riesgo de varios tipo de cánceres”, apunta Vidal-Jové.

¿Qué tipo de tumores se asocian con los tóxicos ambientales?

“Los más comunes serían el tumor cerebral, el cáncer de mama, el de vejiga y pulmón”, dice Eres. “Actualmente ya se sabe que el uso abusivo y, sobre todo, la acumulación de horas de uso de móvil o algunos teléfonos inalámbricos aumentan la incidencia de cáncer de cerebro (Pathophysiology, 2014, Lennart Hardell)”, recuerda la oncóloga.

El cáncer de mama está “muy relacionado con tóxicos de estructura química similar a las hormonas sexuales, como los parabenos y el bisfenol A”, cuenta Vidal-Jové. “Los parabenos han sido hasta ahora muy presentes en cremas y productos higiénicos y cosméticos porque tienen una gran capacidad conservante y antibacteriana, pero cada vez hay más países que los retiran. El bisfenol A aparece en plásticos de algunas botellas y otros envases, y también actúa como disruptor químico y endocrino”, dice Vidal-Jové. “Si además calentamos este plástico, la impregnación en los alimentos aún es mayor. El bisfenol A también se ha relacionado con el cáncer de próstata”, añade Eres.

El tabaco causa la mitad de cánceres de vejiga, ya que muchos de sus químicos cancerígenos pasan del pulmón a la sangre y, luego, a la orina. Las aminas aromáticas (benzidina y betanaftilamina), muy presentes en la industria de tintes colorantes y pintura, también pueden causar este tipo de cáncer. “Atención los peluqueros, las mujeres que se tiñen muy a menudo y pintores, sobre todo si, además, fuman”, advierte Eres.

El cáncer de pulmón está claramente asociado con el tabaco. Pero con una singularidad: hay un tipo de cáncer de pulmón que se asocia con personas no fumadoras, sobre todo mujeres. Hay estudios que demuestran que la contaminación urbana puede ser tan o más nociva que fumar medio paquete de tabaco”, subraya Vidal-Jové. “La OMS ya ha reconocido que a la contaminación del aire es la principal causa ambiental de muerte por cáncer de pulmón y también reconoce su relación con otros cánceres como el de vejiga”, remarca Eres.

¿Cómo se puede minimizar la exposición a los agentes tóxicos?
  • Apagar el Wi-Fi antes de ir a dormir.
  • Mantener el móvil alejado de la cabeza mientras se establece la llamada: es cuando emite más radiaciones.
  • Poner el altavoz al hablar por móvil para disminuir el impacto de las radiaciones sobre el cerebro. No hablar por el móvil en lugares con poca cobertura (aparcamientos, ascensores, túneles).
  • Tener en cuenta el índice SAR del móvil y elegir móviles con un índice SAR abajo.
  • Reducir o eliminar agentes tóxicos en la vida diaria (tabaco, alcohol, café, abuso de medicación…).
  • Optar por la cosmética natural y respetuosa con el medio ambiente y el cuerpo.
  • Apostar por una alimentación sin pesticidas.

  • Si se vive en la ciudad, intentar mantener un contacto frecuente con zonas verdes o parques con vegetación y árboles: reduciréis el impacto negativo de respirar aire contaminado.
  • Practicar deporte habitualmente: ayudará a tener una mentalidad más positiva para afrontar obstáculos; un pensamiento negativo también puede ser muy tóxico.
  • De vez en cuando, ayudar a depurar el hígado con ayunos controlados por médicos y especialistas. El hígado y los riñones son los órganos excretores de los tóxicos que el cuerpo va acumulando.
  • Basar la alimentación en frutas y verduras –de proximidad y de procedencia ecológica– para asegurar una aportación de vitaminas y nutrientes que ayudarán a combatir enfermedades.
  • Incorporar los probióticos y los prebióticos en la dieta para una microbiota sana. El intestino también ayuda a excretar tóxicos, además de los riñones y del hígado.
  • Reservar una parte del día para descansar –es importante la calidad del sueño– y para cultivar relaciones personales y familiares sanas.


La peligrosidad de la contaminación ambiental

lunes, 23 de noviembre de 2015

Cáncer: 9 factores de riesgo evitables

En las últimas semanas la actualidad nos ha traído noticias relacionadas con factores de riesgo evitables en cáncer. Por un lado, el cáncer de pulmón de Johann Cruyff, ex fumador; y por otro lado la advertencia de la OMS con respecto al consumo abusivo de las carnes procesadas y su relación con algunos tipos de tumores. ¡ojo! Consumo abusivo quiere decir que su consumo moderado dentro de una dieta equilibrada no supone un riesgo.

Y es que hasta un tercio de los tumores serían evitables sin elimináramos de nuestra vida los factores de riesgo que los desencadenan ¿Cuáles son estos factores que podríamos evitar?

Tabaco.- Es el factor de riesgo evitable que provoca más muertes por cáncer, concretamente el 22%. Más de una quinta parte de las muertes por cáncer tienen relación con tumores desencadenados por el tabaquismo:cáncer de pulmón, esófago, laringe, boca, garganta, riñón, vejiga, páncreas, estómago y cuello de útero, tanto para el fumador activo como para el fumador pasivo. Tenlo en cuenta cuando fumes delante de tus hijos.

El gas radón.- Constituye la segunda causa más importante del cáncer de pulmón tras el tabaco. Se considera que la exposición al gas radón en el hogar causa entre el 3 y el 14% de todos los casos de cáncer de pulmón. Entre las recomendaciones para reducir esta exposición están la adecuada ventilación de plantas bajas y sótanos y el sellado de suelos y paredes.

Sobrepeso.- El consumo excesivo de grasas de origen animal tiene relación directa con algunos tipos de cáncer como el de esófago, colorrectal, mama, endometrio y riñón.  La adopción de hábitos de vida saludables, como la práctica regular de ejercicio físico unida a una dieta equilibrada y variada, además de reducir el riesgo de determinados tumores, lo hace también en enfermedades cardiovasculares. La dieta rica en fruta y hortalizas (600g diarios en adultos y 480g en  niños, según la recomendación de la OMS) puede protegernos frente a muchos tipos de cáncer y reducir un 5% el riesgo de sufrir un tumor digestivo.

Consumo de alcohol.- El consumo excesivo de bebidas alcohólicas está asociado a algunos tipos de cáncer como el de boca, faringe, esófago, hígado, colon y recto y mama, y el riesgo es mayor, en el caso de los tumores de la cavidad oral, si además estamos ante un fumador. También aumenta el riesgo de forma proporcional al nivel de consumo.

Infecciones.- Algunas infecciones están vinculadas de forma directa a un mayor riesgo en ciertos tumores. Este es el caso del virus de la Hepatitis B y C con el cáncer de hígado, el Helicobacter Pylori con el riesgo de cáncer de estómago, o el Virus del Papiloma Humano con el cáncer de cuello de útero. Se estima que, en los países desarrollados, las infecciones causan el 6% de los tumores.

Polución.- La OMS considera que la contaminación ambiental es la responsable de entre el 1 y el 4% de todos los casos de cáncer. La exposición a estos agentes puede producirse, bien por la contaminación del suelo y el agua, bien por la exposición a tóxicos en espacios cerrados, o por el consumo de alimentos contaminados por dioxinas o aflatoxinas, entre otros.

Carcinógenos ocupacionales.- A ellos hace especial referencia la OMS en su Código Europeo Contra el Cáncer. Aunque se concentran en determinados grupos profesionales, entre el 20 y el 30% de los hombres y el 5 y el 20% de las mujeres en edad laboral pueden haber estado expuestos a estos agentes a lo largo de su vida y se estima que representa el 10% de todos los cánceres de pulmón.

La radiación ionizante.- Un estudio reciente publicado en el British Medical Journal confirma que la exposición continuada a bajas dosis de radiación ionizante se asocia a un mayor riesgo de cáncer. El riesgo de desarrollar un cáncer por esta causa aumenta cuanto más joven es la población expuesta, lo que ha motivado un recomendación expresa en este sentido por parte de la Sociedad Española de Radiología, sobre la mesura en la exposición de los niños a pruebas diagnósticas de imagen.

El sol.- Causa los principales cánceres de piel: carcinoma basocelular, carcinoma espinocelular y melanoma. Hay que evitar la exposición directa al sol, sobre todo en verano, y usar siempre un filtro solar adecuado a nuestro tipo de piel.


Un tercio de los tumores son evitables

viernes, 20 de noviembre de 2015

Los signos de cáncer de garganta

El cáncer de garganta es un término que se utiliza para incluir los tumores malignos de la faringe (garganta), la laringe (caja de la voz) y las amígdalas. A veces, los tumores de la parte superior del esófago (tubo de alimentación) también se conocen como tumores de garganta.

Los signos de cáncer de garganta

La mayoría de los cánceres de garganta se ven en las personas que fuman en exceso. La ingesta elevada y regular de alcohol también se dice que es una causa de cáncer de garganta. Aparte de estas dos causas comunes, cáncer de garganta también es común en las personas con antecedentes familiares, antecedentes de exposición a la radiación y el bocio crónico. Este tipo de cáncer generalmente se observa en los hombres mayores de cincuenta años y tiene diez veces más probabilidades de desarrollarse en los hombres en comparación con las mujeres.

Aunque no específicamente, para empezar, los signos de cáncer de garganta se pueden notar mucho antes, en comparación con otros tipos de cáncer. Esto es especialmente cierto cuando el cáncer se origina en la caja de la voz. Los primeros síntomas de cáncer de garganta pueden incluir:
  •     La ronquera de la voz: La calidad de la voz de una persona que sufre de cáncer de garganta a menudo se vuelve áspera.
  •     Sensación de un cuerpo extraño o un nudo en la garganta: Muchas veces, las personas no sufren de cáncer se quejan de una sensación de cuerpo extraño en la garganta, incluso cuando no hay una masa o cuerpo extraño presente. En tal situación, este síntoma se llama como globo histérico. Sin embargo, un nudo se puede sentir en los pacientes de cáncer de garganta también.
  •     Tos: Los pacientes de cáncer de garganta a menudo se quejan de la tos. Es inicialmente seca en su naturaleza y es causada debido a la irritación de la región de la garganta por un tumor o un cuerpo extraño. Sin embargo, a medida que avanza el cáncer, el tumor puede ulcerarse. Por lo tanto, la tos en esta etapa de la enfermedad se asocia a menudo con manchas de sangre en el esputo.
  •     Estridor laríngeo: Un cáncer se hace más grande en tamaño, y obstruye la vía aérea. Esta obstrucción de las vías respiratorias conduce a un sonido de tono alto “cacareo” cada vez que el paciente inhala. Este sonido es más conocido como estridor laríngeo. El tumor puede crecer lo suficientemente grande como para obstruir por completo la vía aérea que conduce a la asfixia e incluso la muerte.
  •     Dolor en la garganta: Además de los síntomas mencionados anteriormente, un paciente con cáncer de garganta a menudo se queja de dolor en la región de la garganta. Puede permanecer confinado en la garganta o puede irradiar a la cabeza y las orejas.
  •     Dificultad para tragar: Debido a la presencia de tumor, el paciente tiene dificultad para tragar.
  •     El mal aliento: El paciente de cáncer de garganta puede quejarse de un mal aliento y una tos asociada con esputo con un mal olor.

El cáncer de garganta puede hacer metástasis rápidamente a estructuras cercanas que resulta en síntomas de cáncer avanzado. Algunos de estos síntomas incluyen:
  •     Inflamación de los ganglios linfáticos en la región del cuello
  •     Inflamación del tejido blando en la parte frontal del cuello
  •     Dificultad en el habla debido a la participación de la lengua
  •     Pérdida de peso inexplicable
  •     Fatiga generalizada
  •     Dificultades para respirar

Si alguno de los síntomas mencionados anteriormente persisten por un período de más de un mes, es recomendable conseguir un chequeo cuidadoso realizado por un especialista en otorrinolaringología. Si se diagnostica el cáncer de garganta, el tratamiento debe iniciarse tan pronto como sea posible.


Hay que tener cuidado con los síntomas