jueves, 25 de mayo de 2017

La tensión alta, un peligro para cuatro de cada diez hombres

  • El hospital QuirónSalud de Torrevieja realizó controles gratuitos el día mundial de la hipertensión.
Los hospitales Quirónsalud de Valencia y Torrevieja han realizado controles de tensión gratuitos el pasado miércoles, con motivo del Día Mundial de la Hipertensión, patología que afecta a cuatro de cada diez hombres y a tres de cada diez mujeres en la Comunidad Valenciana.

La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias cuando es bombeada por el corazón, en el caso de padecer hipertensión los vasos sanguíneos soportan una tensión persistentemente alta lo que acaba dañándolos. No existe una causa orgánica para esta patología sino que, como explica la doctora Clara Bonanad, cardióloga de Hospital Quirónsalud Valencia, «en la mayoría de los casos existe una predisposición genética, y factores de riesgo externos como obesidad, estrés y consumo excesivo de alcohol y sal. El 5% restante puede estar causada por enfermedades orgánicas u otros trastornos hormonales».

La hipertensión no tratada puede causar daño en los órganos diana como son: corazón, cerebro, riñones, vasos sanguíneos y a nivel ocular. Además es un factor de riesgo de enfermedad de las arterias coronarias, insuficiencia cardiaca, enfermedad cerebrovascular, enfermedad de las arterias periféricas, insuficiencia renal crónica y arritmias como la fibrilación auricular. «El riesgo de muerte por un infarto o un ictus aumenta progresiva y linealmente conforme aumentan las cifras de tensión arterial», advierte la doctora Bonanad.

La especialista recomienda realizarse controles de tensión habituales a partir de los 40 años en los hombres y a partir de los 50 años en las mujeres, sobre todo tras la menopausia. «En pacientes con alto riesgo cardiovascular, por el hecho de ser diabéticos, o tener insuficiencia renal, o aquellos pacientes que ya han sufrido un evento cardiovascular como un infarto o un ictus, se recomienda control sistemático de las cifras de tensión arterial. También se recomienda screening de hipertensión por ejemplo en determinados grupos poblacionales como las mujeres gestantes», puntualiza la doctora Bonanad.

Cómo varía

Un aspecto menos conocido de esta patología, pero importante, es que la tensión arterial sigue un ritmo circadiano, que se define como la oscilación de una variable biológica, en este caso la tensión arterial, en intervalos regulares de tiempo. Como explica el doctor Rafael Florenciano, jefe del Servicio de Cardiología de hospital Quirónsalud Torrevieja, «la monitorización continua de la tensión arterial ha revelado que ésta sigue un ritmo circadiano característico». Florenciano indica que la tensión es más alta durante el día, cuando alcanza una meseta entre las 6 y las 18 horas. A partir de ese momento, prosigue el doctor, desciende de forma continua durante la noche hasta alcanzar sus valores más bajos hacia medianoche o después de que el individuo vaya a dormir. «Estos valores nocturnos bajos aumentan de nuevo lentamente durante las primeras horas de la madrugada, con frecuencia mientras el paciente permanece dormido, hasta aproximadamente las cinco de la mañana», señala Florenciano, «también se ha comprobado que al despertar y levantarnos, la tensión tiene una subida abrupta».

El conocer este ritmo no es sólo una mera curiosidad, recalcan los expertos, ya que en pacientes hipertensos puede estar alterado y esto tiene implicaciones pronósticas, es decir, su presencia puede indicar más problemas cardiovasculares a largo plazo. Como indica el doctor Florenciano, «entre el 27% y el 62% de pacientes hipertensos no tiene descenso nocturno de la tensión, es lo que se conoce como patrón non-dipper. Este patrón es más frecuente a edades mayores, en individuos con apnea del sueño, insuficiencia cardíaca, hipertensión de origen renal o después de un accidente cerebrovascular. También se asocia a mayor daño a nivel de los órganos vitales como el corazón, el cerebro o el riñón».


Una tensión alta puede esconder otras enfermedades

miércoles, 24 de mayo de 2017

Los cigarrillos ‘light’ son los responsables del aumento de la incidencia de cáncer de pulmón

  • Los agujeros de ventilación característicos en los filtros de estos cigarrillos hacen que los fumadores inhalen una mayor cantidad de humo con mayores niveles de carcinógenos
  • El consumo de cigarrillos 'light' ha provocado un aumento de la incidencia del adenocarcinoma pulmonar
Fumar es malo, muy malo, para la salud. No en vano, el consumo de tabaco es el principal factor de riesgo para sufrir una muerte prematura. Un dato que si bien parecen querer ‘ignorar’ los fumadores, es bien conocido por las compañías tabaqueras. Tal es así que, con objeto de ampliar sus beneficios, disfrazan el tabaco para que parezca más ‘apetecible’ y ‘seguro’. Es el caso de los cigarrillos con sabores –como vainilla y chocolate, prohibidos desde el pasado año– y mentolados y, sobre todo, de los cigarrillos denominados ‘light’, publicitados como un tipo de tabaco mucho menos dañino. Pero, ¿realmente es así? Pues no. De hecho, un nuevo estudio dirigido por investigadores del Centro Oncológico Integral de la Universidad Estatal de Ohio en Columbus (EE.UU.) demuestra que estos cigarrillos ‘light’ han contribuido de forma muy significativa al incremento de casos de adenocarcinoma pulmonar, esto es, el tipo más común de cáncer de pulmón.

Hace ya más de medio siglo que los cigarrillos ‘light’ o de ‘alta ventilación’ se introdujeron en el mercado para satisfacer la demanda de un tabaco con menor contenido en alquitrán. Una estrategia que, como explica Peter Shields, director de esta investigación publicada en la revista «Journal of the National Cancer Institute», «tuvo por objeto engañar a los fumadores y a la comunidad de salud pública para que pensaran que eran más seguros. Pero nuestros resultados sugieren una clara relación entre la adición de agujeros de ventilación en los filtros de los cigarrillos y el incremento de las tasas de adenocarcinoma pulmonar observado en los últimos 20 años. Y resulta especialmente preocupante que estos agujeros todavía se sigan añadiendo a prácticamente todos los cigarrillos que se fuman en la actualidad».

Menos fumadores, más cáncer

Los esfuerzos en materia de salud pública, y muy especialmente las legislaciones para restringir el consumo de tabaco en lugares públicos, han dado como resultado un descenso notable de la tasa de fumadores en la mayoría de países industrializados. Una disminución del tabaquismo en la que también ha jugado un papel importante la mayor información y concienciación de los usuarios y que, entre otras consecuencias, ha posibilitado que la incidencia de muchos de los tipos de cáncer de pulmón haya igualmente caído de forma notable. Sin embargo, hay una excepción: el adenocarcinoma pulmonar es mucho más frecuente a día de hoy que hace 50 años.

Pero si cada vez hay menos fumadores, ¿cómo es posible que la incidencia de este tumor pulmonar siga creciendo? Pues según revela la nueva investigación, en la que se han analizado todos los trabajos publicados sobre química y toxicología del tabaco, así como los memorándums internos de las compañías tabacaleras y los ensayos clínicos y estudios epidemiológicos sobre hábito tabáquico y riesgo de cáncer, la razón se encuentra, simple y llanamente, en los cigarrillos ‘light’.

  •     Los agujeros de ventilación en el filtro cambian la manera en la que se combustiona el tabaco y producen más carcinógenos (Peter Shields)

La principal particularidad de este tipo de cigarrillos es la presencia de ‘agujeros de ventilación’ cerca del filtro para que el humo del tabaco se diluya con el aire. Unos agujeros que, lejos de ‘beneficiar’ a los fumadores, se asocian a un mayor riesgo de desarrollar un tumor en el pulmón. De hecho, como sugieren los resultados, la mayor incidencia de adenocarcinoma pulmonar debe atribuirse a estos agujeros de ventilación, que hacen que los fumadores inhalen una mayor cantidad de humo que, además, contiene mayores niveles de carcinógenos, mutágenos y otras toxinas.

Como alerta Peter Shields, «los agujeros de ventilación en el filtro cambian la manera en la que se combustiona el tabaco y producen más carcinógenos. Y además, permiten que el humo alcance las zonas más profundas del pulmón, en las que por lo general se desarrollan los adenocarcinomas».

Acabar con los ‘agujeros’

Hace ya mucho tiempo que se sabe que los cigarrillos ‘light’ no son más ‘saludables’ que los cigarrillos normales. De hecho, y a pesar de los esfuerzos e inmensas inversiones publicitarias de las tabaqueras para camuflar el ‘secreto’, ya se demostró en los años 70. Sin embargo, las agencias sanitarias han tardado mucho en reaccionar. Pero más vale tarde que nunca, y la inclusión del término ‘light’ –y de sus sinónimos, como ‘mild’– en las cajetillas se encuentra a día de hoy totalmente prohibida. Sin embargo, no es suficiente.

Como concluyen los autores, «las legislaciones actuales prohíben a las empresas tabacaleras etiquetar sus productos como ‘bajos en nicotina o alquitrán’ o ‘light’. Pero atendiendo a las nuevas evidencias, las agencias reguladoras deberían tomar medidas inmediatas y regular el uso de agujeros de ventilación hasta prohibirlos completamente»

ABC Salud


Menos alquitrán, pero más cáncer de pulmón.

martes, 23 de mayo de 2017

Investigadores vascos logran un avance clave en la lucha contra la metástasis

Una investigación desarrollada por la Universidad de Boston y el centro vasco CIC BioGUNE ha revelado el mecanismo molecular de la activación de una proteína promotora de la metástasis, lo que puede suponer un avance "clave" en la investigación del cáncer, según los científicos.

La denominada "proteína de interacción con Ga asociada a vesículas" (GIV) podría ser un regulador central de la metástasis, y su caracterización completa "podría abrir nuevos caminos terapéuticos", según ha informado hoy en un comunicado el Centro de Investigación Cooperativa en Biociencias (CIC BioGUNE), con sede en el Parque Científico y Tecnológico de Bizkaia.

Este tipo de estudios multidisciplinares son "clave" para caracterizar los complejos procesos biológicos de relevancia en la investigación biomédica del cáncer, ya que la escasez de información sobre los mecanismos de la metástasis ha dificultado el desarrollo de terapias efectivas antimetastásicas.

El trabajo, publicado en la revista Nature Communications, ha sido el resultado de la colaboración del grupo de Mikel García-Marcos, de la Universidad de Boston, con el equipo de Francisco J. Blanco, de CIC bioGUNE.

La sinergia entre los dos grupos, así como la participación de investigadores del centro IRB Barcelona, y las universidades de Cornell y de Glasgow, han hecho posible descubrir este nuevo mecanismo de actuación de un regulador de proteínas G.

Mediante una combinación de técnicas bioquímicas y estructurales, que incluye resonancia magnética nuclear (RMN), los investigadores ha desvelado el mecanismo molecular detrás de la unión de GIV a una proteína G.

Estas proteínas son componentes del sistema de comunicación que el cuerpo utiliza para detectar hormonas en el torrente sanguíneo y para enviar los mensajes correspondientes a las células.

Un paso más para controlar las metástasis

lunes, 22 de mayo de 2017

5 errores a evitar cuando tomes un medicamento

Todos, en algún momento, hemos usado o tomado un medicamento para remitir una dolencia, disminuir alguna molestia y, en definitiva, sentirnos mejor.

Es probable que, en este sencillo acto, hayas podido cometer alguno de los 5 errores que comentamos en este post.

Te invitamos a continuar leyendo y comprobar si haces un uso responsable del medicamento o si, por el contrario, deberías corregir alguno de tus hábitos sanitarios.

   1) No cumplir los horarios y pautas de los tratamientos que nos han prescrito. A menudo se abandona el tratamiento cuando nos sentimos mejor, lo que supone un importante riesgo de volver a recaer. Cuando nos prescriben un tratamiento, debemos cumplir la frecuencia de las dosis y la cantidad a tomar, así como respetar el tiempo estimado para dicho tratamiento, lo que garantizará su eficacia.

   2) No consultar la fecha de caducidad cuando volvemos a usar o tomar un medicamento del botiquín. Bajo ningún concepto se debe tomar un medicamento cuya fecha de caducidad haya expirado. Para evitarlo, es recomendable revisar nuestro botiquín cada 6 ó 12 meses.

   3) No leer el prospecto cuando se va a consumir un medicamento. Tanto si es la primera vez que consumimos un medicamento, como si ya se ha tomado con anterioridad, es importante leer el prospecto. De esta manera, podemos conocer información de utilidad, como la manera correcta de tomarlo o sus posibles reacciones con otro medicamento que estemos usando. Para ello, es importante conservar el medicamento en su envase original y con su prospecto.

   4) No tener en cuenta las condiciones especiales de conservación de cada medicamento.  Las condiciones especiales de conservación figuran en el envase de cada medicamento. Aunque, en general, los medicamentos se conservan en un sitio fresco, seco y preservado de la luz, hay algunos que requieren de unas condiciones especiales. Las más habituales son las de medicamentos que se conservan entre +2°C  y +8°C. Aquellos medicamentos que no mencionen condiciones específicas de conservación pueden conservarse a temperatura ambiente. Cumpliendo las adecuadas condiciones de conservación de cada medicamento, garantizamos su buen estado y, por tanto, eficacia.  

    5) Tirar a la basura los envases, vacíos o con restos de medicamentos, es un error. Estos residuos precisan de un tratamiento ambiental específico, por lo que deben depositarse en los Puntos SIGRE de las farmacias para garantizar su correcta gestión medioambiental.



¿Sabes consumir correctamente los medicamentos?

jueves, 18 de mayo de 2017

¿Cuántos microbios tengo en las manos?

Acciones cotidianas como intercambiar billetes y monedas cuando vamos a comprar, acariciar a nuestra mascota, girar el pomo de una puerta o agarrarse a una barandilla, entre otras muchas, hacen que nuestras manos entren en contacto con un buen número de microorganismos. Con una receta tan sencilla como lavarse las manos con agua y jabón, se pueden salvar vidas, ya que esta acción previene un gran número de enfermedades

“En la mano se pueden acumular diferentes microorganismos como bacterias, virus, parásitos y hongos. La cantidad de bacterias que se ha podido identificar oscila entre 104 y 109 unidades”, señala Lorena López-Cerero, microbióloga y portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC).

“Las manos están en contacto con innumerable cantidad de objetos y personas y también con gérmenes que pueden ser perjudiciales para la salud. Cuando una persona no se lava las manos con jabón puede transmitir bacterias, virus y parásitos, ya sea por contacto directo (tocando a otra persona) o indirectamente (mediante superficies)”, apuntan los especialistas del Ministerio de Salud de Argentina.

Asimismo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) subrayan que, en la mayoría de las situaciones, lavarse las manos con agua y jabón es la mejor forma de reducir la cantidad de microbios que tienen nuestras manos.

“Mantener las manos limpias es una de las medidas más importantes que podemos tomar para evitar enfermarnos y transmitir los microbios a otras personas. Muchas enfermedades y afecciones se propagan por no lavarse las manos con agua corriente limpia y jabón”, manifiesta esta entidad.
Desde diarreas hasta enfermedades cerebrales

De igual modo, la doctora López-Cerero explica que debido a una mala higiene de las manos “se pueden transmitir infecciones abdominales como la diarrea por “Shigella” o por “Campylobacter”, infecciones respiratorias como la gripe, infecciones cutáneas como abscesos por “Staphylococcus aureus” e infecciones que afectan al cerebro como las infecciones por enterovirus”.

“Hay que tener en cuenta que también se pueden transmitir otro tipo de microorganismos que, aunque no afectan en condiciones normales a personas sanas, sí que pueden producir enfermedad a personas inmunodeprimidas o ingresadas en un hospital y sometidas a tratamientos médicos agresivos.

Este último tipo de bacterias, como “Klebsiella” o “Acinetobacter”, suelen producir infecciones en pacientes hospitalizados, sobre todo en unidades de cuidados intensivos”, añade.

Campaña de la OMS

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha puesto en marcha la campaña “Salve vidas: límpiese las manos” dirigida al personal de los servicios sanitarios.

La higiene de las manos es la base de todas las intervenciones, ya sea al insertar un dispositivo médico invasivo, manipular una herida quirúrgica o al realizar una inyección”, precisa esta entidad.

En este sentido, recuerda que la higiene de las manos en la atención sanitaria ha salvado millones de vidas en los últimos años.

La OMS indica que los profesionales de la salud deben lavarse las manos antes de tocar al paciente, antes de realizar una tarea limpia o aséptica, inmediatamente después de un riesgo de exposición a líquidos corporales, tras quitarse los guantes y también después de tocar al paciente, al final de la consulta o cuando esta sea interrumpida.

Del mismo modo, en nuestro día a día hemos de tener la precaución de lavarnos las manos a la hora de llevar a cabo ciertas tareas.

Cuándo y cómo lavarse las manos

La doctora López-Cerero afirma que debemos lavarnos las manos “al menos en las siguientes situaciones: antes y después de preparar la comida; antes de comer; después de ir al baño; después de cambiarle los pañales a un niño o de limpiarle si ha ido al baño; después de soplarse la nariz, toser o estornudar; después de tocar animales, sus alimentos o sus excrementos y después de tocar basura”.

La microbióloga expone que el lavado de manos implica cinco pasos simples: mojar, enjabonar, frotar, enjuagar y secar. Además, señala que se puede utilizar agua fría, caliente o templada pues la temperatura del agua no influye en la eficacia del lavado de manos.

“Si no cuenta con agua ni con jabón, use un desinfectante de manos a base de alcohol que contenga, al menos, un 60% de alcohol”, recomienda la especialista. No obstante, manifiesta que los desinfectantes que incluyen alcohol no son tan eficaces, sobre todo, si las manos están sucias o grasas. “El alcohol no elimina algunos de los microorganismos y, en cambio, el agua junto con el jabón sí que lo hace”, destaca.


Un sencillo gesto que puede evitar infecciones graves


miércoles, 17 de mayo de 2017

"Volver a hablar", un programa de ayuda a operados de garganta y boca

  • Concello y AECC firman un convenio con fines sociosanitarios
La Asociación Española Contra el Cáncer, AECC, y el Concello de Pontevedra firmaron esta mañana un convenio de colaboración para poner en marcha un programa de rehabilitación psicosocial de pacientes laringectomizados. A través de esta iniciativa, el gobierno local aportará 9.000 euros al año que se destinarán a 30 personas operadas en el área sanitaria de Pontevedra y usuarias de la asociación.

"Volver a hablar" es el lema de la campaña que la AECC lleva a cabo con personas sometidas a una laringectomía, a las que les cuesta tanto pronunciar el lenguaje como el simple hecho de alimentarse. Con la ayuda de personal especializado y voluntarios, la iniciativa ofrece asesoramiento social, psíquico y médico. El convenio se ha firmado por cuatro años ampliables.

La presidenta de la asociación en Pontevedra, Josefa Crespo, recordó que muchas de las personas operadas de garganta, boca o lengua manifiestan problemas que les afectan en su día a día y en sus relaciones personales y familiares. Son, sobre todo, pacientes de más de 50 años y varones, que han sufrido cáncer de garganta. Muchos de ellos son derivados a la asociación directamente por los especialistas del Complexo Hospitalario de Pontevedra, CHOP.


Otro paso más en la rehabilitación social de los laringectomizados

martes, 16 de mayo de 2017

Investigadores oncológicos reclaman más financiación y menos burocracia

Investigadores oncológicos reivindican en una Jornada con motivo del Día de la Innovación en Cáncer un apoyo económico continuado y sostenido en la lucha contra esta enfermedad, más recursos para formación y un mayor esfuerzo de acceso a los fondos europeos

Estas reclamaciones se plantearon en el Día de la Innovación en Cáncer, que tuvo lugar (...) en la Real Academia Nacional de Medicina (RANM), donde los principales agentes de la investigación oncológica analizaron y debatieron sobre las dificultades, necesidades y fortalezas de esta línea científica.

La jornada fue organizada conjuntamente por la Asociación Española de Investigadores en Cáncer (ASEICA); la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y la RANM.

El doctor Carlos Camps, presidente de ASEICA, destacó los avances conseguidos en los últimos años, pero pidió más financiación: “Es preciso que la comunidad científica reivindique la necesidad de mejorar la financiación, porque estamos en cifras similares a las de hace una década”.

“Debería producirse un incremento anual del 4,5 % en todos los presupuestos anuales hasta el año 2026 para que podamos recuperar el nivel de inversión previo a la crisis”, añadió.

También comparó la situación con otros países del entorno: “En Alemania, Francia o Italia, las grandes compañías ejecutan alrededor de un 80% de la inversión en I+D+i, mientras en España son las pymes y el sistema público los que soportan el mayor peso. Este escenario tiene que revertirse para que podamos empezar a equipararnos a la UE”.

El presidente de la SEOM, el doctor Miguel Martín, apostó con urgencia por una Ley de Mecenazgo que “estimule las donaciones privadas, entre ellas las donaciones para investigar en cáncer“.

“En la actualidad no existen incentivos fiscales razonables para este tipo de donaciones, pese a que pueden cubrir lagunas que la administración no puede abordar y, por tanto, liberan a ésta de inversiones que benefician a los ciudadanos”, subrayó.

La calidad como reto a conseguir es el aspecto donde el doctor Eduardo Díaz-Rubio, vicepresidente de la RANM, puso el acento: “La innovación en calidad abarcaría no solo la investigación clínica y aplicada, sino a la práctica asistencial y a la formación”.

Entre las conclusiones de la jornada, figuraron la necesidad de eliminar la brecha que separa la investigación española de la europea apostando por un sistema que incentive la inversión privada de grandes compañías y que además asegure un porcentaje fijo del PIB destinado a la ciencia.

En la parte final de este acto, el doctor Bartolomé Beltrán moderó un debate con periodistas especializados en salud de “La Vanguardia”, “El País”, “Diario Médico”, la Agencia SIC y la Agencia EFE, sobre la percepción de los medios respecto a las cobertura informativas de investigación y cáncer.


Sin inversión y con trabas burocráticas es imposible avanzar