Publicitat

jueves, 21 de diciembre de 2017

Vacances de Nadal! Vacaciones de Navidad!

Han llegado las vacaciones de Navidad y en ABL nos tomamos unos merecidos días de descanso.

Este año cerramos desde el 22 de diciembre hasta el 7 de enero, ambos inclusive, por lo que seguiremos con nuestra tarea de informar sobre el cáncer, luchar contra el tabaco y de dar apoyo a tod@s l@s laringectomizad@s a partir del 8 de enero.

Esperamos que paséis unas Felices Fiestas!.

¡Hasta enero! ¡Fins el gener!



Associació Barcelonesa de Laringectomitzats



Molt bones festes a tothom!

martes, 19 de diciembre de 2017

La Asociación Contra el Cáncer prevé que los casos de laringe se hayan duplicado en 2020

  • El Sespa recuerda que el consumo de alcohol y tabaco y una mala alimentación son los principales factores de riesgo
 
«El cáncer de laringe irá en aumento. Es más, se prevé que en los próximos dos años (para 2020) se dupliquen los casos». Así lo advirtió ayer Jorge Areces, presidente de la Asociación Contra el Cáncer de Gijón, durante la inauguración de unas jornadas de prevención y concienciación acerca de esta enfermedad en el hotel Silken Ciudad de Gijón. Compartió su afirmación el gerente del Servicio de Salud del Principado (Sespa), José Ramón Riera, quien matizó que «de momento esta tipología está estabilizada en Asturias». Aun así, el cáncer, recordó, «es la primera causa de mortalidad en la región. Por eso, la Consejería de Salud está invirtiendo todo lo posible en tratamientos y también en el diagnóstico precoz y la prevención», destacó Riera.

Las causas de este posible incremento se encuentran en los factores de riesgo más habituales como el consumo de alcohol y tabaco, pero también en la mala alimentación. «La prevención ha aumentado a medida que ha crecido el número de enfermos de cáncer. La gente cada vez está más concienciada de desechar estos malos hábitos de sus vidas», apuntó Margarita Fuente, presidenta de la asociación en Asturias.

Es la primera vez que la entidad organiza unas jornadas destinadas al cáncer de laringe en concreto. «Será la primera de muchas», avanzó Areces. Llevan varios años potenciando el apoyo a las familias y enfermos de esta dolencia, pero aún queda mucho por hacer, como recalcó Fuente: «Hemos iniciado un camino importante que será largo, pero estamos en ello». Las jornadas estaban dirigidas a la sociedad en general, pero también a estudiantes de medicina, enfermos y familiares. «Sirven de prevención, pero también para ver de qué manera se puede mejorar la calidad de vida de estos pacientes y cómo pueden sus seres queridos apoyarles en cada fase de la enfermedad», explicó.
  • El avance en el diagnóstico precoz de la enfermedad «ha sido brutal», destaca Riera 

Actuar a tiempo

Una vez más, la detección precoz es clave a la hora de salvar la vida del paciente, pero también para evitar intervenciones quirúrgicas agresivas. En el caso del cáncer de laringe, Riera señaló que «el avance ha sido brutal y los tratamientos con quimio y radioterapia logran evitar la operación» que deja en el paciente múltiples secuelas. Entre ellas, una pérdida del gusto y, en muchos casos, del habla a consecuencia de la extirpación de las cuerdas vocales. El Sespa tiene logopedas en los hospitales para hacer la rehabilitación mientras los pacientes permanecen ingresados. Sin embargo, una vez que reciben el alta pierden esta atención y es ahí donde actúan los colectivos como la Asociación Contra el Cáncer.

«Trabajamos en colaboración constante con el hospital y les ofrecemos la posibilidad de continuar la rehabilitación con logopedas de la asociación y también del Sespa», destacó Margarita Fuente. «Sin su labor, sería imposible llegar a todas las personas y atender sus necesidades», incidió Riera. «Les ayudan a recuperar la normalidad y a ganar calidad de vida», concluyó.



El tabaco, el alcohol y la mala alimentación, factores de riesgo en aumento

lunes, 18 de diciembre de 2017

Bon Nadal i un Feliç Any Nou 2018!

Des de 
l'Associació Barcelonesa de Laringectomitzats,
 us volem desitjar un 
Bon Nadal i un Feliç Any Nou 2018



Desde la
Asociación Barcelonesa de Laringectomizados
 os deseamos una
Feliz Navidad y un Próspero Año Nuevo 2018

 


viernes, 15 de diciembre de 2017

¿Qué hacer para luchar contra los malditos gases?

No existe un registro oficial sobre el número de personas que acuden al médico por problemas de gases, una queja frecuente para la población en general. Sin embargo, sí podemos afirmar que ocupan un gran volumen en las consultas de atención primaria. Quien más o quien menos ha sido víctima de ellos alguna vez, dificultando de forma más o menos seria su calidad de vida. ¿Cuándo pueden suponer los gases un problema? ¿Cómo podemos reducirlos?

En medicina se utiliza el término meteorismo cuando se habla de molestias relacionadas con la presencia de gas en el intestino. Según explica a EL MUNDO Jerónimo Fernández Torrente, médico general del Centro de Salud La Milagrosa de Lugo y vicesecretario de la Organización Médica Colegial, se define comúnmente como meteorismo (flatulencia) la sensación de tener el abdomen hinchado, distendido y pleno. Puede ser debido a la existencia de un aumento real del contenido de gases en el intestino por muy diferentes causas, y/o a una sensibilidad personal aumentada a la distensión de la pared intestinal. Es decir, hay gente más sensible a percibir los gases de forma molesta sin que tengan realmente más gases. En este segundo caso suelen coincidir otros trastornos funcionales del aparato digestivo asociados como la dispepsia funcional o el síndrome del intestino irritable.

"Quejarse de gases (o meteorismo) es un problema muy frecuente en la población general, y en la mayor parte de los casos se trata de un trastorno benigno que no tiene ninguna causa importante", afirma Ricardo Gómez Huelgas, vicepresidente segundo de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y jefe de servicio de Medicina Interna del Hospital General de Málaga. Los síntomas más frecuentes son sensación de hinchazón, distensión abdominal, ruidos en las tripas (borborigmos), eructos frecuentes, ventosidades y, a veces, dolor abdominal.

¿Por qué aparecen las molestias?

La causa más habitual del meteorismo es la aerofagia, es decir, tragar aire inconscientemente -sobre todo al comer-. Sin embargo,"hay personas que tienen meteorismo y pueden no tener aerofagia", aclara Gómez Huelgas. La aerofagia está muy relacionada con el estrés y la ansiedad, por lo que este tipo de situaciones suelen ser más susceptibles a la aparición de gases. Por ejemplo, personas que tienen una respiración más acelerada o que suspiran mucho son más propensas a tenerlos.

Por otro lado, factores tan importantes como "la inmovilidad o el estreñimiento pueden favorecer el meteorismo, y esto se suele ver más en personas sedentarias, obesas y ancianos", señala Mercedes Ricote Belinchón, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y miembro del Grupo de Trabajo de Digestivo de la Sociedad de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN). Por ello, a las personas que tienen más tendencia a los gases se recomienda que sean activas y que hagan ejercicio físico de forma regular, sobre todo que caminen después de las comidas.

Pero además de estas, existen otras causas que con mayor o con menor frecuencia pueden ocasionar gases intestinales. Algunas de ellas son: comer alimentos flatulentos y bebidas gaseosas y carbonatadas; hacer un cambio brusco en la alimentación -especialmente por un aumento de alimentos ricos en fibra-; padecer una enfermedad celiaca, o una intolerancia alimentaria (en ocasiones, aunque poco frecuentes, un exceso de gases puede ser un síntoma de estas patologías); y/o por tomar antibióticos: "Estos medicamentos alteran la flora intestinal y pueden ser responsables de un aumento de gases o ventosidades malolientes. Otros como los protectores de estómago también pueden alterar la digestión normal y la flora intestinal", expone Fernández Torrente.

Cabe mencionar que, aunque en raras ocasiones, los gases pueden ser un síntoma de algunas neuropatías como por ejemplo la diabetes: "Estos casos son poco habituales y tienen que ver fundamentalmente con pacientes que tengan complicaciones ya avanzadas de la diabetes", aclara Gómez Huelgas. Por ello insiste: "La mayor parte de los cuadros de meteorismo son benignos, y su causa principal es tragar aire de forma inconsciente. Bien es cierto que se debe descartar una intolerancia alimenticia u otro tipo de patologías, pero son casos mucho menos frecuentes".

¿Hasta qué punto son molestos?

Los problema de gases se convierten en un problema cuando interfieren en la calidad de vida de la persona, en este caso sería recomendable ir al médico; pero sobre todo habría que ir si los gases se acompañan de otros síntomas como dolor abdominal, cambios en el ritmo intestinal, o de algún síntoma anormal como vómitos o sangre en las heces.

Según sostiene Fernández Torrente, por regla general, los problemas de gases son transitorios y en la mayoría de los casos carecen de importancia. "Los eructos y la distensión abdominal por gases, aunque son molestos, no son una enfermedad grave, por lo que no hay que preocuparse en exceso", afirma. Es cierto que hay personas más propensas a meteorismo que otras, que ciertos alimentos flatulentos caen peor en algunas personas pero en la mayoría de los casos, basta con hacer algunos cambios en los hábitos alimenticios y en la forma de comer para mejorarlos, y también es aconsejable prestarles menor atención.

"La forma en que se come es fundamental", sostienen los especialistas. Por ello, es recomendable hacerlo de forma relajada, sin hablar mucho, masticando bien los alimentos, evitando beber durante las comidas -mejor beber antes o después- y caminar unos 15 minutos después de cada comida. "También es aconsejable no fumar (las personas que fuman tienen más gases) y evitar chupar caramelos y mascar chicle", señala Ricote Belinchón.

Si sufre de 'gases', siga estos 10 consejos


  •     Reduce los alimentos que producen más gases y los que notes que personalmente, más te perjudican. "No elimines alimentos porque sí, ve probando lo que te sienta bien y lo que te sienta mal", afirma Fernández Torrente. La lista de alimentos que producen más gases son: legumbres (Habas, alubias, garbanzos, lentejas, guisantes); verduras (col, coliflor, coles de Bruselas, repollo, alcachofas, nabos, espinacas, acelgas, lechuga, espárragos, pepino, pimiento); hortalizas (cebolla cruda, patatas, rábanos); cereales (cereales integrales, arroz, pan y harinas integrales); frutas (pasas, albaricoque, piña, ciruela); el chocolate y las bebidas gaseosas, refrescos azucarados, la cerveza y el vino tinto.
  •      Disminuye el empleo de tomate, apio y zanahoria en las ensaladas si compruebas que te dan gases. El tomate pelado produce menos gases.
  •     Las frutas, siempre mejor que sean maduras. Si tienes muchos gases, se recomiendan que estén peladas.
  •     El pan mejor que sea de fermentación tradicional con levaduras, en vez de gasificado con químicos. Se digiere mejor y generan menos gases en el intestino.
  •     La carne y el pescado no suelen producir gases, pero no se debe abusar de la carne; y son preferible los pescados blancos y azules.
  •     Las verduras producen menos gases si van condimentadas con especias reductoras de gases (menta, hierbabuena, comino, orégano, laurel, anís verde, anís estrellado, cardamomo).
  •     Para cocinar, mejor la cocción, el horno y la plancha.
  •     No irse a la cama nada más después de cenar, mejor dejar pasar dos o tres horas. Evitar en la cena los alimentos que más gases producen.
  •     Evita los suplementos de proteínas de gimnasio, sobre todo a bases de ovoalbúmina porque producen con frecuencia gases y ventosidades malolientes.
  •     Tomar un yogur al día bífidobacterias, ayuda a regenerar la flora saludable y a mejorar el tránsito intestinal reduciendo entre otros, la formación de gases.

Una molestia muy habitual en los laringectomizados

jueves, 14 de diciembre de 2017

Obstrucción intestinal u obstrucción gastrointestinal (GI)

Una obstrucción gastrointestinal (GI) se produce cuando se obstruye el tubo digestivo de una persona. El tubo digestivo está formado por el esófago, el estómago, el intestino delgado y el intestino grueso. Durante el proceso habitual de digestión, los alimentos y los líquidos se mueven a través del tubo digestivo. Las enzimas, los líquidos y los electrolitos ayudan al cuerpo a absorber los nutrientes durante este proceso.

Cuando una persona tiene una obstrucción GI, los alimentos y los líquidos no se pueden desplazar por el sistema como lo harían habitualmente. Una obstrucción GI puede ocurrir por algo que se encuentre dentro del tubo digestivo y obstruya el paso. También puede ser algo externo al tubo digestivo lo que provoque una obstrucción si presiona contra este y lo hace colapsar. Cuando hay una obstrucción, las contracciones intestinales que hacen que los alimentos se desplacen pueden producir un dolor intenso. Estos movimientos se denominan peristalsis. Si no se trata, la obstrucción GI constituye un problema grave, que incluso puede poner en riesgo la vida.

Las obstrucciones GI son más frecuentes para las personas con los siguientes tipos de cáncer:
  •     Cáncer colorrectal
  •     Cáncer de ovario
  •     Cáncer de esófago
  •     Cáncer de estómago
  •     Cáncer de páncreas

Las obstrucciones GI también pueden ocurrir con muchos otros tipos de cáncer, si bien con menor frecuencia.

Causas de una obstrucción GI

Las siguientes son algunas de las causas de una obstrucción GI:
  •     Heces (materia fecal) que se han endurecido y no pueden evacuarse
  •     Torsión del intestino
  •     Tejido cicatricial en el intestino
  •     Tumor dentro del tubo digestivo
  •     Tumor que presiona la parte exterior del tubo digestivo

Síntomas de una obstrucción GI

Las personas con obstrucción GI pueden tener los siguientes síntomas:
  •     Náuseas
  •    Vómitos que pueden contener alimentos, líquidos o medicamentos que se tomaron muchas horas antes del vómito
  •     Dolor que disminuye después del vómito
  •     Sensación de que los alimentos se traban mientras se desplazan por el tubo digestivo después de comer
  •     Cólicos producidos por el movimiento de los intestinos al intentar desplazar los alimentos
  •     Imposibilidad de realizar deposiciones o evacuar gases, pese a la necesidad de hacerlo

El alivio de los efectos secundarios es un aspecto importante de la atención y del tratamiento contra el cáncer. Se denomina cuidados paliativos o atención médica de apoyo. Hable con su equipo de atención médica sobre cualquier síntoma que pueda experimentar. Esto incluye nuevos síntomas o cambios en estos.

Tratamiento de la obstrucción GI

El tratamiento de una obstrucción gastrointestinal depende de la causa. Algunos métodos para tratar o controlar una obstrucción GI son los siguientes:
  •   Enemas y otras opciones para aflojar o ablandar las heces en una obstrucción producida por heces duras.
  •   Recibir nutrientes a través de una sonda intravenosa (i.v., por la vena) durante unos días en lugar de comer o beber. Esto puede ayudar a que el intestino descanse y revertir una torsión.
  •    Usar un tubo, denominado sonda nasogástrica (NG), para extraer lo que esté en el estómago y evitar mayor dolor. La sonda NG se introduce a través de la nariz hasta el estómago.
  •   Tomar los medicamentos que le recomiende su médico para aliviar las náuseas y los vómitos, la diarrea, la hinchazón o el dolor.

Si estas opciones no liberan la obstrucción, es posible que sea necesario recurrir a lo siguiente:
  • Cirugía para despejar un paso para que los alimentos puedan desplazarse por el tubo digestivo.
  • Inserción de una sonda expansible denominada endoprótesis (stent) en el sitio de la obstrucción.

Las obstrucciones intestinales pueden esconder dolencias graves

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Cuatro de cada diez cánceres resultan de factores de riesgo evitables

  • La mayor proporción de afecciones proviene del hábito de fumar
Cuatro de cada diez casos de cáncer y la misma proporción de muertes son provocados en Estados Unidos por factores de riesgo, muchos de los cuales podrían minimizarse con estrategias adecuadas de prevención, según un estudio publicado el martes.

Así, el 42% de todos los tipos de cáncer (659.640 casos de los 1,57 millones diagnosticados) y el 45,1% de las muertes atribuidas a esta enfermedad (265.150 sobre 587.521) podrían ser prevenidos, según determinaron los autores de trabajos basados en cifras de 2014 y publicados en línea en la revista médica CA: A Cancer Journal for Clinicians.

La mayor proporción de afecciones por cáncer proviene del hábito de fumar con 19% del total (298.970 casos), además de 28,8% de la mortalidad por esta enfermedad (169.189 fallecimientos).

El sobrepeso se sitúa en segundo rango, lejos del tabaco, con 7,8% de los casos de cáncer y 6,5% de las muertes, seguido por el consumo de alcohol (5,6% de los casos y el 4% de mortalidad), la exposición a los rayos ultravioletas (4,7 del cáncer y 1,5% de las muertes) y la falta de actividad física (2,9% de los tipos de cáncer y 2,2% de las muertes), precisó el reporte.

Un consumo insuficiente de frutas y verduras también representa el factor de riesgo que lleva al 1,9% de los cánceres y 2,7% de los decesos resultantes, mientras que una infección por el virus del papiloma humano (VPH) está relacionado con 1,8% de los casos y 1,1 de los decesos.

El cáncer del pulmón es el más frecuente, con 184.970 casos y de la misma manera está relacionado con el mayor número de muertes (132.960), seguido por el cáncer colorrectal (76.910 casos y 28.290 muertes).

Entre los cánceres que se deben a un factor de riesgo, los investigadores señalaron que el que tiene la proporción más elevada con 85,8% es de cáncer de pulmón, seguido con 71% por cáncer de hígado, 54,6% colorrectal y 28,7 de cáncer de mama.

El hábito de fumar como factor de riesgo representó el 81,7% del cáncer de pulmón, 73,8% del de laringe, 50% del de esófago y 46,9% del de vesícula.

El sobrepeso y la obesidad están ligados a 60,3% de los cánceres de cuello uterino, a un tercio de los tipos de cáncer de hígado, así como a un 11,3% de los cánceres de mama y un 5,2% colorrectal.

El consumo de alcohol es un factor determinante para casi la mitad de cánceres en la cavidad bucal y orofaringe en los hombres y cerca de una cuarta parte en mujeres.

Cerca del 25% de los cánceres de hígado en los hombres y 11,9% de las mujeres son atribuibles al consumo de alcohol, así como 16,4% de los tumores de mama.

La exposición a los rayos ultravioleta es la causa del 96% de los melanomas, un cáncer agresivo de piel, en los hombres y del 93,7% en las mujeres.

El 45% de las muertes por cáncer podrían ser prevenidas

martes, 12 de diciembre de 2017

Las bacterias causantes de la periodontitis también aumentan el riesgo de cáncer de esófago

  • La presencia de especies bacterianas ligadas al desarrollo de la periodontitis aumenta, y mucho, el riesgo de adenocarcinoma de esófago y de carcinoma epidermoide esofágico
De acuerdo con los datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en 2015 se diagnosticaron en nuestro país 2.358 nuevos casos de cáncer de esófago, en su gran mayoría en varones –hasta un 83,9% de los casos–. Un tipo de cáncer que, solo en 2014, fue responsable del deceso de 1.830 españoles. La razón para esta elevada mortalidad se explica por la ausencia de síntomas específicos durante las primeras fases de la enfermedad, lo que hace que el tumor se detecte, por lo general, cuando ya ha progresado y resulta mucho más difícil de curar. Tal es así que el porcentaje de pacientes que sobreviven a los cinco años de su diagnóstico es de tan solo un 15-25%. De ahí la importancia de adoptar hábitos de vida saludables, muy especialmente no abusar del alcohol y, sobre todo, no fumar, para prevenir su aparición. Y asimismo, de cuidar nuestra higiene bucodental. Y es que como muestra un estudio llevado a cabo por investigadores del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York (EE.UU.), la presencia en la cavidad oral de bacterias asociadas a la periodontitis aumenta, y mucho, el riesgo de desarrollo de cáncer de esófago.

Como explica Jiyoung Ahn, directora de esta investigación publicada en la revista «Cancer Research», «el cáncer esofágico es el octavo tipo de tumor más común y la sexta causa de muerte global por cualquier enfermedad oncológica. Un tipo de cáncer que se asocia a una elevada mortalidad, por lo que se requiere el establecimiento con urgencia de nuevas vías para su prevención, estratificación del riesgo y detección precoz».

Bacterias ‘buenas’ y ‘malas’

Numerosos estudios han confirmado la existencia de una relación entre la periodontitis –la consabida ‘enfermedad de las encías’, comúnmente conocida como ‘piorrea’– y el desarrollo de distintos tipos de cáncer, caso de los tumores de cabeza y cuello. Así, el objetivo de la nueva investigación fue evaluar si las bacterias causantes de esta periodontitis también aumentan el riesgo de aparición de los dos tipos principales de cáncer esofágico: el adenocarcinoma de esófago y el carcinoma escamoso –o epidermoide’– esofágico.

Para llevar a cabo el estudio, los autores siguieron durante una década la evolución de más de 122.000 adultos a los que se habían tomado muestras de la cavidad oral con motivo de su participación en dos grandes ensayos clínicos sobre cáncer –el Estudio de Cribado del Cáncer de Próstata, Pulmón, Colorrectal y Ovario del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos (NCI), y la Cohorte de Nutrición del Estudio de Prevención del Cáncer II de la Sociedad Americana del Cáncer (ACS).

  • El conocimiento del papel del microbioma oral podría conllevar al desarrollo de estrategias para la prevención y la detección precoz del cáncer de esófago
Concluidos los 10 años de seguimiento, 106 participantes desarrollaron cáncer de esófago. Así, lo que hicieron los autores fue utilizar técnicas de secuenciación del ADN para determinar la composición de la flora bacteriana de la cavidad oral de los pacientes con el tumor y compararla con la de individuos sanos que no habían desarrollado la enfermedad –el consabido ‘grupo control’.

Los resultados mostraron un mayor riesgo de cáncer esofágico asociado a la presencia de ciertas especies bacterianas responsables de la aparición de la periodontitis. Por ejemplo, y mientras que la bacteria ‘Porphyromonas gingivalis’ se asoció a una mayor probabilidad de aparición de carcinoma escamoso esofágico, tener unos niveles elevados de la bacteria ‘Tannerella forsythia’ conllevó un incremento de hasta un 21% en el riesgo de desarrollo de adenocarcinoma de esófago.

Pero, y por lo menos en lo que se refiere a este tipo de tumor, ¿no hay ninguna bacteria ‘buena’? Pues sí. Los resultados también mostraron que la presencia de algunas pocas bacterias en el microbioma oral se asoció a un menor riesgo de cáncer de esófago. Es el caso, muy especialmente, de ciertas especies del género ‘Neisseria’, que parecen reducir la probabilidad de padecer adenocarcinoma de esófago.

Como indica la directora de la investigación, «nuestro trabajo muestra que un mayor conocimiento del papel del microbioma oral podría conllevar al desarrollo de estrategias para prevenir el cáncer de esófago o, cuando menos, detectarlo de forma más temprana. Así, el próximo paso será verificar si estas bacterias pueden ser empleadas como biomarcadores para predecir el riesgo de esta enfermedad».

Hay que cepillarse los dientes

En definitiva, y con objeto de prevenir no ya la aparición de periodontitis, sino de enfermedades mucho ‘más graves’ como el cáncer de esófago, debe prestarse una especial atención al cuidado de nuestra salud bucodental.

Como concluye Jiyoung Ahn, «nuestro estudio confirma que una buena salud oral, incluido el cepillado regular de los dientes y las visitas al dentista, es importante para protegernos frente a la periodontitis y a la creciente lista de enfermedades asociadas a la misma»



Hay que cepillarse los dientes

jueves, 7 de diciembre de 2017

La contaminación de la ciudad anula los beneficios cardiorespiratorios de caminar dos horas

  • Un estudio realizado en Londres advierte que no todas las áreas de una ciudad son recomendables para la práctica del ejercicio y que el perjuicio puede ser mayor que el beneficio

Los profesionales sanitarios de las grandes ciudades van a tener que pensárselo dos veces antes de recomendar la práctica de ejercicio a la población. O si lo hacen , deberán hacer un mapa de las calles saludables y señalar en rojo las que no los son. Un estudio que se publica hoy en «The Lancet», caminar por las calles contaminadas puede anular los beneficios cardiorrespiratorios en las personas, especialmente los mayores de 60 años.

El informe advierte que, incluso periodos cortos -2 horas- la exposición a pequeñas partículas de hollín o polvo que se encuentran en el humo del tráfico de las calles más transitadas frustran los beneficios que tiene caminar sobre el corazón y los pulmones de los mayores de 60 años.

Realizado en la ciudad de Londres, el trabajo ha comparado en 119 adultos mayores de 60 años, los efectos en la salud de caminar a por un calle contaminada por el humo tráfico, como Oxford Street, con hacerlo en un parque como Hyde Park. Y los resultados son desalentadores para los que pasean por las calles de Londres, especialmente para aquellas personas con enfermedades respiratorias existentes.

  • La contaminación del aire es responsable, cada año, de cerca de 5.5 millones de muertes prematuras en todo el mundo

Los datos reflejan un aspecto claro, dice el autor principal, el profesor Fan Chung, del Instituto Nacional del Corazón y los Pulmones del Imperial College de Londres (Reino Unido): «si vas a caminar por la ciudad, mejor hazlo por un parque o una zona poco contaminada. De lo contrario los efectos cardiosaludables de caminar se diluyen entre el humo del tráfico».

La contaminación del aire es responsable, cada año, de cerca de 5.5 millones de muertes prematuras en todo el mundo. Solo en Reino Unido, el aire contaminado contribuye a 40.000 muertes cada año, casi una cuarta parte en Londres. La evidencia científica muestra que la exposición a las partículas finas (con un diámetro de 2,5 micrómetros o menos, PM2.5) procedente de los gases de escape diesel aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular y de muerte, además de que puede reducir la función pulmonar, particularmente en los ancianos y las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

De los 119 voluntarios, 40 estaba sanos, 40 tenía EPOC estable y 39 cardiopatía isquémica estable. Los participantes fueron asignados aleatoriamente a pasear durante dos horas por el extremo oeste de la calle Oxford de Londres –área donde está restringido el tráfico de taxis y autobuses- o a través de una zona libre de tráfico de Hyde Park. Entre 3 y 8 semanas después, los participantes hicieron otra caminata. Ninguno de los participantes había fumado desde, al menos, 12 meses y todos mantuvieron sus tratamientos a lo largo del estudio.

  • Las personas más jóvenes también se ven negativamente afectadas por hacer ejercicio en lugares contaminados

Y los resultados fueron muy claros: en los voluntarios sanos, caminar por Hyde Park acarreó una mejora en la capacidad de los pulmones y en la rigidez arterial que se mantuvo durante hasta 26 horas. Por el contrario, caminar por Oxford Street solo mejoró mínimamente la capacidad pulmonar pero produjo un endurecimiento de las arterias. Síntomas como tos, producción de esputos, dificultad para respirar y sibilancias y aumento de la rigidez arterial fueron frecuentes después de caminar por Oxford Street en comparación con Hyde Park. Estos efectos tóxicos se han asociado con la combustión de combustibles fósiles y son particularmente tóxicos para las personas con enfermedades cardiovasculares y pulmonares.

¿Significa esto que las personas que corren o montan en bici por áreas contaminadas podrías sufrir el mismo efecto? Chung responde a ABC que «sería lo más lógico a tenor de nuestros resultados», pero matiza que aunque «las personas más jóvenes también se ven negativamente afectadas por hacer ejercicio en lugares contaminados, tal vez los efectos son menores que en los adultos más mayores».

De acuerdo con el estudio Chung afirman que sería aconsejable hacer ejercicio en los parques de la ciudad, espacios verdes o áreas a una distancia mínima de 50 metros de las carreteras de tráfico. Además, advierte, la exposición prolongada a la contaminación del aire aumenta el riesgo de cáncer de pulmón.

En un comentario que acompaña al informe, George Thurston y Jonathan Newman, de la Escuela de Medicina de Nueva York (EE.UU.) afirman que tanto el cambio en la rigidez arterial y la capacidad pulmonar reportados en el estudio son biológicamente compatibles con la contaminación del aire. Y aunque se necesitan más estudios, los resultados de este y otros estudios recientes marcan como prioridad el control de la contaminación del aire PM2.5 en las ciudades como una medida de salud pública.

En conclusión el estudio proporciona un mensaje claro, aunque nada nuevo: hay que mejorar la calidad del aire.


No todos los sitios son aptos para caminar por la ciudad

jueves, 30 de noviembre de 2017

¿Cuáles son los factores de riesgo para el cáncer de orofaringe y de cavidad oral?

Un factor de riesgo es cualquier cosa que cambie las probabilidades de que una persona padezca alguna enfermedad como el cáncer. Los distintos tipos de cáncer tienen diferentes factores de riesgo. Por ejemplo, la exposición de la piel a la luz solar intensa es un factor de riesgo para el cáncer de piel. El hábito de fumar es un factor de riesgo para muchos tipos de cáncer.

Existen distintos tipos de factores de riesgo. Algunos no pueden cambiarse, como su edad o raza. Otros pueden estar relacionados con elecciones personales como fumar, beber o la alimentación. Algunos factores influyen el riesgo más que otros. Sin embargo, los factores de riesgo no lo indican todo. El tener un factor de riesgo, o incluso varios, no significa que una persona desarrollará la enfermedad. Además, el hecho de no presentar ningún factor de riesgo, tampoco significa que no padecerá la enfermedad.

Algunas personas con cáncer orofaríngeo u oral presentan algunos o ningún factor de riesgo conocido; en cambio, otros que presentan varios factores de riesgo nunca llegan a manifestar la enfermedad. Aun si una persona tiene factores de riesgo, es imposible saber con seguridad hasta qué punto éstos contribuyeron a producir el cáncer.

El tabaco y las bebidas alcohólicas


El consumo de alcohol y tabaco está entre los factores de riesgo más fuertes para los cánceres de orofaringe y de cavidad oral.

El consumo de tabaco


La mayoría de las personas con cáncer oral y orofaríngeo consumen tabaco, y su riesgo de padecer estos tipos de cáncer está relacionado con la cantidad de tabaco y por cuánto tiempo lo han fumado o masticado.

Los fumadores tienen mucho más posibilidades que los no fumadores de producir estos tipos de cáncer. El humo del tabaco proveniente de cigarrillos, cigarros o pipas puede causar cáncer en cualquier parte de la boca o de la garganta, así también como cáncer de laringe (órgano fonador), pulmones, esófago, riñones, vejiga y varios otros órganos.

El fumar pipa constituye un riesgo particularmente importante para los tipos de cáncer en el área de los labios, ya que éstos entran en contacto con la boquilla de la pipa.

Resulta importante que los fumadores que han recibido tratamiento para el cáncer de cavidad oral o de orofaringe dejen de fumar, incluso si parece que se curó el cáncer. Continuar el hábito de fumar aumenta significativamente su riesgo de padecer un segundo cáncer de boca, garganta, laringe, o pulmón.

Los productos del tabaco para uso oral (tabaco para aspirar o mascar) están asociados con cáncer de mejilla, de encía y de la superficie interna de los labios. El consumo de productos del tabaco para uso oral por tiempo prolongado representa un riesgo especialmente alto. Estos productos también causan gingivitis, destrucción de las cavidades óseas alrededor de los dientes y pérdida de los dientes. Resulta importante que las personas que han recibido tratamiento para el cáncer de cavidad oral o de orofaringe dejen de usar productos de tabaco de consumo oral.

Por favor, llámenos si necesita ayuda para dejar el tabaco. También puede obtener más información en nuestros documentos Preguntas acerca del hábito de fumar, el tabaco y la salud, Pasos para dejar de fumar y Guide to Quitting Smokeless Tobacco.

Consumo de bebidas alcohólicas


El consumo de bebidas alcohólicas aumenta el riesgo de padecer cáncer orofaríngeo y de la cavidad oral. Cerca de 7 de cada 10 pacientes con cáncer oral son bebedores empedernidos.

Consumo de bebidas alcohólicas y tabaco a la vez


El riesgo de estos tipos de cáncer es incluso mayor en personas que consumen bebidas alcohólicas y tabaco con el mayor riesgo en personas que fuman y beben en exceso. De acuerdo con algunos estudios, el riesgo de estos tipos de cáncer en personas que consumen bebidas alcohólicas y tabaco en exceso puede ser 100 veces mayor que el riesgo en personas que no fuman ni toman bebidas alcohólicas.

Quid de Betel y gutka


En el Sureste Asiático, en Asia Meridional, y en algunas otras partes del mundo es común mascar quid de betel, que se prepara con una mezcla de nuez de areca y lima envuelta en una hoja de betel. Muchas personas en estas zonas también mascan gutka, una mezcla de quid de betel y tabaco. El riesgo de tener cáncer de boca es mayor en las personas que mascan quid de betel o gutka.

Infección por el virus del papiloma humano


El virus del papiloma humano (VPH o HPV, siglas en inglés) es un grupo de más de 150 tipos de virus. Se les llama virus del papiloma debido a que algunos de ellos causan un tipo de crecimiento llamado papiloma. Los papilomas no son cánceres, y con más frecuencia se les llama verrugas.

La infección con ciertos tipos de VPH también puede causar algunas formas de cáncer, incluyendo cánceres de pene, cuello uterino, vulva, vagina, ano, y garganta. Otros tipos de VPH causan verrugas en diferentes partes del cuerpo.

El VPH se puede transmitir de una persona a otra durante el contacto con la piel. Una manera en la que el VPH se transmite es mediante las relaciones sexuales, incluyendo coito vaginal, penetración anal e incluso durante el sexo oral.

A los tipos de VPH se les asignan números. El tipo asociado con el cáncer de garganta (incluyendo el cáncer de orofaringe) es el VPH16.

La mayoría de las personas con infecciones por VPH en la boca y en la garganta no muestran síntomas y sólo un porcentaje muy pequeño presenta cáncer orofaríngeo. La infección oral por VPH es más frecuente entre los hombres que entre las mujeres. En algunos estudios, el riesgo de infección oral por VPH está asociado con ciertas actividades sexuales, tal como besos con boca abierta y sexo oral.  El hábito de fumar también aumenta el riesgo de infección oral por VPH. Hasta el momento, la Administración de Alimentos y Medicamentos no ha aprobado una prueba para la infección por VPH de la boca y la garganta.

En las últimas décadas, el número de casos de cánceres orofaríngeos ha estado aumentando dramáticamente. El ADN de VPH (un signo de infección por VPH) se encuentra actualmente en alrededor de dos de cada tres cánceres orofaríngeos, y en una fracción bastante menor en cánceres de cavidad oral. La razón para el aumento en los cánceres asociados con VPH no está clara, aunque se cree que podría deberse a cambios en las prácticas sexuales en las últimas décadas, particularmente a un aumento en el sexo oral. 

El tumor canceroso de la orofaringe que contiene ADN del VPH suele tener un mejor pronóstico que los que no contienen VPH.

Incidencia según el sexo


Los tipos de cáncer oral y orofaríngeo son más comunes en los hombres que en las mujeres. Es posible que esto se deba a que los hombres han sido más propensos al consumo de tabaco y de bebidas alcohólicas en el pasado.
  

Edad


Los cánceres de cavidad oral y orofaringe por lo general tardan muchos años en formarse de manera que no son comunes en las personas jóvenes. La mayoría de los pacientes afectados por estos cánceres tienen más de 55 años de edad cuando se les detecta la enfermedad por primera vez. No obstante, esto pudiera estar cambiando debido a que los cánceres asociados con VPH se están volviendo más comunes.  

Luz ultravioleta (UV)


La luz del sol es la principal fuente de luz ultravioleta (UV) para la mayoría de las personas. El cáncer de labios es más común en las personas que trabajan al aire libre, donde están expuestas a la luz solar por mucho tiempo.

Alimentación deficiente


Se ha determinado en varios estudios que una dieta baja en frutas y hortalizas está relacionada con un mayor riesgo de cáncer oral y orofaríngeo.

Sistema inmunológico debilitado


Los cánceres de cavidad oral y orofaringe son más comunes en personas que tienen un sistema inmunológico debilitado. Ciertas enfermedades que se presentan al nacer, así como el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida, o AIDS por sus siglas en inglés) y ciertos medicamentos (como los que se administran después de los trasplantes de un órgano) pueden causar un sistema inmunológico debilitado.

Enfermedad de injerto-contra-huésped


La enfermedad de injerto contra huésped (GVHD, por sus siglas en inglés) es una afección que algunas veces ocurre después de un trasplante de células madre. Durante este procedimiento médico, se usan las células madre de la sangre de un donante para reponer la médula ósea que ha sido destruida por la enfermedad, quimioterapia o radiación. La GVHD se presenta cuando las células madre de un donante reconocen las células del paciente como un ente extraño y lanzan un ataque contra ellas. La enfermedad GVHD puede afectar muchos tejidos del cuerpo, incluidos los de la boca. Esto aumenta el riesgo de cáncer oral, que puede ocurrir tan pronto como a los 2 años siguientes a la enfermedad de GVHD.

Síndromes genéticos


Las personas con ciertos síndromes ocasionados por defectos heredados (mutaciones) en algunos genes tienen un riesgo muy alto de presentar cáncer de boca y de garganta.

  • La anemia de Fanconi es una afección que puede ser causada por defectos heredados en varios de los genes que contribuyen a reparar el ADN. Las personas con este síndrome suelen tener problemas en la sangre a una edad temprana, lo que puede conducir a leucemia o anemia aplásica. Además, estas personas tienen un riesgo muy alto de cáncer de boca y garganta.

  • La disqueratosis congénita es un síndrome genético que puede causar anemia aplásica, erupciones en la piel y uñas anormales en los dedos de los pies y en las manos. Las personas con este síndrome tienen también un riesgo muy alto de presentar cáncer de boca y de garganta a temprana edad.

Liquen plano


Esta enfermedad ocurre principalmente en personas de mediana edad. Con frecuencia, afecta la piel (comúnmente como un sarpullido con comezón); no obstante, a veces afecta el revestimiento de la boca y de la garganta, y aparecen como pequeñas líneas o manchas blancas. Un caso agudo puede aumentar levemente el riesgo de cáncer oral.

Factores de riesgo no comprobados o controversiales

 

Enjuague bucal


Algunos estudios sugieren que el enjuague bucal con alto contenido de alcohol podría estar relacionado con un mayor riesgo del cáncer oral y orofaríngeo. Sin embargo, las últimas investigaciones han cuestionado estos resultados. El estudio de esta posible relación es complicado debido al hecho de que los fumadores y quienes toman bebidas alcohólicas con frecuencia (quienes ya tienen un mayor riesgo de manifestar estos tipos de cáncer) son más propensos a usar enjuague bucal que las personas que no consumen tabaco ni bebidas alcohólicas.

Irritación por dentaduras postizas


Se ha sugerido que la irritación a largo plazo del revestimiento de la boca causada por las dentaduras postizas mal adaptadas constituye un factor de riesgo para el cáncer oral. No obstante, muchos estudios no han descubierto en general un mayor riesgo en las personas que usan dentaduras postizas.

Las dentaduras postizas mal adaptadas pueden tener tendencia a atrapar agentes que se ha demostrado que causan cáncer oral, como partículas de alcohol y tabaco, y por lo tanto quienes usan dentaduras postizas deberían asegurarse de que el dentista las examine con regularidad para garantizar una buena adaptación. Las personas que usan dentaduras postizas deben quitarse las dentaduras en la noche, lavarlas y enjuagarlas por completo todos los días.

 Como siempre, lo más importante es prevenir

martes, 28 de noviembre de 2017

El estrés dispara hasta un 30% los casos de bruxismo

  • El problema de rechinar o apretar de dientes está creciendo sobre todo entre los chavales preadolescentes
  • La afección aqueja incluso al 10% de los niños de entre cuatro y seis años
Donostia - Cuando el estrés llega también a la boca, los pacientes se dedican de forma involuntaria a apretar o a hacer rechinar sus dientes. Este trastorno del sistema de masticación es una causa importante de desgaste en las piezas, rotura y astillado e incluso puede llegar causar otros dolores. El bruxismo consiste en el hábito inconsciente de apretar y/o rechinar los dientes, un problema que puede producirse a cualquier edad y que se ha disparado entre los preadolescentes. Afecta incluso al 10% de los niños y suele manifestarse de forma particular entre los 4 y los 6 años, según datos del Estudio Sanitas de Salud Bucodental 2016.

Los especialistas se muestran preocupados, ya que han detectado que cada vez hay más casos de bruxismo. “Estamos viendo mucho bruxismo en chavales entre los 10 y 12 años. En la preadolescencia se está incrementando hasta llegar a un 30% e incluso va a más”, explica Manuel Gómez, médico estomatólogo especialista en estética dental e implantes. Detrás de las causas que explican el bruxismo se encuentran los factores psicológicos, los problemas emocionales y el estrés. A los más jóvenes también les afectan los problemas en casa, con los hermanos, una hipotética separación de los padres e incluso el conocido bullying. “Son chavales que repercuten sus problemas emocionales en la mordida, en la oclusión. Entonces, el bruxismo empieza a desgastar sus dientes causando incluso problemas articulares”, explica Gómez.

Para los expertos, “uno de los mayores problemas del bruxismo es que las personas que lo padecen no lo perciben hasta que experimentan síntomas como hipersensibilidad dental, desgaste, tensión muscular, dolor de oído, de cuello y de cabeza, además de dificultad o molestias para masticar, aumento de la movilidad dental e incluso insomnio”.

Una investigación de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), dirigida por Francisco Gómez, señalaba que “apretar los dientes es un hábito oral muy nocivo para el aparato masticatorio (desgaste excesivo de dientes, enfermedad periodontal, mialgias masticatorias y problemas en la articulación de la mandíbula). Por el contrario, la investigación afirmaba que el bruxismo diurno podía ser beneficioso para el organismo “como vía para descargar la tensión emocional y el estrés, y atenuar así sus consecuencias sobre el cerebro”.

Dos veces al año 

Si bien el bruxismo es un problema en alza, son la gingivitis y la periodontitis las dos enfermedades con mayor prevalencia en nuestro entorno. Visitar el dentista dos veces al año podría solucionar estas dolencias ya que acudir a revisiones odontológicas no solo proporciona una salud oral adecuada, sino que también permite la detección temprana de problemas graves.

Los colegios de dentistas reiteran que acudir con regularidad a sus consultas permite la detección temprana de lesiones malignas o premalignas en la boca y nos alerta de un problema de salud grave, como puede ser el cáncer oral. Asimismo, señalan que reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular, ya que los pacientes con algún tipo de enfermedad en las encías tienen entre un 25 y un 50% más de posibilidades de padecerla. A pesar de estas advertencias, solo el 48% de los adultos españoles fueron al dentista en el último año.

Las enfermedades periodontales están causadas por bacterias y afectan a los tejidos que sustentan los dientes. En la fase inicial se produce una inflamación de las encías (gingivitis) que puede degenerar en periodontitis, una patología seria con consecuencias severas a nivel bucal. Si estos gérmenes pasan a la sangre, pueden ocasionar dolencias a nivel cardiovascular, o en el control de la glucemia. De acuerdo con la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), un 80% de la población adulta en España tiene gingivitis y hasta un 40% puede presentar periodontitis.

Reclamaciones. El 32% de las reclamaciones registradas en los colegios de dentistas del País Vasco entre 2013 y 2015 estuvieron relacionadas con implantes, según los datos del Consejo General de Dentistas de España que ha publicado por primera vez el informe de quejas y reclamaciones.

Franquicias. Las clínicas dentales que son franquicias o de cadenas de marca, que representan al 4% de las existentes en Euskadi, acumularon el 43,3% de las quejas.

Ratios

Sobreoferta. En España hay 35.288 dentistas. Casi un especialista por cada 1.300 personas.

En aumento. De las facultades salen al año 1.750 licenciados, con lo que para el año 2020 el ratio podría bajar a un especialista por cada mil habitantes. Más del triple de lo que recomienda la OMS.



El estrés ha disparado los casos de bruxismo entre los jóvenes

lunes, 27 de noviembre de 2017

Salida a Sant Guim de Freixenet y Anglesola

El pasado sábado día 25 de noviembre de 2017, la Asociación Barcelonesa de Laringectomizados organizó una salida a Sant Guim de Freixenet y Anglesola, en la provincia de Lleida. 

Primeramente el destino fue Sant Guim de Freixenet, donde la "expedición" tuvo la ocasión de visitar la fábrica de yogures Pastoret. Posteriormente, el destino fue Anglesola, donde los amigos que se desplazaron tuvieron la oportunidad de probar las tradicionales caracoladas que se hacen por la zona en esta época del año.

Salida divertida y amena como siempre que hizo las delicias de los socios, socias y acompañantes de ABL que allí se desplazaron.






viernes, 24 de noviembre de 2017

La flora intestinal, clave en la eficacia de la inmunoterapia frente al cáncer

  • La eficacia de la inmunoterapia con inhibidores de la PD-1 varía en función de las bacterias presentes en la microbiota intestinal y de que el paciente haya tomado o no antibióticos
Las inmunoterapias, o lo que es lo mismo, los nuevos tratamientos para potenciar el sistema inmunitario, tienen por objetivo fortalecer la actividad de las células inmunes, muy especialmente de los linfocitos T, para que combatan distintas enfermedades, caso sobre todo del cáncer. Unas inmunoterapias que, sin embargo, no siempre resultan efectivas frente a los tumores. De hecho, y mientras en algunos pacientes parecen ser muy eficaces, en otros no inducen ningún efecto positivo. Pero, ¿qué determina que un paciente oncológico responda o no a una inmunoterapia? Pues según dos nuevos estudios publicados en la revista «Science», la composición de la flora intestinal.

Concretamente, el primero de los estudios demuestra que los antibióticos disminuyen la eficacia de la inmunoterapia con inhibidores de la PD-1. Y el segundo, que la flora intestinal de los pacientes respondedores a este tipo de inmunoterapia alberga mayores cantidades de bacterias ‘buenas’. En consecuencia, ambas investigaciones no solo tienen importantes implicaciones para el tratamiento del cáncer con inhibidores de la PD-1, sino que sugieren que mantener una flora intestinal ‘saludable’ puede ayudar, y mucho, a combatir los tumores.

No mezclar con antibióticos

La ‘proteína de muerte celular programada 1’ (PD-1) es una proteína que se localiza en la superficie de las células y que actúa como un ‘punto de control’ –o ‘checkpoint’– inmunológico: suprime la actividad de los linfocitos T y, en consecuencia, ‘apaga’ o bloquea la respuesta inmune. Una situación que puede resultar muy peligrosa en caso de un cáncer. No en vano, y ante la ausencia de un sistema inmune que las combata, las células tumorales tienen vía libre para crecer. En consecuencia, los inhibidores de esta PD-1 se presentan como uno de los principales baluartes de la inmunoterapia frente al cáncer. De hecho, ya hay inhibidores de la PD-1 aprobados para tratar algunos tipos de tumores, caso del colorrectal. El problema es que estos inhibidores no funcionan en todos los pacientes. Pero, ¿por qué en unos pacientes sí y en otros no?

El primero de los estudios, dirigido por investigadores del Instituto de Oncología Gustave Roussy en Villejuif (Francia), tuvo por objetivo evaluar si los antibióticos pueden comprometer la eficacia de la inmunoterapia con inhibidores de la PD-1 en pacientes con cáncer de pulmón o renal. Y de acuerdo con los resultados, los pacientes que han recibido terapia previa con antibióticos –por ejemplo, para una infección urinaria o dental– tienen una menor tasa de supervivencia que aquellos que no ha sido sometidos a antibioterapia. Es decir, en caso de haber recibido un tratamiento previo con antibióticos, la eficacia de la inmunoterapia es menor. Y esto, ¿cómo es explica?
  • Los resultados de ambos estudios sugieren que mantener una flora intestinal ‘saludable’ puede ayudar, y mucho, a combatir el cáncer

Para responder a esta pregunta, los autores analizaron la composición de la flora intestinal de todos los pacientes. Y lo que vieron es que la supervivencia tras la inmunoterapia se encontraba directamente condicionada por la presencia de una bacteria denominada ‘Akkermansia muciniphila’. Así, y a mayor cantidad de esta bacteria, mayor era la probabilidad de supervivencia del paciente. O lo que es lo mismo, mayor era la tasa de respuesta a la inmunoterapia. De hecho, y mientras ‘A. muciniphila’ se detectó en el 69% de los pacientes con respuesta parcial y en el 58% de aquellos en los que se estabilizó la enfermedad, únicamente se pude detectar en el 54% de los participantes que no respondieron al tratamiento.

Entonces, y en caso de haber recibido terapia previa con antibióticos, ¿qué se puede hacer para evitar el fracaso de la inmunoterapia? Pues una posibilidad sería incrementar la concentración de esta ‘A. muciniphila’ en la flora intestinal. Como explica Bertrand Routy, director de la investigación, «en ratones tratados con antibióticos, la suplementación oral de la bacteria incrementó la eficacia de las células inmunitarias de los animales, potenciando así su respuesta a la inmunoterapia».

Bacterias ‘buenas’ y ‘malas’

Por su parte, el segundo de los estudios, dirigido por investigadores del Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas en Houston (EE.UU.), tuvo por fin evaluar si la composición del microbioma intestinal tiene alguna influencia en la respuesta a la inmunoterapia con inhibidores de la PD-1 en pacientes con melanoma avanzado. Y para ello, los autores analizaron las muestras de la flora intestinal tomadas a 112 pacientes que ya habían recibido el tratamiento.

Los resultados mostraron que los pacientes cuya flora era rica en bacterias de los géneros ‘Faecalibacterium’ y ‘Clostridiales’ tenían una mayor probabilidad de responder a la inmunoterapia y de disfrutar de periodos más largos libres de enfermedad. Por el contrario, aquellos con una microbiota en la que abundaban bacterias de la familia ‘Bacteroidales’ tenían menores tasas de respuesta y, por tanto, menores índices de supervivencia libre de progresión de la enfermedad.

Es más; el análisis de las respuestas inmunitarias de los participantes reveló que los participantes que albergaban las bacterias beneficiosas –‘Faecalibacterium’ y ‘Clostridiales’– tenían una mayor cantidad de células inmunes. Por tanto, la probabilidad de que su sistema inmune se infiltrara y destruyera los tumores era muy superior.

Sin embargo, y de manera similar a lo observado en el primer estudio, la situación se puede corregir añadiendo las bacterias beneficiosas. Como concluye Vancheswaran Gopalakrishnan, director de la investigación, «el trasplante de microorganismos de los pacientes respondedores en ratones libres de gérmenes y el seguimiento de su respuesta al tratamiento con inhibidores de la PD-1 reveló unos resultados similares a los observados en los humanos».



Una buena salud de la flora intestinal favorece la inmunoterapia contra el cáncer

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Tabaquismo: consejos sobre cómo dejar de fumar

Hay muchas maneras para dejar de fumar. También hay muchos recursos para ayudarle. Sus familiares, amigos y compañeros de trabajo pueden servir de apoyo. Pero para tener éxito, usted en verdad tiene que tener el deseo de dejar de fumar.

La mayoría de las personas que han sido capaces de dejar de fumar exitosamente lo intentaron al menos una vez sin éxito en el pasado. Trate de no ver los intentos pasados de dejar de fumar como fracasos. Véalos como experiencias de aprendizaje.

Dejar de fumar o dejar de usar tabaco libre de humo es difícil, pero cualquiera puede hacerlo.

Conozca qué síntomas debe esperar cuando deje de fumar. Estos se denominan síntomas de abstinencia. Los síntomas comunes incluyen:
  •     Un intenso deseo de nicotina
  •     Ansiedad, tensión, inquietud, frustración o impaciencia
  •     Dificultad para concentrarse
  •     Somnolencia o problemas para dormir
  •     Dolores de cabeza
  •     Incremento del apetito y aumento de peso
  •     Irritabilidad o depresión

La intensidad de los síntomas dependerá de por cuanto tiempo usted fumó. La cantidad de cigarrillos que fumaba también influirá.

¿SE SIENTE LISTO PARA DEJAR DE FUMAR?
Primero fije la fecha para comenzar. Esta es la fecha en la que dejará de fumar por completo. Antes de esa fecha, usted puede comenzar a reducir el consumo de cigarrillo. Recuerde, que no existe un nivel seguro de consumo de tabaco.

Haga una lista de las razones por las cuales usted quiere dejar el tabaco. Incluya los beneficios tanto a corto como a largo plazo.

Identifique los momentos en los que es más propenso a fumar. Por ejemplo, ¿Tiende a fumar cuando está estresado o deprimido? ¿Cuando sale en las noches con amigos? ¿Cuando está tomando café o alcohol? ¿Cuando está aburrido? ¿Cuando está conduciendo? ¿Inmediatamente después de una comida o de tener relaciones sexuales? ¿Durante un descanso en el trabajo? ¿Mientras está viendo televisión o jugando cartas? ¿Cuando está con otros fumadores?

Comunique a todos sus amigos, familia y compañeros de trabajo su plan para dejar de fumar. Infórmeles la fecha en la que lo hará. Puede ayudar el hecho de que ellos sepan por lo que usted va a pasar, sobre todo cuando usted esté malhumorado.

Deshágase de todos sus cigarrillos justo antes de la fecha en la que va a dejar de fumar. Limpie todo lo que huela a humo, como ropa y muebles.

HAGA UN PLAN

Planee lo que va a hacer en lugar de fumar en los momentos en los que es más propenso a hacerlo.

Sea lo más específico posible. Por ejemplo, si en el pasado fumaba mientras tomaba una taza de café, ahora tome té. Es posible que el té no desencadene el deseo por un cigarrillo. O, cuando se sienta estresado, dé un paseo en lugar de fumar un cigarrillo.

Deshágase de los cigarrillos del automóvil. En su lugar coloque galletas o caramelos.

Encuentre actividades que ocupen sus manos y su mente, pero que no sean agotadoras ni engordadoras. Los juegos de computadora, solitario, tejer, coser y hacer crucigramas pueden ayudar.

Si usted normalmente fuma después de comer, encuentre otras formas de finalizar una comida. Coma un pedazo de fruta. Levántese y haga una llamada. Dé un paseo (una buena distracción que también quema calorías).

CAMBIE SU ESTILO DE VIDA
Haga otros cambios en su estilo de vida. Cambie su horario y hábitos diarios. Coma a horas diferentes, o consuma varias comidas pequeñas en lugar de tres grandes. Siéntese en una silla diferente o incluso en una habitación diferente.

Satisfaga sus hábitos orales en formas diferentes. Coma apio u otro refrigerio bajo en calorías. Mastique goma de mascar sin azúcar. Chupe una rama de canela. Finja que fuma utilizando una pajilla en la boca.

Haga más ejercicio. Camine o monte en bicicleta. El ejercicio le ayuda a aliviar las ganas de fumar.

ESTABLEZCA ALGUNAS METAS

Establezca metas para dejar de fumar a corto plazo y recompénsese cuando las logre. Todos los días, ponga en un frasco el dinero que normalmente gasta en cigarrillos. Luego, gaste ese dinero en algo que le guste.

Trate de no pensar en todos los días que le esperan en los que necesitará evitar fumar. Tome las cosas un día a la vez.

Tan solo una fumada o un cigarrillo harán que el deseo por los cigarrillos sea más fuerte. Sin embargo, es normal cometer errores. Así que aun si fumó un cigarrillo, no necesita fumar el próximo.

OTROS CONSEJOS

Inscríbase a un programa para dejar de fumar. Los hospitales, departamentos de salud, centros comunitarios y lugares de trabajo frecuentemente ofrecen programas. Aprenda auto-hipnosis u otras técnicas.

Pregúntele a su proveedor de atención médica sobre medicamentos que le pueden ayudar a dejar la nicotina y el tabaco y que evitan que recaiga. Estos incluyen los parches de nicotina, la goma de mascar, dulces medicados y los aerosoles.


Ante todo, no se desanime en caso de no ser capaz de dejar de fumar la primera vez. La adicción a la nicotina es un hábito difícil de romper. Intente algo diferente la próxima vez. Desarrolle nuevas estrategias, e inténtelo de nuevo. Para muchas personas, se requiere de varios intentos para finalmente romper el hábito.


Dejar de fumar no es sencillo, pero es posible

lunes, 20 de noviembre de 2017

Una de cada 20 muertes por cáncer es atribuible a la bebida

  • "Una de cada 20 muertes por cáncer es atribuible a la bebida": la mayor sociedad oncológica del mundo declara la guerra al alcohol
“El consumo de alcohol es un factor de riesgo establecido para varios tumores malignos”. Sin ‘peros’, ni matizaciones, sin medias tintas. Así comienza la demoledora declaración sobre la relación entre el alcohol y el cáncer que acaba de hacer pública la Sociedad Americana de Oncología Clínica, la mayor organización oncológica del mundo.

No es una novedad, ni es la primera sociedad médica en decirlo, pero cuando una organización de esta envergadura entra en el debate con esta contundencia, es que se avecinan cambios sustanciales. Es una buena noticia.

Un riesgo sistemáticamente subestimado

Sea por el motivo que sea, “la importancia del consumo de alcohol como un factor que contribuye al desarrollo general del cáncer a menudo se subestima”. Los datos que da la ASCO son rotundos: el 5,5% de todos los nuevos cánceres y el 5,8% de todas las muertes por cáncer son atribuibles al alcohol.

No son meros indicios: sabemos que el alcohol está relacionado directa, causal e insistentemente con el cáncer de laringe, orofaringe, esófago, con el carcinoma hepatocelular, el cáncer de mama y el de colon. Además, cada vez hay más pruebas que lo relacionan con otros cánceres, sobre todo con los de piel, páncreas y próstata.

Sin embargo, no se aprecia el mismo esfuerzo de comunicación y sensibilización que con otros productos cancerígenos. Solo basta recordar el ruido mediático que se origiginó cuando la OMS incluyó a las carnes rojas y procesadas en la lista de productos cancerígenos. A juicio de la ASCO, con el alcohol no ocurre igual y, cuando ocurre, se suele hablar de "consumo excesivo" de alcohol. Y no, eso no es así.

El mito del 'consumo moderado' de alcohol

La idea de que 'el alcohol solo es problemático si se abusa de él' es, en el mejor de los casos, un mito. Hay evidencia muy sólida de que el consumo de alcohol sea cual sea la cantidad aumenta el riesgo de cáncer y sí, aquí se incluye el consumo moderado en todas sus variantes.

Está claro que un mayor consumo está relacionado con un mayor riesgo, pero los datos son bastante claros: no existe una 'cantidad segura' en lo que al consumo de alcohol se refiere. Y difundir lo contrario es peligroso para la salud. De hecho, la ASCO plantea abiertamente que es uno de los factores de riesgo modificables más importantes.

Es cierto que aún no conocemos los mecanismos patogénicos con detalle. Es decir, no sabemos exactamente cómo se las apaña el alcohol para aumentar el riesgo de cáncer. La Sociedad es consciente de ello, pero también lo es de que la relación entre ambos es tan intensa que la OMS lleva desde principios de la década alertando sobre este problema.

Un problema de salud pública

Tras años de debates, el comité de prevención del cáncer de la ASCO ha tenido que reconocer que estamos ante un enorme problema de salud pública y que los compromisos éticos obligan a la Sociedad a tomar una posición proactiva sobre este tema.

Y sus conclusiones son muy interesantes: al menos en una primera fase, no se trata tanto de impulsar cambios políticos o legales como de asentar en la opinión pública una idea tan sencilla (y demostrada) como que el alcohol no es bueno para la salud. Se trata, en fin, de que como explicó Sally Davies, Chief Medical Officer del gobierno británico, todo el mundo sepa que cuando toma una copa de vino, está tomando una decisión. Eso ya sería un enorme paso adelante.


Con el alcohol, no hay cantidad segura

miércoles, 15 de noviembre de 2017

El Hospital Reina Sofía de Córdoba implanta prótesis para que pacientes sin laringe puedan hablar

Especialistas de la Unidad de Gestión Clínica de Otorrinolaringología del Hospital Universitario Reina Sofía han desarrollado una técnica de cirugía fonatoria que permite a los enfermos laringectomizados (han sufrido cáncer y por ello se le han quitado la laringe y las cuerdas vocales) poder hablar.

A través de esta técnica que, ha sido posible gracias al trabajo de los responsables de la sección de Oncología de Cabeza, Cuello y Disfonía del hospital cordobés, los Dres. José Gutiérrez y Leonardo Rodríguez, los especialistas realizan la implantación de una prótesis fonatoria que favorece que los pacientes laringectomizados empiecen a comunicarse oralmente antes de recibir el alta hospitalaria.

“Se trata de un salto cualitativo para el paciente, ya que una de las cuestiones que más preocupa a las personas a las que se les extirpa la laringe por culpa de un cáncer es no poder hablar”, destaca Gutiérrez, especialista en otorrinolaringología.

El 100% de los pacientes sin laringe pueden hablar en un tiempo prudencial

Además de acelerar la capacidad de expresarse oralmente, ofrece la ventaja de que en la misma sesión quirúrgica en la que se extirpa la laringe que está afectada por un tumor, al mismo tiempo se coloca la prótesis fonatoria.

Como explica el especialista, en el Hospital Universitario Reina Sofía, “la  implantación de la prótesis se realiza aproximadamente al año de la cirugía oncológica, si bien en algunos hospitales se implanta en el mismo acto quirúrgico”.

Prácticamente el 100% de los pacientes sin órgano de fonación, con esta técnica de cirugía fonatoria pueden hablar en un tiempo prudencial. No obstante, como reconoce otro de los especialistas, Leonardo Rodríguez, “esta técnica no está libre de complicaciones, de ahí que en nuestro hospital se está siendo muy selectivo a la hora de indicar la cirugía actualmente”.

La adquisición de la voz puede ser de dos formas: erigmofónica o mediante prótesis fonatorias

La adquisición de la voz puede ser de dos formas: erigmofónica o mediante prótesis fonatorias. En los pacientes laringectomizados, la voz erigmofónica o el sistema tradicional es el que siempre se ha usado para este tipo de pacientes.

Las prótesis fonatorias son dispositivos de voz interna de silicona que se caracterizan porque son de baja resistencia a la respiración, mantenimiento sencillo, segura colocación, detectable en una radiografía y con un alto índice de éxito.

El Dr. Rodríguez considera que “lo ideal es que un paciente sea capaz de tener las dos voces, erigmofónica y voz de prótesis fonatoria”.

Hasta el momento, un total de siete enfermos se han beneficiado de esta técnica fonatoria, y a 14 se les han hecho reposiciones de prótesis con resultados “excelentes” una vez que se ha deteriorado la que inicialmente se les puso.

España es el país del mundo con más incidencia de cáncer de laringe

Según la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEOR-CCC), el cáncer de laringe presenta registros en España de hasta 18 casos por cada 100.000 habitantes, la cifra más alta del mundo. Es la segunda neoplasia más frecuente del tracto respiratorio (solamente superada por el de pulmón).  Representa el 2% del total de tumores en varones y el 0,4% en mujeres, según datos de la SEORL.



Una técnica exitosa que recupera el habla antes de salir del hospital