Publicitat

miércoles, 31 de octubre de 2018

Falsos mitos sobre el cáncer

Son numerosos los falsos mitos sobre el cáncer. Unos surgen de la generalización de datos concretos y específicos, otros de la ignorancia y muchos del miedo que tradicionalmente se tiene a esta enfermedad a la que durante mucho tiempo se ha tenido como sinónimo de muerte.

A continuación se aclaran algunos de estos falsos mitos sobre el cáncer:
  
  • El cáncer es siempre mortal: afortunadamente, en la actualidad el cáncer se llega a curar en un 50-60% de los  casos, porcentaje que en algunos casos, como el cáncer de mama, llega al 90%. Hay que entender, no obstante, que el término curación, en relación al cáncer se refiere a que ha transcurrido un tiempo de entre 5 y 10 años (dependiendo del tipo de tumor) sin que haya rastro de la enfermedad (tumor).

  • El cáncer es hereditario: sólo en un 5-10% de los casos, cuando se heredan genes que predisponen a desarrollar un determinado tipo de cáncer. Esta predisposición, no obstante, no implica la seguridad de que se llegue a tener la enfermedad.

  • El cáncer es contagioso: completamente falso. Sólo unos pocos tipos de cáncer tienen su origen en la presencia de determinados virus en el organismo y en algunos casos existen vacunas para evitar la infección.

  • Realizar una biopsia puede hacer que se extienda el cáncer: esto casi nunca ocurre. Los cirujanos usan métodos especiales y toman muchas precauciones para evitar que las células cancerosas se extiendan. En el caso de la cirugía, por otra parte, el tumor se elimina manteniendo a su alrededor un perímetro de tejido libre de células cancerosas.

  • La realización de mamografías sucesivas puede causar un cáncer de mama: el riesgo de que esto suceda es muy bajo, dado que la cantidad de radiación que se utilizada para realizarlas es muy pequeña. En todo caso, los beneficios de un diagnóstico precoz y por tanto de la posibilidad de curar el cáncer supera ampliamente el posible riesgo. 

  • Murió de un “cáncer fulminante”: el cáncer tarda años en desarrollarse. El problema es que por lo general no causa síntomas hasta que no se encuentra en una fase muy avanzada y en ocasiones muy poco antes de que el paciente fallezca. En la mayoría de los casos, salvo en aquellos tipos de cáncer para los que existen métodos de diagnóstico precoz, se diagnostican de forma casual al ir al médico por lo que se supone que es otra dolencia.

  • Comer poca fruta aumenta el riesgo de sufrir un cáncer: la acción protectora de frutas y verduras existe, pero no es nada si se compara, por ejemplo, con el peligro del tabaquismo, el alcoholismo, la obesidad o la vida sedentaria. Quienes comen mucha fruta suelen llevar también una vida saludable.

  • El uso del microondas o del teléfono móvil produce cáncer: no hay ningún estudio, y se han realizado muchos, que demuestre esta afirmación.

  • Los postes de alta tensión producen cáncer: tras miles de estudios realizados sobre una posible relación entre la exposición a los campos electromagnéticos y el cáncer, solo se ha podido demostrar que vivir a menos de 100 metros de un poste de alta tensión puede aumentar el riesgo de padecer un determinado tipo de leucemia en los niños, pero no en los adultos.

  • Los sujetadores con varilla metálica pueden producir cáncer de mama: tampoco hay ningún estudio que lo demuestre. Es por tanto, lo que cabría calificar como una leyenda urbana.

  • Tener una depresión aumenta el riesgo de sufrir un cáncer: no hay ninguna evidencia científica que avale esta afirmación.

  • El estrés produce cáncer: no hay que confundir el estrés celular con el estrés psicológico. El primero puede favorecer que una célula se transforme en cancerosa, pero lo que las personas de la calle conocen como estrés, el que se refiere a la vida cotidiana, no produce cáncer, a no ser que se asocie a comportamientos de riesgo (tabaco, consumo excesivo de alcohol, etc.

  • Los desodorantes pueden causar cáncer de mama: en la actualidad se está investigando si el aluminio contenido en alguno de estos productos puede causarlo, pero de momento no se ha podido demostrar una relación causa-efecto.
       
Hay muchos otros falsos mitos sobre el cáncer, algunos de ellos fruto de informaciones sesgadas o malinterpretadas. Lo importante, ante la duda, es consultar con su médico.



Los microondas no está demostrado que produzcan cáncer

martes, 30 de octubre de 2018

El cansancio relacionado con el cáncer

El cansancio asociado al cáncer o astenia se define como la sensación de agotamiento físico, emocional y mental persistente, pudiendo estar producido por la propia enfermedad o por sus tratamientos. Los pacientes lo describen como una falta de energía que les impide realizar lo que desean, una falta de fuerzas generalizada que no encuentra alivio con el descanso.

Es considerado por los pacientes como uno de los efectos secundarios más molestos, no solo por su dimensión física, sino también psicológica: falta de motivación, desgana, irritabilidad frecuente, abandono de las relaciones sociales…

Es una de las complicaciones más frecuentes, apareciendo hasta en el 90% de los pacientes con cáncer que reciben tratamiento. Puede persistir durante meses o años tras finalizar el tratamiento en más del 50% de los pacientes.

El cansancio es un efecto secundario bien conocido de los quimioterápicos clásicos, pero también aparece en los nuevos tratamientos con agentes antidiana. Se considera unos de los efectos secundarios más frecuentes en los pacientes tratados con Inhibidores de la Tirosin-Kinasa, con una frecuencia de aparición de hasta un 75% en el caso de astenia leve, siendo los casos de astenia severa menores de un 10%. En ocasiones la astenia está relacionada con la aparición de un hipotiroidismo, siendo una causa tratable de astenia (ocurre en más del 50 % de pacientes tratados con Sunitinib).

Por ello, en pacientes que presenten astenia y que además asocien cambios en la piel, cambios en la voz o estreñimiento es obligatorio realizar un adecuado estudio tiroideo.

¿Cómo evaluar el cansancio?

Pese a la alta frecuencia de cansancio en los pacientes, se trata de un síntoma al que en ocasiones no se da demasiada importancia, de ahí la necesidad de informar a su oncólogo de su presencia.

Para evaluar el cansancio la mejor manera es describir el grado de cansancio, para ello se puede utilizar una escala de 0 a 10, de manera, que cero sería ausencia de cansancio y 10 el peor cansancio imaginable (4-6 cansancio moderado, 7-10 cansancio intenso).

Los principales signos del cansancio asociado al cáncer son:
  1. Cansancio que no disminuye pese a descanso.
  2. Presenta cansancio muy intenso tras la actividad física cotidiana
  3. Presenta cansancio sin realizar actividades físicas
  4. El descaso no lo alivia
  5. Presenta dificultad para concentrarse
  6. El cansancio interfiere la vida cotidiana, dificultando las relaciones sociales, el trabajo…
  7. Necesita permanecer en la cama durante más tiempo del necesario.
Es importante recoger el máximo de datos sobre el cansancio, para ello puede ser de ayuda contestar estas preguntas:
  1. ¿Desde cuando presenta cansancio?
  2. ¿Ha aumentado desde el diagnóstico o con los tratamientos?
  3. ¿Mejora o empeora con el descanso? ¿Qué es lo que le alivia?
  4. ¿Cómo afecta a su vida cotidiana?

Factores asociados al cansancio

El cansancio es subjetivo, por lo que cada paciente lo experimenta de una forma. Existen además situaciones concurrentes que pueden influir en la percepción del cansancio como la presencia de anemia, dolor, distrés emocional (depresión y/o ansiedad), insomnio, desnutrición, disminución del nivel de actividad, infecciones, insuficiencia renal, hepática o cardiaca asociada, enfermedad pulmonar, hipotiroidismo,…

Es de máxima importancia identificar estas situaciones al ser potencialmente tratables, ya que su tratamiento adecuado puede hacer disminuir el cansancio.

Tratamiento

Si conocemos la causa del cansancio el tratamiento debe ir enfocado a corregirla. Se recomienda la corrección de los desequilibrios de líquidos y minerales, así como la realización regular de ejerció físico adecuado a la situación de cada paciente.

A- Medidas farmacológicas:
  1. Corticoides: Producen un beneficio rápido pero de corta duración (+/- 4 semanas), asocian sensación de euforia y aumento del apetito. No recomendables para tratamientos prolongados debido a sus efectos secundarios (diabetes corticoidea, atrofia muscular, S. Cushing)
  2. Progestágenos: Acetato de Megestrol. Mejoran el apetito, disminuyendo la sensación de astenia y aumentando el peso. El efecto aparece aproximadamente a la semana del tratamiento y persisten varios meses. Riesgo aumentado de aparición de fenómenos tromboembólicos
  3. Psicoestimulantes: Metilfenidato, dextrofetamina. Proporcionan sensación de bienestar, disminución de la fatiga y aumento de apetito. Son útiles para contrarrestar los efectos secundarios de los opiáceos. Presentan efectos secundarios como la euforia, insomnio, alteraciones emocionales, alucinaciones. Su uso sigue siendo controvertido por la escasez de estudios bien diseñados.
B. Ejercicio:
Aunque la realización de un esfuerzo físico puede suponer un esfuerzo considerable, el aumento de la actividad física puede reducir realmente el cansancio. Los estudios realizados demuestran que los pacientes con cáncer que realizan ejercicio constante (30 minutos diarios o 3-4 horas semanales) presentan menos astenia y duermen mejor que los que no realizan ejercicio. Se recomienda la realización de ejercicios suaves, diarios, siendo los más adecuados los ejercicios aeróbicos ligeros: caminar (paseos al aire libre), bicicleta estática o natación. En función de la situación general, de la edad y de la presencia de otras patologías concomitantes se valorará el ejercicio más apropiado.

C. Control Nutricional adecuado:
Muchos pacientes pierden peso, La ingesta de las calorías necesarias, así como los líquidos, proteínas y otros alimentos ayudan a prevenir la fatiga y a aumentar la energía.

D. Medidas psicosociales:
La carga emocional asociada al cáncer puede agotar. Hay evidencia de que reduciendo la tensión, la ansiedad y la depresión se obtiene un efecto beneficioso sobre la fatiga. La consulta con el equipo de psico-oncólogos puede ayudar a disminuir la tensión acumulada y consecuentemente mejorar el cansancio.

Consejos para pacientes:

La realización de los siguientes consejos pueden ser útiles para disminuir el cansancio:
  1. Es muy importante conservar la energía, emprendiendo solamente las actividades más importantes en los momentos en los que se encuentre con más energía. Hacer una lista de las actividades que desea realizar, estableciendo prioridades.
  2. Sea realista sobre sus limitaciones y no sea duro consigo mismo. No sea demasiado tímido o demasiado orgulloso para solicitar y aceptar ayuda de los demás. Solicite ayuda y comparta o delegue tareas en familiares y amigos
  3. Es muy importante mantener una rutina diaria estructurada. Se recomienda llevar un diario de las actividades cotidianas.
  4. Utilice métodos para reducir el estrés: técnicas de relajación, meditación, oír música, oración, hablar con otras personas….
  5. Mejore la calidad del sueño: reduciendo el consumo de estimulantes (cafeína)
  6. Mantener un equilibrio diario entre actividad física y descanso, limite el tiempo en la cama al del sueño.
  7. Consultar si aparece dolor, depresión, insomnio.
  8. Lleve una dieta equilibrada, con un consumo diario de 2 litros de agua.
  9. Intente llevar una vida lo más normal posible.

El aumento de la actividad física puede reducir realmente el cansancio

lunes, 29 de octubre de 2018

Seguimiento y revisiones tras una laringectomía

Una vez finalizado el tratamiento es preciso realizar revisiones periódicas. Son necesarias para confirmar que el paciente sigue bien. También sirven para seguimiento y control de los efectos secundarios del tratamiento y para instaurar, en caso necesario, un tratamiento lo más rápidamente posible.

Incluso tras el tratamiento más completo, existe un riesgo de reaparición de la enfermedad. Su diagnóstico precoz permite instaurar, de nuevo, un tratamiento rápido y por tanto puede ser más fácil lograr que desaparezca y por tanto mejorar los síntomas.

El riesgo de reaparición de la enfermedad disminuye con el paso del tiempo. Por ello, durante los 2- 3 primeros años tras el diagnóstico es aconsejable realizar revisiones cada 3-4 meses. Durante los años 4º y 5º las revisiones pueden espaciarse algo más y se realizan cada seis meses. A partir de 5º año las revisiones pueden hacerse anualmente.

Las pruebas que habitualmente se solicitan en las revisiones periódicas tras la realización de una exploración minuciosa del cuello y estoma suelen ser las siguientes:

  • Analítica completa: se determinan parámetros que nos indican el funcionamiento del hígado, del riñón y del resto de órganos.
  • Radiografía torácica: permite observar la zona donde estaba situada el tumor y valorar cómo están los pulmones.
  • Laringoscopia directa o indirecta: se visualiza la zona de origen del tumor para valorar su estado.

Es importante que refieras a tu médico, tanto en las revisiones como en cualquier otro momento, no sólo cambios relacionados con los tratamientos, sino cualquier otro síntoma como pérdida de apetito o peso, dificultad para hablar o tragar, aparición de dolor, cansancio, etc. El médico valorará la necesidad de realizar más pruebas.


Es preciso realizar revisiones periódicas

viernes, 26 de octubre de 2018

Tratamientos Alternativos y Cáncer

La medicina alternativa que promueve el empleo de terapias de eficacia no probada científicamente sustituyendo a los tratamientos oncológicos convencionales, puede ser altamente perjudicial para los pacientes de cáncer y, por ello su uso se desaconseja con rotundidad.

Por otro lado, algunas terapias complementarias, utilizadas conjuntamente con el tratamiento oncológico y bajo supervisión y control médico, pueden tener efectos beneficiosos para aliviar síntomas, paliar efectos secundarios de los tratamientos y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Con respecto a la utilidad de estas terapias complementarias para los pacientes de cáncer, la evidencia científica analizada muestra los siguientes resultados e indicaciones:


Sistemas médicos complementarios:
  • Acupuntura: resultados positivos en el control del dolor crónico y tratamiento de náuseas y vómitos debidos a la quimioterapia. Está contraindicada en aquellos pacientes con tratamiento anticoagulante y/o trombocitopenia.

El resto de los tratamientos incluidos en los sistemas médicos (homeopatía, naturopatía, medicina ayurveda, medicina tradicional china) no han mostrado ser efectivos como terapia en ninguna patología oncológica.



Enfoques sobre mente y cuerpo:
  • Terapia psicológica en sus diferentes modalidades: intervención individual, en grupo, técnicas de relajación, hipnosis, imaginación guiada y visualización, han obtenido resultados positivos en la reducción de sintomatología como: estados de ansiedad y/o depresión, control del dolor debido a procedimientos médicos (como punción lumbar, colocación de catéteres, aspiración de médula ósea, endoscopia y biopsias de mama y piel),  dolor neuropático, dolor post-operatorio, dolor crónico, síntomas de la enfermedad y de efectos secundarios de los tratamientos oncológicos.
    
  • Terapias biológicas
    • Hierbas y productos derivados de plantas: presentan un elevado potencial para desencadenar efectos adversos. Se aconseja no utilizarlos durante los tratamientos de quimioterapia, radioterapia o cuando se vaya a realizar una intervención quirúrgica ya que pueden interferir con la medicación prescrita, alterar la coagulación y producir interacciones con los tratamientos oncológicos. Por ejemplo, la hierba de San Juan   (Hypericum perforatum) altera severamente la eficacia de la quimioterapia y otras medicaciones.
    • Suplementos vitamínicos antioxidantes: se aconseja evitar el consumo en exceso de vitamina A y C  así como de otros antioxidantes durante la radioterapia y quimioterapia ya que pueden reducir la eficacia de estos tratamientos. También se ha de evitar tomar vitamina C y E en exceso si se está tomando medicación anticoagulante o va a ser sometido a una intervención quirúrgica. 
        Sobre estos productos y sustancias ten en cuenta que:

                    - "Natural" no significa que no tenga efectos perjudiciales.
                    - Pueden interactuar con los medicamentos causando problemas de salud.
                    - Pueden estar contaminados con otras hierbas, pesticidas, o metales pesados.
                  - Los pacientes que estén tomando preparados a base de plantas desde hace tiempo deberían someterse a seguimiento cuidadoso y control bioquímico regular por su médico.  

        

Métodos de manipulación basados en el cuerpo
  • Masajes: resultados positivos en el manejo del dolor y la ansiedad, así como en el tratamiento del linfedema (drenaje linfático manual). Han de ser utilizados con precaución en pacientes con metástasis óseas debido al riesgo de fracturas, y en aquellos con trombocitopenia o que estén tomando medicación anticoagulante ya que pueden dar lugar a hematomas. Se han de evitar masajes directamente sobre tumores (por riesgo de diseminación), sobre prótesis (por posible desplazamiento), sobre trombos y tejidos dañados  por la cirugía y/o la radioterapia. 
  • Osteopatía: contraindicación absoluta en el caso de tumores óseos primarios o metastásicos.


Terapias sobre la base de la energía


    Ninguna de ellas ha probado su eficacia terapéutica mediante estudios científicos de calidad.




Desaconsejados, pero pueden ser beneficiosos complementos

jueves, 25 de octubre de 2018

Dificultad para tragar o disfagia

Hay dificultad para tragar, denominada disfagia, cuando una persona tiene problemas para pasar los alimentos o los líquidos por la boca o la garganta. Algunas personas pueden sentir náuseas, tener tos o ahogarse al intentar tragar, mientras que otras pueden tener la sensación de que la comida les queda atascada en la garganta.

Causas

Una de las causas es el cáncer mismo, en especial el cáncer bucal, de garganta o de esófago, que puede hacer que los conductos se limiten o achiquen. También es un efecto secundario frecuente de algunos tratamientos para el cáncer, como radioterapia, cirugía y, con menor frecuencia, quimioterapia. Los efectos secundarios del tratamiento para el cáncer que también pueden causar dificultades para tragar incluyen:
  •     Fibrosis, que es la formación de cicatrices o rigidez en la garganta, el esófago o la boca
  •     Infecciones de la boca o el esófago causadas por la radioterapia o la quimioterapia
  •     Hinchazón o estrechamiento de la garganta o el esófago causados por la radioterapia o la cirugía
  •     Cambios físicos en la boca, la mandíbula, la garganta o el esófago causados por la cirugía
  •     Mucositis, que es molestia, dolor o inflamación en la garganta, el esófago o la boca. El dolor relacionado con la mucositis puede empeorar los problemas para tragar
  •     Xerostomía, comúnmente denominada sequedad en la boca, a causa de la radioterapia o la quimioterapia también puede empeorar los problemas para tragar

Control

Un aspecto importante del tratamiento y la atención del cáncer es aliviar los efectos secundarios, lo que también se denomina control de los síntomas, cuidados paliativos o atención médica de apoyo. Hable con su equipo de atención médica sobre cualquier síntoma que experimente, incluido cualquier síntoma nuevo o un cambio en los síntomas. Para controlar mejor los problemas para tragar, es importante distinguir entre sentir que los alimentos se atoran en la garganta o que van por el camino equivocado, y el dolor al tragar.

Su médico puede derivarlo a un patólogo del habla para que le enseñe cómo tragar más fácilmente y evitar ahogarse y tener arcadas al comer y beber. Un patólogo del habla es un profesional que se especializa en ayudar a las personas a usar los músculos de la boca y la garganta. Los patólogos del habla con formación avanzada en deglución pueden ser identificados porque cuentan con un certificado de especialidad en deglución y trastornos de la deglución (Board Certification in Swallowing and Swallowing Disorders, BCS-S). En lugar de esperar a que comiencen los problemas para tragar, en general es mejor para muchos pacientes, especialmente aquellos con cáncer que afecta la garganta, consultar a un patólogo del habla para comenzar la terapia de la deglución antes de comenzar el tratamiento para el cáncer.

Si experimenta dolor al tragar, denominado odinofagia, su médico puede recetarle medicamentos para disminuir la inflamación y el dolor. Algunos analgésicos son enjuagues bucales que se utilizan directamente antes de comer. Es posible que a las personas que tienen una infección en la boca o la garganta, por ejemplo, una infección producida por hongos, como la candidiasis bucal, se les receten medicamentos para tratar la infección.

Si los problemas para tragar dificultan el consumo de una dieta nutritiva, quizá sea necesario que se administren los alimentos o los líquidos mediante una sonda que pasa a través de la nariz o la pared del intestino hacia el estómago hasta que la deglución sea más fácil.

Consejos sobre alimentación para personas con dificultades para tragar

Es posible que determinados métodos funcionen mejor para algunas personas que para otras, según la gravedad y la causa de los problemas para tragar. Pruebe tipos diferentes de alimentos y maneras de ingerir hasta que encuentre lo que sea mejor para usted. Recuerde siempre que la meta es llevar una dieta nutritiva con las suficientes calorías, proteínas y vitaminas y minerales. A continuación se incluyen algunos consejos adicionales.
  •     Ingiera alimentos blandos y suaves como yogur, budín o helado.
  •     Triture o procese los alimentos o hidrate los alimentos secos con caldo, salsa, mantequilla o leche.
  •     Pruebe espesar los líquidos agregando gelatina, tapioca, cereal de arroz para bebés o productos para espesar líquidos de venta en comercios. Los líquidos más espesos son más fáciles de tragar.
  •     Use una pajilla para beber líquidos y alimentos blandos.
  •     Ingiera alimentos fríos para ayudar a adormecer el dolor, o a temperatura ambiente.
  •     Introduzca en la boca bocados pequeños y mastique lenta y minuciosamente.
  •     Cuando coma o beba, siéntese derecho.
  •     Si pierde peso, ingiera comidas pequeñas y frecuentes, y elija alimentos que tengan alto contenido de proteínas y calorías, como huevos, batidos de leche, cazuelas y batidos nutricionales.
  •     Evite los alimentos secos, ásperos o duros, y los alimentos que deban masticarse mucho.
  •     Consulte a un patólogo del habla para aprender acerca de los alimentos y las formas para prepararlos, que le pueden resultar más fáciles o más seguros para tragar.
  •     Pida una derivación para consultar a un dietista matriculado para obtener asesoramiento adicional sobre cómo tener una dieta equilibrada.


La disfagia es uno de los efectos secundarios del cáncer

miércoles, 24 de octubre de 2018

Control de los efectos secundarios de la quimioterapia

El tratamiento del cáncer puede incluir el uso de quimioterapia, radioterapia, tratamiento biológico, cirugía o alguna combinación de todas estas opciones terapéuticas. Todas estas opciones de tratamiento están dirigidas a matar o erradicar el cáncer que existe en el cuerpo del paciente. Desgraciadamente, la administración de tratamiento para el cáncer, incluida la quimioterapia, a menudo afecta a los órganos y tejidos normales del cuerpo que no están afectados por el cáncer. Las consecuencias indeseadas de dañar a células sanas son una complicación del tratamiento o un efecto secundario. Los efectos secundarios pueden ser agudos (a corto plazo), crónicos (a un plazo más largo) o permanentes. Cuando se evalúan los tratamientos del cáncer, los efectos secundarios se miden y se comunican como parte de la evaluación del tratamiento. Algunos ejemplos de efectos secundarios agudos son las náuseas y los vómitos y las llagas orales (mucositis).

¿Por qué se producen los efectos secundarios?

 Desgraciadamente, la mayoría de los fármacos de quimioterapia no pueden distinguir entre una célula cancerosa y una célula sana. Por tanto, la quimioterapia a menudo afecta a los tejidos y órganos normales del cuerpo, lo que conduce a la complicación de los tratamientos, o efectos secundarios.

Los efectos secundarios producen incomodidad, molestias y ocasionalmente pueden ser mortales. Además, y quizá más importante, los efectos secundarios pueden impedir a los médicos administrar la dosis prescrita de tratamiento en el tiempo y la pauta específicos del plan de tratamiento. Como el resultado esperado del tratamiento se basa en administrar el tratamiento a la dosis y pauta prescritas en el plan de tratamiento, un cambio respecto al plan de tratamiento puede reducir su probabilidad de alcanzar un resultado óptimo. Es muy importante entender esto. En otras palabras, los efectos secundarios no sólo producen malestar y son desagradables, sino que también pueden comprometer su probabilidad de curación al impedir la administración del tratamiento en su dosis y tiempo óptimos.

¿Cuáles son los efectos secundarios más frecuentes?

Toda quimioterapia se asocia a una amplia variedad de efectos secundarios. Sin embargo, algunos efectos secundarios se producen con más frecuencia que otros. El hecho de que experimente efectos secundarios, cuáles y su intensidad depende de diversos factores, como su tipo de cáncer, el tipo de fármaco o régimen de quimioterapia que reciba, su estado físico, su edad y otros factores. Sin embargo, los siguientes efectos secundarios están típicamente asociados a la quimioterapia:
  • Anemia
  • Cansancio
  • Infección/neutropenia
  • Náuseas/vómitos
  • Úlceras orales
  • Pérdida de pelo
  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Dolor
  • Problemas de reproducción y sexualidad
  • Recuento bajo de plaquetas (trombocitopenia)
¿Puede hacerse algo respecto a los efectos secundarios?

 Afortunadamente, en los últimos 20 años ha habido grandes progresos en el desarrollo de tratamientos para ayudar a prevenir y controlar los efectos secundarios del tratamiento del cáncer. Estos avances han:
  • Conducido a grandes mejoras en el tratamiento de los síntomas asociados al tratamiento del cáncer
  • Permitido administrar la quimioterapia con mayor exactitud y constancia,
  • Hecho que muchos tratamientos del cáncer estén disponibles más ampliamente.
Por ejemplo, los fármacos modernos contra los vómitos, denominados antieméticos, han reducido la intensidad de las náuseas y los vómitos con la quimioterapia. Además, ahora se dispone de factores de crecimiento de las células sanguíneas para proteger a los pacientes de la infección, para reducir el cansancio asociado a la anemia y para asegurar que el tratamiento puede administrarse a la dosis y pauta previstas para alcanzar resultados óptimos.

En los últimos años ha habido grandes avances

martes, 23 de octubre de 2018

Cuidados del paciente laringectomizado

La laringectomía representa para el paciente una agresión importante que altera su aspecto físico, a la vez que repercute en su estado emocional y su relación social, por lo que siempre es fundamental un importante apoyo familiar.

Limpieza de la cánula:

  • Remojo en agua fría y agua oxigenada a partes iguales.
  • Utilización de cepillo.
  • Aclarado con agua abundante.
  • Secar con paño limpio.

Cuidados del estoma:

  • Limpieza diaria.
  • Lavarse las manos antes de tocar la traqueostomía.
  • Limpiar el estoma con un paño limpio y húmedo; no utilizar jabón.
  • Secar por contacto.
  • Si la piel está irritada: toques con povidona yodada.
  • Utilización de apósitos protectores.

Consejos generales:

  • Si hay presencia de tapón mucoso o de secreciones espesas: instilar 1-2 ml de suero fisiológico o mucolítico tópico mediante jeringa (retirando previamente la aguja). Hacer toser enérgicamente. Si no es efectivo, puede repetirse el proceso cada 1/2 - 1 hora.
  • Dieta rica en residuos e hiperproteica. Abundantes líquidos (salvo contraindicación médica).
  • Ducha diaria protegiendo el estoma, evitando la entrada de agua y jabón.
  • Al afeitarse o cortarse el pelo, cubrir el estoma con cubierta protectora o una toalla.
  • Limpiar la boca y los dientes al menos tres veces al día (utilización de colutorios).
  • Llevar una cobertura del estoma para calentar y filtrar el aire inspirado (pañuelos, jerseys de cuello alto, etc.) sin que produzcan obstrucción respiratoria.
  • Evitar el polvo, el humo, los aerosoles, etc.
  • Evitar el contacto con personas que padezcan infecciones del tracto respiratorio.
  • Utilizar humidificación adicional del aire.
  • Realizar ejercicio suave del cuello y hombros.
  • Iniciar rehabilitación de la voz (logopedas, foniatras, asociación de laringectomizados...).

Signos de alarma por los que debe acudir al medico:

- Del estoma:

  • Enrojecimiento
  • Inflamación
  • Dolor
  • Drenaje (supuración)

- De secreciones:

  • Cambios en la cantidad, consistencia y color.

- Signos de distress respiratorio:

  • Disnea creciente
  • Aumento de la frecuencia respiratoria
  • Aumento de la temperatura
  • Cambios en el estado mental
  • Tos persistente



    Una higiene diaria es fundamental para el laringectomizado

lunes, 22 de octubre de 2018

Rehabilitación psicosocial del paciente con cáncer de laringe

El enfermo de cáncer de laringe enfrenta problemas emocionales comunes a todos los pacientes con neoplasias malignas, a lo que se añade una fuerte alteración de la autoimagen. Estas alteraciones conducen al rechazo de la propia identidad del sujeto y el que proviene del entorno social.

La rehabilitación persigue que el individuo se ajuste a la enfermedad, aprenda como enfrentar su nueva situación, tratando de impedir que este se desvincule del grupo al que pertenece y el contacto con su entorno social. La rehabilitación por tanto debe comenzar desde el momento del diagnóstico de la enfermedad y continuar durante el tratamiento y seguimiento de esta. Sus objetivos son:

  • aprendizaje de técnicas que permitan un adecuado afrontamiento de la nueva situación, para que el enfermo y la familia se adapten a la enfermedad;

  • fomentar la autonomía y la reinserción a la vida social;

  • contribuir con el resto del equipo médico a la rehabilitación de la comunicación oral.

Para el logro de estos objetivos se aplicará una metodología:

  • interactiva, que logre una comunicación eficaz con el paciente, que lo haga participe de su recuperación y no un simple receptor de indicaciones,al que debemos dirigir en todo momento;

  • participativa, que tomen parte en el proceso, no solo el paciente sino tambien las personas de su entorno familiar o social más próximo, que facilitaran el apoyo necesario para afrontar su enfermedad y tratamiento;

  • multidisciplinaria, con la colaboración estrecha de un equipo de especialistas en diferentes áreas del conocimiento médico, todos con el común objetivo de lograr el bienestar del paciente. Entre ellos se incluiran el oncólogo, cirujano, clínico, foniatra, psicólogo, enfermera, voluntarios sociales, pacientes y otros.

Como ya mencionamos la rehabilitación psicosocial de paciente con cancer de laringe debe comenzar desde el momento del diagnóstico por lo cuál todo nuevo paciente debe:

  • ser informado por el equipo de salud de su diagnóstico;

  • ser valorado por un psicólogo, con el objetivo de realizar un diagnóstico psicológicosocial, considerando los factores de riesgo de inadecuada adaptación postquirúrgica. Además se debe considerar el entorno social del individuo y sus redes de apoyo para el enfrentamiento del tratamiento y el seguimiento;

  • valorar la necesidad de psicoterapía específica para disminuir el grado de angustía respecto a lo que le sucederá en el futuro, y controlar las reacciones emocionales, la ansiedad, depresión que le produce el diagnóstico. Todo ello como parte de un estrategia global de preparación para la cirugía, radioterapia o quimioterapía específica.


Posterior al tratamiento quirúrgico, durante su estancia en el hospital, el paciente debe recibir apoyo psicológico por el equipo multidisciplinario con el objetivo de:

  • responder preguntas o dudas del paciente acerca del tratamiento recibido, y otras dudas que pudieran generar incertidumbre, stress u otras reacciones emocionales;

  • contribuir a la aceptación de la autoimagen, adquirida posterior al tratamiento;

  • disminuir, con cualquier método disponible, las reacciones emocionales generadas posterior al tratamiento.

En esta fase del tratamiento es vital la valoración del psicólogo para orientar las estrategías futuras con el paciente:

Posterior al alta el equipo multidisciplinario, al cuál se incorporaran los servicios médicos del nivel primario (médicos, enfermeras, servicios de apoyo social y otros) o los equipos de servicios ambulatorios continuará con la estrategia de tratamiento rehabilitador definida al egresar. Durante la fase posthospitalaria:

  • se debe continuar el manejo para la aceptación de la autoimagen corporal, ya comenzada en la fase hospitalaria, y continuar con la enseñanza y reforzamiento de las estrategias de control del estres;
  • iniciar el aprendizaje de la voz;
  • reincorporar al paciente a la vida social.

La rehabilitación trata de impedir que el enfermo se desvincule de su entorno social

viernes, 19 de octubre de 2018

La dieta mediterránea reduciría un 30% el riesgo de cáncer de mama

  • Pescado, vegetales, legumbres, frutas y aceite tienen un "efecto protector"
  •     El trabajo apunta a que es más beneficiosa que una dieta baja en grasas
Un proyecto de investigación español ha demostrado, por primera vez, que el consumo de alimentos propios de la dieta mediterránea puede reducir el riesgo de desarrollar un cáncer de mama hasta en un 30%.

Es una de las principales conclusiones del estudio coordinado por la investigadora del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, Marina Pollán, publicado el pasado mes de agosto en la revista científica British Journal of Cancer y presentado este martes en Madrid.

Realizado en mas de 2.000 mujeres, el estudio revela que el consumo de alimentos típicos de la dieta mediterránea, como pescado, vegetales, legumbres, frutas y aceite de oliva, muestra "un claro efecto protector" en un subtipo de tumor, el triple negativo, que generalmente es más agresivo.

En este sentido, Pollán ha indicado que el elevado consumo de pescado en España podría explicar, así, la baja incidencia de este subtipo de tumor en España -12% de los casos frente al 20% que se registra en otros países del entorno-.

El cáncer de mama es uno de los tumores más frecuentes en las mujeres españolas y cada año se diagnostican aproximadamente 26.000 casos nuevos, el 30% de todos los cánceres detectados en mujeres en España.

Mejor que una dieta pobre en grasas

Los investigadores identificaron en la muestra tres tipos de dieta, la denominada 'occidental', que se caracteriza por un alto consumo de productos grasos, carne procesada, dulces, bebidas calóricas y bajo consumo de cereales; la dieta 'prudente', basada en un consumo de productos bajos en grasa, frutas, vegetales y zumos; y la 'mediterránea', en la que se incluye la ingesta habitual de pescado, vegetales, legumbres, patatas, frutas, aceite y un bajo consumo de zumos y bebidas calóricas.

Una vez analizados y relacionados los tipos de dieta y el desarrollo de cáncer de mama, los investigadores llegaron a la conclusión de que el consumo de alimentos de la dieta mediterránea reduce el riesgo de desarrollar este tipo de tumor hasta en un 30%.

Por el contrario, la dieta occidental, que es la más frecuente en mujeres jóvenes, es la más perjudicial para desarrollar cáncer de mama.

En el caso de la dieta prudente, el trabajo no ha podido constatar que este tipo de alimentación esté relacionada ni con una mayor ni con una menor probabilidad de desarrollar cáncer de mama, a pesar de ser la dieta que menos grasa contiene de las tres.

El estudio EpiGeicam, que así se llama el trabajo, ha estado coordinado por el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III y financiado por la Asociación Española contra el Cáncer (AECC).

El presidente de Geicam, Miguel Martín, ha destacado la importancia de este estudio por su "aplicación inmediata" y ha afirmado que "puede marcar una antes y un después en el cáncer de mama en España".

La AECC ha recordado que el 57% de la población no consume a diario frutas y verduras, un 58% incluye en su dieta bollería, carnes grasas y embutidos de dos a tres veces a la semana y que el 75% no realiza actividad física regularmente.



El 57% de la población no consume a diario frutas y verduras

jueves, 18 de octubre de 2018

El estrés irrita el estoma

Uno de los principales problemas, o quizá esté mejor dicho molestias, para los laringectomizados es, a mi entender, los picores que se producen en el estoma, en el interior del estoma. Al principio, durante los primeros meses, los consideramos más o menos normales y aunque no nos adaptemos a ellos los aguantamos con cierta resignación. Cuando creemos que ya han desaparecido, de pronto, cuando menos lo esperamos, se presentan ahí, sin llamar, y las toses correspondientes se hacen molestas. He llegado a pensar que quizá sea una de esas cosas con las que tendremos que convivir durante toda nuestra vida. Cuando esas molestias van a más es imprescindible acudir al médico, al de asistencia primaria o al otorrino, porque es muy probable que sean consecuencia de alguna infección. A mi me ha ocurrido.

Hace tiempo que llevo pensando que muchos de esos picores que vienen y se van sin sentido se deben a nuestro estado psicológico, a momentos de estrés que nos atacan por donde más débil lo tenemos. He llegado a esta conclusión después de analizar algunos de esos momentos que me han atacado. Este fin de semana creo que ha sido uno de esos.

Ayer domingo, por la mañana, tuve uno de esos momentos sumamente molestos. Estaba haciendo cosas con el ordenador, nada especialmente difícil ni comprometido, y sentí esos fuertes picores con las correspondientes toses. Por más que me miraba el estoma e intentaba limpiarlo no vería nada especial, pero las molestias continuaban. Decidí dejarlo todo y marcharme al gimnasio a sudar un poco. Durante el tiempo que estuve haciendo un poco de ejercicio no sentí la menor molestia. Cuando ando en bici siempre me suele pasar lo mismo, todos los males desaparecen. Estuve una hora escasa. Volví a casa, me asee, y volví a lo que estaba haciendo en el ordenador. En pocos minutos empecé a sentir otra vez las molestias. Sin pensarlo dos veces me vestí y salí de casa. No volví a tener molestias en todo el día. Y sigo sin ellas.

No había razones aparentes para las dichosas molestias. Al menos razones médicas o físicas. Sin embargo se ve que mi mente no estaba al 100%, sea por el trabajo que estaba haciendo o por otras cosas que me hubiesen afectado. Lo que estaba haciendo consistía en organizar diversos vídeos que antes tenía en VHS y que los estoy pasando al ordenador para que no se pierdan. Es un trabajo bastante sencillo pero nuevo para mí y exige cierta dosis de concentración para que todo vaya bien. Hay que usar varios programas para adaptarlos y que no ocupen demasiado dentro del ordenador. Ya llevaba unos días haciéndolo y los problemas y contrariedades siempre salen y se ve que el cansancio, que yo no notaba, se iba acumulando.

Se pasó la tarde con tranquilidad, la noche también la he pasado bien, esta mañana he estado en la asociación recibiendo clases para aprender a hablar y todo ha sido normal, sin la menor molestia de los dichosos picores. No soy psicólogo ni nada por el estilo pero la conclusión que saco es que lo que me molestaba era el demasiado estrés que me producía esa atención constante sobre unos temas que en cierto modo quizá me estaban dominando. Como no ha sido la primera vez que me pasa corté a tiempo y el resultado ha sido bueno. Seguiremos aprendiendo. Cuando algo de esto me pasaba estando trabajando, las molestias se me ponían en la espalda, en la parte superior cerca de los hombros. No había duda, en cuanto empezaba a sentir cargazón en esa parte solo tenía que "levantar el pie del acelerador" y todo se solucionaba. No siempre era tan fácil, pero la solución sabía donde estaba. Ahora creo haber encontrado la solución a esto otro. A ver si es verdad. No voy a dejar de hacer lo que me estaba proponiendo, solo que habrá que dejar tiempo para el descanso.


El estrés ataca lo más debilitado que tenemos

miércoles, 17 de octubre de 2018

¿Cómo prevenir el cáncer de laringe?

Un factor de riesgo es cualquier agente que incrementa el riesgo de padecer una enfermedad determinada; es decir, la persona expuesta a este factor posee más probabilidades de padecer dicha enfermedad.

En la actualidad se conocen factores que parece que poseen una relación con el cáncer de laringe. Y entre ellos destacan: 

  • Tabaco: el consumo de tabaco, independientemente de cómo se consuma (cigarrillos, puros, pipa, tabaco de mascar…) incrementa el riesgo de padecer cáncer de laringe. Este riesgo aumenta a mayor cantidad de tabaco y tiempo de consumo de cada persona.

  • Alcohol: el consumo de bebidas alcohólicas es un factor que aumenta la probabilidad de padecer este cáncer.  Y cuando se asocia al tabaquismo, el efecto perjudicial se potencia en gran medida.

  • Edad: como en la mayoría de los tumores, a edad más avanzada mayor es el riesgo, tanto en hombres como en mujeres.

  • Sexo: los hombres tienen mayor incidencia de cáncer de laringe que las mujeres. Probablemente sea debido a que presentan importante consumo tabáquico y alcohólico, hábitos que en la actualidad  son más frecuentes que en la población femenina.

  • Dietas inadecuadas: existen evidencias que sugieren que dietas pobres en frutas y verduras incrementan el riesgo de desarrollar cáncer de laringe. Se han implicado déficits nutricionales (falta de vitaminas, minerales…) como posible factor de riesgo. Con frecuencia, los pacientes con alto consumo de tabaco y alcohol tienen mala alimentación y dieta inadecuada.  Aunque es difícil de cuantificar la importancia de este factor.

  • Irritación de la vía aérea: también parecen suponer mayor riesgo para este cáncer diferentes factores que constituyen una agresión o irritación de la zona: (laringitis crónica, mal uso de la voz, reflujo gastroesofágico…).




El alcohol es un factor de riesgo en el cáncer de laringe

martes, 16 de octubre de 2018

Inicio de una nueva etapa

Que la vida es una autentica maravilla, creo que es evidente para todos. La de cosas bonitas que podemos disfrutar estando bien, con alegría, con ganas de disfrutar de las inmensas posibilidades que nos da. Pero esta es la parte bonita.

Por muchos motivos también tenemos que superar inmensidad de adversidades, ya sean laborales, familiares, desengaños, y por supuesto, enfermedades. Ahora la mayoría que estamos en esta Asociación, nos toca superar una enfermedad. Unos llevamos mas tiempo que otros, y ya sabemos hablar. Otros en cambio, llevan poco tiempo, y están en la parte en la que la fuerza de voluntad, ganas y esfuerzo son fundamentales para conseguir lo que han perdido al ser operados... el habla.

Desde luego, no tendremos la misma voz, pero tendremos la necesaria para poder comunicarnos. No es un camino fácil, por supuesto, pero si miran a su alrededor verán mucha gente que lo hace. Eso quiere decir que es posible. Algunos lo conseguirán rápidamente, y habrá quien necesite un año o mas. Pero esto no es obstáculo para no intentarlo y conseguirlo. Y paciencia, mucha paciencia.

Entiendo que al principio se nos hace un mundo todo lo ocurrido, pero el tiempo, poco a poco, va poniendo todo en su sitio. Un nuevo sitio, al que hay que acostumbrarse. Después de la operación, toca recuperación. Y de esto se encargan gente operada como ustedes los recién operados y los monitores, que le enseñaran de forma voluntaria las técnicas para conseguir hablar, comunicar.

Cada monitor tiene su estilo de enseñar y con eso quiero decir que el alumno coja la técnica que él entienda que es mejor. En la Asociación, no se viene a practicar, se viene a aprender, a estar atentos a lo que dice el monitor, a fijarnos no solo en como lo hace usted, sino también en como lo hacen los compañeros que tiene a su alrededor.

El monitor, corrige a todos los alumnos uno por uno, cuando les toca el ejercicio. De eso también se aprende, de estar atento a lo que se les dice a los demás. Y ahora viene la parte más importante de todo este proceso.

Como se ha dicho anteriormente, se viene a aprender las técnicas, no a practicar. Las prácticas tienen que hacerlas ustedes en sus casas, con toda la tranquilidad del mundo, aplicando lo que en la Asociación les enseñan a todos ustedes. Si piensan que solo van a la Asociación a practicar, van equivocados. Aquí es donde entra la voluntad de cada uno para hablar lo antes posible.

Hay los días de clase a la semana. Con que practicaran una hora al día durante la mañana, con toda tranquilidad del mundo, bien sentados, con serenidad, cerrando los ojos y visualizando lo que tienen que hacer, adelantarían mucho. Y claro está el fin de semana, que muchos creen que es fiesta para todos, incluso para practicar. No, no, no. Esto es una práctica diaria de ustedes en su casa, es la clave: PRACTICAR.

Y luego en la Asociación, les toca entender y mejorar la técnica. Pero la PRACTICA, fuera de la Asociación aunque también se puede ir practicando. Si no es así, no verán la mejoría y quedaran estancados en el primer nivel, cosa que les hará pensar si vale la pena esforzarse y muchos pensaran en el abandono.

Piensen que los monitores están para ayudar, y el esfuerzo que hacen en aplicar cada uno su técnica, tendría que ser recompensado con una buena predisposición suya, con algo que solamente le beneficia a usted...conseguir hablar.

El equipo monitor de la ABL

Es necesaria una buena predisposición

lunes, 15 de octubre de 2018

¡Ya hay lotería, oiga!

Os informamos que ya está a disposición de socios y simpatizantes de ABL las participaciones para el Sorteo de la Lotería Nacional correspondiente al 22 de diciembre de 2018 del número...



El precio de venta es de... 


  • Décimo: 24 € cada uno 
  • Papeletas: 6 € cada una 


Informaros también de que el precio incluye un recargo del 20% en concepto de ayuda a la asociación.

Sin otro particular, y con el deseo de que nos sonría la fortuna, aprovechamos la oportunidad para saludaros muy atentamente. 


ASOCIACIÓN BARCELONESA DE LARINGECTOMIZADOS


¡Este año, seguro que nos toca!

jueves, 11 de octubre de 2018

Así se deteriora tu cuerpo al pasar sentado 8 horas al día

  • Las personas que trabajan en esta postura sufren frecuentemente problemas de espalda y cervicales
Son muchos los trabajos que requieren pasar delante de un ordenador 8 horas o más. Las nuevas tecnologías y la informatización de los empleos han convertido a muchos profesionales en personas que pasan gran parte de su tiempo con la mente a todo trapo pero sin moverse, en la misma posición. Un sedentarismo no elegido que puede provocar que el cuerpo reaccione, y no de buenas maneras.

Según profesionales de la Unidad de Prevención de Riesgos Laborales de la Universidad de Zaragoza, permanecer en una oficina sentado durante toda la jornada laboral tiene sus consecuencias.

"Las personas que trabajan así tendrán el doble de probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares porque se sobrecarga al corazón, lo que significa tener alto riesgo de un infarto cardíaco, colesterol elevado e hipertensión arterial", destacan en un informe como una de las peores consecuencias. Las probabilidades de padecer algún tipo de dolencia del corazón suben hasta un 125%, según expertos médicos, por lo que realizar actividad física después de la jornada laboral es algo esencial para acabar con la sombra del sedentarismo y sus resultados.

Pero permanecer quieto tanto tiempo no solo afecta al corazón. Según el informe de UPRL, "como no hay movilidad durante grandes periodos de tiempo se corre el riesgo de generar enfermedades como la diverticulitis, que provoca dolor e infección en el colon, y que también está asociada al cáncer de colon y problemas de constipación (estreñimiento)". Esto es lo que se denomina estitiquez, o lo que es lo mismo, una alteración del intestino debido a la gran retención de agua en el mismo.

No es la única causa del sedentarismo habitual. "Hay una condición médica de resistencia a la insulina que lleva al desarrollo de diabetes, obesidad y problemas con los triglicéridos. Estar quieto impide que la insulina funcione adecuadamente", señalan desde el informe.

Además, existen estudios médicos que asocian el sedentarismo a mayores riesgos de padecer cáncer de colon, mama y endometrio. "La razón no está clara, pero una teoría es que el exceso de insulina estimula el crecimiento celular. Otra es que el movimiento regular aumenta los antioxidantes naturales que matan las células perjudiciales y potencialmente causantes de cáncer, los radicales libres. Por tanto, la falta de ejercicio produce todo lo contrario", aseveran desde UPRL.

Por otro lado, la mala circulación y los problemas de espalda y cervicales son muy frecuentes en las personas que realizan sus tareas diarias sentados. Al igual que tener un trabajo en el que estar de pie es la tónica general, a la hora de permanecer en la misma posición mucho tiempo se corre el riesgo de que aparezcan las tan temidas, dolorosas y antiestéticas varices. Esto es por causa de la acumulación de líquidos. En un caso más extremo, "se puede producir trombosis venosa profunda, ya que la sangre líquida se transforma a estado sólido dentro de las venas y las tapa. La sangre no circula. Por eso se recomienda cambiar de posición, cruzar las piernas y mover los tobillos".

En cuanto a la pérdida muscular, es una de las causas que más se notan cuando se trabaja sentado todo el día. Las zonas más afectadas: los abdominales, los glúteos y las lumbares, haciendo que a la larga se adquieran malas posturas en el escritorio. "Aparte, los músculos del cuello y hombros se ven repercutidos. Se contracturan y se vuelven rígidos, y con el paso del tiempo van perdiendo su flexibilidad provocando, a veces, dolores en cuello y nuca que se puede irradiar a la cabeza y que la persona lo sentirá como una cefalea", desgranan en el informe.
La falta de actividad también produce un ablandamiento de los huesos, principal causa de la osteoporosis, por lo que salir a correr y andar después del trabajo, por mucho que cueste, es primordial.

Pensamiento más lento

En cuanto a la psique y la memoria, también se ven afectados por el sedentarismo. Investigadores de UCLA querían ver cómo el comportamiento sedentario influye en la salud del cerebro, especialmente en las regiones del mismo que son fundamentales para la formación de la memoria.

Así pues, tras realizar una muestra con 35 personas, el sedentarismo puede ser un precursor del deterioro cognitivo y la demencia en adultos de mediana edad y adultos mayores. Esto quiere decir que afecta a la memoria y al funcionamiento adecuado del cerebro. "Cuando los músculos están en movimiento, bombean sangre fresca y oxígeno a todos los órganos. En este intercambio, en el cerebro se liberan todo tipo de productos químicos para mejorar el estado de ánimo y del cerebro pero, en modo sedentario, se ralentizará la función cerebral", concretan desde UPRL.

Consejos para evitar el sedentarismo en la oficina

  •     Caminar durante la jornada laboral: Levantarse del asiento y estirar las piernas es clave, además de dar pequeños paseos por la oficina.
  •     Evitar los ascensores: Subir hasta el centro de trabajo por las escaleras es sumar minutos de ejercicio al cuerpo.
  •     Rebajar la tensión de los hombros: Si se entrelazan los dedos y se elevan los brazos sobre la cabezase rebaja la tensión sobre la espalda. Hay que mantener la postura durante 14 segundos.
  •     Elevar los pies. Mantener las piernas en alto es bueno para que no aparezcan dolores de columna. Tener un reposapiés ayuda.
  •     Estiramientos al empezar y acabar.: Antes de sentarse en el lugar de trabajo y al acabar es idóneo hacer estiramientos para desbloquear los músculos y prepara el cuerpo.
  •     Buena postura: Tener una postura idónea a la hora de estar sentado es algo importante si se quieren evitar contracturas.
  •     Caminar.: En los tiempos muertos, después del trabajo... aprovechar los ratos libres para dar un paseo suma salud a nuestro cuerpo y mente.

El sedentarismo puede pasar una cara factura a nuestro cuerpo

miércoles, 10 de octubre de 2018

La radioterapia contra el cáncer más avanzada llega a España

  • Quironsalud y la Clínica Universidad de Navarra tendrán en Madrid los primeros centros de protonterapia del país. Los primeros pacientes se tratarán el año próximo
El próximo año acabará el peregrinaje de enfermos oncológicos españoles por Alemania, Suiza o República Checa en busca de un tratamiento de protones, la radioterapia más precisa contra el cáncer. Esta tecnología se hizo popular en 2014 por el caso del niño Ashya King, afectado por un tumor cerebral, al que sus padres sacaron sin permiso del Reino Unido para proporcionarle una terapia menos agresiva que la que recibía en Londres.

Desde entonces la evidencia científica de la protonterapia no ha hecho más que crecer. Menos lesiva y eficiente que la radioterapia convencional, está especialmente pensada para tratar enfermos infantiles y zonas muy sensibles porque la radiación de protones actúa con total precisión en el tumor, sin dañar el tejido sano. En el mundo hay 24 unidades, ninguna de ellas está en España, aunque el vacío durará poco tiempo. Dos centros sanitarios privados -Quirón Salud y Clínica de la Universidad de Navarra- están construyendo en Madrid las instalaciones que albergarán los primeros equipos de terapia de protones del país.

La previsión es que el primer paciente se pueda tratar durante el último trimestre del próximo año en un edificio que el grupo Quirónsalud construye en la localidad madrileña de Pozuelo, donde cuenta con un hospital. El Consejo de Seguridad Nuclear ya ha dado su aval a estas instalaciones que ya han entrado en la última fase de su construcción. «El centro de protonterapia es ya una realidad que se ve y se toca», asegura Leticia Moral, directora general de Asistencia y Calidad de Quirónsalud, quien defiende su inversión «como parte de la apuesta continua del grupo por la innovación en los tratamientos».

Para los cánceres más difíciles

Las instalaciones de la Clínica de Navarra (CUN) en la capital tardarán algo más y estarán en condición de ver a sus primeros enfermos a principios de 2020, según confirmó a ABC José Andrés Gómez Cantero, director general de la CUN. Esta unidad formará parte del edificio de radioterapia que ya está funcionando en las instalaciones de la clínica y ocupará una superficie de 3.600 metros cuadrados. El equipo que lidera el proyecto está dirigido por Felipe Calvo y Rafael Martínez Monge, codirectores de Oncología Radioterápica de las sedes de madrid y Pamplona junto a otros 15 profesionales.

Los tumores pediátricos y sobre todo los localizados en el sistema nervioso y cercanos a tejidos y órganos delicados como los ojos, la cabeza, la médula espinal, el corazón y los pulmones, son los principales candidatos a recibir este tratamiento. «Al principio, la terapia de protones se reservará para tratar los cánceres más difíciles de curar pero creemos que modificará el tratamiento tan intensamente como hicieron los aceleradores lineales que desplazaron hace años a las unidades de cobaltoterapia. El progreso técnico es un salto de calidad tan relevante que se extenderá a una práctica clínica generalizada cuando la tecnología sea más accesible», explica el doctor Felipe Calvo.

Con cuentagotas


Se calcula que podrían ser candidatos a este tratamiento el 2% de los pacientes con cáncer, pero la sanidad pública está enviando a estos pacientes a tratarse a Alemania, Italia, Francia Chequia y Suiza con «cuentagotas» por su elevado coste. El tratamiento cuesta unos 200.000 euros por enfermo, según la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (Seor).

La construcción de los dos centros de Madrid acabará con el traslado de enfermos al extranjero si se realizan conciertos con la Sanidad pública, aunque no es suficiente para asumir toda la demanda. Carlos Ferrer, presidente de Seor, considera que dos-tres salas de tratamiento solo harían frente «mínimamente» a las necesidades del país.


Un nuevo tipo de radioterapia menos lesivo para los pacientes

martes, 9 de octubre de 2018

El Trueta incorpora el robot quirúrgico Da Vinci más innovador del mercado

  • El centro ya ha realizado cincuenta intervenciones de cirugía robótica con un aparato en préstamo
El hospital Josep Trueta de Girona ha incorporado el robot quirúrgico Da Vinci más vanguardista del mercado. Desde abril pasado, el Trueta ha ido introduciendo la cirugía robótica con un aparato en préstamo y ahora, siete meses después de la primera intervención y con más de 50 operaciones realizadas, el centro ha adquirido la última versión del robot da Vinci, el Xi, que es más versátil.

El nuevo abordaje quirúrgico está plenamente consolidado en los tres servicios que se han iniciado en este tipo de operaciones "Cirugía General, Urología y Ginecología", por ello, ahora se ha dado un paso más adquiriendo el modelo más innovador que hay el mercado en cuanto a cirugía robótica, creado en el año 2014.

La cirugía robótica conlleva grandes ventajas en términos de precisión, ya que aumenta el control y reduce el sangrado del paciente, además de permitir el acceso a anatomías complicadas. El Trueta calcula que, una vez esté plenamente implantada la cirugía robótica, podrá realizar unas 150 operaciones anuales.

El da Vinci Xi (IS4000) es actualmente la plataforma más evolucionada destinada a la cirugía mínimamente invasiva. Su tecnología innovadora y precisa hace que el sistema robótico sea muy adaptable y versátil. La principal diferencia entre el robot que había hasta ahora en el Trueta y el actual es que los brazos pueden hacer un movimiento de rotación sobre sí mismos, lo que permite cambiar de campo quirúrgico sin necesidad de mover al paciente.

Esto supone un gran avance, sobre todo para determinadas operaciones de cáncer de colon y de cáncer ginecológico. Así, por ejemplo, en las intervenciones de cáncer de colon es necesario operar primero en la zona de la pelvis y luego a la abdominal. Con el da Vinci que tenían hasta ahora, cuando se tenía que cambiar el lugar a intervenir era necesario mover al paciente. Con el da Vinci Xi esto ya no es necesario porque los brazos quirúrgicos rotan sobre sí mismos lo que posibilita el cambio de zona. Esta mejora permite ganar en varios aspectos: tiempo, seguridad, fiabilidad y comodidad.

Además de este movimiento de rotación, los brazos del robot son mucho mejores en esta versión, lo que permite al profesional de cirugía tener más libertad a la hora de decidir cómo proceder durante la intervención. Antes de cualquier operación, los cirujanos diseñan como la llevarán a cabo. Con esta mejora, disponen de más libertad de hacer cambios en el abordaje quirúrgico durante la operación: el diseño previo no debe ser tan preciso, ya que los movimientos del robot son más modulables.

Entre las novedades que incorpora el nuevo modelo también está el hecho de que permite utilizar la técnica de verde de endocianina, un colorante fluorescente que se extiende a los tejidos y que permite identificar los ganglios centinelas (los primeros ganglios donde se encuentran las células tumorales) en diferentes tipos de tumores. Asimismo, hace posible valorar el estado de la vascularización de las anastomosis intestinales; es decir, conocer el estado de la irrigación de las conexiones intestinales que han realizado los cirujanos.

Desde que comenzó la cirugía robótica en el hospital Trueta han realizado 50 operaciones: 21, para cánceres urológico; 16, para ginecológicos y 13, para tumores de colon y recto. La primera intervención con el nuevo aparato se hizo el 2 de octubres y ya se han hecho tres.

Con la llegada de este equipamiento de última generación se empezarán a hacer también operaciones de cirugía oncológica de faringe y de laringe, a cargo de los especialistas en otorrinolaringología. Hasta ahora, con la cirugía convencional, sólo se podían extraer por la boca los tumores de cuello que eran pequeños. El da Vinci Xi permitirá poder extraer tumores más grandes por vía transoral, lo que hará que la cirugía sea menos invasiva y el resultado más conservador; es decir, que las secuelas sean menores y la recuperación de los pacientes más rápida.

Tres componentes

El sistema robótico Da Vinci, de tecnología americana, está formado por tres componentes. En primer lugar, dispone de una consola quirúrgica o centro de control, desde donde el cirujano controla los instrumentos por medio de dos mandos y pedales. En segundo lugar, la parte central incluye el carrito del paciente, con cuatro brazos móviles e intercambiables para soportar el instrumental quirúrgico y el endoscopio; y finalmente, la torre de visión, donde se procesan las imágenes para mostrarlas en tres dimensiones.


Una nueva máquina que tratará cánceres de laringe

lunes, 8 de octubre de 2018

El sistema inmune de las alpacas ofrece un potencial tratamiento contra el cáncer

  • Una investigación en la que participa el IRB descubre una diana en la madre naturaleza
Con la resaca todavía de la noticia de que el Nobel de Medicina este año premia a los «padres» de la inmunoterapia contra el cáncer, el Institut de Recerca Biomèdica (IRB) informó esta semana de otro pequeño paso en la lucha contra esta enfermedad. A día de hoy, a una de cada dos personas que nacen en España se les diagnosticará un cáncer a lo largo de su vida. Una parte de la culpa la tiene el envejecimiento de la población, pues cuanto más viejas son las células, más probabilidad hay de que acumulen mutaciones que las vuelven cancerígenas. Pero la buena noticia es que el porcentaje de supervivencia se ha multiplicado por tres desde los años setenta gracias a los avances en el cribado, el diagnóstico precoz y la mejora de los tratamientos, tras los que hay un ejército de científicos trabajando. Como Monica Varese y Salvador Guardio, coautores del trabajo del IRB de Barcelona y la Vrije Universiteit Brussel que ha identificado que el sistema inmunitario de las alpacas, unos primos hermanos de las llamas y los camellos, ofrece un posible tratamiento contra el cáncer.

Con frecuencia, la naturaleza ofrece respuesta a múltiples problemas médicos. La manzanilla calma la gastrointeritis y la valeriana la ansiedad, por ejemplo. Y la investigación en la que han participado estos dos investigadores postdoctorales ha identificado unos nanoanticuerpos en estos animales que son capaces de bloquear el EGF (Epidermal Growth Factor), una proteína que abunda en las células tumorales y las ayuda a crecer. El EGF es una diana contra el cáncer para la que no se dispone de inhibidores, pero en este trabajo, que publica la revista científica «Angewandte Chemie», los investigadores identifican por primera vez una familia de nanoanticuerpos que son propios y únicos de los camélidos y son efectivos contra el EGF.

La idea es que «pese a los avances en las terapias contra el receptor EGF, la eficacia de estos tratamientos en los pacientes queda resentida a largo plazo porque aparecen resistencias», cuentan Varese y Guardiola. «Lo que ha hecho este equipo de investigadores es aprovechar una herramienta biotecnológica, los nanoanticuerpos, para conseguir los primeros fármacos de alta afinidad para la protenía EGF», precisan.

Este hallazgo se logró gracias al trabajo en equipo, tan propio de la investigación contra el cáncer. El equipo del IRB Barcelona produjo la proteína EGF. Y los colaboradores belgas la administraron a las alpacas y vieron que cuando se les inyectaba un antígeno extraño, su sistema inmunitario generaba una serie de nanoanticuerpos entre los cuales identificaron una familia con potencial para bloquear la EGF. El equipo de Barcelona, que es especialista en el reconocimiento molecular entre proteínas, comprobó que alguno de los conectores tienen mucha afinidad y selectividad hacia la EGF y con técnicas biofísicas caracterizaron las interacciones en células «in vitro» y en células humanas de cáncer. Según detalla Ernest Giralt, jefe del Laboratorio de Péptidos y Proteínas del IRB, líder de la investigación, «al inyectar EGF a la alpaca, le pedimos a la madre naturaleza que encuentre alguna molécula capaz de unirse de manera fuerte y selectiva a la EGF. Y encontró dos soluciones distintas pero efectivas». Estos fármacos podrían ser útiles para los pacientes que desarrollan resistencias a los inhibidores de la proteína EGF, que actualmente están en el mercado. El primer paso para hacerlo factible es evaluar los efectos de estos nuevos nanoanticuerpos en modelos celulares y animales con cáncer.


Las alpacas podían tener el secreto para luchar contra el cáncer