Publicitat

viernes, 28 de noviembre de 2014

¿Qué relación existe entre el sexo oral y el cáncer de garganta?

El 26,7 por ciento de los cánceres de garganta detectados en España está causado por el virus del papiloma humano

El Actor Michael Douglas nos sorprendía al asegurar que el sexo oral había sido el causante de su cáncer de garganta, descartando otros factores como el alcohol y el tabaco. Por mucho que la afirmación nos pueda parecer extraña, numerosos estudios parecen darle la razón al actor, por lo menos en parte.

Así lo recoge, por ejemplo, la investigación realizada por el Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU. publicado en la revista Journal of Clinical Oncology.

La investigación ha estado dirigida por la profesora Maura Gillison junto a un equipo de Universidad Estatal de Ohio, y concluye que la infección con el virus del papiloma humano (VPH), un virus de transmisión sexual, ha superado como causante de cáncer oral al tabaco y el alcohol. En concreto, el virus de papiloma humano puede ser el causante del conocido como cáncer de cabeza y cuello, que en el caso de Michael Douglas, le habría provocado un tumor debajo de la lengua.

Afirma la doctora que «la relación entre el VPH y el cáncer de cabeza y cuello cambia totalmente nuestra idea de quién está en riesgo, cómo tratar el cáncer, su pronóstico y la prevención».

Estudios similares se ha realizado también en España. Y las conclusiones van en el mismo sentido. El 26,7 por ciento de los cánceres de garganta detectados en España está causado por el virus del papiloma humano (VPH) transmitido por vía sexual oral, según un estudio realizado conjuntamente por cuatro hospitales de Madrid, que por primera vez cuantifican la afectación del virus con los tumores de orofaringe.

Según la jefa del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital La Princesa de Madrid, Laura Cerezo, con los datos extraídos de la investigación realizada sobre 102 pacientes entre el año 2000 y el 2008 en los hospitales La Princesa, Puerta de hierro, Ramón y Cajal y Doce de Octubre, «es relevante analizar la incidencia del cáncer de orofaringe inducido por VPH porque estos tumores, que generalmente se dan en pacientes más jóvenes, de 40 a 55 años, responden mejor a la quimioterapia y radioterapia».

Según la Doctora Cerezo, «hasta fecha reciente el virus del papiloma sólo se relacionaba con los cánceres de cuello uterino y de ano», si bien el resto de casos siguen teniendo como causa principal el tabaco y el alcohol, y el cambio de hábitos sexuales y el mayor número de parejas han influido en esta irrupción.

Aún así, Laura Cerezo insiste en que «es mucho peor el tabaco que el sexo oral, y además, en el caso del actor Michael Douglas, no se puede determinar qué porcentaje de su cáncer es debido al tabaco y qué porcentaje es debido a la práctica del sexo oral». Es más, nos recuerda que en el estudio realizado por los hospitales madrileños «un alto porcentaje de los pacientes eran fumadores».

«Es mucho peor el tabaco que el sexo oral»

El tumor causado por el papiloma afecta más a hombres, porque las mujeres tienen mayor carga viral en sus genitales que los hombres. Como dato más positivo respecto a este tipo de cáncer, la supervivencia es mayor en los tumores causados por el virus del papiloma que los relacionados con el consumo de alcohol o tabaco.

Según el estudio, sobreviven un 67,4% de los pacientes con tumor infectados por el virus del papiloma, frente a un 49,7% de enfermos con el mismo tumor causados por alcohol o tabaquismo.

Tras la introducción en España de la vacuna para prevenir el carcinoma de cuello uterino en niñas de 9 a 14 años, los investigadores confían en que el nivel de la infección disminuya al tiempo que se espera que lo haga también el cáncer, pero estos resultados se verán dentro de 15 ó 20 años.

Tanto es así que los expertos del Grupo Español de Tratamiento de Tumores de Cabeza y Cuello (TTCC) han planteado la posibilidad de extender la vacunación universal contra el virus del papiloma humano también a los niños para erradicar una de las causas de estos tipos de cáncer.

Desde esta asociación, la oncóloga médico del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, la doctora Yolanda Escobar, considera que vacunar a todos los menores «podría disminuir la incidencia de la enfermedad». Además, indica que así, «no sólo quedarían cubiertas las mujeres heterosexuales y homosexuales, sino que también lo harían los hombres homosexuales que pueden infectar a través del sexo anal y el oral».

Desde el Hospital de La Princesa, la Doctora Laura Cerezo también se refiere a la vacunación como una de las recomendaciones «que actualmente se están realizando en Los Estados Unidos, no solo para las chicas, sino también para las chicas». En la actualidad, en España, el calendario de vacunaciones incluye la vacunad el papiloma para las niñas de 14 años, por lo que «también deberíamos pensar si incluir en este calendario a los niños».

Parte de la prevención vendría también ligada a las prácticas sexuales, por lo que es fundamental mantener las precauciones habituales.

Sabiendo ya la importancia del virus del papiloma en este tipo de cáncer, la duda surge ahora a la hora de prevenir, detectar y diagnosticar. La doctora Laura Cerezo nos cuenta que «no existe un test que nos permita saber con antelación si va a haber cáncer o no, por lo que lo fundamental es realizar un diagnóstico precoz». Y para ello, debemos de estar pendientes de determinados síntomas que, cuando hacen acto de presencia, nos deben de llevar a la consulta del médico. Síntomas como «el dolor intenso de garganta, la aparición de sangre en la garganta, o si encontramos algún bulto».


Es peor el tabaco, pero el riesgo no es despreciable
 

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Respirar y oler la brisa del mar

O la del monte o la de la campiña o la del bosque… Me refiero a la del mar porque es la que tengo cerca, en la ribera del dique de poniente, a pocos metros sobre las rocas que baten las olas, unos días suaves y otras levantiscas y con fuerza. ¡Qué limpio y lenitivo el aire salobre para la tráquea, los bronquios y los pulmones!, y mucho mejor si la respiración es la diafragmática. ¡Y cómo huele la brisa marina y las aromáticas oleadas de hinojo, de matas, y de pino tierno que crece en las breves tierras abruptas del litoral.

Sé que todavía habrá laringectomizados (o si lo preferís: personas laringectomizadas) que abrirán unos ojos como platos al oír que el olfato funciona perfectamente. En cuanto a la respiración, ya habrán notado que no es lo mismo hacerlo en un parque con buena vegetación que en unas calles con abundante circulación. Si se usa filtro MHE, se puede comprobar como en el parque se mantiene limpio y se pone sucio en el andar urbano. Y si se usa un cubre estoma blanco, al respirar en una zona contaminada se formará un círculo oscuro en torno a la entrada de la tráquea.

Y, sin embargo, qué fácil resulta volver a oler normalmente, con su repercusión en el disfrute del gusto. Como he explicado en anteriores artículos, sólo hay que hacer circular aire por la nariz que, siempre, mejor o peor según sea alta o baja la densidad de moléculas olorosas que transporte, activará y regenerará la función del epitelio olfativo que estaba atrofiándose por falta de estímulo.

Con sólo generar un hueco en la cavidad bucal –una depresión– ésta se llenará de aire por la presión atmosférica exterior, y el aire que entre usará la vía nasal. No hay más que ejercitar lo que se conoce como ‘bostezo educado’. Manguitos para conectar la tráquea con la boca y así respirar por la nariz, son útiles para acelerar la reactivación del sistema pituitario, pero no imprescindibles. Y los manómetros sirven para comprobar que se hace la acción correcta, que se manifiesta en el desplazamiento de la columna de líquido.

Para confirmar la eficacia del juego depresión/presión en el circuito buco-nasal, puedo manifestar que quienes vienen a clase de habla esofágica conmigo, están aumentado su capacidad olfativa, y que quienes están siguiendo el método explicado en mis artículos y con los que comentamos realización por internet, me manifiestan su mejoría olfativa.


El olor del hinojo, un placer al alcance de los laringectomizados

martes, 25 de noviembre de 2014

El habla en los laringectomizados

Como la mayoría de nosotros podemos hablar, prestamos poca atención a la naturaleza del habla o cómo se produce. El habla es nuestra forma habitual de comunicación. Con ella somos capaces de transmitir, y sin ella nuestra vida sería más complicada. Al pensar en cómo se produce el habla, la mayoría de la gente piensa inmediatamente en los labios y la lengua, pero participan varios órganos más del cuerpo: centros y vías nerviosas, pulmones, tráquea, laringe (que contiene las cuerdas vocales), faringe, nariz y boca.

La voz se produce cuando el aire, al ser exhalado de los pulmones, hace vibrar las cuerdas vocales. Este sonido es modificado por la lengua, labios, mejillas y paladar. El sistema nervioso central estructura las palabras y el lenguaje.

¿Qué pasa si la laringe sufre alguna alteración?

La laringe puede ser extirpada por diferentes motivos, y una de las causas más frecuentes es por un tumor. La extirpación puede ser total o parcial, pero en ambos casos se suele practicar también una traqueotomía: un orificio practicado en la parte baja y anterior del cuello que comunica la traquea con el exterior. El laringectomizado tiene que respirar de por vida por el traqueostoma, por lo que respira aire que no está ni filtrado, ni calentado, ni humedecido.

Aunque los laringectomizados totales no pueden hablar de forma natural, los parciales sufren una extirpación incompleta que les permite el paso del aire por vías naturales, en mayor o menor grado. En este caso, para hablar suele bastar con poner el dedo sobre el orificio traqueal, aunque sólo pueden hacerlo durante poco tiempo.


Métodos para recuperar el habla

Los laringectomizados recurren a su esófago para inyectar el aire, y así poder hablar. Existen varios métodos para mejorar el habla, desde la voz esofágica hasta los aparatos electrónicos.

Voz esofágica: es el método más antiguo y consiste en la producción de la voz introduciendo aire en el tercio superior del esófago. Es una voz ronca y con muy poco tono, y no es posible gritar. Para hacer esto y para evitar el soplo traqueal, es necesario un proceso de aprendizaje, con la asistencia de un logopeda.

Laringes electrónicas: son aparatos, generalmente tubulares, con control de encendido, volumen y tono, que producen vibraciones gracias a la fuerza de las baterías incorporadas. Al entrar en contacto con la musculatura del cuello, se produce un sonido que es llevado al interior de la boca para producir una articulación normal.

Válvula fonatoria: son unas cánulas que cuentan en su extremo exterior con una membrana oscilante que se desplaza con la respiración y permite hablar sin necesidad de ocluir el traqueoestoma con el dedo. Se consigue una producción de voz similar a la de la esofágica.

La voz esofágica no es melodiosa, aunque algunos laringectomizados consiguen cierta fluidez en sus voces, tras cierta práctica, y con ayuda de un logopeda. Es imprescindible estar motivado para aprender a hablar con voz esofágica, ya que puede resultar un proceso lento en algunos casos. A pesar de que hay personas que aprenden a hablar casi enseguida después de la operación, otros pueden necesitar hasta un año para desarrollar una voz comprensible. De todas formas, si no hay progreso, entonces el uso del laringófono será lo más recomendable.


Consejos para enfrentar una laringectomía

Generalmente, el primer problema es enfrentar el diagnóstico del tumor, por lo que se aconseja intentar conocer la naturaleza de la enfermedad y de los procedimientos quirúrgicos. Es importante hablar sobre lo que se siente, y especialmente, sobre los temores relacionados. El enfermo necesita siempre el apoyo de sus seres queridos. Demuéstrale que le importas.

Cuando comienza el proceso de aprendizaje de la voz esofágica, hay que procurar no interrumpir al larigectomizado, y no intentar hablar por él, para darle la oportunidad de aprender este nuevo habla. Asimismo, el que le cueste hablar no quiere decir que le cuesta oír, por lo que hay que hablarle con intensidad normal. A veces, apoyarse con papel y lápiz puede ser útil, ya que el ver limitada la expresión puede causar frustración. Como método para llamar la atención, el laringectomizado puede aplaudir o tocar un silbato.

Por último, si el afectado se muestra intolerante o se irrita con facilidad, intenta comprender cómo se siente. Es importante mostrarse comprensivo y paciente para permitirle que se exprese.



El enfermo necesita siempre el apoyo de sus seres queridos

viernes, 21 de noviembre de 2014

¿Se puede encontrar los cánceres de laringe y de hipofaringe en sus etapas tempranas?

Las pruebas de detección se realizan para determinar la presencia de enfermedades en personas sin ningún síntoma. Las pruebas de detección pueden encontrar algunos tipos de cáncer en estadios iniciales, cuando el tratamiento puede ser más eficaz.

Sin embargo, por el momento no existe una prueba simple para la detección de los cánceres de laringe y de hipofaringe. A menudo, estos cánceres son difíciles de encontrar y diagnosticar sin la ayuda de pruebas complejas. Debido a que estos cánceres no son comunes, y a que las pruebas requieren de médicos especializados, ni la Sociedad Americana Contra El Cáncer, ni ningún otro grupo, recomienda realizar pruebas en forma rutinaria para la detección de estos cánceres.

Aun así, muchos cánceres de laringe y algunos de hipofaringe se pueden detectar temprano. Por lo general, estos cánceres causan síntomas, como cambios en la voz, los cuales se describen en la sección “Signos y síntomas de los cánceres de laringe y de hipofaringe?”. Consulte con su médico si experimenta cualquiera de los siguientes síntomas. Muchos de los síntomas de los cánceres de laringe y de hipofaringe son causados con más frecuencia por problemas benignos (no cancerosos) menos serios, o incluso otros cánceres. Aun así, resulta importante consultar con un médico para saber qué está causando los síntomas. 

Entre más temprano se encuentre la causa, con más prontitud se puede ofrecer tratamiento, de ser necesario.


En estadios iniciales, el tratamiento es más eficaz

martes, 18 de noviembre de 2014

Tipos de voz del laringectomizado

La pérdida del habla es la principal consecuencia de la laringectomía total. Cuando despertamos de la anestesia la primera reacción es intentar hablar. A veces por pura intuición y otras para ver si es cierto que no podemos. Y lo es, de nuestra garganta no saldrá el menos sonido.

Por poca información que tengamos sabemos que las posibilidades de volver a hablar son muchas, casi todas. Hay diversas maneras de conseguirlo. En este artículo haremos un resumen de cada una de ellas y sus características. El primero que nos informará al respecto será el otorrinolaringólogo que nos ha tratado.

Para aprender a hablar, el otorrino puede mandarnos a un logopeda, que son los especialistas en trastornos de voz, o simplemente nos informarán de la existencia de las asociaciones, donde las haya, de laringectomizados. Lo ideal es la combinación de las dos fuentes, es decir, ir a la vez al especialista y a la  asociación. No solo son compatibles sino también complementarios. En cada sitio podremos coger lo que mejor con convenga.

 VOZ ESOFÁGICA O ERIGMOFÓNICA


Este tipo de voz es el más usado y consiste en inyectar aire en el esófago para después soltarlo y producir sonidos. Es un sonido parecido a los eructos. El aprendizaje es un poco laborioso pero los efectos a largo plazo muy ventajosos.

Se empieza con sílabas sencillas para ir pasando a palabras cortas que se van alargando con frases cada vez más largas. Al principio tanto las palabras con las frases se pronuncian a trompicones y con cortes que poco a poco se irán corrigiendo hasta hacer una voz perfectamente inteligible.

La pregunta que siempre se presenta cuándo empezamos el aprendizaje es cuanto tiempo tardaremos a empezar a hablar. Para empezar a practicar es aconsejable esperar a que todo el tratamiento posoperatorio, sobre todo la radioterapia, haya terminado. Respecto al tiempo que tardaremos no es fácil decirlo, depende mucho de cada persona. También influye la edad. Lo mejor que no poner metas ni fijarnos en lo que consiguen otros. Hace falta mucha constancia y no desanimarnos aunque parezca que no avanzamos o lo hacemos demasiado despacio.

Lo positivo de este método es que la voz resultante es muy buena, aunque de poco volumen. No dependeremos de nada para hablar, la voz saldrá sola sin ayuda de nada adicional. Lo negativo es el tiempo y trabajo en conseguirla

VOZ CON PRÓTESIS FONATORIA


Como se puede apreciar en los dibujos, la prótesis es un pequeño dispositivo de silicona que se coloca en la parte interna de la garganta y que permite que el aire pase de los pulmones a la boca pero que impide que la comida pase de la boca a los pulmones.

La respiración se hace a través del estoma y tapando éste el aire pasa a la boca lo que permite hablar. Es un sistema muy práctico porque permite hablar casi desde el primer momento después de la operación, apenas necesita aprendizaje y dispondremos de mucho aire para hacerlo.

Estas son sus principales ventajas. Los inconvenientes son que al ser un elemento extraño puede acumular suciedad y hongos por lo que hay que limpiarlo con frecuencia y normalmente cambiarlo cada pocos meses. Por otra parte para poder hablar tenemos que usar una mano para tapar el estoma. Se suele usar cuando nos podemos hacer voz esofágica o para conseguir más potencia de voz.

LARINGÓFONO O LARINGE ARTIFICIAL


Es otra manera de conseguir poder hablar. Normalmente es el último recurso, cuando ninguno de los anteriores ha funcionado. Consiste en un aparato parecido a un micrófono pequeño que se coloca debajo del cuello, en lo que se puede llamar papada, y que por un sistema electrónico capta las vibraciones de la boca cuando articulamos la voz y esas vibraciones las convierte en palabras.

La voz que emite es monótona y metalizada. Parece a la voz de los robots de las películas. Pero es inteligible y en la mayoría de los casos no ofrece ninguna dificultad para poder usar por cualquier persona.

Lo más negativo es que para usarlo tenemos que tener el aparato en la mano, es decir, una mano ocupada. Hay unos aparatos que acoplan el laringófono al cuello, pero son un poco aparatosos. También su precio, en España puede llegar a costar sobre 1200.00 €, aunque se pueden encontrar más baratos a través de Internet. Por otra parte puede ocurrir que nos acostumbremos a lo sencillo y después nos cueste más hablar con voz esofágica. Lo positivo es que podemos hablar y hacernos entender y casi desde el primer momento.

VOZ DE RANA

En el período posoperatorio el paciente puede llegar de forma espontánea, y sin ayuda, a realizar una voz susurrada, algo particular, resultado de la interacción de los movimientos naturales de los órganos de la articulación del habla (labios, lengua, velo del paladar y mandíbula) y usando el aire de la boca. Gracias a esta voz susurrada, el laringectomizado llega a  hacerse comprender de forma más o menos eficaz por el entorno más cercano. A esa voz se le llama voz de rana.

Tiene muy poca potencia y solo los más cercanos y acostumbrados pueden entenderlo. Por otra parte es bastante perjudicial para cuando empecemos a practicar la voz esofágica.


El laringófono es útil, pero no la mejor opción

lunes, 17 de noviembre de 2014

Salida a Balaguer y Anglesola

El pasado sábado día 15 de noviembre de 2014, la Asociación Barcelonesa de Laringectomizados organizó una salida a Balaguer y Anglesola, en la provincia de Lleida.

Primeramente el destino fue Balaguer, donde los "expedicionarios" tuvieron la ocasión de pasear por el mercado semanal que allí se celebra. Posteriormente, el destino fue Anglesola, donde los amigos que se desplazaron tuvieron la oportunidad de probar las tradicionales caracoladas que se hacen por la zona en esta época del año.

Salida divertida y amena que hizo las delicias de los socios, socias y acompañantes de ABL que allí se desplazaron.








jueves, 13 de noviembre de 2014

Nuestra terapia con Facebook


Este artículo corresponde a un resumen de mi intervención en la Asamblea de Madrid a la vez que una ampliación de la última parte que tuve que acortar por falta de tiempo. 

A lo largo de todas nuestras asambleas siempre sale el tema de la necesidad de una terapia multidisciplinar que ayude a la recuperación total del laringectomizado. En esta terapia intervienen, o deben intervenir, diversos especialistas así como familiares o allegados. El conjunto de puede dividir en cuatro rangos: 

1. Otorrinos, oncólogos, radiólogos
2. Responsable multidisciplinar
3. Psicólogos, foniatras, logopedas, fisioterapeutas
4. Familiares, allegados, asociaciones, redes sociales 

Poco podemos hacer respecto a los tres primeros rangos, al menos directamente. Los médicos funcionan de manera satisfactoria, el responsable multidisciplinar no existe hoy en día y el resto de profesionales ya sabemos que la Seguridad Social no facilita su labor de manera satisfactoria. En cambio si que podemos colaborar directamente en la recuperación de un laringectomizado en la cuarta parte. Tanto la familia como las asociaciones son importantes e imprescindibles y a donde no llegan ellos es a donde puede llegar Internet en general y las redes sociales en particular. 

En Internet se puede encontrar una información que en la mayoría de los casos no nos proporcionan los profesionales de la medicina. Esta información está sobre todo en los Blogs y Webs, donde a la vez que encontramos también podemos colaborar aportando nuestros conocimientos y experiencias. 

Pero es a través de las redes sociales y más concretamente de Facebook donde esa colaboración se puede hacer más intensa y extensa. Y es que los humanos somos seres sociales por naturaleza y la tendencia normal es que nos unamos los que tenemos los mismos o parecidos intereses y necesidades. 

Son muchos los puntos donde portar y recoger aportaciones. Estos son, a mí entender, los principales: 

Información: Quizá sea la principal aportación y a la vez el principal beneficio. Una información directa y personal ante cualquier duda o sugerencia que se plantee. Cualquier pregunta planteada va seguida de respuestas casi siempre satisfactorias. 

Conocimientos: Que podemos acumular y repartir, en la medida en que son necesitados. Y es que conociendo y asimilando estos conocimientos podemos ayudar y ser ayudados.

Experiencia: Este medio social puede convertirse, con su uso frecuente, en una fuente importante e inagotable de experiencias acumuladas a través de vivencias propias y ajenas que podremos aprovechar para nosotros mismos o para ayudar a quien lo necesite.

Apoyo moral: Es maravilloso ver con qué intensidad nos esforzamos en levantar la moral cada vez que alguno de nosotros decae y recae a causa bien de la enfermedad bien por problemas colaterales. En este punto me gustaría animar a ‘solicitar’ este apoyo con más asiduidad, perder la vergüenza de contar esos malos momentos. 

Serenidad: El saber que hay alguien que puede escucharte y ayudarte da una gran tranquilidad para afrontar algo que en principio no conocemos o conocemos mal y que gracias a la aportación del grupo lo podemos afrontar más fácilmente y con mayor garantía de éxito. 

Entretenimiento: También puede servir como lugar de desahogo y entretenimiento. Una manera de pasar muchos ratos viendo y aportando todo tipo de actividades. 

Un punto de encuentro: En buena parte es otra de las principales aportaciones de Facebook a la sociedad en general, saber que detrás de nuestra pantalla hay otros con iguales o parecidos problemas. Un lugar donde exponer nuestras inquietudes y recoger las de los demás. 

Interconexión: Saber que no estamos solos, que siempre hay alguien que está conectado y que va a leer lo que tú escribes y tú puedes leer lo que escriben los demás.

Comunicación: Nos permite transmitir información de modo público o discreto, según deseemos ya que dispone de sistemas para que podemos conectarnos de manera plural, en grupo o personal. 

Protagonismo: A veces la falta de ánimo, esos momentos oscuros, se pueden resolver con un poco de protagonismo que aquí se puede tener y en otros sitios no es tan fácil. El ser escuchado es una de las maneras de sentirnos protagonistas y útiles a la vez que beneficiados. 

Buena cara: Siempre me ha llamado la atención como cambia el aspecto de una persona, laringectomizado o familiar cercano, cuando ve que uno de los suyos, le habla, le sonríe y le ve feliz a pesar de todo y que le dice que todo tiene solución.


CONCLUSIÓN
Facebook se puede convertir, ya lo estamos haciendo, en un manantial de ayuda mutua
Y conseguir que esa tristeza se convierta en alivio si no en alegría, que también
Que la tristeza se quede a un lado sabiendo que hay alguien dispuesto a ayudarte
Que la tristeza se convierta cada día en la mejor de las sonrisas 


El papel beneficioso de Facebook para los laringectomizados

miércoles, 12 de noviembre de 2014

¿Pueden fumar y beber los laringectomizados?

Pura lógica: por fumar o beber, no puede tener otro cáncer de laringe quien ha sido sometido a una laringectomía total. Y tampoco, si fuma, no le puede pasar el humo a los pulmones por la boca. Esta ‘sólida’ argumentación me la dio un laringectomizado. Yo le pude añadir que tampoco corría ningún riesgo de tener pólipos en las cuerdas vocales ni volvería a tener laringitis ni padecería nunca más disfonía.

Y hablando del tabaco, hay que admitir que los fumadores de pipa no se ‘hollinan’ los pulmones como quienes fuman cigarrillos. Aparte de que fumar en pipa es probablemente el modo más placentero de fumar, de aroma más agradable y menos irritante de las vías respiratorias de quienes están próximos al fumador. El fumador de pipa saborea el humo del tabaco y lo devuelve por la boca o por la nariz, pero nunca se lo traga. Y, quizá, el tabaco de pipa es el menos cargado de componentes –aditivos de por sí muy perniciosos– para estimular la ansiedad de fumar. Con la pipa se evita, además, tragarse el humo de la combustión del papel, otro factor dañino. Aún así, tampoco está a salvo del cáncer; el suyo suele ser de lengua.

Otra cosa es que al fumador de pipa el humo, aunque en menor cantidad, le llegue a los pulmones por la respiración como a quienes están cerca de un fumador o en un local con el aire contaminado por el humo; y que a los laringectomizados, el humo de origen propio o ajeno les afecte los bronquios y los pulmones al entrar directamente por el estoma en la tráquea.

Estas consideraciones me han surgido porque, no hace mucho, en una clase de logopedia, un laringectomizado dijo que todas las mañanas se tomaba un carajillo y que el médico le había dicho que podía hacerlo. Y añadió que también fumaba. Magdalena, la logopeda, le advirtió que el tabaco, el alcohol y el reflujo gástrico son los principales inductores del cáncer y su reaparición. Yo, en cambio, le dije que no se preocupara, que, fumando, lo máximo que podía conseguir era un cáncer de lengua y que esto se podía solucionar con la resección parcial o total de la misma y que sólo le afectaría a la capacidad de hablar con la voz esofágica y de comer. También le podría surgir un cáncer en el paladar, en las amígdalas, en suelo de la boca, en el esófago, para sólo citar los puntos más próximos, y hasta con la posibilidad de hacerlo con efectos fatales. Pero en la laringe, ya nunca.

En otra clase de logopedia, también hubo quien dijo que en las comidas bebía vino. «Como se entere la Dra. Rosal...» –le dijo Lali. Y es que la Dra. Rosal no admite ninguna tolerancia con el alcohol y, con buen criterio, es muy severa en la aplicación de todas las medidas para curar el cáncer y prevenir su rebrote.

¿Se puede beber una copa de vino en una comida o alguna cerveza? Pues, sí. Pero una copa puede llevar a otra y más si antes de la operación se bebía en exceso.

Personalmente, nunca he sido bebedor: alguna copa de buen vino en ciertas comidas; y, hace años, esporádicamente, algún whisky o unos sorbos de armañac. Ahora, ni eso. Intenté beber vino en una comida y el primer trago me ardió en el paladar y la faringe, posiblemente por agudización de la sensibilidad debida a la radioterapia. A otros no les produce el mismo efecto.

En tiempos nada lejanos, un porcentaje alto de afectados por el cáncer de laringe respondía al tipo de fumador o bebedor –o ambas cosas– y de baja cultura. Aunque esta tendencia ha cambiado, en incluso el cáncer de laringe se da en personas que no han bebido ni fumado nunca, el alcohol y el tabaco son sus principales factores etiopatogénicos. Así lo confirmó la foniatra Dra. Bueno en el VII Encuentro de Voluntariado de Baleares de la Asociación Española Contra el Cáncer, al dar una clara y precisa explicación de esta afección.

Entonces, habría que pensar, los laringectomizados no fuman ni beben. Pues, no. Después de la ‘oportunidad obligada’ que han tenido de desintoxicarse, algunos, habiendo superado muy bien el postoperatorio y haber alcanzado una excelente recuperación reinciden en el fumar o en la bebida. Y, de verdad, da mucha pena saber el caso extremo de un compañero de logopedia que ha alcanzado una buena voz esofágica y del que esperaba pudiera ser monitor de rehabilitación de voz, que ha reincidido en la embriaguez.



La laringectomía, una oportunidad "obligada" para dejar el vicio

lunes, 10 de noviembre de 2014

Tabaquismo y cáncer de laringe

Se ha estimado que el 83% de las neoplasias de laringe son debidas al consumo de tabaco, constituyendo el principal agente causal de esta patología. El riesgo de padecer esta neoplasia es 10 veces mayor si son fumadores y 8 veces más para las mujeres fumadoras.

España es uno de los países con tasas más elevadas, habiéndose relacionado con el consumo de tabaco negro, debido a que el humo del cigarrillo negro (especialmente sin filtro) tiene un contenido mucho mayor en residuos alcalinos alquitranados, siendo por ello más irritante e inhalándose menos profundamente.

Además, sus partículas micelares, en las que residen los carcinógenos, son de mayor tamaño, por lo que precipitan en planos superiores, haciéndolo principalmente en la supraglotis donde produce el cáncer

Otros datos epidemiológicos en la relación cáncer de laringe/ tabaquismo son la conexión con el número de cigarrillos consumidos, la edad de inicio, la profundidad de la inhalación y el uso de filtros (disminuye el riesgo). Por otro lado los fumadores de pipa y puros tienen igual riesgo que los de cigarrillos, los ex-fumadores tienen menos riesgo, y la disminución del mismo comienza a hacerse patente después de 4 años de abstinencia.

Un dato importante es que la combinación de consumo de cigarrillos y alcohol aumenta el riesgo de cáncer de laringe hasta un 75%, respecto al consumo exclusivo de uno de ellos (alcohol o tabaco), sobre todo en tumores supraglóticos. El alcohol puede actuar como solvente de los carcinógenos del humo o inducir cambios en el metabolismo hepático de los mismos, lo que explicaría el sinergismo entre tabaco y alcohol.

En cuanto a las neoplasias orales y orofaríngeas, pueden localizarse en labios, lengua, encías, mucosa, paladar, velo del paladar, glándulas salivales, suelo de la boca y orofaringe. Aproximadamente el 92% de los tumores en estas localizaciones en hombres y el 61% en mujeres son atribuibles al tabaco. Se ha demostrado que existe un riesgo aumentado para su desarrollo en relación con el consumo moderado y alto de alcohol y alto de tabaco. Hay una interacción positiva entre el uso de alcohol y tabaco, mientras que entre el tabaco y la edad existe una interacción negativa.

En algunos países en desarrollo, sobre todo Asia sudoriental, estos cánceres constituyen un grave problema. Esto se debe a las formas tradicionales de consumo del tabaco, por ejemplo, mascarlo o fumarlo con el extremo de ignición hacia el interior de la boca, las cuales están asociadas al 85 – 90% de los casos en las mujeres.

El cigarrillo, la pipa y el puro también se han relacionado con la agravación del riesgo de cáncer de la cavidad oral. Si a esto se añade el alcohol, combinado con una mala higiene bucal o una dentadura inadecuada, se suman los factores de riesgo. Entre las tasas notificadas de incidencia de cáncer de la cavidad oral, la más alta corresponde a Bangalore, India, donde la enfermedad está más difundida entre las mujeres que entre los hombres.

La tasa de cáncer oral en ex fumadores disminuye conforme aumenta el tiempo de abstinencia, disminuyendo al 50% alrededor de los 3 - 5 años, para igualarse con los no fumadores después de 15 años. 



El 83% de las neoplasias de laringe son debidas al consumo de tabaco

jueves, 6 de noviembre de 2014

Generalidades sobre la laringectomía

La laringectomía es la eliminación de la laringe y la separación de las vías respiratorias de la boca, la nariz y el esófago. En una laringectomía total se extirpa toda la laringe y en una laringectomía parcial sólo se retira una parte.

Cuándo se realiza

La laringe es una estructura fundamental en el cuello que las rutas aéreas hacia los pulmones y permite que la gente hable.

Este procedimiento se realiza generalmente en los casos de cáncer de laringe. Sin embargo, los médicos por lo general prefieren probar la quimioterapia y la radiación para atacar el cáncer en primer lugar. Si estas medidas no funcionan, la laringectomía puede ser recomendada para quitar el tejido canceroso y prevenir la propagación del cáncer. Esta cirugía también se puede realizar si el paciente ha sufrido un trauma en la laringe.

Debido a que las consecuencias de este procedimiento son enormes, sólo se realiza en situaciones en las que un cirujano piensa que es la única opción de tratamiento, y el cirujano le explicará el procedimiento en detalle antes de ejecutarlo. La excepción a esta regla es en el tratamiento de emergencia, donde un cirujano puede tener que realizar una laringectomía para salvar la vida del paciente, en cuyo caso puede que no haya tiempo para una discusión detallada sobre el procedimiento.

Cómo se realiza

En este procedimiento, el paciente se coloca bajo anestesia general y el cirujano entra a través del cuello, la eliminación de la totalidad o parte de la laringe, dependiendo de la situación del paciente. Cuando se realiza esta operación para el tratamiento del cáncer, como suele ser el caso, el cirujano puede extirpar los ganglios linfáticos también.

Una vez que se retira la laringe, la conexión entre la tráquea y la nariz y la boca se corta, lo que significa que los pulmones del paciente no pueden acceder a aire. Para abordar este problema, el cirujano realiza una traqueotomía, dejando al paciente con un agujero en el cuello conocido como un estoma que permite a los pulmones obtener el aire.

Después de la operación

Después de una laringectomía, el paciente no será capaz de hablar. Hay un número de maneras para recuperar el habla después de una laringectomía, incluyendo el uso de un electrolaringe y la terapia física para enseñar al paciente a utilizar el habla esofágica. Los dispositivos protésicos también pueden ser implantadas durante la cirugía o más tarde para ayudar al paciente hablar. El paciente también tendrá que ajustar a la experiencia de respirar a través de un estoma, el cual puede ser inquietante al principio.

Antes de realizar una laringectomía, los pacientes deben tener la oportunidad de hablar con sus cirujanos. Es posible que quieran preguntar acerca de la duración del tiempo de cicatrización, como cuidar el estoma, y ​​la prontitud con que será capaz de empezar a aprender a hablar. Si los pacientes tienen preocupaciones o miedos, es mejor hablar de ellos antes de tiempo de entrar en la sala de operaciones sentirse nervioso. Los pacientes también pueden querer preguntar si pueden conocer a personas que se han sometido a cirugía de la laringectomía aprender qué esperar de alguien que realmente lo ha experimentado.


Se realiza generalmente en los casos de cáncer de laringe.

martes, 4 de noviembre de 2014

Ansiedad, estrés y bruxismo

El estrés es uno de los principales factores que desencadenan el dolor en la articulación temporomandibular --la que conecta la mandíbula con el cráneo-- y de la aparición del bruxismo, según ha informado la responsable del servicio de ATM del Hospital Sant Rafael, Lidia Díaz.

Y es que, estar estresado o sufrir ansiedad conlleva a menudo que la persona rechine o apriete los dientes de manera inconsciente. Un hábito que, según ha advertido la experta, puede tener consecuencias negativas en la salud.

"El hecho de bruxar significa que hay una hiperfunción muscular (el músculo trabaja más de la cuenta) y esto puede comportar dolor de cabeza, dificultad para masticar correctamente, dolor o ruidos dentro del oído, además de repercusiones sociales como el aislamiento del individuo, en los casos más graves", ha comentado Díaz, para asegurar que "mucha gente" no es consciente de que también rechina los dientes durante el día.

Ahora bien, a pesar de que la relación entre los factores psicológicos como la ansiedad o el estrés y el bruxismo es patente, la disfunción en la articulación temporomandibular es un problema de origen multifactorial. En este sentido, según la doctora, el dolor que afecta a la región facial puede ser tanto de origen muscular como articular o dental.

Además, Díaz ha informado de que la diversidad de factores predisponentes y desencadenantes de la patología hace necesario que un especialista haga una valoración individualizada de cada caso. Entre estos factores predisponentes se encuentran la laxitud de la articulación (más frecuente en mujeres que en hombres), el patrón muscular (tener más o menos fuerza a nivel de los músculos), la oclusión (la manera como cierran los dientes) o la anatomía de la articulación.

"La función del profesional sanitario es buscar qué factor predisponente predomina y encontrar el desencadenante del trastorno. Para averiguar el diagnóstico es básico que el paciente sea participativo y ayude al profesional a dar respuesta a los interrogantes que se plantea", ha añadido la especialista.

Además, con objeto de paliar los efectos del bruxismo en el desgaste de los dientes, muchas veces los especialistas aconsejan la colocación de una férula de descarga, sobre todo durante la noche. "Las férulas de descarga ayudan pero no solucionan el problema de base. Es esencial que el paciente sea consciente de aquello que le está provocando la disfunción y que comprenda la enfermedad", ha recalcado.

De hecho, el tratamiento de esta patología, igual que su origen, es variado y puede requerir la intervención de profesionales de diferentes disciplinas. Además, tal y como ha explicado Díaz, el ritmo de vida actual y la difícil gestión de las emociones no ayudan a corregir o disminuir los efectos nocivos de este trastorno, que hoy en día sufre mucha gente.


El bruxismo puede tener efectos negativos en la salud

lunes, 3 de noviembre de 2014

La fibra reduce el riesgo de cáncer de laringe


Investigadores italianos han encontrado otra buena razón para comer más fruta y vegetales, ya que la fibra puede prevenir el cáncer de laringe.

El cáncer de laringe es una enfermedad que se diagnostica en más de 1.000 personas cada año en España y la cirugía para extirpar el cáncer normalmente produce la extirpación completa de la laringe, la “caja de la voz”.

El Dr. Claudio Pelucchi y su equipo del Istituto di Recherche Farmacologiche de Milán, Italia, compararon los hábitos alimentarios de 527 personas con cáncer de laringe con unos 1.300 pacientes ingresados en el hospital que no tenían cáncer. Y encontraron que las dietas con más contenido el fruta y vegetales se asociaban con un menor riesgo de cáncer.

Estos resultados publicados en el número de enero de la revista Annals of Oncology, ponen de manifiesto que las frutas y las verduras se asociaron con un menor riesgo de cáncer de laringe, mientras que la fibra de los cereales no. Los investigadores sugieren que la razón de esta falta de protección de la fibra de los cereales puede deberse a que se consumen principalmente refinados. “El aumento del consumo de cereales integrales puede resultar en que la fibra de los cereales también proporciona protección” afirma el Dr. Pelucchi.
       
No se sabe el mecanismos exacto por el que la fibra reduce el riesgo de cáncer de laringe. Los investigadores piensan que la ingesta de fibra está correlacionada con un estilo de vida más sano. Cuando se consumen más fruta y verduras, con frecuencia se evitan grasas, proteínas y cereales refinados. “Es difícil decir si el efecto protector observado se puede atribuir solamente a la fibra. Posiblemente, pueda ser debido a una combinación con otros micronutrientes como la vitamina C y los beta-carotenos, que también se encuentra en las frutas y los vegetales” afirma el Dr. Pelucchi.

Para el cáncer de laringe, probablemente el estilo de vida es el principal factor de riesgo, junto al tabaquismo y al consumo excesivo de alcohol. Sin embargo, el consejo de Pelucchi para luchar contra esta enfermedad es el siguiente: “comer más frutas y vegetales y reducir el de pan refinado, lo cual puede producir la reducción del riesgo de varios tipos de cáncer, no solo el de laringe”.


Cuanta más fibra, menos riesgo de cáncer de laringe