Publicitat

martes, 30 de septiembre de 2014

¿Qué es el cáncer de laringe?

Nuestro organismo está constituido por órganos. Estos a su vez están formados por un conjunto de células, que se dividen de forma regular con el fin de reemplazar a las ya envejecidas o a las que se mueren, para mantener la integridad y el correcto funcionamiento de los distintos órganos.

Este proceso está regulado por una serie de mecanismos, que hacen que las células se dividan, permanezcan estables o mueran.

Cuando estos mecanismos se alteran en una célula, ésta y sus descendientes inician una división incontrolada que con el tiempo dará lugar a un tumor o nódulo.

Estas células, además de crecer sin control, pueden adquirir la facultad de invadir tejidos y órganos de alrededor (infiltración), y de trasladarse y proliferar en otras partes del organismo.  En este caso, se denomina tumor maligno, que es a lo que también llamamos cáncer.

Cuando las células tumorales malignas, están ubicadas en la laringe, hablamos de cáncer de laringe.

Este tumor maligno puede crecer de tres maneras:
  •     Crecimiento local:
    El crecimiento local se produce por invasión en profundidad desde el epitelio de la laringe (hacia la capa muscular y cartilaginosa), aunque también puede crecer hacia el interior. Puede afectar a los órganos cercanos (faringe, suelo de la boca…), o bien obstruir la vía aérea. 
  •     Diseminación linfática:
    Las estructuras supraglóticas poseen un plexo linfático muy rico, por lo que diseminan con frecuencia en los ganglios superiores del cuello (subdigástricos o yugular medio). La glotis no posee ganglios linfáticos por lo que es muy poco frecuente este tipo de diseminación (sólo cuando el tumor se ha extendido por encima o por debajo).
    La zona por debajo de la glotis posee pocos vasos linfáticos. Suelen drenar a los ganglios inferiores del cuello (yugular inferior). 
  •     Diseminación hematógena:
    Esta diseminación es poco frecuente y se realiza a través de los vasos sanguíneos, preferentemente hacia el hígado y los pulmones.



lunes, 29 de septiembre de 2014

¿Qué es la quimioterapia?

La quimioterapia es una de las modalidades terapéuticas más empleadas en el tratamiento del cáncer, que engloba a una gran variedad de fármacos.

Su objetivo es destruir las células que componen el tumor, con el fin de lograr la reducción de la enfermedad. A los fármacos empleados en este tipo de tratamiento se les denomina fármacos antineoplásicos o quimioterápicos.

Estos fármacos llegan prácticamente a todos los tejidos del organismo, y ahí es dónde ejercen su acción, tanto sobre las células malignas como sobre las sanas. Debido a la acción de los medicamentos sobre estas últimas, pueden aparecer una serie de síntomas, más o menos intensos y generalmente transitorios, denominados efectos secundarios.

Normalmente, el proceso de división de las células sanas está estrictamente regulada por unos mecanismos llamados de control, que le indican a la célula cuándo dividirse o cuándo permanecer estable.

Los tumores malignos se caracterizan por estar formados por células alteradas, con mecanismos de regulación alterados, por lo que son capaces de multiplicarse descontroladamente, invadir y afectar a órganos vecinos o a distancia, lo que se denomina metástasis.

En general, la quimioterapia actúa en la fase de división de la célula tumoral impidiendo su multiplicación, y destruyéndolas. Con el tiempo, esto se traduce en una disminución o desaparición del tumor maligno.

¿Cuál es su finalidad?

La finalidad de la quimioterapia puede variar en función del tipo de tumor, de la fase en la que se encuentre dicho tumor y el estado general del paciente:
  • Curativa: en este caso, la intención de la quimioterapia es curar la enfermedad, pudiéndose emplear como tratamiento único o asociado a otros. Un paciente se considera curado cuando no existe evidencia de células tumorales durante mucho tiempo.

  • Paliativa: con la quimioterapia se pretenden controlar los síntomas producidos por el tumor. Su objetivo primordial es mejorar la calidad de vida del enfermo y, si fuera posible, aumentar también su supervivencia.

Cada tipo de tumor maligno tiene una determinada sensibilidad a fármacos citotóxicos o quimioterápicos y una determinada resistencia a otros. Sin embargo, es frecuente que el mismo fármaco se pueda emplear en el tratamiento de distintos tumores, variando las dosis o asociándolo a otros fármacos distintos.

Para cada tipo de neoplasia, y dependiendo dela fase de la enfermedad, se utilizan esquemas de tratamiento específiccos, habitualmetne combinaciones de fármacos citotóxicos, que se suelen identificar por siglas.

El oncólogo será el que decida qué tipo de fármacos y qué dosis es necesario administrar en función de una serie de factores como pueden ser:
  • El estado general.
  • Enfermedades previas (cardiopatía, enfermedades vasculares, etc...)
  • Tipo de tumor.
  • Fase de la enfermedad.
  • Localización del tumor.



La intención de la quimioterapia es curar la enfermedad


viernes, 26 de septiembre de 2014

¿Qué es la radioterapia?

La radioterapia es un tipo de tratamiento oncológico que utiliza las radiaciones para eliminar las células tumorales, (generalmente cancerígenas), en la parte del organismo donde se apliquen (tratamiento local). La radioterapia actúa sobre el tumor, destruyendo las células malignas e impidiendo que crezcan y se reproduzcan.

Otra definición dice que la oncología radioterápica o radioterapia es una especialidad eminentemente clínica encargada en la epidemiología, prevención, patogenia, clínica, diagnóstico, tratamiento y valoración pronóstica de las neoplasias, sobre todo del tratamiento basado en las radiaciones ionizantes. Esta acción también puede ejercerse sobre los tejidos normales; sin embargo, los tejidos tumorales son más sensibles a la radiación y no pueden reparar el daño producido de forma tan eficiente como lo hace el tejido normal, de manera que son destruidos bloqueando el ciclo celular. De estos fenómenos que ocurren en los seres vivos tras la absorción de energía procedente de las radiaciones se encarga la radiobiología.

La radioterapia es un tratamiento que se utiliza desde hace un siglo, ha evolucionado con los avances científicos de la física, de la oncología y de los ordenadores, y ha mejorado tanto los equipos como la precisión, la calidad y la indicación de los tratamientos. La radioterapia sigue siendo, hoy en día y junto con la cirugía y la quimioterapia, uno de los tres pilares del tratamiento del cáncer. Se estima que más del 50% de los pacientes con cáncer precisarán tratamiento con radioterapia para el control tumoral o como terapia paliativa en algún momento de su evolución.

En Cataluña, la especialidad médica que se encarga de la radioterapia es la oncología radioterápica, reconocida desde 1978 y recibe el nombre actual desde 1984.

Fuente: Wikipedia


La radioterapia es uno de los pilares de la lucha contra el cáncer

jueves, 25 de septiembre de 2014

Erigmofonía: hablar eruptando

Mientras estudio ORL me doy cuenta de que el cáncer, aunque no mate, suele dejar secuelas importantes en nuestro cuerpo. Pero hay secuelas y hay SECUELAS; no es lo mismo quedarse un poco cojo, que quedarse sin la facultad de hablar.

Ejemplo de esto son los tumores de laringe (zona de la garganta en donde están las cuerdas vocales), que en muchos casos necesitan, para poder ser eliminados por completo, extraer la laringe, y con ello perder la capacidad de hablar.


Pero que no cunda el pánico, no todo está perdido. Existen métodos, como la Erigmofonía, que nos permiten hablar de forma aceptable y perfectamente entendible (después de un entrenamiento previo). Como podéis ver en la imagen de arriba, la laringe ha sido extraída, y la tráquea se ha unido a la superficie delantera del cuello (se crea un orificio mediante el cual respiramos, llamado estoma), separando los trayectos de la respiración y la alimentación (lo bueno que tiene esto es que no podemos atragantarnos). Es una técnica fácil de entender (aunque no tan fácil de realizar): Se trata de tragar aire hacia el esófago para posteriormente echarlo hacia afuera, es lo mismo que "eruptar", pero controlando los sonidos que realizamos durante el mismo gracias al entrenamiento.

Para poder conseguir el eructo debemos seguir estos pasos:

  •  Inspirar por el estoma (el orificio del cuello por el que respiramos)
  •  Después de inspirar se debe retener la respiración
  •  Llenaremos la boca de aire y lo enviaremos hacia la garganta por medio de la deglución.
  •  Rápidamente se realizará una contracción del diafragma y de los músculos faríngeos para impulsar este aire hacia el exterior.
Es muy importante aguantar la respiración durante el habla ya que evitará el sonido que se produce por la salida de aire del estoma que llega a enmascarar la voz.

Una vez conseguido el primer eructo comenzaremos diciendo las vocales, uniones de dos vocales, alargamiento de las vocales, silabas, palabras bisílabas, trisílabas, series automáticas (días de la semana, meses, números), frases cortas que iremos alargando según el progreso.

Sobre este tema se puede hablar largo y tendido. Si queréis más información sobre la voz erigmofónica y su entrenamiento podéis consultar aquí.


La Erigmofonía permite hablar de forma perfectamente entendible

martes, 23 de septiembre de 2014

¿Qué es una laringectomía?

La laringectomía es un método eficaz para el tratamiento de los tumores de la laringe. La operación consiste en extirpar toda o parte de la laringe dañada por un tumor, realizada bajo anestesia general.

Procedimiento:

Se compone de dos fases:
  •     Retirada de la laringe enferma o lastimada
  •     Creación de una nueva abertura, llamada estoma, mediante la cual se efectúa la respiración

Para evitar que el tumor se extienda, a veces es necesario extirpar los ganglios del cuello, lo que se realiza en la misma operación. También puede ser necesario, según la extensión de tumor extirpar de modo parcial o total estructuras vecinas como: músculos del cuello, parte de tráquea, base de la lengua, parte de la faringe, tiroides, etc.

Consecuencias de la operación

Después de la extirpación de la laringe, normalmente se precisan tratamientos de apoyo, como radioterapia y quimioterapia, para evitar las posibles recidivas del tumor.

Las consecuencias de la laringectomía, cuando es total, son:
  • Pérdida del habla del paciente. Una vez recuperado puede volver a hablar mediante una prótesis fonatoria o bien mediante el aprendizaje del habla erigmofónica o habla esofágica, aunque no siempre es posible su rehabilitación.
  • Necesidad de respirar mediante un traqueostoma, abierto en el cuello para tal fin.
  • Disminución relativa en el sentido del olfato
  • Disminución de la fuerza para levantar pesos. Debido a que no es posible contener la respiración.
  • Dificultades en la contracción del abdomen para hacer de vientre u orinar. Por el mismo motivo.

Alternativas

La alternativa a la cirugía es el tratamiento con quimioterapia y/o radioterapia, aunque en muchos casos con menor probabilidad de éxito.


Fuente: Wikipedia



lunes, 22 de septiembre de 2014

Carta a los socios de ABL

Estimado amigo/a: 

Al igual que en años anteriores y con el deseo de que ninguno de nuestros asociados, amigos y colaboradores se queden sin participar en el número de la Lotería de Navidad que hemos adquirido, con la presente nos es grato enviar a todo aquel socio que este al corriente de pago como mínimo a 31 DE DICIEMBRE 2013

una participación de 0.06 € en el:
N ° 47850

Deseando que el citado número sea afortunado en el sorteo que se celebrará el día 22 de diciembre de 2014.

Caso de desear mayor cantidad de la que gratuitamente os hemos asignado, podéis solicitar cuanta deseéis mientras haya existencias, y con mucho gusto os la facilitaremos, bien personalmente en nuestras oficinas de la calle Provenza, 327, 2°- 1ª, o por correo, pudiendo reembolsarnos el importe "correspondiente por Transferencia a la cuenta corriente señalada o por Giro Postal (con los gastos de envío correspondientes)

CUENTA CORRIENTE:  LA CAIXA: 2100 3020 67 2500053424

Aprovechamos la ocasión para informarles que este año se hará la TROBADA D'ASSOClAClONS DE CATALUNYA en VILANOVA I LA GELTRU esperando que confirméis vuestra presencia al teléfono de la
Asociación (934579003)

Sin otro particular, y con deseo de que nos sonría la fortuna, aprovechamos la oportunidad para saludarte muy atentamente.

ASOCIACIÓN BARCELONESA DE LARINGECTOMIZADOS


 Pedro Fernández Cruz 
Presidente de ABL


El 47850, el número de lotería que juega ABL este año

jueves, 18 de septiembre de 2014

XIX Trobada d'Associacions de Laringectomitzats de Catalunya

Benvinguts a Vilanova i La Geltrú!

El proper dissabte dia 18 d'octubre de 2014, celebrarem la XIX Trobada d'Associacions de Laringectomitzats de Catalunya.

L'Associació de Laringectomitzats del Garraf ha organitzat per primera vegada aquesta trobada amb molta il·lusió desitjant que sigui per a tothom un dia ben agradable.


US HI ESPEREM!


Programa d'actes:

  • 10 h. Trobada dels assistents a la Plaça de la Immaculada
  • 10.30 h. Santa Missa a l'Església de la Immaculada Concepció, amb ofrenes dels presidents de les associacions.
  • 11.30-13.30h Visita al Museu del Ferrocarril
  • 14 h. Dinar de Germanor amb parlaments dels diferents càrrecs que assistiran al dinar i lliurament de records i obsequis d'aquesta trobada
  • 18 h. Ball de comiat

Menú:
  • Aperitius:
    • Trencadís de cruixent de pasta filo amb formatge a l'oli picant
    • Canapés variats
    • Llesqueta d'escalivada amb anxova
  • Primer:
    • Amanida de Xató de Vilanova
  • Segons:
    • Vedella amb suc de bolets, sebetes i pastanagues confitades
    • Bacallà amb salsa de bolets
  • Postres:
    • Pastís
    • Cafè
  • Begudes:
    • Aigües minerals
    • Vi blanc i vi negre DO Penedès
    • Cava brut nature

Preu 31 euros per persona

Important: Sortida amb autocar a les 8.30 del matí des de la porta del local d'ABL


miércoles, 17 de septiembre de 2014

Limitaciones del Laringectomizado

Una de las principales cuestiones que nos planteamos a la hora de afrontar la laringectomía total es la relacionada con las posibles secuelas que pueden quedar después de la operación. Pasar por una intervención de esa envergadura, con ser importante, no deja de ser una más de tantas que se hacen y de las que, normalmente,  nos reponemos con bastante facilidad. Pero las consecuencias posteriores son las que hacen que sea muy diferente de las demás. Son esas secuelas las que tenemos que superar y procurar que no nos superen a nosotros.
 
La principal labor de los visitadores a los hospitales consiste, precisamente, en que los pacientes puedan ver y comprender en persona, en el ejemplo viviente de quien  les visita, cual es la situación real postraumática, podríamos decir, del laringectomizado después de trascurridos los primeros meses, a veces años.
 
Aunque no tengo mucha experiencia en visitas a los hospitales, si que he tenido bastantes ocasiones de hablar con pacientes y familiares. Y hay dos aspectos en los que se pueden resumir mi manera de enfocar los comentarios. Primero decir que, como bien lo ven, nuestra situación no es ningún drama y que hacemos una vida totalmente normal sin mayores secuelas, y la segunda, dirigida sobre todo a los familiares, que lo que les espera no es nada fácil, superable sí, pero con unos meses por delante muy complicados y difíciles. Creo que no es bueno dejar en el aire un optimismo demasiado facilón. Puede llegar el caso de que el paciente sea “acusado de quejita o blandengue” y bien sabemos quienes lo hemos pasado que de eso nada, que hay que pasarlo y superarlo y eso lleva tiempo, molestias, nervios, de todo un poco.
 
Hecho este preámbulo pasemos a comentar las secuelas, limitaciones, que nos quedan, podríamos decir, de por vida. No voy a hacer una relación y estudio de cada una de ellas, ya está escrito en otros sitios y además no tendría espacio suficiente ni es mi intención hacerlo. Por enumerar algunas diré que las principales son los problemas con el habla, las molestias en el cuello y hombros, las precauciones con el agua, la limpieza y cuidados del estoma, las flemas, la escasez  de saliva, la casi falta de olor, etc. Dicho así, y a sabiendas que faltan algunas, parecen muchas e importantes, y lo son, claro que sí, pero ya veremos cómo no es para tanto.
 
Solemos decir, como he dicho antes, que los laringectomizados hacemos vida prácticamente normal y que las secuelas son casi nulas. Y es cierto a pesar de las enumeradas, pero también lo es que tenemos que adaptarnos a esas limitaciones y superarlas. Parecen dos conceptos totalmente opuestos y a lo mejor lo son pero si lo miramos desde un punto de vista general veremos que no. Y para comprenderlo voy a hacer una pregunta:
 
- ¿Quién pude afirmar, sobre todo a cierta edad, que no tiene limitaciones, dolores, quejas, males, ayes en general de que quejarse?
 
Suele decirse que todos tenemos algo de qué lamentarnos y si no… nos lo inventamos. Y esto en una verdad como un templo. De modo que nosotros, los laringectomizados, tenemos la suerte de que no nos tenemos que inventar nada, lo nuestro es real. (Perdón por la ironía, pero un poco de humor nunca está mal). Eso quiere decir que nuestras limitaciones no son mucho más grandes que las de otros en situaciones parecidas, de edad sobre todo. Eso sí, como son reales también tenemos que hacer esfuerzos reales de superación, no pensemos que con lamentarnos delante del primero que se nos presente, con desahogarnos con cualquiera, se nos van a arreglar. El que se los inventa quizá sí le sirva de algo, al menos en parte, pero a nosotros no.
 
Esto mismo que comento sobre los laringectomizados sirve, como no, para cualquier otro problema crónico, no solo relacionado con la salud, sino también para cualquier mal con el que tengamos que convivir siempre.  
Son bien conocidos los tres pasos que tenemos que dar en situaciones de este tipo:
  • Conocer el problema, cuanto más mejor
  • Aceptarlo tal como es
  • Luchar por superarlo
Sobre estas bases es sobre lo que tenemos que enfocar nuestras limitaciones para conseguir superarlas e incluso hacer que desaparezcan. Es bien conocido el eslogan de que “cuando nos falta un sentido los otros se agudizan para complementarlo”, pues algo así tendremos que hacer nosotros. No sé cómo superarlo en cada caso, lo mismo que no conozco las limitaciones de cada uno, pero seguro que si nos centramos en superarlos lo conseguiremos. En otras palabras, no hay remedios estándar, cada uno ha de buscar el suyo. Los consejos y ejemplos de los demás nos podrán ayudar, por supuesto, pero no siempre lo que es bueno para uno sirve para los demás.
 
No quiero terminar este artículo sin hacer mención de los laringectomizados que, lejos de superar las limitaciones, se ocultan en sus casas y en sí mismos y no hacen nada por sobreponerse. Por eso mismo, por ese enclaustramiento voluntario, es muy difícil saber cuántos y quiénes son pero de todos es sabido que existen y son bastante más de lo que nos imaginamos. Alguna vez se ha comentado sobre la manera de ayudarles, pero difícilmente podremos hacer nada si no son ellos los que empiezan a ayudarse a sí mismos. Además suele ocurrir que no solo no hacen nada por si mismo sino que incluso rechazan enérgicamente las ayudas ajenas.
 
¡Que se va a hacer…! 


 
Es importante ser consciente de las limitaciones  y luchar por salir adelante
 

martes, 16 de septiembre de 2014

¿Quién está en riesgo de cáncer de laringe?

Cuando obtiene un diagnóstico de cáncer de laringe, es natural preguntarse qué pudo haber causado la enfermedad. Los médicos no siempre pueden explicar por qué una persona tiene cáncer de laringe y otra no. Sin embargo, sí sabemos que las personas con ciertos factores de riesgo pueden ser más propensas que otras a desarrollar cáncer de laringe. Un factor de riesgo es algo que puede aumentar la probabilidad de contraer una enfermedad.

Fumar tabaco causa cáncer de laringe más. Los grandes fumadores que han fumado tabaco durante mucho tiempo corren el mayor riesgo de cáncer de laringe.

También, personas que beben en exceso tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de laringe que las personas que no beben alcohol. El riesgo aumenta con la cantidad de alcohol que una persona bebe. El riesgo de cáncer de laringe aumenta aún más por las personas que son grandes bebedores y fumadores pesados. Sin embargo, no todo el que bebe o fuma mucho desarrollará la enfermedad.

Muchos otros factores de riesgo posibles son objeto de estudio. Por ejemplo, investigadores están estudiando si una infección por HPV en la garganta puede aumentar el riesgo de cáncer de laringe. El VPH es un grupo de virus que pueden infectar el cuerpo. Otra área de investigación es si el reflujo (el reflujo de líquido desde el estómago a la garganta) puede aumentar el riesgo de cáncer de laringe.

Cómo dejar el tabaco

Dejar de fumar es importante para cualquier persona que usa tabaco. Dejar de fumar en cualquier momento es beneficioso para su salud.

Para las personas que ya tienen cáncer de laringe, dejar de fumar puede reducir el riesgo de recurrencia del cáncer después del tratamiento. Dejar de fumar también puede reducir la probabilidad de contraer otro tipo de cáncer (tales como pulmón, esófago, o el cáncer oral), enfermedad pulmonar, o enfermedades del corazón causadas por el tabaco. Además, dejar de fumar puede ayudar a tratamientos contra el cáncer funcionan mejor.

Hay muchas maneras de obtener ayuda:

Pregúntele a su médico acerca de los medicamentos o la terapia de reemplazo de nicotina. Su médico le puede sugerir una serie de tratamientos que ayudan a las personas dejar de fumar.

Pregúntele a su médico o dentista para ayudarle a encontrar programas locales o profesionales capacitados que ayudan a las personas a dejar de fumar.



Dejar de fumar reduce las posibilidades de coger cáncer de laringe

lunes, 15 de septiembre de 2014

Recuperación del gusto y el olfato de las personas laringectomizadas

Aunque no de forma directa, tanto el gusto como el olfato también se ven alterados a causa de la laringectomía. Son deficiencias menores pero que no por eso deben dejarse de lado ya que se pueden corregir con bastante facilidad, si no del todo si en buena parte.
 
El olfato no se ve perjudicado para nada con la operación, pero dado que el aire deja de pasar por la nariz que es donde está ubicado el sentido del olfato, este no estimula. A pesar de esto hay olores que se perciben con total nitidez, como el tabaco, la gasolina y alguno más. Eso nos dice que el olfato no lo hemos perdido. 

Para conseguir que con el tiempo no quede atrofiado lo que tenemos que hacer es ejercicios para incitar a que el aire pase por la nariz a la boca y así estimular el olfato. Hay diversos sistemas para estos ejercicios que podrán consultarse en el enlace que está al final de esta página. 

Aquí solo vamos a hablar de uno que es muy sencillo y práctico. Se trata de colocar un espejo bajo las fosas nasales y hacer sonar la nariz, que el aire salga por ella, hasta conseguir que el espejo se empañe con el vaho. Al principio se empañará muy poco o nada pero con el tiempo veremos que es empaña cada vez más. Se puede hacer con las dos fosas nasales a la vez o tapando una y otra alternativamente.
 
El gusto tampoco se ve afectado directamente por la operación, a no ser que esta implique extirpación total o parcial de la lengua. Sin embargo como el olfato y el gusto están muy unidos al no oler el sabor pierde intensidad. Por eso la importancia de no dejar que el olfato se duerma demasiado. 

Por otra parte la mayoría de los laringectomizados recibimos bastantes sesiones de radioterapia precisamente en el cuello y boca y eso sí que afecta directamente al gusto. Al terminar de recibir la radio todo vuelve a recuperarse y el gusto también si no al 100% si en su mayoría. 

También el gusto se puede estimular para que no pierda intensidad. Por ejemplo se pueden probar distintos tipos de comidas o bebidas saboreándolo en la boca como haría un jurado en un concurso gastronómico. 




El gusto no se ve afectado por la operación