Publicitat

viernes, 16 de mayo de 2014

Igual que antes

Hacía pocos días que asistía a las clases de primer nivel para el aprendizaje del habla. En un pequeño descanso, no recuerdo cómo vino al caso, el monitor dijo que nosotros, después de la intervención, quedamos mermados físicamente. La mayoría de asistentes con ademanes y escritura, confirmaron lo dicho por nuestro maestro. Yo no manifesté nada ya que hacía pocas fechas, había salido del Hospital Clínico y no tuve tiempo de haberme probado.

Antes de entrar en quirófano, yo hacía largas caminatas de dos, tres y cuatro horas sin importarme las cuestas. Mi vivienda está situada en el barrio de Les Corts, para ser más exacto al final de mi calle que tropieza con el gol sur del “Camp Nou”; y el club de natación que soy socio desde el año 1966, está situado a la misma altura dos calles yendo hacia Hospitalet de Llobregat, el club donde voy a cambiarme de traje para emprender la marcha.

Cuando decidí salir, después de varios días de pensarlo, empecé a caminar 30 minutos en llano principalmente, para ver cómo me sentía. Fui aumentando en los días siguientes y la cosa marchaba mejor de lo que imaginaba. Pronto empecé con las cuestas. Mis itinerarios eran en la mayoría de días, la Carretera de las Aguas, situada en la falda de Collserola, que algunos ya conocen. Una vez allí, igual me dirigía a San Pedro Mártir, que es la torre de comunicaciones que Telefónica tiene instalada por encima del Hospital de San Juan de Dios, como a Vallvidrera o, Tibidabo y también desde mi punto de partida, el Castillo de Montjuic. Todo ello ida y vuelta a "patita".

En un artículo anterior, allí conté que hacía vida normal, era verdad, pero aún no había probado las cuestas; ahora sí. He subido a las tres "metas" que he mencionado en las mismas condiciones que antes de la operación haciendo los mismos tiempos.

La primera subida, con temor, hice la de San Pedro Mártir, la más cercana a casa; iba subiendo y especulando mi estado, imaginaros la emoción que sentí en el momento de pisar la cima de la Torre. Hacia días que la miraba desde casa, preguntándome si volvería algún día a ella.

Doy fe que nuestro estado físico queda igual que antes de estar laringectomizados (al menos el mío).

Un abrazo.

Josep Valls

La operación no tiene porqué mermar el estado físico

3 comentarios:

  1. Hace unos dias ya comente en este mismo espacio de que yo también soy un LARINGECTOMIZADO, como muchos otros que conozco y que practicamos cada uno el deporte que más nos gusta claro esta, que menos la Natación con inmersión, a si que ánimos a todos, y que no tengan ningún miedo de practicar su deporte favorito.

    ResponderEliminar
  2. doy fe...corro carreras de 10k, juego en un equipo de baloncesto...lo mismo que hacia antes

    ResponderEliminar
  3. Excelente, yo soy laringetomizado, ya hace seis meses, siempre me ha gustado mucho el ejercicio, antes de la cirugía había dejado de hacerlo porque estaba muy enfermo después de la cirugía poco a poco fui retomando el ejercicio y el gimnasio y hoy en día me siento excelente como nuevo. Saludos y para delante de la mano de Dios.

    ResponderEliminar