jueves, 19 de febrero de 2015

Voces que se apagan

Lorenzo García tiene tan sólo cuatro años y tan sólo hace unos meses que una traqueotomía le despojó de su capacidad de hablar. Hoy es el miembro más joven de la Asociación de Laringectomizados de León y en apenas tres meses sus avances han sido tan notables que ha recuperado la capacidad de comunicarse con su entorno y volver al colegio junto a sus compañeros.

Cada tarde desde hace tres meses acude a la sede de la asociación leonesa donde un profesor especializado le enseña las técnicas necesarias para “recuperar su voz, así como el olor y el sabor que ese pierde tras la intervención”, relata su presidente. Un método pionero en León que cuenta con numerosos reconocimientos a nivel internacional, además de suponer un gran apoyo para afectados y familiares.

“Es un gran apoyo físico y moral, hay unos profesores estupendos que le enseñan a tener su propia voz y a que tú puedas disfrutar de que vuelva a hablar, a empezar otra vez a ir a clase, atener sus amigos, su vida, eso es una gran satisfacción”, asegura la madre de Lorenzo, Marta Álvarez.

Un futuro incierto

Pero el futuro de Lorenzo, al igual que los 1.003 miembros que integran la asociación está pendiente de un hilo, ya que la Asociación de Laringectomizados de León se verá abocada al cierre el próximo 27 de febrero al no poder hacer frente a los gastos, al no percibir las ayudas comprometidas por parte de la Junta y de la Diputación de León.
Una situación que pondrá en peligro todos los avances que se han conseguido hasta ahora como “seguir aprendiendo cosas nuevas que yo no le voy a poder enseñar. Yo con ellos he aprendido cosas que ni me imaginaba, porque mi hijo había perdido el olfato, había perdido el gusto, aparte de perder la voz lógicamente”, recuerda Marta Álvarez.

El caso del joven Lorenzo es uno de los que más preocupa a la asociación ya que “apenas ha comenzado su aprendizaje” y podría verse interrumpido si el colectivo finalmente no continúa con su importante labor y que en este caso, a pesar de haber cosechado importantes avances, necesita de una práctica constante que le permita desenvolverse por sí mismo y mejorar su calidad de vida, algo que Lorenzo ya ha conseguido.

“En el tema de relación sobre todo hacia los demás, no solamente conmigo porque él su vida no es hacia mí, es hacia todo el mundo, yo no soy su vida. Tiene que relacionarse con el resto del mundo y es triste que una madre nunca te pueda dar todo y eso sí que se lo pueden dar ellos, el poderse relacionar con el resto del mundo”, asegura su madre.

Sin ayudas públicas

Las cantidades comprometidas con la Diputación de León desde el año 2013 y que ascienden a 10.000 euros anuales, así como las ayudas de la Junta no acaban de llegar, provocando que el colectivo que haya visto obligado a sufragar los gastos directamente del bolsillo de su presidente. Una situación ya “insostenible” que ha provocado que la junta general convocada para el 27 de febrero, apruebe el cierre de la asociación, que pasará directamente a ser competencia de la Diputación de León. “El día 27 se va a acabar la pesadilla, vamos a ver como si toda la cantidad de técnicos y jefes que tienen en la Junta y la Diputación se encargan de esto, a ver cuántos rehabilitan y a ver qué hacen”, afirma el presidente, Sindo Rodríguez.

A pesar de que la Diputación de León ha convocado a Sindo Rodríguez para tratar la situación, no se ha llegado a ningún tipo de acuerdo, dado que la institución provincial argumenta que el retraso en la firma de los convenios se debe a que el colectivo no presentó en su momento toda la documentación financiera requerida. Un argumento que rechaza rotundamente, lamentando que la respuesta por parte de la jefa del área haya sido que “ni le importa, ni le preocupa” el futuro de la asociación.

Plazo hasta el 27 de febrero

En este sentido extiende su denuncia a la Junta de Castilla y León por dedicarse a “pagar sueldazos” a los funcionarios y repartir lo que quede para los ciudadanos, cuando “somos discapacitados y enfermos y estamos haciendo una labor que tenían que hacer ellos y que ni han hecho ni van a hacer nunca y que además de no colaborar con nada, lo único que hacen es ponernos trabajas y zancadillas y nos tratan como si fuéramos delincuentes”, denuncia.

Así si la Diputación no lo impide el próximo 27 de febrero supondrá un punto y aparte para un colectivo con cerca de 25 años de historia que se ha ganado un puesto entre los mejores del mundo por sus técnicas de recuperación y al que tan sólo resta abonar “3.000 euros de hipoteca, cuando tenemos cinco avales por valor de 50.000 euros”, concreta su presidente.

El aprendizaje de Lorenzo pende de un hilo

No hay comentarios:

Publicar un comentario