lunes, 2 de febrero de 2015

El cáncer en los meses de invierno

El paciente de cáncer, al igual que las personas sin cáncer, debe prepararse para prevenir las enfermedades y las condiciones que pueden ocurrir durante los meses de invierno.

Los pacientes con cáncer o que lo han padecido pueden ser más propensos a complicaciones serias si no se cuidan durante los meses más fríos del año. Las siguientes sugerencias pueden ayudarte a evitar problemas que pueden requerir hospitalización.

Previene o reduce el riesgo de contraer la gripe o influenza (flu, en inglés)

 

Ponte la vacuna.
 
La influenza o gripe es una enfermedad contagiosa común durante el invierno. Los pacientes con cáncer o que lo han sobrevivido no suelen contagiarse más fácilmente que las personas sin cáncer, pero pueden sufrir de complicaciones más serias que pueden requerir hospitalización o causar la muerte.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) recomiendan que las personas que tienen o han tenido algún tipo de cáncer se pongan la forma inyectada de la vacuna contra la gripe, pero no la forma aerosol que se administra por la nariz.

Consulta la opinión de tu médico antes de ponerte la vacuna.

El virus de la influenza se contrae al estar cerca de una persona infectada, en particular cuando tose, habla o estornuda. Los virus viajan por el aire y entran en el cuerpo de otras personas por la nariz o la boca.

Puedes minimizar el contagio manteniéndote a una distancia de por lo menos seis pies (dos metros) de las personas enfermas. Esto puede ser difícil, por lo que la vacuna se recomienda.

Lávate las manos con frecuencia.

 

La influenza también puede contraerse al tocar una superficie contaminada con los virus, como la perilla de una puerta o las manos de una persona infectada. El virus pasa al cuerpo cuando la persona se toca la nariz o la boca.
Lávate las manos con agua y jabón con frecuencia. También puedes usar líquidos desinfectantes para las manos.

Evita temperaturas extremadamente frías.

 

Durante el tratamiento del cáncer es posible que el cuerpo sea más propenso a sufrir de hipotermia. Hipotermia ocurre cuando la temperatura del cuerpo baja por debajo del nivel normal y si esto no se corrige apropiadamente puede causar la muerte.

Si el cuerpo está expuesto a temperaturas extremadamente bajas es posible que el tejido en la superficie de los dedos, la nariz o las orejas se congele, lo cual causa la muerte del tejido si no se trata a tiempo. Algunos tratamientos de cáncer pueden causar la pérdida de la sensibilidad a temperaturas extremas (llamado neuropatía periférica), por lo que es importante tomar precauciones.

Puedes evitar la hipotermia o que se te congelen los dedos, la nariz o las orejas tomando las siguientes precauciones:
  • Toma fluidos en abundancia
  • Cuando salgas al aire libre, vístete con varias capas de ropa, y ponte guantes, una bufanda sobre la cabeza, el cuello y la cara, y un sombrero o gorro. Es importante que te cubras la cabeza especialmente si tu tratamiento ha causado la caída del cabello
  • Si tu tratamiento te hace sudar, cámbiate la ropa mojada al igual que las sábanas. Mantente seco y a una temperatura apropiada
  • Limita el tiempo que pasas a aire libre cuando la temperatura está cerca del punto de congelación (32° F o 0°C), o si hace mucho viento o está lloviendo

¿Cómo está tu vitamina D?

 

Algunos tipos de cáncer o tratamientos pueden aumentar el riesgo de padecer complicaciones en los huesos. Los huesos necesitan vitamina D para poder absorber el calcio que los mantiene fuertes y la principal fuente natural de vitamina D la produce el cuerpo cuando absorbe los rayos del sol. Durante el invierno nos exponemos menos al sol y por lo tanto el cuerpo produce menos vitamina D.

Consulta con tu médico sobre cuánta vitamina D necesitas y cuál es la mejor fuente para ti.

Cuida tu piel.

 

Durante el invierno la humedad baja y la piel se seca más. Si estás recibiendo radioterapia tu piel puede sentirse seca, irritada o picar y estos efectos colaterales del tratamiento pueden empeorarse durante el invierno.

Protege tu piel de las siguientes maneras:
  • Protege la piel del frio con ropa
  • Evita baños o duchas largos
  • Usa jabón suave para tu cuerpo y detergentes delicados para tu ropa
  • Aplica cremas humectantes en tu piel y en los labios con frecuencia
  • Toma líquidos en abundancia
  • Usa un humidificador si el clima es muy seco
  • Evita exponerte al sol y al frio por mucho tiempo
  • No te expongas excesivamente al sol y siempre aplica protector solar


El cáncer no hace más propenso a la gripe, pero sí más sensible



No hay comentarios:

Publicar un comentario