viernes, 6 de febrero de 2015

Si tienes cáncer: ¿te conviene vacunarte contra la gripe?

Si tienes o has tenido cáncer, es importante que trates de evitar la gripe, ya que esta enfermedad puede ser más fuerte para ti y provocarte complicaciones más serias  que a las personas sanas. Pero ¿conviene vacunarte contra la gripe o influenza (flu)? Sigue leyendo y descubre más sobre este tema, para que puedas cuidarte mejor.

En muchos lugares llegó el invierno, y con los días fríos hay más posibilidades de enfermarse de gripe o influenza (también conocido como “el flu”). Esto es así para todas las personas, sin importar el sexo ni la edad, ya sean hombres, mujeres, niños, adultos o ancianos. Sin embargo, hay personas que tienen más posibilidades de sufrir complicaciones si se enferman. Entre ellas, por ejemplo, se encuentran las mujeres embarazadas, las personas con asma, diabetes o problemas del corazón, quienes tienen o han tenido cáncer y todos aquellos que tengan su sistema de defensas (el sistema inmunológico) debilitado.

En esos casos, una gripe o influenza (que no es igual a un resfriado o catarro común) puede volverse en una enfermedad seria que incluso es capaz de provocar la muerte. Por eso es tan importante evitarla, y para eso hay varias cosas que puedes poner en práctica. Toma nota de estos consejos y haz que tu propósito de año nuevo sea protegerte a ti y a tu familia contra la gripe:
  •     Cúbrete la nariz y la boca con un pañuelo desechable  cuando tosas o estornudes y bota el pañuelo usado a la basura.
  •     Lávate las manos frecuentemente con agua corriente y jabón, y lleva siempre contigo limpiadores de manos a base de alcohol, para cuando no tengas agua y jabón.
  •     Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca, así como el contacto cercano con personas enfermas.
  •     ¡Vacúnate contra la gripe!  Además, quienes te cuiden o convivan contigo también deberían hacerlo, para evitar enfermarse y contagiarte.

Muchas personas con cáncer creen que la vacuna contra la gripe o influenza (flu) puede interferir con sus tratamientos, pero esto es un error que sólo puede complicar las cosas. Si tienes o has tenido cáncer, no dejes de vacunarte contra la gripe.

Las personas con cáncer suelen necesitar la vacuna contra la gripe que se coloca mediante una inyección. Ya que existen distintos tipos de vacunas contra la gripe o influenza (algunas se aplican a través de atomizadores por la nariz) y muchos planes de salud las cubren, otras pueden ser gratuitas a través del Departamento de Salud. Averigua en tu país o localidad cuáles son las vacunas disponibles y cuál es la apropiada para tu situación. Tu médico te puede asesorar y también puede indicarte en dónde puedes aplicártela.

La mejor época para recibir la vacuna contra la gripe es durante el otoño, antes de que lleguen los días más fríos del invierno. Ten en cuenta que el cuerpo necesita alrededor de dos semanas para producir los anticuerpos contra la gripe o influenza. De todos modos, nunca es tarde, aun puedes consultar con tu médico para ver si estás a tiempo de colocarte la vacuna contra la gripe, y desde luego, siempre puedes tener los cuidados que describimos anteriormente para protegerte de la gripe o influenza y de otras enfermedades infecciosas.

Ten en cuenta que, ocasionalmente, la vacuna puede provocar una fiebre ligera por unas cuantas horas. Esto no es un signo de alarma ni significa que tengas gripe. Incluso, quiere decir que las defensas de tu cuerpo están funcionando.

Si te has vacunado y tienes fiebre, es más posible que se deba al tratamiento contra el cáncer que a gripe. Si eso ocurre, no te descuides y consulta cuanto antes a tu médico.

Recuerda que la gripe o influenza es una infección respiratoria causada por un tipo de virus (hay varios tipos de virus de la gripe o influenza) que se transmite por el aire e ingresa al cuerpo a través de la nariz o la boca. Los síntomas aparecen de repente y son peores que los del resfrío común, incluyen:
  •     Dolores en el cuerpo y los músculos
  •     Escalofríos
  •     Tos
  •     Fiebre
  •     Dolor de cabeza
  •     Dolor de garganta
  •     Moqueo o congestión nasal
  •     Fatiga severa

No está comprobado que las personas con cáncer tengan más posibilidades de enfermarse que las personas sanas pero sí se sabe que si se enferman pueden tener más complicaciones y que, en esos casos, la vacuna puede disminuir los síntomas y hacer que la enfermedad sea menos grave.

Si crees que tienes gripe o influenza y en el último mes ha recibido tratamiento para el cáncer -como quimioterapia o radiación- o si tienes cáncer de la sangre (leucemia) o de los linfáticos, llama a tu médico inmediatamente y sigue sus indicaciones.

Mientras tanto, quédate en casa,  alejado de los demás, tanto como sea posible, a menos que necesites ir a recibir atención médica o a atender otras necesidades importantes. Y si tienes que ir al médico, a la sala de emergencias o a cualquier otro centro de salud, cúbrete la nariz y la boca con una mascarilla facial, si no te molesta, o hazlo con un pañuelo desechable cuando tosas o estornudes. Al llegar al lugar, alerta al personal médico que tu consulta es porque crees que tienes gripe o influenza.

Con estos sencillos cuidados todos pueden estar más protegidos. Habla con tu familia al respecto y no se queden con dudas, siempre pueden hablar sobre este tema con el médico y hacer las preguntas necesarias, para sentirse bien durante todo el año y despreocuparse de la gripe o influenza, sus síntomas y sus complicaciones. Por cierto, la vacuna contra la gripe o influenza se prepara cada año y por eso nos la debemos aplicar cada año.



Si tienes o has tenido cáncer, no dejes de vacunarte contra la gripe


No hay comentarios:

Publicar un comentario