Publicitat

miércoles, 17 de febrero de 2016

Ya no somos homo sapiens, somos homo tóxicus

Para el biólogo Juan Serrano, el cáncer, al igual que otras enfermedades actuales, “es fruto de la discordancia evolutiva entre aquello para lo que estamos diseñados” y los hábitos de vida actuales como la alimentación, la tendencia al sedentarismo o la contaminación ambiental. “Ya no somos homo sapiens, sino homo tóxicus”, afirma

Juan Serrano, especializado en bioquímica y biología molecular, explica que cada uno está diseñado por su genoma pero que éste ha cambiado de forma muy lenta, mientras que las condiciones de vida de los últimos cien años, a raíz de la aparición de la industria, sí que se ha transformado, en especial, con la presencia de productos químicos y tóxicos que llegan a nuestro organismo por diferentes vías. Y ahí se produce la discordancia.

Intentar que esa discordancia no derive en enfermedad mediante un plan preventivo contra el cáncer es uno de los objetivos del “Poder anticáncer” (Editorial Paidós), el libro firmado por Juan Serrano, que desarrolló parte de su actividad profesional en el Instituto Valenciano de Oncología y ahora se encarga de innovación y desarrollo en el sector privado.

El autor defiende esta prevención en el ámbito de la medicina integrativa, aquella que combina las terapias tradicionales con algunas no convencionales.

“La terapia del cáncer desde la medicina integrativa considera al ser humano en sus dimensiones orgánica, mental y espiritual, además de perseguir una relación empática entre médico y paciente. Se trata de combinar las terapias convencionales contra el cáncer con otras que pueden potenciar el sistema inmune para paliar los efectos de los tratamientos”, asegura.

“En ningún momento -añade- se trata de abandonar la quimioterapia, hoy por hoy, el mejor modo de bajar el volumen tumoral, pero sí aportar otro tipo de terapias de probada eficacia que ayuden a mantener el sistema inmune”.

Para ello defiende una absoluta coordinación entre el oncólogo y el terapeuta no convencional, como ocurre en hospitales del Estados Unidos, Reino Unido o Alemania.

Plan de acción

Prevenir el cáncer, causado en mayor proporción por factores ambientales que genéticos, puede ser más fácil si llevamos unos hábitos de vida saludables en los que se incorporen nuevas rutinas y se descarten otras. Juan Serrano propone cuatro fases:
  •     Desintoxicación del organismo para eliminar carcinógenos de origen ambiental y ocupacional; de la alimentación; productos cosméticos y productos de limpieza mediante fitoterapia o uso de plantas medicinales; homotoxicología e hidroterapia de colon de forma puntual.
  •     Alimentación: dieta saludable y equilibrada en la que se reducen alimentos como la carne y se potencian otros como frutas, verduras o semillas.
  •     Gestión de las emociones para evitar estrés, ansiedad, tristeza…que depriman el sistema inmunológico y verbalizar las emociones negativas.
  •     Viaje al interior para conseguir una estabilidad emocional que ayude a la salud física.

La lucha contra el cáncer pasa por un equilibrio emocional de la persona

No hay comentarios:

Publicar un comentario