Publicitat

viernes, 5 de febrero de 2016

Doce maneras de reducir su riesgo de cáncer


Con prevención, podríamos evitar al menos el 50% de los casos

Manolis Kogevinas (Barcelona). Entre la población de la UE hay anualmente 2,64 millones de casos de cáncer nuevos y 1,28 millones de muertos por cáncer. Se estima que en 2012 se diagnosticaron en España 128.550 nuevos casos en hombres y 86.984 en mujeres. En el mismo año se produjeron 63.579 muertes por cáncer en hombres y 29.183 en mujeres. Estas cifras la convierten en la principal causa de pérdida de años de vida (35% del total), seguida de las enfermedades cardiovasculares y de los accidentes.

Los cánceres más comunes en España en los hombres son los de próstata, pulmón y colorrectal, mientras que en las mujeres son los de mama, colorrectal y de pulmón. Además, la frecuencia de muchos cánceres ha cambiado notablemente con los años. Por ejemplo, los cánceres de pulmón y de mama son mucho más comunes ahora que hace medio siglo, mientras que el cáncer de estómago es mucho menos habitual. Estos cambios son debidos a que la gran mayoría de cánceres se producen por causas externas y como consecuencia de los cambios dramáticos en las condiciones de vida y en las exposiciones en las últimas décadas.

La Agencia Internacional de Investigación contra el Cáncer (IARC) publicó el mes de octubre pasado la cuarta edición del Código Europeo contra el Cáncer . Se trata de una serie de recomendaciones centradas en la acción individual para reducir el riesgo de cáncer evitando o reduciendo las exposiciones cancerígenas, adoptando comportamientos saludables o bien participando en programas de intervención organizados.

Las 12 indicaciones son:

1. No fumar ni usar ningún tipo de tabaco

2. Evitar el humo pasivo

3. Guardar un peso corporal saludable

4. Fomentar la actividad física

5. Tener una dieta saludable

6. Limitar el consumo de alcohol

7. Evitar la exposición excesiva a la radiación ultravioleta

8. Evitar agentes causantes de cáncer en el puesto de trabajo

9. Reducir la exposición a altos niveles de radón

10.Promover la lactancia y limitar el uso de la terapia de reemplazo hormonal

11.Vacunar a los bebés contra la hepatitis B y a las niñas contra el virus del papiloma humano

12.Participar en los programas organizados de cribado para cánceres del intestino, de mama y de cuello uterino

La elaboración de este código ha sido un esfuerzo común de muchos investigadores europeos, en el cual tuve la oportunidad de participar, tanto en la redacción del texto como en las recomendaciones en cuanto a las exposiciones ambientales y ocupacionales.

CREAL, centro aliado de ISGlobal muy conocido en Europa por el trabajo que hacemos en salud ambiental, ha participado en muchos de los comités de la OMS / IARC y ha proporcionado pruebas clave para la asociación con cáncer de los contaminantes del aire y del agua y de las exposiciones ocupacionales.

¿Qué podemos hacer para prevenir el cáncer? ¡Mucho! Si el conocimiento sobre las causas de cáncer se tradujera en prevención, podríamos evitar al menos el 50% de los casos. Con este objetivo, la OMS ha desarrollado esta serie de recomendaciones que los individuos deben tener en cuenta para limitar su riesgo. Todas son importantes, pero algunas más importantes que otras. No es fruto de la casualidad que se haya colocado al frente de la lista la recomendación de no fumar, la MÁS importante de todas.

Hay que señalar, sin embargo, que el cáncer es un proceso estocástico, es decir, que también tiene un componente aleatorio. Todos tenemos un tío o una abuela que “fumó cada día durante 70 años” y que “bebía cinco copas de vino y tres orujos al día durante 80 años” y que nunca tuvieron cáncer. ¡Bien por ellos! No obstante, la probabilidad de que alguien desarrolle cáncer de pulmón u otros muchos tipos de cáncer si es fumador es de al menos 10 a 20 veces más grande que en un no-fumador.

Esta es la estadística importante a mantener, tanto a nivel poblacional como nivel individual. Así que si sigue las recomendaciones, usted no necesariamente quedará libre del cáncer, pero reducirá en gran medida el riesgo potencial. Y si todos siguiéramos estas indicaciones, el cáncer sería una enfermedad mucho menos importante en nuestras sociedades.

La OMS ofrece recomendaciones sobre las acciones concretas que cada persona puede tomar. Aun así, hay muchas causas que no son controlables por el individuo. Por ejemplo, la contaminación del aire es una causa importante de cáncer de pulmón. Si una persona vive en Barcelona o Madrid su riesgo aumenta y no puede hacer nada al respecto. Otro ejemplo es la clase social, una causa importante para muchos tipos de cáncer, como el de estómago, el de cuello uterino (más comunes en clases pobres) o el cáncer de mama (más común en clases ricas). ¡Pero las personas no pueden elegir si nacen en un barrio rico o pobre! El lugar donde vivimos o el tipo de trabajo que hacemos también dependen de la clase social. Así pues, muchas acciones para reducir el cáncer tienen que ser a nivel de la comunidad y no individual.

Finalmente, a pesar de que las recomendaciones de la OMS / IARC se refieren a la acción individual, ha de quedar claro que nuestras decisiones personales no se toman en el vacío. El hecho de que en España comamos mucho mejor que en Alemania es un tema cultural y socioeconómico. La decisión de iniciar o dejar de fumar se ve muy afectada por lo que pasa a nuestro alrededor. Así que sí, el código europeo es importante para la acción individual, pero muchas de estas acciones no las controlamos directamente nosotros mismos. El mensaje importante del código europeo es que podemos movilizarnos y lo tenemos que hacer para limitar las consecuencias de esta terrible enfermedad. El Código Europeo contra el Cáncer se dirige a toda la población europea con un mensaje poderoso: ¡sabemos lo suficiente como para prevenir el cáncer!

Manolis Kogevinas és codirector del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL), centro aliado de ISGlobal.


 
Mantener un peso saludable es una forma de evitar riesgos

No hay comentarios:

Publicar un comentario