Publicitat

lunes, 2 de noviembre de 2015

Diez razones que te harán dejar el tabaco, de una vez por todas

No habría que esperar a sufrir un infarto para darse cuenta de lo peligroso que es el tabaco para nuestra salud. El Dr. Valentín Fuster, en su libro La ciencia de la salud, nos cuenta que cada día acuden a su consulta pacientes que han fumado durante décadas, a sabiendas de que el tabaco es perjudicial, y que están convencidos de que son inmunes a sus efectos, hasta que un día su corazón grita “basta”.

Existen otros motivos que deberían hacernos abandonar el tabaco antes de llegar a tales extremos. Son numerosos, algunos muy graves, pero hoy te queremos exponer solo diez, para que te convenzas de que con el tabaco, tu salud está en juego.
  •     El tabaco te convierte en un adicto. La nicotina es una droga con un grado de adicción que puede llegar a ser superior a la del alcohol o la cocaína.
  •     El tabaco aumenta, y mucho, las posibilidades de tener cáncer. Sobre todo cáncer de pulmón (hasta 20 veces más), pero también de laringe, faringe, esófago, boca, garganta, vejiga, estómago, páncreas, riñón, etc.
  •     Si fumas, tienes tres veces más posibilidades de sufrir un infarto. La incidencia de la patología coronaria en los fumadores es tres veces mayor a la del resto de la población. Además, el riesgo cardiovascular es proporcional a la cantidad de cigarrillos fumados.
  •     Fumar estando embarazada pone en peligro la vida de tu futuro hijo. El tabaco provoca problemas serios al feto, desde un nacimiento prematuro y con bajo peso, hasta la muerte súbita.
  •     Cuando fumas estás contaminando a quienes tienes a tu alrededor. Los fumadores pasivos también sufren las consecuencias nocivas de esta adicción. Según datos de la OMS, casi la mitad de los niños del mundo respiran aire contaminado por humo de tabaco.
  •     Fumar provoca que percibas menos los olores. Los daños ocasionados por el tabaco en los nervios olfativos reducen significativamente el sentido del olfato y también del gusto, por asociación.
  •     El tabaco hace que envejezcas prematuramente. Sus efectos destruyen el colágeno y aceleran el envejecimiento de la piel, principalmente de la cara, y además causan la típicas arrugas en las comisuras de los labios, que tanto afean el rostro.
  •     Fumar hace que tu organismo pierda defensas. El tabaco afecta negativamente a tu sistema inmune porque la nicotina penetra en el organismo y disminuye así la efectividad de los glóbulos blancos.
  •     Cuando fumas pierdes visión. Otro de los efectos del tabaco es que aumenta los problemas relacionados con la visión como la degeneración macular. Las cataratas también pueden agravarse si eres fumador.
  •     Fumar aumenta la probabilidad de padecer úlceras. El tabaco es uno de los factores que incrementan el riesgo de padecer llagas en el estómago o en el intestino.

Al final, cuando se analiza el impacto global que el tabaco ejerce en la salud, nos encontramos con que la mitad de los fumadores mueren prematuramente por enfermedades relacionadas con el tabaquismo. Según la OMS, el tabaco mata cada año a 6 millones de personas y, si esta situación no mejora, en 15 años, la cifra de muertes anuales alcanzaría los 8 millones de personas.

Recuerda que dejando el tabaco, te alejas de todos estos riesgos y das un gran paso adelante en aras de tu salud.



Dejando el tabaco, te alejas de estos riesgos


No hay comentarios:

Publicar un comentario