Publicitat

jueves, 26 de marzo de 2015

Cuidados de la Cirugía de Laringe

La laringectomía es la cirugía para extirpar la laringe en la garganta. Con la laringectomía, se puede extirpar todo o parte de la laringe. Se trata de una cirugía mayor que se debe realizar siempre en un hospital. Antes de la cirugía, el paciente recibirá anestesia general con el fin de dejarle inconsciente  y que no sufra ningún dolor. La operación puede tardar de 5 a 9 horas.

La laringectomía se aplica para tratar el cáncer de la laringe. Además, se lleva a cabo para paliar un trauma severo en la laringe como consecuencia de una herida por arma de fuego u otra lesión física; y tratar un daño severo a la laringe a causa de radioterapia.

La cirugía de laringe presenta los riesgos de cualquier cirugía como reacciones alérgicas a los medicamentos, problemas cardíacos y respiratorios, infección y sangrado. Además, se pueden dar estos problemas: hematoma, infección de la herida, fístulas, estenosis anastomótica, filtración alrededor de la perforación traqueoesofágica, daños a áreas del esófago y la traquea, y problemas a la hora de comer  y hablar.

Los cuidados de la cirugia de laringe después de la operación, implican que la permanencia del paciente en el hospital durante varios días. Al despertarse de la anestesia, el paciente se sentirá mareado y no podrá hablar. Se le pondrá una máscara de oxigeno en su estoma, se mantendrá la cabeza elevada, se descansará mucho y de vez en cuando se puede mover la piernas para mejorar el flujo sanguíneo. Si en la zona de la incisión, el paciente sufre dolor, se le pueden aplicar unas compresas calientes y dar un analgésico.

El paciente comerá a través de una vía intravenosa y alimentaciones por sonda. Dos o tres días después de la operación, se puede empezar a tragar alimentos, si bien lo normal es esperar de 5 a 7 días antes de comer por vía oral.

El drenaje de la tráquea se quitará a los 2-3 días. El doctor enseñará al paciente como cuidar la cánula de traqueotomía y del estoma. Además, el paciente debe seguir las instrucciones dadas para ducharse y nadar, pues tiene que evitar en todo momento que el agua entre a través de su estoma.

Para volver a hablar, se necesitará un logopeda. En un tiempo corto, se conseguirá sin problema. También se recomienda no levantar objetos pesados o realizar cualquier tipo de actividad extenuante durante unas seis semanas. Poco a poco, se volverá a realizar vida normal, si bien con precaución. Todo ello, se debe completar con la visita al doctor para que siga la evolución de la cirugía.



No hay comentarios:

Publicar un comentario