jueves, 5 de marzo de 2015

Pautas para el paciente laringectomizado

Tras la intervención, el tipo de respiración ha cambiado, ya no es necesaria la respiración a través de la nariz, sino a través del estoma y  para poder hablar es necesaria la respiración bucal. Siga los consejos de su logopeda para obtener la nueva voz.

Mantenga limpia la cánula diariamente: Mantener la cánula limpia, esto se puede realizar con agua y jabón y, en los casos que se requiera, llevarlo a cabo con agua oxigenada.

Evitar  la obstrucción de la vía respiratoria por exceso de mucosidad, por eso tosa siempre que pueda. Puede utilizar suero fisiológico, aplicarlo de forma directa a través del estoma y toser

Beba  agua abundantemente para mantener correctamente hidratada la mucosa de la garganta.

Mantenga tapado el orificio respiratorio con un pañuelo fino que facilite la respiración y transpiración. Para evitar que entre a través del estoma: Polvo, suciedad… Tenga en cuenta que su interlocutor se situará en frente de usted y no conviene que reciba el aire directo de su respiración

Evite cambios bruscos de temperatura en la medida de lo posible, es decir, lleve tapado el estoma.

No tome alimentos y/o bebidas extremadamente frías o calientes.

Aprenda las nuevas pautas respiratorias, con apoyo abdominal. Asocie la respiración a la relajación. La erigmofonía tiene mejor resultado en el paciente relajado.

Movilice su musculatura bucoarticulatoria haciendo ejercicios para poder apoyar la voz erigmofónica posteriormente.


La erigmofonía tiene mejor resultado en el paciente relajado

No hay comentarios:

Publicar un comentario