Publicitat

viernes, 23 de enero de 2015

Cuidados después de una traqueotomía

En los días posteriores inmediatos a la realización de la traqueotomía se necesita asistencia por parte de personal especializado, que consiste en la cura de la herida quirúrgica y en el cambio de la cánula. La herida y la zona circundante han de mantenerse limpias y en lo posible asépticas, cosa a veces difícil por la contaminación que se produce con el moco y las secreciones provenientes de la tráquea por lo que son necesarias curas repetidas. También es conveniente que se mantenga  humidificado el aire. Así mismo debe lubricarse con cremas similares a las que se emplean en los cuidados de los lactantes. 

Pasados los primeros días lo esencial es la limpieza, de manera muy especial para tratar de evitar la incrustación de moco seco. Los pacientes pueden encontrar en el mercado apósitos que cumplen perfectamente esta función.

Ocasionalmente el estoma tiene tendencia a cerrarse o estrecharse, lo que complica y hace dolorosos los cambios de cánula. Este problema ha de ser resuelto con la colaboración del médico o personal de enfermería especializado, que tratará de dilatar el orificio de manera progresiva con la introducción de cánulas de calibre cada vez algo mayor, y solamente de manera excepcional se precisará de una intervención quirúrgica con el objetivo de conseguir una ampliación definitiva.

Es hasta cierto punto frecuente que en la etapa postoperatoria reciente y hasta pasado un cierto tiempo la cánula se obstruya por coágulos y moco espeso o seco. Para evitar este problema son útiles las cánulas con una parte interna extraíble, fácil de cambiar y de limpiar sin necesidad de tenerla que sustituir por completo La cánula ha de estar sujeta al cuello con unas cintas para evitar que se salga sobre todo a causa de la tos. Mantener un ambiente húmedo y beber mucha agua es imprescindible para evitar que el aire que llega procedente del exterior seque de la tráquea y el moco.

Conforme va pasando el tiempo y con las instrucciones oportunas se puede prescindir de los cuidados del personal especializado. Es relativamente sencillo aprender a cambiarse la cánula o enseñar a hacerlo a los familiares que conviven con el paciente. En los casos en que el estoma sea permanente el médico nos indicará si podemos prescindir del la cánula y en que condiciones.


Pasados los primeros días lo esencial es la limpieza

No hay comentarios:

Publicar un comentario