Publicitat

jueves, 25 de junio de 2015

El perro que olió un cáncer y salvó la vida de su dueña

La generosidad de las mascotas no tiene límites. Cada poco tiempo conocemos una nueva historia asombrosa sobre algún animal doméstico que demuestra ser mucho más que un compañero y un amigo, convirtiéndose en héroe. A menudo los protagonistas son los perros, capaces de salvar a una persona de un incendio o del ataque de un criminal. Lo que no sabíamos es que quizá puedan también «oler» enfermedades.

En el blog «Tech Times» encontramos el relato de la increíble hazaña de Ted, un border collie propiedad de Josie Conlan, una madre de familia de 46 años residente en Stockton (Inglaterra). El perro era tímido y poco dado a las muestras de afecto, probablemente consecuencia de los malos tratos que sufrió siendo cachorro, antes de que su actual dueña le adoptase. Ella le dio una vida mejor y él le ha devuelto todo ese cariño avisándole de que algo fallaba en su organismo.
 
Los problemas de salud de Josie provocan que de vez en cuando aparezcan pequeños bultos en su pecho. Y por eso no dio mayor importancia al que le salió hace un par de meses, en apariencia idéntico a los anteriores. Lo que le puso en alerta fue la actitud de Ted, que insistía en acercarse a esa zona de su cuerpo olfateando y gimiendo sin parar.

Tal era la preocupación que parecía querer expresar el cánido que la mujer decidió consultar con su médico. Las pruebas desvelaron que sufría un cáncer de pecho, felizmente detectado con margen suficiente para actuar gracias a la intervención de Ted. Con el tratamiento adecuado, Josie podrá superar su problema y continuar con su vida junto a su marido y sus dos hijas, de 26 y 14 años.

«Ted es el mejor regalo que la vida ha podido hacernos. La gente dice que yo le salvé y ahora él me ha salvado a mí. Ha salvado a mi familia», explica emocionada Josie Conlan, agradecida para siempre a su leal amigo. Pero aunque lo parezca, no se trata de un milagro: fundaciones como InSitu se dedican a entrenar a perros para detectar cáncer en seres humanos.


La insospechada capacidad detectora de los perros


No hay comentarios:

Publicar un comentario