Publicitat

jueves, 17 de julio de 2014

Oler es un placer

Hemos hablado varias veces sobre la importancia de poder recuperar el olfato lo más posible. Es bien sabido que al no tener vía de aire por la nariz es muy difícil captar los olores como antes de la laringectomía, pero eso no quiere decir que tengamos que olvidarnos de este sentido que, aunque no sea de los más importantes, también es nuestro y no tenemos porqué dejarlo perder por culpa de no atenderlo suficientemente. Tendemos a no darle importancia, y realmente si lo comparamos con otras necesidades así es, pero cuando esas otras necesidades ya se van cubriendo en algún momento tenemos que ocuparnos de estas menos importantes.
 
Nuestro amigo y colega laringectomizado Pep Mª Miro, ha escrito unos cuantos artículos al respecto que podemos aprovechar para recordar pasando por su blog  (http://bitacora.mirollull.com/). Buscando un poco enseguida los encontrareis. Por eso aquí solo quiero hacer una breve referencia que sirva de recordatorio, a la vez que dar un empuje a la recuperación de este sentido.
 
Voy a hablar de tan solo un ejercicio, muy sencillo pero muy eficaz, para conseguir este objetivo. Lo he acompañado de unas fotos que creo explican muy  bien en qué consisten. Una de ellas es animada, al final, y nos ayudará mucho más a comprender el ejercicio.
 
Básicamente consiste en hacer una especie de fuelle con la boca cerrada moviendo la mandíbula de abajo para arriba y viceversa. Otra manera de entenderlo es haciendo un falso bostezo también con la boca cerrada. El resultado es el mismo. La fuerza de las paletas del fuelle nosotros lo hacemos con el movimiento de la barbilla. Hacia abajo creamos un hueco, un vacío, dentro de la boca que al estar la boca cerrada se llena con el aire que entra por las fosas nasales. Eso hace correr el aire por la zona de las glándulas olfativas e incentivar el sentido del olfato. Así de sencillo.
 
Si queremos hacer el ejercicio más completo se puede conseguir haciendo esto mismo con productos de distintos olores pegados a la nariz, cualquiera puede valer, aunque al principio mejor que sean un poco fuertes y bien definidos. Notaremos perfectamente la diferencia entre unos y otros. Unos más y otros menos, pero con el tiempo podemos aumentar progresivamente la gama de olores percibidos con nitidez.

 

Una manera, también muy sencilla, de completar este ejercicio consiste en acercar un espejo a la nariz mientras hacemos las aspiraciones e espiraciones, mejor tapando una de los agujeros alternativamente, y al salir el aire quedará la señal de vaho sobre el espejo, al principio muy débil, pero que con la práctica se irá haciendo cada vez más grande. También sirve un cristal o un metal reluciente. No ayuda a oler, pero si a darnos cuenta de la fuerza que vamos adquiriendo. A más cerco de vaho mayor fuerza y fluidez de aire pasa por nuestras fosas nasales.
 
Y eso es todo. Como habéis visto muy fácil, sencillo y práctico. Espero que os sea de utilidad



 
Oler es un placer... también al alcance de los laringectomizados
 

3 comentarios:

  1. Hola Ireneu. Gracias a esta inserción de mi artículo me he dado cuenta de que algo estaba mal,y son las imágenes. Por alguna razón totalmente desconocida y anómala las originales se han sustituido por esos anagramas de la web donde cuelgo mi blog. Lo he corregido por si tambien quieres corregir el tuyo.

    ResponderEliminar
  2. Me satisface que los artículos que publico sobre laringectomía y sus consecuencias puedan ser útiles. Para encontrar los artículos referidos a un aspecto se puede utilizar el enlace de la columna de la derecha que lleva al índice cronológico y temático. El enlace a que me refiero es este: http://bitacora.mirollull.com/post/115054

    ResponderEliminar
  3. Estoy leyendo el articulo sobre el poder oler oo no poder oles, y me gustaría saber que tanto por ciento tiene la forma de cuando te realizan la operación, por que yo pertenezco a una asociación de laringectomizados, y unos tenemos mas olfato que otros, yo por ejemplo tengo tanto olfato como antes de operarme en cambio tengo compañero que no huelen dada ? por que ocurre eso¿ M. CASTILLO.

    ResponderEliminar