Publicitat

viernes, 18 de julio de 2014

Comer para matar al cáncer

Oncólogos, médicos y psicólogos defienden la vida saludable y la buena alimentación para prevenir la aparición de tumores.


La mayoría de los cánceres entran por la boca. La Asociación contra el Cáncer de León involucra a oncólogos, psicólogos y médicos para concienciar a la población de que la alimentación es la clave para frenar la aparición de algunos tumores. En León se detectan al año 500 nuevos casos de cánceres y el estrés y el sobrepeso son «buenos amigos» de una enfermedad para la que desde la Asociación Española de Cáncer se pide una actitud positiva como una de las claves para su prevención.

El cáncer es el responsable de una de cada cuatro muertes en España y el tabaco causa la mitad de esos decesos. Los planes de prevención, el diagnóstico precoz y la dotación de medios suficientes para diagnosticar y tratar la enfermedad son las claves el éxito para la curación, pero los oncólogos están convencidos de que la alimentación es fundamental para la prevención de los tumores.

«El organismo está, como el mundo, globalizado», sostiene el presidente de la junta provincial de la Asociación contra el Cáncer de León, Serafín de Abajo Olea, «el sistema endocrino y el inmune están conectados por señales que van del cerebro a los órganos. Por eso las personas estresadas tienen más propensión a sufrir infecciones. El estrés y la depresión influyen con más frecuencia en las recaídas».

«Pasar hambre en un buen elemento para no tener un cáncer», explicaba el jefe de Oncología del Hospital de León, Andrés García Palomo, en unos talleres prácticos organizados por la Asociación Española contra el Cáncer.

Otras voces se unen a abordar el problema del cáncer desde la perspectiva de la angiogénesis, que es el proceso fisiológico que consiste en la formación de vasos sanguíneos nuevos a partir de los vasos preexistentes y que es un proceso fundamental en la transformación maligna del crecimiento tumoral. El doctor William Li sostiene que el no disponer de vasos sanguíneos suficientes o excesivos puede provocar hasta setenta enfermedades graves diferentes como el cáncer, artrosis, soriasis, obesidad, esclerosis múltiple...

El quiropráctico Ata Pauramini, orientador en salud explica en un comunicado que el cáncer comienza como nidos microscópicos de células que no crece más de medio milímetros cúbico porque no tienen suministro de sangre suficiente. «La dieta causa del 30 al 35% de los cánceres producidos por el entorno». Según él, deberíamos buscar alimentos que sean naturalmente antiangiogénicos «comida que pueda estimular al sistema inmunológico y hacer retroceder los vasos sanguíneos que están alimentando al cáncer». Y da un listado de alimentos como el extracto de uva morada (resveratrol) que inhibe la angiogénesis en un 60%; extracto de fresas, extracto de semilla de soja, alimentos como el té verde, los arándanos, la cúrcuma, el vino tinto, el ajo, el aceite de oliva y el de semilla de uva, los tomates, el perejil, la alcachofa, la lavanda, el ginseng y el chocolote negro, y la vitamina E.

Los especialistas de la Asociación Española Contra el Cáncer de León aseguran que «la artillería pesada para luchar contra las mutaciones genéticas —que no son hereditarias— está en las huertas y en la actitud ante la vida».

El cáncer y la obesidad hacen buenas migas. El tejido adiposo (la grasa) es uno de los mayores creadores de vasos sanguíneos que alimentan que alimentan a los cánceres microscópicos. Una dieta sana y el peso ideal son maneras sencillas de alejar el cáncer de nuestras vidas.

En lo que parece que hay consenso de los expertos es en que el consumo de legumbres, verduras, fruta del tiempo y carnes y pescados a la plancha y vinos de la zona, la mejor receta para matar al cáncer de hambre.




La alimentación es la clave para frenar la aparición de algunos tumores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario