Publicitat

jueves, 27 de octubre de 2016

El tabaco es responsable de cerca de un tercio de todas las muertes por cáncer

En Estados Unidos, más de un 30% de las muertes oncológicas en los varones y más de un 20% de los decesos por cáncer en las mujeres son atribuibles al consumo de tabaco

Fumar, no cabe ninguna duda, es muy perjudicial para la salud. De hecho, el tabaco es el principal factor de riesgo de muerte prematura, y se estima que en torno a un 40% de los fumadores fallecerá prematuramente en caso de no abandonar el hábito. Y es que fumar se encuentra directamente asociado a las enfermedades con una mayor mortalidad, caso de las cardiovasculares y del cáncer. Y en este contexto, y por lo que respecta específicamente a las enfermedades oncológicas, principal causa de mortalidad en nuestro país, ¿qué proporción de los decesos por cáncer se atribuyen directamente al tabaco? Pues según alerta un estudio llevado a cabo por la Sociedad Americana Contra el Cáncer (ACS), el tabaco es, simple y llanamente, responsable de hasta cerca de un 30% de las muertes provocadas en Estados Unidos por 12 tipos de tumores.

Como explica Joannie Lortet-Tieulent, directora de esta investigación publicada en la revista «JAMA Internal Medicine», «el incremento de la inversión en el control del tabaco, la implementación de nuevas estrategias innovadoras y el refuerzo de los programas y políticas de control del tabaco deberían promover un mayor abandono del tabaquismo, disminuir la iniciación en su consumo y reducir la futura carga de mortalidad asociada al tabaco».

El impacto es aún mayor

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores analizaron los riesgos relativos de los 12 tipos de cáncer asociados al tabaco y la prevalencia de población fumadora en cada uno de los 50 estados de Estados Unidos, país en el que conviven más de 40 millones de adultos fumadores. Y de acuerdo con los resultados, el 28,6% del total de 167.133 muertes por cáncer registradas en 2014 en el país norteamericano son directamente atribuibles al consumo de tabaco.

En el caso de los varones, el hábito tabáquico fue responsable de al menos un 30% de los decesos por cáncer en todos los estados de la Unión –excepto en Utah, donde el porcentaje se estableció en un 29,1%–. De hecho, la proporción de fallecimientos atribuidos al tabaco fue de casi un 40% en la mayoría de los estados del sur del país, caso de Arkansas (39,5%), Louisiana (38,5%) y Tennessee (38,5%).

Es bastante probable que nuestro estudio subestime la mortalidad atribuible al consumo de tabaco
Joannie Lortet-Tieulent

Por su parte, la tasa de mortalidad por cáncer atribuible al tabaco en el caso de las mujeres superó el 20% en todos los estados –con excepción de California, Hawái y, de nuevo, Utah–. Y una vez más, la tasa de decesos fue superior en los estados meridionales.

En definitiva, el tabaco se encuentra detrás de más del 30% de los fallecimientos por cáncer en varones y en más del 20% de las muertes oncológicas en la población femenina. Un dato que, aun desmesurado, es muy probable que se quede corto. Y es que como reconocen los propios autores, es muy posible que el número de fallecimientos por cáncer atribuibles al tabaco sea en realidad bastante mayor.

Como indica Joannie Lortet-Tieulent, «es probable que nuestro estudio subestime la mortalidad atribuible al consumo de tabaco por una serie de razones, como es que solo se han evaluado 12 tipos de cáncer y no todas las enfermedades oncológicas». Y a ello se aúna, además, que la prevalencia de fumadores se estimó a partir de los datos obtenidos en las encuestas realizadas a la población. Y es bien sabido que muchos fumadores optan por ‘ocultar’ su condición cuando son preguntados al respecto, por lo que es probable que el número de consumidores sea superior al contemplado en el estudio.

Condicionantes económicos

Finalmente, los autores llaman la atención sobre el hecho de que la proporción de decesos oncológicos por culpa del tabaco sea significativamente superior en los estados sureños. No en vano, nueve de los 10 estados con mayor porcentaje de fallecimientos entre los varones y seis de los primeros 10 estados del listado en el caso de las mujeres se ubican en el sur del país.

Como refieren los autores, «la mayor tasa de mortalidad por cáncer atribuible al tabaco en el Sur se debe probablemente a su mayor prevalencia histórica de fumadores, que se ha mantenido dado que sus programas y políticas de control siempre han sido más laxos. Y es que algunas de las últimas políticas restrictivas sobre el tabaco y algunos de los cigarrillos más asequibles se encuentran en el Sur».

Sin embargo, y además de por una mera cuestión normativa, es muy posible que la razón se encuentre también en el nivel de riqueza de la población de los estados sureños, muy inferior al que disfrutan sus vecinos del norte. Como concluye Joannie Lortet-Tieulent, «la mayor mortalidad oncológica atribuible al tabaco en los estados del Sur puede deberse también en parte al bajo nivel socioeconómico de la población, que se asocia a una mayor prevalencia de tabaquismo».


Una auténtica lacra, sobre todo para los más pobres

No hay comentarios:

Publicar un comentario