Publicitat

viernes, 27 de junio de 2014

He perdido el miedo

7 horas duró la operación de cáncer de laringe y 6 la segunda, la de cáncer de próstata. Mi vida se amoldó a los resultados. No puedo hablar y tengo que orinar rápidamente. Es difícil saber hasta dónde puede aguantar el ser humano para vivir, yo mismo me asombro, con lo miedoso que soy y todo lo que me han hecho en el cuerpo. 

Una fuerza inmensa, ganas de vivir, rabia, odio y un montón de cosas más se apoderaron de mí, en las dos ocasiones, cuando con voz dulce me dijeron que tenía cáncer. Cariño, mucho cariño familiar. Tengo mujer y tres hijos, fe ciega en los médicos que me operaron y ni una sola queja del tratamiento. Y aquí estoy, pensionista y encargado de las tareas del hogar. 

No hablaba, me daba miedo, como tarea voy todos los días al mercado central de valencia y compro algo, he superado todos los miedos, y en esta ocasión estoy ganando a esa amiga que todos tenemos. Yo os diría sacar todas vuestras ganas de vivir, se puede hacer.

Vivo con mi mujer y mis hijos, se mis limitaciones y por lo tanto no sufro desengaños, me siento importante con lo que tengo y sobre todo he perdido el miedo.


Lo más importante: perder el miedo

No hay comentarios:

Publicar un comentario