jueves, 30 de abril de 2015

Quimio, nauseas y vómitos

Las náuseas y los vómitos, además de ser los efectos secundarios más frecuentes de la quimioterapia, suelen ser los más temidos.

Pueden aparecer tempranamente (1 ó 2 horas después de la administración) o tardíamente (24 horas o más después del ciclo). Generalmente desaparecen en unos pocos días.

Tu oncólogo conoce que fármacos son los que con mayor frecuencia provocan estos síntomas. Si el tratamiento que va a administrarte incluye alguno de ellos, indicará que se te administre antes de la quimioterapia un tratamiento con algún fármaco antiemético (medicamento cuya finalidad es hacer disminuir o desaparecer las náuseas y vómitos). Habitualmente, también se recomienda que durante varios días se tome un antiemético por vía oral.

Personas que han experimentado náuseas y vómitos después de la última quimioterapia, y que además tienen un alto nivel de ansiedad, pueden presentar vómitos anticipatorios. Este cuadro aparece por asociación de estímulos del ambiente, distintos a la quimioterapia, con la propia quimioterapia. Por ejemplo, se asocia el olor del hospital a la quimioterapia, por lo que cuando se accede al centro sanitario se desencadenan los vómitos.

Para el tratamiento de los vómitos anticipatorios también puede ser de utilidad emplear ansiolíticos y técnicas de relajación que ayuden a reducir el nivel general de ansiedad.

Si aparecen los síntomas anteriormente descritos, o sientes cierto malestar, además de informar a tu médico, puedes poner en práctica alguna de estas recomendaciones:
  • Reparte la comida en pequeñas cantidades (5-6 veces al día).
  • Evita olores desagradables. Es preferible que en los días posteriores al tratamiento otra persona se encargue de preparar las comidas.
  • Es aconsejable tomar las comidas a temperatura ambiente o frescas, ya que las calientes pueden favorecer la aparición de náuseas.
  • Come despacio, masticando bien los alimentos.
  • Evita comidas ricas en grasas (frituras, salsas, quesos grasos, leche entera, etc.), ya que dificultan la digestión.
  • Descansa después de cada comida, preferiblemente sentado, al menos durante una hora.
  • No olvides tomar la medicación que te haya recetado el médico.
  • No comas nada al menos durante 2 horas antes de acudir al hospital para recibir la quimioterapia.

En algunas personas, las náuseas y los vómitos pueden tener un componente psicológico. Puede ocurrir, por ejemplo, que presenten éstos síntomas antes de empezar a recibir tratamiento (al llegar al edificio del hospital o al percibir determinados olores...). Esto se explica en virtud de un mecanismo psicológico por el que asociamos respuestas fisiológicas a determinadas situaciones.

En éstos casos, las técnicas de relajación y exposición han demostrado ser útiles. Si no eres capaz de manejar y controlar tu ansiedad y las reacciones de naúseas y vómitos por tí mismo, puedes pedir ayuda a un psicólogo especializado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario