Publicitat

martes, 7 de abril de 2015

Cáncer de laringe y calidad de vida

La Médica Foniatra, Dra. María Bielsa, nos explica cómo el cáncer de laringe afecta a la calidad de vida de los pacientes.

El cáncer de laringe normalmente lo diagnostica el Otorrinolaringólogo (ORL) cuando el paciente consulta por tener una disfonía, un trastorno en la voz, alteración respiratoria o al tragar.

El primer síntoma de un cáncer de laringe es una disfonía, nunca debe dejarse sin atender una disfonía o una ronquera durante más de tres semanas en una persona mayor de 40 años, sobre todo si tiene factores de riesgo como el uso continuado del tabaco o haber tenido previamente alguna otra lesión laríngea.

El diagnóstico se realiza mediante una visión directa de la laringe con una fibra óptica y siempre debe ser confirmado mediante un estudio anatomo-patológico.

Si el diagnóstico es positivo se deberá proceder a la cirugía. A veces se debe quitar una parte pequeña de la cuerda vocal suficiente para estar seguros de que el círculo que rodea el tumor está libre de enfermedad pero en otras ocasiones hay que extirpar la cuerda vocal completa o incluso toda la laringe.

El foniatra interviene cuando el paciente ya ha estabilizado la lesión. Interviene en la rehabilitación de la voz, diagnosticando como ha quedado la laringe después de la cirugía viendo si lo que ha quedado de la cuerda vocal es suficiente para producir voz, intentando maniobras de compensación con la otra cuerda vocal, o en caso de extirpación de la laringe, enseñando a hablar de otra manera.

En esta etapa interviene también el logopeda, ayudando al paciente con ejercicios a producir una voz funcionalmente aceptable.

En los pacientes laringectomizados cambia totalmente el modo de fonar. Ya el aire del pulmón no tiene comunicación con la boca, con lo cual lo que vamos a hacer para producir el habla va a ser utilizar la voz esofágica.

La voz esofágica es una técnica que inyecta aire en la boca esofágica produciendo unos mecanismos de contracción, como si fuera una gaita, y se va a producir un sonido que va a permitir al paciente comunicarse verbalmente.

¿Cómo afecta a la calidad de vida éste tipo de operaciones?

Al paciente laringectomizado se le ha desestructurado todo su sistema respiratorio en relación con la situación anterior.

De momento, tiene dificultades para empujar, para levantar peso, para hacer deporte porque desde que estas personas tienen abierto el pulmón hacia el exterior, sin ningún tipo de cierre (cuerdas vocales), se encuentran con dificultades para retener el aire pulmonar. Si estas personas trabajaban en ocupaciones que requirieran hacer alguna de esas actividades, dejan de poder hacerlo.

Con un entrenamiento se va adquiriendo cada vez más resistencia física y hay mecanismos para suplir esas dificultades.

El hecho de que el traqueostoma esté abierto al exterior les impide estar en ambientes donde haya polvo ambiental, gases tóxicos, partículas en suspensión que puedan irritar su vía respiratoria.

Es fundamental que lleven un protector: babero o cuello de algodón. En la actualidad se están poniendo filtros para purificar el aire que ingresa en la tráquea.

La primera dificultad que se encuentran estos pacientes entonces es para ejercer el trabajo que realizaban antes porque se fatigan más y porque tienen dificultad para levantar peso.

Por otra parte la función del habla está alterada. Ellos se quejan en ocasiones que son rechazados por la sociedad. Hay personas que no superan tener a su lado a una persona que tiene su traqueostoma abierto al exterior. En ese sentido las asociaciones hacen una función esencial.

El laringectomizado debe tener una higiene escrupulosa no sólo de su traqueostoma sino tener mucha sensibilidad por el ambiente que le rodea, debe tener mucho cuidado de no exponer su traqueostoma y protegerlo.

Muchas veces nos dicen que no pueden hablar en ambientes ruidosos a pesar de tener una voz aceptable, ya que no se escucha en todos los ambientes por ser un tono muy grave. También se encuentran con personas que no hacen el esfuerzo por entenderlos, por enterarse.

Nos hemos encontrado con pacientes que hablaban bastante bien pero que la familia ha prácticamente exigido que utilicen un laringófono (laringe artificial, produce un sonido un poco robótico).

¿Qué mensaje le quieres dejar a las personas que nos ven/leen?

Respecto a cómo afrontar esta dificultad, el ejemplo más positivo que te puedo dar es el de las asociaciones de laringectomizados.

En la asociación de laringectomizados Altare San Blas el paciente se va a encontrar desde el minuto cero, desde que ingresa en el hospital y sabe que va a ser intervenido de laringe, con la visita amigos, de personas que ya han pasado por esto que le van a quitar la angustia, que le van a resolver muchas dudas sobre el después y, sobre todo, que se van a poner a su disposición no sólo para asesorarle en todos los aspectos de la vida cotidiana en relación con su prótesis y el uso de su voz, sino que van a apoyarse unos a otros para aprender a hablar bien.

Aquí en la clínica les damos la técnica correcta, las lecciones correspondientes para que ellos sepan independizar el soplo,trabajar con su prótesis si la tienen, pero es en la asociación donde realmente van a hacer amigos y donde se van a reunir posteriormente de manera que estarán practicando el habla todo el rato.

Es en la asociación de laringectomizados donde van a poder practicar unos con otros, de entrenar esa voz, y sobre todo de saber que hay personas como ellos que han resuelto sus dificultades y que incluso se sienten más realizados al llevar a cabo esta actividad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario