Publicitat

jueves, 13 de noviembre de 2014

Nuestra terapia con Facebook


Este artículo corresponde a un resumen de mi intervención en la Asamblea de Madrid a la vez que una ampliación de la última parte que tuve que acortar por falta de tiempo. 

A lo largo de todas nuestras asambleas siempre sale el tema de la necesidad de una terapia multidisciplinar que ayude a la recuperación total del laringectomizado. En esta terapia intervienen, o deben intervenir, diversos especialistas así como familiares o allegados. El conjunto de puede dividir en cuatro rangos: 

1. Otorrinos, oncólogos, radiólogos
2. Responsable multidisciplinar
3. Psicólogos, foniatras, logopedas, fisioterapeutas
4. Familiares, allegados, asociaciones, redes sociales 

Poco podemos hacer respecto a los tres primeros rangos, al menos directamente. Los médicos funcionan de manera satisfactoria, el responsable multidisciplinar no existe hoy en día y el resto de profesionales ya sabemos que la Seguridad Social no facilita su labor de manera satisfactoria. En cambio si que podemos colaborar directamente en la recuperación de un laringectomizado en la cuarta parte. Tanto la familia como las asociaciones son importantes e imprescindibles y a donde no llegan ellos es a donde puede llegar Internet en general y las redes sociales en particular. 

En Internet se puede encontrar una información que en la mayoría de los casos no nos proporcionan los profesionales de la medicina. Esta información está sobre todo en los Blogs y Webs, donde a la vez que encontramos también podemos colaborar aportando nuestros conocimientos y experiencias. 

Pero es a través de las redes sociales y más concretamente de Facebook donde esa colaboración se puede hacer más intensa y extensa. Y es que los humanos somos seres sociales por naturaleza y la tendencia normal es que nos unamos los que tenemos los mismos o parecidos intereses y necesidades. 

Son muchos los puntos donde portar y recoger aportaciones. Estos son, a mí entender, los principales: 

Información: Quizá sea la principal aportación y a la vez el principal beneficio. Una información directa y personal ante cualquier duda o sugerencia que se plantee. Cualquier pregunta planteada va seguida de respuestas casi siempre satisfactorias. 

Conocimientos: Que podemos acumular y repartir, en la medida en que son necesitados. Y es que conociendo y asimilando estos conocimientos podemos ayudar y ser ayudados.

Experiencia: Este medio social puede convertirse, con su uso frecuente, en una fuente importante e inagotable de experiencias acumuladas a través de vivencias propias y ajenas que podremos aprovechar para nosotros mismos o para ayudar a quien lo necesite.

Apoyo moral: Es maravilloso ver con qué intensidad nos esforzamos en levantar la moral cada vez que alguno de nosotros decae y recae a causa bien de la enfermedad bien por problemas colaterales. En este punto me gustaría animar a ‘solicitar’ este apoyo con más asiduidad, perder la vergüenza de contar esos malos momentos. 

Serenidad: El saber que hay alguien que puede escucharte y ayudarte da una gran tranquilidad para afrontar algo que en principio no conocemos o conocemos mal y que gracias a la aportación del grupo lo podemos afrontar más fácilmente y con mayor garantía de éxito. 

Entretenimiento: También puede servir como lugar de desahogo y entretenimiento. Una manera de pasar muchos ratos viendo y aportando todo tipo de actividades. 

Un punto de encuentro: En buena parte es otra de las principales aportaciones de Facebook a la sociedad en general, saber que detrás de nuestra pantalla hay otros con iguales o parecidos problemas. Un lugar donde exponer nuestras inquietudes y recoger las de los demás. 

Interconexión: Saber que no estamos solos, que siempre hay alguien que está conectado y que va a leer lo que tú escribes y tú puedes leer lo que escriben los demás.

Comunicación: Nos permite transmitir información de modo público o discreto, según deseemos ya que dispone de sistemas para que podemos conectarnos de manera plural, en grupo o personal. 

Protagonismo: A veces la falta de ánimo, esos momentos oscuros, se pueden resolver con un poco de protagonismo que aquí se puede tener y en otros sitios no es tan fácil. El ser escuchado es una de las maneras de sentirnos protagonistas y útiles a la vez que beneficiados. 

Buena cara: Siempre me ha llamado la atención como cambia el aspecto de una persona, laringectomizado o familiar cercano, cuando ve que uno de los suyos, le habla, le sonríe y le ve feliz a pesar de todo y que le dice que todo tiene solución.


CONCLUSIÓN
Facebook se puede convertir, ya lo estamos haciendo, en un manantial de ayuda mutua
Y conseguir que esa tristeza se convierta en alivio si no en alegría, que también
Que la tristeza se quede a un lado sabiendo que hay alguien dispuesto a ayudarte
Que la tristeza se convierta cada día en la mejor de las sonrisas 


El papel beneficioso de Facebook para los laringectomizados

No hay comentarios:

Publicar un comentario