Publicitat

lunes, 12 de febrero de 2018

El Hospital aplica técnicas pioneras en el tratamiento del cáncer de cabeza

  •     El Reina Sofía ha detectado, desde 2005, alrededor de 2.500 tumores faciales y de cuello
  •     Cirugía virtual o reconstrucción en 3D centran los avances aplicados por el centro cordobés
El Hospital Universitario Reina Sofía es uno de los centros europeos donde más se utilizan las técnicas vanguardistas para intervenciones por cáncer de cabeza y cuello, además de ser uno de los pioneros en usar estos métodos en España. Así lo destacó ayer la directora de la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Oral y Maxilofacial del hospital cordobés, Alicia Deán, junto a la delegada territorial de Salud, María Ángeles Luna, la especialista en Medicina Nuclear María Dolores Albalá y la directora gerente del centro, Valle García. En este sentido, y con motivo de la celebración el domingo del Día Mundial Contra el Cáncer, Deán explicó que para las intervenciones de este tipo de tumores el hospital ha ido incorporando a lo largo de estos años técnicas tales como el autotrasplante de tejidos, la cirugía virtual y la navegación quirúrgica.

Uno de los logros del Reina Sofía en este sentido es la atención personalizada para cada paciente, que se decide a través de un comité integrado por profesionales de áreas como la Otorrinolaringología, la Cirugía Oral y Maxilofacial, la Oncología Médica y la Radioterápica o la Neurocirugía. Este comité ha valorado a más de 2.500 pacientes desde que se creara en 2005 y ha conseguido otras tantas reconstrucciones de la mandíbula o del maxilar con el objetivo, explicó Deán, "de recuperar la funcionalidad de los órganos resecados y también la estética del rostro".

Sobre las técnicas utilizadas, la especialista explicó que la navegación quirúrgica y la cirugía virtual permiten operar al paciente antes incluso de ser intervenido ya que estos métodos consisten en abordar el caso desde un ordenador donde se opera la imagen obtenida a través de un TAC previo al paciente. Esto supone que el equipo médico se adelante a cualquier dificultad que pueda surgir después sobre la mesa de operaciones, ya que la imagen obtenida a través del ordenador aparece en tres dimensiones.

En cuanto a la reconstrucción, que en la mayoría de ocasiones se lleva a cabo en la misma operación de extirpación, Deán detalló que se utiliza una técnica denominada CAD-CAM que permite "llevar a cabo reconstrucciones del esqueleto facial con gran precisión, aportando excelentes resultados estéticos y funcionales, planteándonos un futuro apasionante en esta materia". En el Reina Sofía, gran parte de las reconstrucciones tras este tipo de operaciones se ejecutan con impresoras 3D que utilizan tejidos adaptados para cada paciente. De la misma forma, también se lleva a cabo la técnica del autotrasplante que permite reconstruir la mandíbula de un paciente con huesos de su propio peroné o la lengua con tejidos del muslo o el brazo.

Los avances en esta materia son muchísimos y el Reina Sofía incorpora la mayoría de ellos tras iniciar el proceso, sobre todo, en fracturas de órbita. A las técnicas ya citadas se unen otras tantas como la cirugía endoscópica transoral ultrasónica (Touss), que se aplica de momento en tumores benignos, la rehabilitación precoz e integral en pocos pasos de pacientes con cáncer de laringe, la radioterapia externa guiada a través de imagen o la técnica nuclear de ganglio centinela, que como detalló María Dolores Albalá consiste en detectar aquellos ganglios con más metástasis para no tener que vaciar al 100% los ganglios del cuello, como se hacía hace unos años.

Una de las personas que se ha beneficiado de estos avances ha sido Ana María, una paciente que acudió al Reina Sofía con un tumor en el rostro que al crecer le deformó la cara. Esta paciente explicó que en la misma intervención le extirparon el tumor y le reconstruyeron la imagen facial sin ningún tipo de cambio, lo que le permitió además volver a su vida habitual pocos días después de la operación y sin ningún efecto adverso posterior.

Sobre el cáncer de cabeza y cuello, la delegada territorial de Salud recordó la importancia de una vida de hábitos saludables, así como la detección precoz del mismo. Luna recomendó acudir al médico de cabecera si algún bulto en el cuello dura más de un mes y apuntó que los índices de supervivencia en este tipo de tumores alcanzan el 80-90% si se detectan en estadios pocos avanzados, pero que este porcentaje se reduce hasta un 40% si no se coge a tiempo. Los principales factores de riesgo asociados a estos tumores son el consumo de tabaco y alcohol, si bien en los últimos años ha aumentado su relación con la infección del virus del papiloma humano.


El hospital cordobés, en la vanguardia de la lucha contra el cáncer

No hay comentarios:

Publicar un comentario