viernes, 12 de mayo de 2017

5 mitos y verdades sobre el consumo de tabaco que debes conocer

  • En Perú, se calcula que 10,000 personas fallecen cada año por esta causa y son más de 50 enfermedades las que están asociadas al tabaco.


El 31 de mayo se conmemora a nivel mundial el Día del No Fumador. En nuestro país, alrededor de 800 mil nuevas personas se inician año a año en el consumo de tabaco, gran parte de ellos, en edades de entre 10 y 12 años, quedando expuestos a desarrollar diversas enfermedades como el cáncer.

El consumo de tabaco suele ser justificado por supuestos beneficios derivados de su uso. En esa línea, el doctor Julio E. Rivera Torres, cirujano torácico de Oncosalud, explica la realidad sobre estos mitos y detalla cuáles son los reales efectos en nuestro organismo.

1. Te relaja. Debido a la dependencia que genera, el tabaco produce una falsa sensación de tranquilidad, la cual concluye inmediatamente después de terminar de fumar. En realidad, para relajarnos, no es necesario recurrir al tabaco, sino a alternativas para manejar o disminuir el estrés.

2. Ser fumador social no hace daño. Entiéndase fumador social por aquella persona que sólo fuma en eventos sociales. Sin embargo, consumir un solo cigarro periódicamente basta para desarrollar enfermedades respiratorias, las cuales pueden llegar a ser tan peligrosas como el cáncer de pulmón.

3. Te quita el frío
. Durante la época de invierno, muchas personas fuman para “supuestamente” reducir la sensación de frío. Esta es una percepción falsa, ya que fumar produce una sensación de aumento de energía o vigor, sin embargo, no tiene relación con ningún aumento de la temperatura corporal.

4. Controla el mal humor. Es importante conocer que el fumador mantiene constantes niveles de nicotina en la sangre. Cuanto estos niveles desciende se genera en él la necesidad de fumar, y si no lo hace, se pueden desarrollar estados de irritabilidad.

5. Dejar de fumar es complicado. El síndrome de abstinencia es temporal y las ventajas de dejar de fumar son muchas. Apenas 20 minutos después de dejar la frecuencia cardíaca y la presión arterial se normalizan y a los tres días el cuerpo elimina todas las toxinas. A los tres meses, la tos desaparece. Todo esto es perfectamente perceptible por el ex fumador.


Existen peligros a corto y largo plazo a los que se exponen las personas fumadoras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario