Publicitat

miércoles, 11 de enero de 2017

Las muertes ligadas al consumo de tabaco aumentarán hasta los 8 millones en 2030

El informe de la OMS y el Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU. aboga por que los gobiernos actúen de manera decidida e intervengan para luchar contra esta adicción

Si se endurecieran las medidas fiscales y las políticas de control del consumo del tabaco los gobiernos podrían ahorrarse alrededor de un trillón de dólares anuales, según una monografía publicada hoy, de manera conjunta, por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos.

La carga sanitaria del tabaco en el mundo es enorme. Se calcula que unos seis millones de personas mueren cada año a causa del tabaco, a pesar de las políticas que intentan combartir su consumo y, en 2030, esta cifra podría alcanzarán ocho millones. Por otro lado, las víctimas anuales del tabaquismo pasivo se calculan en unas 600.000 personas.

Su consumo continua aumentando, debido al crecimiento demográfico, siendo en los países en desarrollo donde ocurren la mayoría de las víctimas mortales, alrededor del 80% del total. Una amplia gama de productos derivados del tabaco ya sea a base de inhalación -como cigarillos, pipas, habanos o pipas de agua- o sin ella se consumen en todos los países del mundo.

Mark Goodchild, economista y experto en sistemas fiscales en la OMS, explicó a este diario que no se puede considerar que el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT), en vigor desde 2003, haya sido un fracaso en la lucha contra su consumo porque en algunos países se han conseguido éxitos aumentando las tasas sobre tabaco.

Goodchild citó el caso de Francia donde entre 1990 y 2004 se consiguió dividir por dos el número de personas afectadas por cáncer de pulmón gracias al aumento del precio de venta. También en Filipinas, entre 2013 y 2015, el aumento en un 300% del precio de la cajetilla logró recaudar 1,5 billones de dólares en impuestos que fueron luego inyectados en inversiones sanitarias.

El experto de la OMS comentó que «con sólo un aumento de 0.80 dólares del precio de la cajetilla se pueden conseguir anualmente 140 billones de dólares más en impuestos sobre el tabaco, lo que aumentaría los ingresos por estas tasas en un 47%, que se sumarían a los 269 billones de dólares que se colectan anualmente en el mundo por las tasas sobre tabaco.

Según del informe de la OMS, el problema está en que la mayoría de los gobiernos invierten solo una pequeña cantidad del total recaudado a través de este tipo de impuestos indirectos. De los 269 billones de dólares recaudados, en 2013 y 2014, menos de un billon de dólares fue destinado a programas de prevención contra el consumo de tabaco.



Los gobiernos han de luchar decididamente contra el tabaco

No hay comentarios:

Publicar un comentario