jueves, 10 de septiembre de 2015

Cáncer oral y tabaco, un riesgo innecesario

Los cigarrillos industriales contienen más de 600 ingredientes que, encendidos, generan alrededor de 4.000 sustancias químicas. Médicos, dentistas y demás científicos han probado que, de estos miles de componentes, muchos son cancerígenos y, los demás, atentan directamente contra nuestra salud, aunque a otro nivel. La nicotina y el alquitrán, las sustancias que más abundan en los cigarrillos, son los principales culpables del cáncer de pulmón, pero también de otras enfermedades. Aunque no sea tan conocido, el tabaco es el detonante principal del cáncer oral. ¿Cómo afecta el humo a nuestros dientes? Desde Clínicas Propdental os informamos de las tan graves consecuencias que puede generar el tabaquismo en la cavidad bucal.

Los signos del cáncer oral

Las células que se encuentran en constante exposición al humo del tabaco pueden sufrir mutaciones anormales en su ADN. Los procesos de crecimiento, reproducción y muerte de dichas células se modifican y distorsionan, por lo que las mutaciones genéticas se reproducen sin ningún control y desarrollan tumores malignos. La fase inicial del cáncer oral suele ser asintomática, por lo que los signos principales no suelen aparecer hasta etapas más avanzadas y desarrolladas, cuando se ha extendido aún más la enfermedad. ¿Cuáles son estos síntomas?
  •     Úlceras en la boca o en los labios que, por más que se tratan, no desaparecen
  •     Manchas oscuras, blancas o rojas en el interior de la cavidad bucal
  •     Bultos dentro o alrededor del aboca, que también podría aparecer en el cuello
  •     Sangrado, entumecimiento, sensibilidad y dolor constante en la boca
  •     Halitosis crónica
  •     Dientes flojos en ausencia de caries dental u otros problemas más comunes
  •     Cambios en la oclusión
  •     Dificultado para masticar, tragar, hablar o mover la mandíbula o la lengua

Como ya hemos mencionado, estos signos no aparecen hasta estadios más avanzados de la enfermedad. Así, muchos pacientes no son diagnosticados de cáncer oral hasta que no están sufriendo un dolor crónico o pérdida de algunas funciones bucales. No obstante, si se detecta a tiempo, la tasa de supervivencia mejora con creces: un 80% o más.

A pesar de que el tabaco es el principal detonante de esta enfermedad, también hay otros factores que pueden influir en el desarrollo del cáncer oral:
  1.     El consumo excesivo de alcohol: aquellos pacientes que consumen bebidas alcohólicas de forma regular presentan un elevado riesgo de padecer la enfermedad. Su abuso (considerado en más de 21 bebidas a la semana) es considerado la segunda causa directa después del tabaquismo.
  2.     La exposición excesiva al sol: todos sabemos que pasar largas horas tomando el sol es perjudicial para nuestra piel, y más si no utilizamos la protección solar adecuada. La verdad, los rayos de sol son la principal causa del tipo de cáncer de piel más grave. No obstante, la exposición solar excesiva también puede afectar nuestra salud bucal. Aquellos pacientes que pasan mucho tiempo tumbados en la arena y que no utilizan la protección adecuada tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de labio.
  3.     La edad: por lo general, el cáncer oral suele afectar a las personas mayores debido, sobre todo, a una mayor exposición a los factores de riesgo. Hasta ahora, los datos médicos apuntan que la mayor parte de pacientes diagnosticados de esta enfermedad superan los 40 años de edad.
  4.     El género: según varios estudios científicos realizados en los últimos años, los hombres presentan el doble de probabilidades de contraer cáncer oral en comparación con las mujeres.
  5.     Padecer otras enfermedades, como el virus del papiloma humano (VIH), que también aumenta el riesgo.
  6.     Una dieta poco equilibrada, pobre en frutas y verduras.

Cada año, miles de personas en todo el mundo son diagnosticadas de cáncer oral o de cáncer de garganta, que presentan una tasa de mortalidad realmente elevada, incluso más que algunos cánceres comunes (el de cuello uterino, el testicular, el de tiroides, etc.). Entre los factores de riesgo que acabamos de enumerar, el tabaco es el más perjudicial de todos. Los fumadores, además de tener más números de desarrollar cáncer oral, también son más propensos a padecer enfermedad de las encías, caries dentales e incluso pérdida de dientes. La nicotina y los demás químicos de los cigarrillos perjudican gravemente nuestra salud bucal.


Un vicio tan nocivo como innecesario

No hay comentarios:

Publicar un comentario