Publicitat

jueves, 3 de diciembre de 2015

Creció el consumo de tabaco en mujeres

Adquieren el hábito con más frecuencia que los hombres. De las personas que mueren anualmente por esta epidemia, las dos terceras partes son del género femenino. Así lo establece un reciente informe de la Fundación Interamericana del Corazón.

El estudio revela que las argentinas fuman más que los varones. El consumo está vinculado con los cambios de roles, las nuevas condiciones sociales, económicas y culturales que adquirieron en las últimas décadas y las estrategias comerciales de la industria tabacalera.

La investigación demostró que el 29 por ciento de las mujeres de entre 18 y 64 años fuman en el país y el 11 por ciento de las futuras mamás continúan fumando durante el embarazo. También se inician en el consumo a edades cada vez más tempranas.

“Estamos viendo que la epidemia se traslada de los países y poblaciones de altos ingresos a los de menos recursos, y de los hombres hacia las mujeres”, especificó ante www.deBrown.com.ar la Dr. Mariela Alderete, Vicedirectora de la Fundación Interamericana del Corazón Argentina.

Alderete es especialista en medicina familiar y preventiva. Desde el 2010 coordina una iniciativa regional de monitoreo y respuesta a las estrategias Interferencia de la Industria Tabacalera en las políticas para el control del tabaco en Latinoamérica y el Caribe.

“Actualmente, vemos que las niñas empiezan a consumir tabaco antes que los varones y con mayor frecuencia. Esto simboliza un problema de salud pública y fue evidenciado por las últimas estadísticas del Ministerio de Salud en las que se plantea que el cáncer de pulmón supera al de mama, a diferencia de otras épocas”, detalló.

Al respecto, mencionó que las tabacaleras ven en la población femenina una oportunidad de crecimiento de sus negocios y es por eso que han enfocado su estrategia comercial en productos para ellas, recurriendo a conceptos como la independencia, emancipación, atractivo sexual, delgadez, glamour y belleza.

De la misma manera, las jóvenes son más vulnerables a la exposición al humo de tabaco ajeno en lugares públicos y en los hogares. Adquirir “humo de segunda mano”, también impacta negativamente en su calidad de vida.

En comparación con otros países de la Región, Argentina se ubica tercera entre las naciones de más consumo, con un 25 por ciento en las chicas y un 23 por ciento en los varones adolescentes. Este lamentable panorama provocó que desde 1980 las enfermedades y las muertes por problemas cardiovasculares sean más frecuentes en la mujer que en el hombre.


Medidas concretas


La adicción al tabaco causa una amplia variedad de tipos de cáncer: de pulmón, boca, esófago, laringe, faringe, estómago y páncreas. En el caso de las consumidoras, puede provocarles a su vez osteoporosis, abortos espontáneos, infertilidad, menstruaciones dolorosas y menopausia prematura.

Las fumadoras tienen un riesgo elevado de sufrir accidentes cerebrovasculares, hemorragias en las membranas que rodean al cerebro, endurecimiento de las arterias y muerte por aneurisma aórtico.

Frente a este escenario, desde FIC plantean que esta tendencia podría revertirse si los gobiernos, especialmente los de los países en desarrollo, definen acciones para impedir que estas empresas apunten a las mujeres y niñas.

Específicamente, deberían exigir ambientes libres de humo, requerir etiquetas gráficas de advertencia en las cajetillas, diseñar impuestos elevados al tabaco y prohibir la publicidad de estos productos.

Por último, desde la Fundación incentivan a la población a firmar el petitorio “Alto a las tabacaleras”, con el cual se denuncia que las compañías invierten millones de dólares en tácticas publicitarias para atraer a niños, niñas y jóvenes al consumo de tabaco. Para sumarte a la causa, hacer click aquí.

Fuente:  deBrown.com.ar

¿Glamour? No, cáncer de garganta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario