jueves, 13 de julio de 2017

Dejar el tabaco no es imposible

AECC retoma los cursos de deshabituación tabáquica de forma gratuita, flexible y adaptada a la situación de cada fumador, que en cinco sesiones lo puede dejar

Hay tantos tipos de fumadores como personas. Los hay que consumen dos cajetillas de cigarros al día, otros solo una y los hay que apenas un cigarro o dos en cada jornada. Existen los que solo fuman cuando van de bares, y otros nada más levantarse o antes de acostarse. Algunos lo dejan pero vuelven al tiempo, y otros apenas han intentado dejar de fumar. Pero todos tienen en común que necesitan nicotina diariamente. Y lo que es peor: piensan que jamás podrán aparcar esta rutina que daña los pulmones y los bolsillos.

Pero en la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de León tienen claro que sí se puede dejar de fumar. Para ello, desde este martes se van a retomar los cursos gratuitos de deshabituación tabáquica, que serán impartidos a partir de ahora en la sede de este colectivo (en Plaza Santo Domingo, 4) por la psicóloga Tamara Prieto en grupos de diez personas como mínimo.

Los cursos se ofrecen de forma flexible: martes, miércoles o jueves en turno de mañana o tarde.  El objetivo es por tanto dejar de fumar, pero hacerlo con la garantía de que existe el "compromiso" del fumador, según resalta la responsable del curso, que apela a la "motivación" de cada uno de los inscritos para lograr la meta. "Es un tratamiento de deshabituación cognitivo conductual multicomponente, que se centra sobre todo en la deshabituación comportamental", explica Prieto sobre un taller que al fin y al cabo intenta "trabajar con los recursos y fomentar las habilidades" de cada fumador para que "la deshabituación" deje de ser un problema. "Se tiene la idea de que es difícil quitar el mono, pero el síndrome de abstinencia es muy fácil, porque pasas el tiempo y se termina, pero el verdadero problema es la deshabituación", incide la psicóloga, que intentará que los usuarios de estos cursos sean capaces de dejar el tabaco sin ninguna fórmula mágica, "sin pastillas, chicles o parches", solo con el compromiso y la implicación de cada persona.

Para ello, una vez que empieza el tratamiento, los fumadores van a reducir el consumo paulatinamente hasta que en la quinta sesión ya hayan dejado el tabaco completamente. Son sesiones semanales cuyas primeras seis veces se realizan de forma continua, siempre el mismo día a la misma hora, y después se hace un seguimiento al mes, a los tres meses y al medio año para así asegurar que el fumador persiste en su idea de dejar atrás los malos humos.

La reducción gradual de tabaco se hace según la circunstancias de cada fumador, ya que "no es igual que fumen 15 cigarrillos al día o dos cajetillas", detalla la psicóloga, para la que "es más fácil" en el primero de los casos, como es obvio, pero que con estas sesiones de una hora y media aproximadamente se logra que en la quinta reunión ya se llegue al consumo cero.

Cada fumador tiene que tener el compromiso de que quiere dejarlo, porque no es un curso obligatorio  "Lo importante es la motivación", insiste Prieto, que aclara que no existe en estos cursos "una técnica, sino que es el trabajo en grupo, porque ayuda que vean que hay personas en su misma situación y que se vean identificados". "Algunos te preguntan si se utiliza algo complementario como el parche o el chicle, incluso algún fármaco y se derive al médico, pero no", especifica la psicóloga de AECC, que afirma que "es fundamental que no vengan pensando que vienen a por la píldora mágica".

Uno de los aspectos clave es que los cursos son "muy flexibles", puesto que cada sesión puede ser martes, miércoles o jueves en turno de mañana o tarde. Eso sí, en el momento en el que cada persona se inscribe, tiene que acudir siempre en el mismo horario para así no perder la costumbre y el compromiso por acabar con el tabaco.

Otro aspecto a tener en cuenta es que estos cursos están abiertos a cualquier persona, independientemente que tengan alguna relación con AECC o no, por lo que solo es necesario para inscribirse acercarse a la sede de la asociación o por teléfono (987 27 16 34). Y lo que es más importante, tener claro que "es muy difícil dejar de fumar pero no es imposible", como remarca Prieto. 


En tan solo 5 sesiones se puede dejar el tabaco según la AECC

No hay comentarios:

Publicar un comentario