Publicitat

lunes, 10 de julio de 2017

Hallan cómo lograr que los pacientes con cáncer reciban las dosis exactas de quimioterapia

El nuevo método permite una mejor estimación de la función renal, lo que posibilita un mayor ajuste de las dosis de los fármacos para mejorar su eficacia y seguridad

La quimioterapia constituye, junto a la cirugía y la radioterapia –y en espera de un mayor desarrollo de la inmunoterapia–, el tratamiento más comúnmente empleado para combatir el cáncer. Y es que a día de hoy contamos con fármacos muy eficaces para detener la progresión, cuando no directamente curar, distintos tipos de tumores. Pero cuidado: además de eficaces, estos fármacos quimioterápicos son altamente tóxicos para el organismo. De ahí la necesidad de que los tratamientos sean administrados en su justa dosis para cada paciente, sin pecar por exceso ni por defecto. Pero, ¿cómo se calcula esta dosis? Pues entre otras variables, en función de la tasa de filtración glomerular (TFG), esto es, la velocidad a la que los riñones filtran la sangre, lo cual no resulta nada fácil. De ahí la importancia de un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), en el que se muestra un modelo para una estimación mucho más precisa de la función renal –o lo que es lo mismo, de la TFG– en los pacientes oncológicos para, así, ajustar en mayor medida las dosis de los fármacos y mejorar tanto la eficacia como la seguridad de la quimioterapia.

Como explica Tobias Janowitz, director de esta investigación publicada en la revista «Journal of Clinical Oncology», «la función renal, estimada como TFG, se evalúa en prácticamente todos los pacientes oncológicos y su valor influye en muchas de las decisiones terapéuticas. Sin embargo, desconocemos cuál es la mejor manera de medir este valor en los pacientes oncológicos. Dada la importancia de esta medida en la práctica clínica habitual, creemos que es necesario ofrecer un modelo basado en la evidencia para su cálculo en este contexto».

Dosis más precisas

Los riñones llevan a cabo un gran número de funciones vitales para el organismo, caso de la producción de vitamina D, de la regulación de la presión sanguínea y de la filtración de los deshechos y toxinas fuera de la sangre. Pero, ¿por qué es tan importante la determinación de la TFG en los individuos con ciertas patologías, caso de un cáncer? Pues porque la función renal puede indicar cómo está progresando la enfermedad, si el tratamiento está teniendo un efecto pernicioso sobre algunas de las funciones claves del organismo, o si es seguro o no prescribir un fármaco a una dosis concreta. Un aspecto este último que cobra una enorme importancia en el caso de los pacientes con cáncer. El problema es que medir la TFG es ‘técnicamente’ difícil, y muchos médicos utilizan métodos que pueden resultar altamente imprecisos.
  •  Demasiada quimioterapia puede ser tóxica e, incluso, amenazar la vida del paciente, pero una dosis demasiado baja puede ser inefectiva (Edward Williams)
Como indica Edward Williams, co-autor de la investigación, «la exactitud en la dosificación de la quimioterapia es muy importante. Demasiada quimioterapia puede ser tóxica e, incluso, amenazar la vida del paciente. Pero una dosis demasiado baja puede ser inefectiva frente al cáncer. Nuestro modelo ayudará a los médicos a calcular las dosis de quimioterapia de forma más precisa y, por ende, a reducir el riesgo de toxicidad o de fracaso terapéutico».

Concretamente, el nuevo estudio describe un nuevo y mejor método para estimar la TFG. Y para ello, los autores han tenido en cuenta los datos registrados de más de 2.500 pacientes y se han centrado específicamente en la precisión de la dosificación de la quimioterapia, sobre todo el con el fármaco ‘carboplatino’, comúnmente empleado en el tratamiento de diversos tipos de tumores –entre otros, pulmonares, de ovario y de mama.

Y este método de medición de la función renal, ¿realmente funciona? Pues sí, y bastante bien. Como muestran los resultados, el nuevo modelo disminuye notablemente la probabilidad de dosificación incorrecta del carboplatino. Y es que mientras los métodos que se utilizan a día de hoy provocan que más de un 20% de las dosis administradas a los pacientes sean ‘inadecuadas’, el nuevo modelo reduce este riesgo de error a un 11,7%.

Accesible y gratuito

Como refiere Helena Earl, co-autora de la investigación, «creemos que esta herramienta basada en una metodología exigente podría tener un efecto positivo en la atención de un gran número de pacientes con cáncer. Esta es la razón por la que hemos hecho que sea gratuita y fácilmente accesible».

De hecho, el método de evaluación de la TFG, que próximamente será evaluado en pacientes con otras enfermedades no oncológicas, ya se encuentra disponible en internet para su uso clínico.

Como concluye Peter Johnson, director clínico de Cancer Research UK, organismo británico dedicado a la investigación del cáncer y participante en la financiación de este estudio, «los fármacos quimioterápicos son muy potentes, por lo que contar con la dosis correcta supone una enorme diferencia sobre cómo son de efectivos y sobre cómo podemos evitar efectos secundarios innecesarios. Este método para medir cómo están funcionando los riñones del paciente y cómo de rápido dejan el organismo los fármacos como el carboplatino puede ayudar a que los tratamientos sean más precisos y ajustados para cada caso individual».


Un método innovador para ajustar la dosis de quimioterapia

No hay comentarios:

Publicar un comentario