Publicitat

martes, 28 de febrero de 2017

La mortalidad por cáncer desciende un 8% en varones y un 3,6% en mujeres desde 2012

Con la excepción del cáncer de páncreas en ambos sexos y del de pulmón en mujeres, las tasas de decesos por los diferentes tipos de cáncer siguen bajando en UE

Las enfermedades oncológicas son, tras las cardiovasculares, la primera causa de muerte en todo el mundo. No en vano, se prevé que a lo largo del presente 2017 fallezcan por los distintos tipos de cáncer hasta 761.000 varones y 611.000 mujeres en la Unión Europea. Unas cifras que, aún desmesuradas, son significativamente inferiores a las registradas en el año 2012. Y es como muestra un estudio dirigido por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Milán (Italia), los avances en la investigación oncológica posibilitarán que la tasa de decesos por cáncer entre los varones se haya reducido en hasta un 8%, en solo cinco años –para un total de 132 fallecimientos por cada 100.000 habitantes–. Una reducción, sin embargo, que será mucho menos acusada entre las mujeres europeas –de un 3,6%, para un total de 84,5 decesos por 100.000 habitantes–, principalmente por el incremento en la tasa de mortalidad asociada al cáncer de pulmón en la población femenina.

Como explica Carlo La Vecchia, director de esta investigación publicada en la revista «Annals of Oncology», «en total, la cifra de decesos por cáncer será menor en las mujeres que en los varones. Pero el hecho de que el descenso en la tasa de mortalidad sea más lento en las mujeres que en los varones refleja las diferentes tendencias relativas al cáncer de pulmón y a otros tumores asociados al tabaco entre ambos sexos. De hecho, la tasa de mortalidad del cáncer de mama en mujeres será mayor que la de 2012. Estimamos que en este año aumentará un 5,1% para una tasa total de 14,5 decesos por 100.000 mujeres, mientras que en varones se reducirá en un 11% para un total de 33 fallecimientos por 100.000 habitantes».

Cuatro millones de vidas salvadas

Las estimaciones recogidas en el estudio muestran que el cáncer de pulmón será, una vez más, el tipo de tumor asociado a una mayor mortalidad en la Unión Europea. De hecho, el cáncer de pulmón será responsable en este 2017 del fallecimiento de 275.000 mujeres y varones europeos –o lo que es lo mismo, causará cerca de un 20% de todas las muertes por cáncer.

El segundo tumor más letal será, sumando ambos sexos, el colorrectal, que como sucede con el resto de tipos de cáncer también verá reducida su mortalidad asociada en el periodo 2012-2017. Sin embargo, hay dos excepciones, es decir, dos tipos de tumores cuya tasa de decesos se verá aumentada a lo largo de este lustro: el primero, el referido cáncer de pulmón en mujeres; y el segundo, el de páncreas, que en este año provocará el deceso de 76.100 varones –10,3 fallecimientos por cada 100.000 habitantes, siendo esta tasa ligeramente superior pero muy similar a la observada en los últimos cinco años– y de 43.800 mujeres –5,6 muertes por 100.000 habitantes, lo que supone un incremento del 3,5%.

"Solo en 2017 se evitarán 253.915 muertes en varones y 107.780 en mujeres por la caída en la tasa de decesos desde 1988" Carlo La Vecchia

Como indica Carlo La Vecchia, «los progresos en la detección, tratamiento y prevención del cáncer de páncreas han sido mínimos, y este tumor supone ya la cuarta causa de muerte por cáncer en ambos sexos. Y si bien el tabaco es el principal factor de riesgo para este tumor, es responsable de solo un 15-20% de los casos de cáncer de páncreas en la mayoría de las poblaciones, por lo que debe haber otros factores. El incremento en la prevalencia de sobrepeso, obesidad y diabetes, muy especialmente en el norte del continente, debe estar afectando negativamente a la tasa de mortalidad por cáncer de páncreas, por lo que los gobiernos y decisores políticos deben hacer más para abordar este problema».

Entonces, y dado que la tasa de mortalidad por cáncer ha disminuido –salvo las dos excepciones citadas– en la Unión en los últimos cinco años, ¿debe esperarse, en comparación con 2012, un menor número de decesos en este 2017 por el conjunto de las enfermedades oncológicas? Pues no. El número de europeos es mayor, por lo que también lo será el de fallecimientos por cáncer. Concretamente, se estima que en este año morirán por cáncer 1.373.500 ciudadanos de la UE, esto es, un 3% más que en 2012 –cuando se registraron 1.333.400 fallecimientos.

Sea como fuere, los avances en la prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer han posibilitado que en las últimas tres décadas se hayan salvado más de cuatro millones de vidas. Como destaca el director de la investigación, «las predicciones indican que solo en 2017 se evitarán 253.915 muertes en varones y 107.780 en mujeres como consecuencia de la caída en la tasa de decesos desde 1988».

No hay que bajar la guardia

En definitiva, y si bien hay aún notables diferencias en la mortalidad por cáncer entre los países de la UE –siendo esta mucho mayor en los países orientales que en los occidentales–, la tasa de decesos causada por las enfermedades oncológicas sigue descendiendo, lo que no deja de ser una muy buena noticia. Pero aún queda mucho por hacer.

Como refiere Fabio Levi, co-autor de la investigación, «el aumento de la mortalidad estimada en las muertes por cáncer de páncreas y por cáncer de pulmón en mujeres confirma la necesidad de medidas efectivas para el control del tabaco entre las mujeres europeas para, así, tal y como ha sucedido en los varones, lograr un descenso de la mortalidad en los cánceres asociados al tabaco en la población femenina».

Y es que en ningún caso se puede bajar la guardia. Como concluye Jean-Charles Soria, editor de la revista, «a pesar de la alentadora tendencia descendente de la tasa de mortalidad entre los varones europeos y, en menor medida, entre las mujeres, se estima que un total de 761.900 varones y 611.600 mujeres fallecerán en 2017 en el continente por culpa de un cáncer. Una cifra que representa más de 1,3 millones de decesos por cáncer en Europa y que refleja la amplitud y brutalidad de esta enfermedad».


No hay que bajar la guardia

No hay comentarios:

Publicar un comentario