martes, 21 de febrero de 2017

Descubren cómo los tumores asaltan células sanas para formar metástasis

Unas células aparentemente inocentes son culpables de que los tumores se propaguen y formen metástasis. Taladradoras a la par que locomotoras, los llamados fibroblastos cavan túneles a su alrededor y arrastran por ellos las células cancerosas. Así, engañados, las conducen hacia tejidos sanos que colonizar.

Una investigación del Institut de Bioenginyeria de Catalunya (IBEC) ha revelado la treta que utilizan los tumores para conseguir que los fibroblastos los ayuden a diseminarse. Tal y como publica hoy en portada Nature Cell Biology, las células cancerosas se agarran a los fibroblastos mediante unos ganchos moleculares llamados cadherinas. Esa unión los confunde y los lleva a cavar túneles en el tejido circundante al tumor; a través de ellos se alejan cargando con una ristra de células malignas, con el potencial de generar un nuevo tumor, es decir, una metástasis.

“Son las metástasis, y no el tumor original, lo que mata a los enfermos de cáncer” XAVIER TREPAT

Interferir con este mecanismo podría ayudar a luchar contra las diseminación de los tumores y reducir la mortalidad por esta enfermedad. Y es que son las metástasis, y no el tumor original, lo que mata a los enfermos de cáncer, según ha declarado en rueda de prensa Xavier Trepat, director de la investigación, que ha sido financiada por la Obra Social ‘la Caixa’.


Para Trepat, los tumores son órganos anómalos. Las células cancerosas se rodean de otras células sanas, a las que engañan para que las ayuden a sobrevivir. En este amalgama se encuentran los fibroblastos, que en circunstancias normales se encargan del mantenimiento de los tejidos. Secuestrados dentro de un tumor, participan en su metabolismo y estimulan su crecimiento.

Utilizando células obtenidas de pacientes con cáncer de piel y de pulmón, el grupo de Trepat observó que las células tumorales no son capaces de desplazarse por sí mismas; necesitan que los fibroblastos las guíen. Descubrieron, además, que la guía no es a distancia, como en otros casos, sino que las células tumorales abordan directamente los fibroblastos con sus ganchos, las cadherinas.


Una unión insólita

Las cadherinas son moléculas que unen las células, y que mantienen la integridad de los tejidos. “Son las responsables de que tengamos forma”, apunta Trepat. Hay distintos tipos, pero cada clase suele unirse siempre entre sí, y nunca a cadherinas de otro tipo. Sin embargo, en este caso, la E-cadherina de los tumores se engancha a la N-cadherina de los fibroblastos, algo que prácticamente no estaba descrito.

“Las cadherinas son las responsables de que tengamos forma” XAVIER TREPAT

Por eso, cuando Anna Labernadie, primera autora de la investigación, obtuvo sus resultados por primera vez, lo primero que hizo fue dudar de sí misma. También se mostró escéptico su líder, Trepat. “No nos la creíamos, pero al final nos convenció como se convence a un científico: con datos”.

Diana contra la metástasis

Ya que la interacción de la E-cadherina y la N-cadherina no se ha detectado en ningún otro proceso fisiológico, los investigadores la consideran una posible diana de fármacos contra la metástasis. Así, planean diseñar moléculas que inhiban la interacción; con ese objetivo han creado ya un consorcio con la farmacéutica Ferrer y la empresa bioinformática Mind the Byte.


Un descubrimiento que abre puertas a la lucha contra la metástasis

No hay comentarios:

Publicar un comentario