Publicitat

martes, 9 de octubre de 2018

El Trueta incorpora el robot quirúrgico Da Vinci más innovador del mercado

  • El centro ya ha realizado cincuenta intervenciones de cirugía robótica con un aparato en préstamo
El hospital Josep Trueta de Girona ha incorporado el robot quirúrgico Da Vinci más vanguardista del mercado. Desde abril pasado, el Trueta ha ido introduciendo la cirugía robótica con un aparato en préstamo y ahora, siete meses después de la primera intervención y con más de 50 operaciones realizadas, el centro ha adquirido la última versión del robot da Vinci, el Xi, que es más versátil.

El nuevo abordaje quirúrgico está plenamente consolidado en los tres servicios que se han iniciado en este tipo de operaciones "Cirugía General, Urología y Ginecología", por ello, ahora se ha dado un paso más adquiriendo el modelo más innovador que hay el mercado en cuanto a cirugía robótica, creado en el año 2014.

La cirugía robótica conlleva grandes ventajas en términos de precisión, ya que aumenta el control y reduce el sangrado del paciente, además de permitir el acceso a anatomías complicadas. El Trueta calcula que, una vez esté plenamente implantada la cirugía robótica, podrá realizar unas 150 operaciones anuales.

El da Vinci Xi (IS4000) es actualmente la plataforma más evolucionada destinada a la cirugía mínimamente invasiva. Su tecnología innovadora y precisa hace que el sistema robótico sea muy adaptable y versátil. La principal diferencia entre el robot que había hasta ahora en el Trueta y el actual es que los brazos pueden hacer un movimiento de rotación sobre sí mismos, lo que permite cambiar de campo quirúrgico sin necesidad de mover al paciente.

Esto supone un gran avance, sobre todo para determinadas operaciones de cáncer de colon y de cáncer ginecológico. Así, por ejemplo, en las intervenciones de cáncer de colon es necesario operar primero en la zona de la pelvis y luego a la abdominal. Con el da Vinci que tenían hasta ahora, cuando se tenía que cambiar el lugar a intervenir era necesario mover al paciente. Con el da Vinci Xi esto ya no es necesario porque los brazos quirúrgicos rotan sobre sí mismos lo que posibilita el cambio de zona. Esta mejora permite ganar en varios aspectos: tiempo, seguridad, fiabilidad y comodidad.

Además de este movimiento de rotación, los brazos del robot son mucho mejores en esta versión, lo que permite al profesional de cirugía tener más libertad a la hora de decidir cómo proceder durante la intervención. Antes de cualquier operación, los cirujanos diseñan como la llevarán a cabo. Con esta mejora, disponen de más libertad de hacer cambios en el abordaje quirúrgico durante la operación: el diseño previo no debe ser tan preciso, ya que los movimientos del robot son más modulables.

Entre las novedades que incorpora el nuevo modelo también está el hecho de que permite utilizar la técnica de verde de endocianina, un colorante fluorescente que se extiende a los tejidos y que permite identificar los ganglios centinelas (los primeros ganglios donde se encuentran las células tumorales) en diferentes tipos de tumores. Asimismo, hace posible valorar el estado de la vascularización de las anastomosis intestinales; es decir, conocer el estado de la irrigación de las conexiones intestinales que han realizado los cirujanos.

Desde que comenzó la cirugía robótica en el hospital Trueta han realizado 50 operaciones: 21, para cánceres urológico; 16, para ginecológicos y 13, para tumores de colon y recto. La primera intervención con el nuevo aparato se hizo el 2 de octubres y ya se han hecho tres.

Con la llegada de este equipamiento de última generación se empezarán a hacer también operaciones de cirugía oncológica de faringe y de laringe, a cargo de los especialistas en otorrinolaringología. Hasta ahora, con la cirugía convencional, sólo se podían extraer por la boca los tumores de cuello que eran pequeños. El da Vinci Xi permitirá poder extraer tumores más grandes por vía transoral, lo que hará que la cirugía sea menos invasiva y el resultado más conservador; es decir, que las secuelas sean menores y la recuperación de los pacientes más rápida.

Tres componentes

El sistema robótico Da Vinci, de tecnología americana, está formado por tres componentes. En primer lugar, dispone de una consola quirúrgica o centro de control, desde donde el cirujano controla los instrumentos por medio de dos mandos y pedales. En segundo lugar, la parte central incluye el carrito del paciente, con cuatro brazos móviles e intercambiables para soportar el instrumental quirúrgico y el endoscopio; y finalmente, la torre de visión, donde se procesan las imágenes para mostrarlas en tres dimensiones.


Una nueva máquina que tratará cánceres de laringe

No hay comentarios:

Publicar un comentario