Publicitat

lunes, 23 de abril de 2018

¿Cómo es una sesión de radioterapia?

La radioterapia es uno de los tratamientos más incisivos en la lucha contra el cáncer y, además, no es tan agresiva como la quimioterapia. Técnicamente hablando, este tratamiento consiste en utilizar partículas u ondas de alta energía, como los rayos X o rayos gamma, entre otros, para eliminar o dañar las células cancerosas.

Además, a diferencia de la quimioterapia que ataca a todo el cuerpo, este tipo de tratamiento localiza su actuación directamente en la zona afectada, evitando posibles efectos nocivos contra el organismo.
 
Tipos de administración y objetivos

La radioterapia se puede aplicar de varias formas buscando siempre la mejor conexión del medicamento contra la enfermedad.
  •     Radiación externa. Una máquina especial dirige rayos de alta energía hacia el tumor. Este tratamiento es recibido durante el transcurso de muchas semanas y se realiza de manera ambulatoria en un centro de tratamiento u hospital.
  •     Radiación interna o braquiterapia. Se coloca una fuente de radiación dentro o cerca del tumor en el cuerpo.
  •     Radiación sistémica. Administración de medicamentos radiactivos por vía oral o por vena. El único problema es que estos medicamentos se expandirán por todo el cuerpo y no solo afectará a la zona afectada.
Este tratamiento no solo busca la erradicación total del cáncer, sino que posee otra serie de objetivos que a continuación se relatan.
  •     Reducir rápidamente el tamaño del posible tumor de etapa temprana
  •     Evitar que el cáncer regrese una vez se ha conseguido erradicarlo
  •     Reducir los síntomas de un cáncer en estado avanzado
Por último, sería acertado responder a dos preguntas que suelen rondar la cabeza del paciente o la familia antes de someterse a este tratamiento que, a pesar de ser menos agresivo que otros, también posee cierto riesgo.

La primera de ellas es si la radioterapia causa cáncer. Bien, el riesgo no es cero, pero la probabilidad es muy baja en comparación con los beneficios que se pueden adquirir a través de su administración. Si el médico la recomienda es por su bajo porcentaje de causa.

La segunda es si el cuerpo humano tratado con este procedimiento emitirá radiación tras el tratamiento. La respuesta es no, ya que el cuerpo no poseerá ninguna fuente de radiación implantada.




Una terapia no exenta de riesgos, pero muy beneficiosa contra el cáncer

1 comentario:

  1. La primera vez con mi enfermedad, adenocarcinoma de cervix, recibí 38 sesiones de radioterapia, 4 de braquiterapia con comitante,y después de 10 años he pasado a ser enferma metastásica, por lo que me pusieron 8 sesiones de Radiocirugía estereotáctica, y 5 más con otro nódulo resistente en el pulmón.
    O sea, soy esperta en el tratamiento radioterápico.

    ResponderEliminar